La chica que viajó en el tiempo desde 1974 hasta el siglo 22

Hoy en ufopolis vamos a estudiar el asombroso incidente de una mujer de 24 años que protagonizó un deslizamiento del tiempo con unos extraños protagonistas…

Estudiaremos el tema de los deslizamientos del tiempo en algunas de sus variantes poniendo énfasis en la posibilidad de que algunos de los casos correspondan a entornos simulados y controlados en donde una inteligencia ajena a nuestro conocimiento pudiese estar realizando algún tipo de experimento con una persona en concreto.

También estudiaremos el caso desde una vertiente natural en donde los casos de saltos en el tiempo refrendan los fundamentos científicos de la teoría de la relatividad de Einstein.

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

Dos asombrosos casos históricos de abducción sin resolver

Hoy en ufopolis vamos a tratar dos temas que jamás han sido resueltos en la ufología: las abducciones de Travis Walton y Carl Higdon, diferentes entre sí pero con un denominador común: la ausencia de tiempo en sus vidas.

Caso Travis Walton

Al anochecer del 5 de Noviembre de 1975, un leñador de 22 años llamado Travis Walton y seis de sus compañeros regresaban a casa en camión después de una larga jornada laboral en Heber, Arizona. De repente, y tal como lo contaron después los siete hombres, vieron un disco brillante de unos seis metros suspendido en el cielo sobre un claro del bosque. Según sus compañeros, Walton saltó del camión y corrió hacia la nave, la cual emitió un rayo de luz azul verdoso que le dejó inconsciente.

travis_walton_2
La experiencia de T.Walton es una de las más extremas de la historia

La primera reacción de sus compañeros fue salir huyendo despavoridos, aunque poco después regresaron en su ayuda. Al llegar al lugar en donde Walton había caido, tanto él como el OVNI habían desaparecido. Cuando Walton apareció al cabo de unos días, tenía una extraña historia que contar. Después de ser abatido por el haz de luz del OVNI, según dijo, recobró el sentido dentro de la nave, donde estaba siendo examinado por tres humanoides de pequeña estatura, cabezas sin pelo y, aquí un detalle interesante, ojos de gato. Al intentar huir de sus secuestradores encontró a un hombre de aspecto normal que le llevó fuera del OVNI hasta un inmenso hangar que no tenía parangón con lo que Walton había podido ver en toda su vida.

traviswalton
Foto de archivo de Travis Walton

Al parecer, y según los relatos del propio Walton, que mantuvo su versión hasta el día de su muerte, Walton pudo ser transportado a algún lugar fuera de la tierra, a un hangar espacial, en el que había otras naves y cuyo techo era como un tablero de ajedrez abovedado. 

Después de cruzar el hangar, donde según Walton, se podía respirar con normalidad, siguió al hombre a una habitación en la que dos hombres y una mujer, todos ellos humanos, pero con una apariencia extrañamente «perfecta» (según su testimonio), le llevaron hasta una mesa.

Travis_Walton_Paranormal_Witness
¿Donde están los 5 días de Travis Walton?

Walton se desvaneció de nuevo y volvió en sí en una carretera a unos 28 km de donde se había producido el secuestro. Aunque afirmó poder recordar sólo unas dos horas de toda su experiencia de abducción, Walton había estado ausente nada menos que cinco días. Jamás se supo qué ocurrió en las 108 horas restantes.

El caso Higdon

Carl Higdon, entrenador deportivo de cuarenta años, se encontraba en Medicine Bow Forest, Wyoming, la tarde del 25 de Octubre de 1974, dispuesto a disfrutar de una jornada de caza. Seguía el rastro de un alce macho y cuatro hembras. El macho se puso a tiro y disparó, pero según contó Higdon mas tarde, la bala solo recorrió dos metros y cayó al suelo de forma sorprendente.

HigdonWifePhotoColor1975Lo
El caso Higdon es de los más extraños jamás estudiados

Cuando Higdon fue a recuperarla descubrió en las sombras de los árboles, «una especie de hombre», según sus palabras, un ser bípedo, que le acechaba. El humanoide se plantó ante el testigo y, de manera absurda, le tendió una píldora en su mano, y éste se la tragó. Según las palabras del testigo, realizó aquella acción influido por aquel ser, que esperaba en posición dominante y algo agresiva.

higdon
La descripción del ser parece una deformación de la realidad

Tras esto, el ser gesticuló con el brazo derecho y de repente, Higdon se encontró sentado al lado de su secuestrador dentro de un cubículo transparente con los cinco alces detrás de ellos en una jaula. Contaba el testigo que estaba en una nave con forma cúbica y mientras despegaba, cuenta cómo pudo ver con sus propios ojos como la tierra aparecía por las ventanillas. Se alejaban de ella a gran velocidad.

Entonces, casi de inmediato, se posaron en una superficie oscura. Salieron del OVNI. Higdon describía la escena como un mundo oscuro en donde una inmensa torre centelleaba con una luz brillante e hiriente. El aire era gris y brumoso. Cerca de allí cinco seres humanos hablaban, ajenos a la llegada de Higdon.

higdon12
El ser podría ocultarse bajo esta forma en base al subconsciente del testigo

Según Higdon, tuvo poco tiempo para observar la escena porque enseguida fue introducido en una habitación de reconocimiento en el interior de la torre. Allí le esperaba el ser que secuestró al testigo, que le pidió que se tumbase sobre una superficie horizontal. Acto seguido le pasó una gran plancha metálica sobre su cuerpo y le expresó a nivel telepático que «no servía para lo que ellos necesitaban».

Posteriormente Higdon expuso que es posible que el posible motivo del rechazo fue médico ya que se había hecho la vasectomía. Inmediatamente después de regresar al cubículo espacial, Higdon se encontró de nuevo en el bosque, dos horas después de haber disparado la escopeta. Los casquillos de los cartuchos que había disparado seguían allí y las dos balas seguían allí.

El fenómeno de las abducciones lleva desafiando al ser humano desde hace siglos pero a día de hoy la psicología no ha conseguido explicar las extrañas ausencias temporales de los testigos. Si os ha gustado el artículo os dejamos otros dos casos de contacto extraterrestre ocurridos en la década de los 70 que también continúan sin resolver. Esperamos que el vídeo sea de su agrado.

 Ufopolis.com 2015

3 ovnis acosaron a una avioneta sobre el volcán Popocatepetl

En ufopolis nos encanta encontrar similitudes cinematográficas o incluso menciones a lugares famosos donde han aparecido ovnis  a lo largo de la historia. Hoy vamos a viajar a ese lugar en donde los protagonistas de la gran película «Cadena Perpetua» acababan sus días: Zihuatanejo, en México. Cogemos nuestra máquina del tiempo y viajamos hasta el sábado 3 de mayo de 1975, por la mañana a las 10:30 h. Aquí tenemos a un joven piloto llamado Carlos Antonio de los Santos Montiel, un joven piloto de 23 años que viaja con su avioneta Piper PA-24 Comanche matrícula XB-XAU desde la mencionada ciudad de Zihuatanejo. El tiempo, algo nuboso, con poca visibilidad. La avioneta, eso sí, en perfecto estado. Quizá tenía que haberse quedado en tierra pero se habría perdido uno de los ovnis más fascinantes de la historia y quizá uno de nuestros preferidos

CarlosDosSantos_Pic_

Carlos de los Santos, en el medio.

Tenía ganas Carlos de volar aquella mañana, tantas que ni siquiera había tomado el desayuno. Subió, despegó y comenzó a ascender hasta una altura de unos 4500 metros para ver si mejoraba el tiempo pero no lo hacía. La borrasca era constante así que decidió subir a 4800 metros por encima del cumulo tormentoso hasta encontrarse por encima de él. Ahí ya sí, cielo azul y paz. Siguió volando plácidamente hasta las doce y media de la mañana y ya a esa hora decidió regresar a Mexico DF para poner fin a su idílica experiencia.

Carlos-Antonio-de-los-Santo-Montiel

Su avistamiento fue corroborado con mediciones en radares militares

Mientras sobrevolaba los vastos territorios del país azteca se dio cuenta de que cerca de su posición se encontraba el lago de Tequesquitengo, pero no pudo encontrarlo. Raro. Recalibró su instrumental y continuó volando. Pocos segundos después con el rabillo del ojo pudo atisbar un cuerpo negro a su derecha. Qué extraño, pensó. Giró la cabeza y ahí estaba, imponente, un inmenso objeto con forma de dos platos unidos y con una cúpula que parecía una coraza. Su superficie metálica era fascinante, mate y sin brilos.

TeslaColorMultiBilat00851000xx

Recreación del ovni acechando a la avioneta.

Asombrado observó como el objeto se puso muy cerca de su posición. Estaba pegado, totalmente pegado a él. A solo 20 centímetros de su ala derecha y a apenas metro y medio de su cabina. Cuatro segundos después, observó a un segundo objeto que comenzó a asentarse sobre su ala izquierda también a 20 centímetros. En ese momento Carlos comenzó a sentirse tremendamente nervioso y comenzó a tartamudear de miedo. Intentaba calmarse pero no podía. No podía creer lo que estaba pasándole. Siempre igual. ¿Por qué a él y no a otro?

CarlosDosSantos_UFO__01

El segundo objeto apareció por detrás y fue a colocarse sobre su ala izquierda

De repente para su espanto, Carlos descubrió un tercer objeto moviéndose tan rápidamente que casi era imposible de observar desde su posición y colocándose por debajo de la cabina, justo a unos pocos centímetros también. A su derecha, a su izquierda y en frente de él. Estaba rodeado de ovnis en medio de la nada, en su avioneta, a merced.

CarlosA.de-Los-SantosUFO-sighting

Los movimientos de los objetos eran increíbles.

CarlosDosSantos_UFO_03

 El tercer objeto se colocó por debajo, pegado a la avioneta.

Por un momento se pensó que aquel objeto iba a impactar con su cabina pero súbitamente aquel tercer ovni se hundió por debajo de su vista y se colocó debajo del fuselaje de su avioneta. Para ese momento, en donde ya no sabía el pobre piloto donde mirar, se dio cuenta de que aunque él no había tocado nada, su velocidad había descendido desde 140 millas nauticas hasta 120. Trató de girar su aeronave hacia la izquierda en un intento quizá desesperado de zafarse de su extraña compañía pero se dio cuenta de que los controles estaban bloqueados y no se movían. Acto seguido el ovni inferior dio un pequeño golpe en su avioneta y aquello le llenó de horror.

CarlosDosSantos_UFO_02

El extraño incidente Zihuatanejo nos deja una escena increíble en la historia de la ufología

Llegó un momento en el que incluso llegó a sacar las ruedas de aterrizaje para intentar separarse al menos algo del ovni que tenía por debajo pero claro, la maniobra no funcionó. Un tren de aterrizaje contra un impresionante ovni en formación triple que venían a buscarle directamente a él por razones desconocidas.

Carlos de los Santos miró su trayectoria y no había alteración, pero se dio cuenta de que de alguna manera estaba siendo remolcado… hacia arriba. Estaba ganando altura. Aquello podía ser un problema porque si subía mucho más podría llegar a sufrir una despresurización de la cabina y morir en el acto. Cada vez más y más asustado, comenzó a llorar y a temblar temiéndose lo peor.

grafico_avioneta_thumb

Dibujo realizado por el piloto

En aquel momento (y es raro también que no lo hubiera hecho antes) se comunicó con el Centro de Control de Tráfico Aéreo para contarles lo que estaba ocurriendo. Pero el Centro de Control de Mexico DF no respondió. Ese silencio le llenó aún más de miedo. Estaba solo. Solo en compañía de tres ovnis negros que le subían cada vez más hacia lo desconocido.

CarlosDosSantos_UFO_Tech1

Su superficie pulida no reflejaba la luz del sol en sus 5 metros de diámetro.

Estaba desesperado, tanto, que empezó a pensar que en Tráfico Aéreo le estaban escuchando, que no le creían y que por eso no le contestaban. Miraba a un lado y a otro y aquellos dos ovnis seguían impertérritos escoltandole. Pero el que le preocupaba de verdad era el que no podía ver bien. El de abajo. Hubo un momento en el que pensó que quizá el tren de aterrizaje habría quedado dañado. Pensó que quizá el objeto ya no estaría tan pegado a su avioneta. Pensó también que tenía que comprobar si funcionaba porque de lo contrario habría sido un gran problema para él. Lo hizo pero el tren no bajaba, pero no había luces de aviso de mal funcionamiento, no había indicador de emergencia que marcase una avería. El ovni que tenía debajo de él impedía que se desplegara, nada más. Y nada menos.

CarlosDosSantos_UFO_Tech2

 Los tres ovnis eran idénticos y su aspecto por delante y por detrás era similar a excepción de unas ventanas.

En aquel momento, De los Santos trató de comunicarse con el Control de Mexico de nuevo e informó de que «fuerzas desconocidas estaban controlado su avioneta y que había perdido el control sobre ella». Sin respuesta de nuevo. Quizá la radio no funcionaba. Quizá los objetos y quien fuera dentro estaban incomunicándole por alguna razón. Tras unos agobiantes minutos subiendo y subiendo lentamente con aquellos ovnis allí pegados a él, la radio comenzó a funcionar de nuevo. Era un operador de radio que le pedía su posición y su situación y que le exponía que habían contactado a las autoridades competentes sobre su caso. Carlos le interrumpió diciendo: «lo que ustedes digan, pero mi aeroplano está fuera de control».

CarlosDosSantos_Sketch03

 Esquema realizado por el propio piloto.

El centro de control de México hizo por su parte un llamamiento a cualquier aeronave que se encontrase cerca de la posición de Carlos para ver si se podían acercar a lo que estaba ocurriendo y recibieron un aviso de otro pequeño avión del Ministerio de Agricultura mexicano que andaba sobrevolando tierras cercanas. A los mandos de aquel improvisado primer avión de rescate, un veterano piloto con el apodo de «El Charro» que asciende raudo y veloz en auxilio de Carlos. Unos segundos de silencio y El Charro confirma a México la escena de película que estaba pasando el joven piloto. Habría que haber visto a los operadores de radio del centro de control cuando el compañero encargado del caso le pidió que se acercara a ver si podía ayudar a Carlos de alguna manera. Vaya escena.

images

La separación de los tres objetos fue similar y a la misma velocidad.

Desde su perspectiva y tras 18 minutos de escolta, Carlos desde la cabina y el Charro acercándose desde la lejanía observaron cómo los tres objetos de repente dejaron de volar junto a la avioneta sobre las montañas de Ajusco, volando sobre el pueblo de Tlalpan y dejándole justo sobre el cráter del gran volcán Popocatepetl tras salir a una velocidad de 900 km/h ante los atónitos ojos de los dos testigos. El joven piloto no volvió a verlos nunca más y recuperó el control de su avioneta aún tembloroso y con el miedo en el cuerpo. Una experiencia tremendamente intensa en donde se había puesto en peligro su vida de verdad. Mientras eso pasaba los radares del Aeropuerto Internacional Benito Juarez pudieron captar tres ecos no identificados haciendo un impresionante giro de 270 grados en un radio de acción de la posición del volcán de 4.5 kilómetros.

ISS018-E-028898_lrg

Sobrevolado el Popocatepetl, los ovnis realizaron varias maniobras impresionantes

Como decíamos, tras recuperar su avioneta, Carlos hizo saber a México DF que su tren de aterrizaje aún continuaba retraido debido al impacto con el tercer objeto disponiéndose a aterrizar aún así. El aeropuerto se preparó para ello. Evacuó todas las pistas posibles y le hizo dar 11 vueltas al mismo hasta que todo estuviese preparado. Entre medias, Carlos trató por todos los medios de arreglar el desaguisado que había causado el ovni. Llegó a sacar un destornillador para tratar de forzar el mecanismo del tren de aterrizaje de forma manual en una escena que habría sido para haberla visto. Lo consiguió.

Con un ataque de pánico y ansiedad evidente, Carlos de los Santos consiguió aterrizar su avioneta tras 40 minutos de espera en un terreno de hierba situado entre dos pistas de aterrizaje. Fue inmediatamente evacuado a la clínica del aeropuerto para un chequeo médico y le fueron suministrados varios sedantes para calmar sus nervios. Tras varios tests médicos y diferentes análisis de sangre no fueron encontrados ni productos tóxicos ni drogas de ningún tipo en su sangre. Todos los estudios que se le realizaron expusieron que aquel piloto estaba en perfectas condiciones para volar y de hecho, así lo siguió haciendo por expreso deseo suyo.

Carlos Antonio de los Santos Montiel 02

El propio Carlos quiso inmortalizar su encuentro con una sencilla réplica, pequeña joya ella de la ufología.

Su perfil era difícilmente rebatible. Piloto precoz, uno de los mejores estudiantes de astronomía de la Universidad Autónoma de México y perfecto conocedor tanto del cielo como de los objetos celestes. Alguien que sabía diferenciar Venus de tres ovnis negros con forma de disco, ovales, con cúpula, sin antenas, con una longitud de 4 metros de largo y hecho con un material que parecía absorber los rayos solares.

Aquí os dejamos la extraordinaria y pavorosa experiencia de este piloto y os invitamos a que veais otro caso de encuentro de ovnis en el aire ocurrido en Chile en 1969. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

El ovni al que le gustaba el hula hula

En ocasiones nos encontramos en la investigación de los retro-ufos algunos casos que tienen una gracia particular. No son las mejores fotos que vamos a encontrar del fenómeno, y quizá (y como siempre pasa) dejen más dudas que respuestas, pero el caso de esta espectacular fotografía destaca por las curiosas circunstancias que se produjeron para que hoy ustedes estén viéndola.

Fue tomada en abril de 1974 por un fotógrafo independiente japonés llamado Tsutomu Nakayama, un hombre de mundo, acostumbrado a viajar allende los mares para tratar de buscar momento, lugares e historias interesantes. El día 25 de aquel mes, a las 10:30 de la mañana, este hombre se encontraba en Hawai disfrutando de un espectáculo de danza tradicional hawaiana en el parque nacional Kapiolari, al este de Honolulú, la capital. El famoso «hula hula» que tantas veces hemos visto en televisión merecía una foto. Pero aquella foto escondía un pequeño gazapo en forma de objeto volador no identificado flotando en el ambiente que no pudo ser divisado en el momento de la toma de las fotografías. La velocidad de aquel objeto debió ser espectacular porque de las tres capturas, solo apareció en una.

1hawai74

La toma original

Pero Nakayama no se enteró de nada. El seguía obnubilado con el baile de aquellas bailarinas y no vio nada en los cielos. Al llegar a Tokio se pasó por los laboratorios de la casa Kodak y cuando le entregaron las fotos se quedó boquiabierto porque el dependiente le señaló algo que no encajaba en las imágenes. Podría no haber salido pero ahí estaba aquello. Justo en el momento idóneo en el lugar idóneo. ¿Pero qué era? ¿Un bicho en la lente? Intrigado, Nakayama fue a hablar con el mayor Vonkevizki del Ejército Norteamericano, quien analizó el documento y sacó unas conclusiones más que interesantes. Según Nakayama, aquella toma había sido hecha a 1/250 de segundo y con una abertura de diafragma de 8. Utilizó una cámara Hasselblad 500 c., con un objetivo Planar de 80 mm (2.8 f.) y película Ektachrome 120.

2hawai74

Ampliación del impresionante objeto

Se determinó que el revelado había sido excelente, pero no solo eso. Vonkevizki descartó también que pudiera haber sido un reflejo óptico y analizó la luz del sol de la toma que venía de la parte derecha, lo cual concuerda con el reflejo que muestra el objeto. Se excluyeron daños en la lente, la cámara, el papel fotográfico y los químicos utilizados y no había señal de una mala emulsión en la toma final.

También se analizó el cuerpo del objeto, sin la estructura de cabeza, tórax y abdomen de cualquier insecto, ni estructuras de propulsión a chorro, alas, hélices o timón de cola en lo que se veía. No era un lugar de pruebas militares y no se lanzó ningún tipo de globo meteorológico a la atmósfera en todo aquel mes. El objeto se veía sólido, tridimensional, con volumen, con una especie de cúpula iluminada y un apéndice en la parte inferior y medía unos 10-12 metros de diámetro.

2hawai74c

Renderizado de la cúpula iluminada por el sol.

Pero lo más increíble es que si la exposición fotográfica era de 1/250 de segundo, la velocidad tenía que haber sido de 400 metros por segundo, lo que es lo mismo 1440 km/h. Ahí es nada. Ningún aparato a día de hoy sin componentes aerodinámicos alcanzaría tal velocidad, lo que nos deja bastantes preguntas sobre el origen del mismo. ¿Sería posible que ese objeto se hubiera «colado» en la foto intencionadamente o solo fue una casualidad? ¿Estamos ante una materialización prácticamente simultánea utilizando una especie de agujero de gusano?

Lo que está claro, es que es una de las fotos con más solera de la historia del fenómeno y tenía que estar en nuestro pequeño museo de las investigaciones de retro-ufos que hacemos en esta, vuestra web. ¿Qué opináis? ¿Creéis que es una buena muestra de lo que es el fenómeno ovni? ¿Conocéis alguna toma asÍ? Os esperamos en los comentarios.

MK Ultra: ¿se puede controlar a un ser humano a distancia?

El programa MK Ultra, crónica negra del siglo XX, o sencillamente, la prueba más fehaciente del descontrol de los servicios de inteligencia de los Estados Unidos a la hora de coger y tomar lo que deseen en pos de la seguridad nacional de su país, incluida personas, o más concretamente, la mente de las personas.

Este programa de control mental fue iniciado por el director de la CIA en 1953 por Allen Dulles, su director y cabeza visible de la esperpéntica conspiranoia que había en la cúpula militar norteamericana en referencia a la información. La información es poder, y así se ha considerado siempre en el país de las barras y estrellas. Y si la información no fluye por sí misma por ejemplo, en un interrogatorio, estos señores pensaron que podría crearse una droga para que los sujetos al ingerirla dijeran la verdad.

Ese fue el leit motiv de aquel oscuro programa que llegó a albergar más de 150 programas diferentes, de los que muchos aún no se sabe absolutamente nada. El secretismo de estado en la experimentación con seres humanos no es algo que muchos presidentes tengan a bien desclasificar. Habría que contestar muchas preguntas y esas preguntas nos llevarían a otras aún más incómodas. La ley del silencio.

MKULTRAExperiment

 Esquema de un experimento de control mental con privación de sonidos, e imágenes.

Hablamos de cientos de millones de dólares de aquel entonces que, tomados del erario público, de los impuestos de los ciudadanos norteamericanos, eran gastados para tratar de averiguar si era posible controlar a distancia a la mente humana e incluso para tratar de hacer super soldados, incrementando su capacidad de aguantar interrogatorios tan duros como los que ellos concebían. Privación sensorial, experimentación con LSD, aislamiento y resistencia eran solo las joyas de familia más conocidas del programa pero había detalles dentro de sus programas que nos dejarían atónitos aún a día de hoy. Estudiaron sustancias que promovían el pensamiento ilógico y la impulsividad de cualquier orador para hacerle perder la credibilidad delante de su público. Un mal día inducido.

mkultra-11

 Una de las muestras usadas de LSD en el programa

También se dedicaron a potenciar la eficacia en la concentración y en la percepción para crear soldados súper inteligentes, capaces también de aguantar los efectos del alcohol. También estudiaron sustancias que mostraban síntomas de enfermedades para engañar al enemigo y la gran estrella de la función: sustancias que inducían estados alterados de conciencia, hipnosis y control remoto de personas, como ocurre en la magnífica película de «la maldición del escorpión de Jade» de Woody Allen, pero de verdad.

Los estudios también incluían sustancias para crear amnesias temporales o irreversibles, métodos para crear confusión en un público, tal y como ocurre con las modernas armas de pulso electromagnético usadas en manifestaciones del Reino Unido para disuadir a las personas y confundirlas. Estos angelitos también estudiaron cómo alterar la estructura de la personalidad del individuo para que éste fuese dependiente de otra persona sin él saberlo. Casi como convertirnos en un esclavo de otro, de sus palabras y de sus órdenes. Sin ser consciente de ello.

220px-Mkultra-lsd-doc

 Documento desclasificado de la CIA censurado en su mayoría y recuperado en 1974

Para tales experimentos, más propios quizá de la gestapo nazi con el doctor Menguele a la cabeza utilizaron indigentes, prostitutas, pacientes con enfermedades mentales, agentes voluntarios o soldados que no sabían qué significaban o para qué servían esos experimentos. Llegó de hecho, un momento en el que los experimentos eran incluso demasiado fuertes como para hacerlos en territorio norteamericano así que a los angelitos, no se les ocurrió otra cosa que llevárselo todo a Canadá para evitar la legislación sobre los derechos civiles de Estados Unidos. Así que así y con todo, en 1957 se llevaron todo a la Universidad McGill de Montreal en donde hasta 1964 el psiquiatra escocés Donald Ewen Cameron estuvo realizando más pruebas con sujetos de experimentación que no sabían qué hacían allí y que tampoco les dejaban salir. Algunos eran los pacientes del propio Cameron que llegaban a su consulta con dolencias menores y eran de inmediato reclutados sin informarles más que entraban en un tratamiento innovador para salvar su dolencia. Todo mentira claro.

mkultra-10-2

 Una de las pocas fotos de los tratamientos MK Ultra que se llevaron a cabo en Canadá

Uno de los experimentos más escalofriantes consistía en inducir el coma en un paciente durante varios días, semanas o meses para ponerles un magnetófono con una grabación que repetía una y otra vez los mismos mensajes. Los pacientes se levantaban con las ideas preconcebidas en su mente sin saber qué les había causado aquel cambio de mentalidad. Eso, en opinión del propio Cameron podría hacerse sin llegar a crear una situación de coma, es más, podría hacerse con la maquinaria adecuada a través del subconsciente en el mundo onírico.

cia_lsd

 Recorte de prensa con la famosa filtración de 1974

Quizá lo más increíble de todo sea ese siniestro personaje, el doctor Cameron, miembro de la corte que juzgó en los juicios de Nuremberg a todos los médicos del régimen nazi, para… años después repetir sus tropelías. El congreso de los Estados Unidos gracias a una filtración realizada al diario The New York Times, comenzaron a investigar qué pasaba con tan macabro programa y todo quedó en nada finalmente por cuestiones de seguridad nacional, como siempre suele pasar con estas cosas. En la CIA en 1973, un año antes de la filtración y quizá viendo venir lo que se les venía encima se ordenó una quema de documentos entre los que se incluían muchos de los informes y fichas del programa MK Ultra.

Una de las más increíbles proyecciones y aplicaciones del caso residiría en crear un clima de inseguridad de manera inducida en una población determinada gracias a sustancias y ondas de radio que podría alterar la percepción de miles de personas sin saberlo. Quizá ese sea el futuro, un control total de nuestra mente sin que nosotros lo sepamos. O quizá el futuro es ahora. Vosotros qué opináis ¿creéis que sería posible controlar a toda una población a día de hoy de forma inducida? ¿Somos ya de alguna manera todos MK Ultra? Esperamos vuestros comentarios.