Ciudadano de Kentucky viaja en el tiempo hasta 1960 dentro de una habitación

Hablábamos anteriormente en ufopolis que en ocasiones encontramos eventos de viajes en el tiempo en donde la clave puede ser un elemento externo que podría provocar un desajuste espacio-temporal por sí mismo, como si hubiera objetos o lugares que pudiesen albergar en su composición o sus construcciones cierto recuerdo de algunos momentos de la historia que se hubiesen quedado grabados a fuego dentro de él.

En el siguiente caso, también se produce un evento de deslizamiento del tiempo, pero esta vez en el entorno de una explosión industrial. Vámonos en este caso hasta la localidad de Mercer en el estado de Kentucky, Estados Unidos, a las tres y cuarto de la tarde del 15 de marzo de 2011. Aquí tenemos a un hombre llamado Lee Dean que se mete en su coche para ir a la antigua oficina en donde trabajaban él, su madre, su hermano y su difunto padre. Desde finales del mes de otoño del año anterior se habían producido en la fábrica de al lado de la oficina una serie de explosiones que habían causado serios destrozos a las propiedades de alrededor.

images
¿Flotamos sobre la dimensión del tiempo?

Temiéndose que el viejo edificio histórico de su propiedad, construido en una época anterior a la guerra civil americana también se hubiera dañado con las explosiones y tras haber leído en un periódico local el enfado de algunos residentes cercanos con los dueños de la fábrica, decide ir para allá sin dilación para ver qué ha ocurrido.

Lee llega allí, aparca el coche y entra por la puerta trasera. Sube las escaleras laterales en dirección al que era el despacho de su madre sin comprobar la sala de espera y no encuentra daños por allí. Pasa por su antiguo despacho y está todo como debía estar. Sin problema, aunque había señales de antiguos desperfectos pero eran de años anteriores. Parece que el tema llevaba ya unos años sin solucionarse y las indemnizaciones tampoco llegaban.

r804321_7114071
El fenómeno de los viajes en el tiempo está lejos de plantearse como un túnel como en la ciencia ficción

Es el momento de ir a ver el despacho de su hermano. Allí Lee tampoco encuentra daños. Por último la biblioteca. Un desastre. El techo se ha venido abajo y se observa la estructura de madera. Al menos no hay signos de inundación, algo es algo. El testigo termina de revisar la zona y baja las escaleras. Sin problemas en la cocina, el despacho del padre o el de la secretaria. Falta la sala de espera que se la ha saltado antes. Un horror. Daños en las paredes que colindan con el despacho del padre, yeso en el suelo también bajo los radiadores, la madera de la estructura al descubierto en varias partes y daños severos en las paredes.

“¡Al menos tampoco está inundado…. el agua, ese problema a evitar siempre en este tipo de sucesos…”, piensa él.

Haciendo recuento de todo Lee vuelve a casa y llama a un vecino que conoce y que se dedica a hacer reparaciones domésticas. Queda con él el mismo día y van a la casa. Repiten exactamente el mismo orden a la hora de visitar las habitaciones. Primero la planta de arriba y luego a la de abajo pero al llegar a la sala de espera se sorprenden por estar absolutamente impoluta. Las paredes, tal y como estaban en el año 1969 antes de una reforma que hicieron. El papel que las adornaban era el mismo. Los mismos muebles que había a finales de los sesenta. El mismo toque retro. Hasta el mismo teléfono. Incluso ese aroma inconfundible. Extrañados, ambos salen de allí con la impresión de que hay que hacer obras en la planta de arriba pero no en la de abajo.

1960s_living_room_by_erkucrunk-d5vxcvk_Fotor
Soprendentemente se encontró la habitación tal y como era en 1960, algo imposible

Lee vuelve solo a la sala de espera poco después y vuelve a encontrarse la misma destrucción que vio la primera vez. Su sorpresa fue mayúscula. Era la misma sala pero ahora estaba completamente destruida con los elementos inmobiliarios del siglo XXI. ¿Dónde estaban los elementos de los años 60? Los elementos del mobiliario volvían a ser los de la década de 2000 y se encontraban afectados por la explosión. No se lo podía creer, no había explicación alguna para algo así.

Confundido, el testigo abandonó el lugar y volvió a su casa sin experimentar ningún tipo de tiempo perdido.

La hipótesis que podemos barajar en este caso es que el fenómeno aparece durante unos minutos, tal vez menos, en una zona determinada de la casa mostrando como era hacía ni más ni menos que 42 años.

¿Por qué allí y no en otra sala y por qué ocurre cuando el “manitas” aparece en escena y no cuando él está solo? ¿Se potencia en determinadas circunstancias el fenómeno cuando entran en contacto algunas personas determinadas o es una casualidad que ocurra justo cuando algunos de los testigos no están solos?

timeslip3_Fotor
¿Cómo explicar el fenómeno de los deslizamientos del tiempo?

Encontramos tal variedad en los casos que es difícil afinar los patrones. Lo que no deja lugar a dudas es que la empresa de la fábrica tuvo que indemnizar a la familia Lee, aunque desde su departamento financiero seguramente habrían querido que el vórtice se quedara allí para ahorrarse una cuantiosa reforma…

Si os ha gustado el caso os recomendamos ver el siguiente vídeo en el que exponemos casos forteanos de desapariciones de elementos que se encuentran en el interior de las casas. Es el fenómeno de los Jotts, que podría estar asociado al fenómeno de los deslizamientos del tiempo que estamos estudiando en ufopolis desde este año. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

¿Existe un satélite artificial rodeando la tierra desde hace 13.000 años?

El caballero negro es una de las leyendas mas intrigantes de la historia de la astronáutica humana por lo que podría significar para nuestra historia. Estamos hablando de un objeto volador no identificado de tamaño no superior a diez metros que fue descubierto por diversas estaciones de radioaficionados en el año 1927 y que tenía una espectacular órbita polar, desplazándose por el polo norte. La presencia de un objeto en los cielos antes incluso de que los norteamericanos y los soviéticos comenzasen la carrera espacial era un auténtico misterio para los científicos de aquella época, pero aún lo era mas el sentido que aquel cuerpo tenía. Aquel objeto flotaba ingrávido en el espacio con una órbita elíptica en sentido contrario a todos los demás astros del firmamento. Veamos mas detalles sobre este misterio.
Clyde Tombaugh.

Este objeto volador no identificado fue estudiado por la NASA y el pentágono en 1953, encargándole un estudio detallado al científico Clyde Tombaugh, el descubridor del ahora ex-planeta Plutón. Qué pondría ese informe que aún sigue clasificado como alto secreto a día de hoy.

No podemos olvidar que aquel «caballero negro» estaba en órbita desde mucho antes de que en el año 1956 la Unión Soviética lanzase al espacio el satélite Sputnik-1, lo que descartaría totalmente la posibilidad de que fuese algún tipo de chatarra espacial. Lo que mas llama la atención es que los defensores de esa posibilidad incierta jamás consiguieron equiparar ninguna pieza de ninguna misión, satélite, o maquinaria llevada al espacio por los países que realizan este tipo de operaciones con el famoso OVNI.
Como decíamos, el satélite disponía de una órbita extrema, polar y se volvió a observar cerca de la tierra en 1960 gracias al nuevo sistema de radar del NORAD, el mando estratégico de los EE.UU. Con aquellas mediciones pudieron concluir que el objeto debía pesar varias toneladas, con lo que el enigma se acrecentaba aun mas, porque en aquellos años no se disponía de un cohete que fuese capaz de elevar a esa altura un componente tan pesado.
la información trascendió un poco a la opinión pública e incluso el día 7 de Marzo de 1960 la revista Time lo llegó a sacar en portada. Aunque la información quedó a medias ya que el artículo prácticamente lo daba como un triunfo del Jet Propulsion Laboratory, no como el misterio que realmente era. De la Unión Soviética en cambio no se tiene noticias de su estudio oficial, aunque bien es cierto que sus archivos mas secretos tampoco han sido desclasificados a día de hoy.
En 1963, en la histórica misión Mercury Atlas 9, en la que el astronauta Gordon Cooper realizó 22 órbitas terrestres, ocurrió un nuevo suceso inesperado en relación a este caso. Este astronauta aseguroó que en la última órbita que estaba haciendo pudo observar como un enorme objeto de color verde se acercaba a su nave, versión que siguió asegurando y defendiendo hasta el día de su muerte el 4 de Octubre de 2004. Para tapar el asunto, la NASA expuso que en esa última órbita Gordon Cooper sufrió un pequeño accidente eléctrico en su cápsula Mercury, que hizo que la estancia se llenase de dióxido de carbono. Eso supuestamente le produciría alucinaciones. La explicación oficial no era concluyente, sobre todo si la comparamos con las mediciones que diferentes estaciones de radioaficionados y observatorios astronómicos pudieron hacer del incidente confirmando la presencia una vez mas de este extraño objeto. Desde Suecia ha podido verse en multitud de ocasiones igualmente.
El investigador John Keele famoso por sacar a la luz el caso del Mothman, expuso en diversas obras que el objeto no era un aerolito captado por la tierra o una chatarra espacial imposible, sino que era un artefacto manufacturado por una civilización ajena a la tierra que emitía constantemente datos a una región del espacio en donde se encuadraba el sistema Epsilon Bootes. Supuestamente parte de esas grabaciones han podido ser captadas y decodificadas por diferentes grupos de investigación a nivel mundial que aseguran que el objeto lleva la friolera de 13.000 años orbitando nuestro planeta, información que no ha podido ser confirmada por Ufopolis.
Lo que sí está claro es que la presencia de este objeto ha quedado registrada a través de los años y que existen informes clasificados ultra-secretos que exponen una explicación sobre el mismo y que llevan 50 años en un almacen del pentágono sin fecha de salida. Veamos las fotos.
1. Aquí vemos al objeto en una ampliación extrema con una posible simetría frontal en forma de dos partes alargadas. Aunque la pixelación no nos permite ver muchos detalles, no parece un objeto totalmente aerodinámico. Destaca la lógica distribución de las luces, brillos y reflejos y el brillo del saliente superior.
2. Siendo que estas series de fotos aparecieron en la web de la NASA en Mayo de 2011 y todas pertenecen al mismo avistamiento, cabe destacar la posibilidad de que estemos ante un objeto polimórfico, es decir con capacidad para cambiar su forma, su morfología.
3. Destaca que en algunas de las tomas, estemos ante un objeto con salientes, y en otras ante un objeto totalmente liso.
4. La última toma de este misterioso objeto que sigue mostrando en esta toma los misteriosos brillos que denotan una compleja estructura interna.
VIDEO de fotos.
Fuente: NASA.
Vicente Fuentes
En exclusiva para Ufopolis.
2013