El experimento illuminati de los Juegos Olímpicos de 1984

Vicente Fuentes comenta la extraña simbología de las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 84, con un incidente en el que el público pudo ver una especie de platillo volante y un humanoide en el estadio. Hablaremos del experimento sociológico realizado aquel día, de las relaciones entre el COI y el gobierno norteamericano y del control de masas realizado por las más altas instancias del poder para inculcar la idea de un contacto masivo con seres ajenos a la tierra.

Esperamos que el programa sea de su interés.

Fuentes:

Parque foreman W tc

Vídeo Olimpiadas

Artículo de Gurr:
http://www.isaackoi.com/ufo-videos/koi-ufo-video-057.html

Vídeo oficial LA 84:

Experimentos con la población norteamericana:
Ernesto Carmona, consejero nacional del Colegio de Periodistas de Chile
http://www.voltairenet.org/article121114.html

Archivos del NICAP. Avistamiento Julio 84
http://www.nicap.org/waves/1984fullrep.htm
1. Volume II, The UFO Evidence, A Thirty-Year Report – Richard Hall, 2000
2. CUFOS report, Rodeghier

Relación USA, Olimpiadas y COI, abreviatura. Pagina 5

https://books.google.es/books?id=VFgPDAAAQBAJ&pg=PA217&lpg=PA217&dq=ioc+olympic+cia&source=bl&ots=AahIWmX5I9&sig=_g49tiWR1GhPO4rW1BeJlVIaie8&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjuq5KKw9POAhWFVxoKHQscAsEQ6AEIXDAJ#v=onepage&q=ioc%20olympic%20cia&f=false

Tommy Walker: organizador JJOO y centario estatua de la libertad.
https://en.wikipedia.org/wiki/Tommy_Walker_(events_director)

La misteriosa ciudad voladora que vieron 5000 personas en Nueva York

Hoy en ufopolis vamos a estudiar uno de esos casos irresueltos que por su descripción bien merecerían ser trending topic a día de hoy en la sociedad de las redes sociales. Vamos a hablar de varios incidentes ocurridos en una década normalmente atribuida como pobre en casuística ufológica, los 80, concretamente en el año 1982… ¿nos acompañáis en este viaje por lo más raro y espectacular del fenómeno?

Todo comienza en un lugar situado a una hora de la ciudad de Manhattan, el valle del rio Hudson, al norte del estado del mismo nombre. En la última noche del año 1981 tenemos a un policía ya retirado sentado en su viejo y destartalado porche viendo el atardecer desde la localidad de Kent cuando de repente observa un extraño grupo de luces de colores blancos, verdes y rojos en un auténtico espectáculo de luz y tonalidades que jamás había visto. Estaban allí arriba en el cielo, volando ingrávidas hacia el sur. No se lo podía creer.

triufo2
Recreación del primer encuentro

Quizá, pensó, un avión en apuros… lo mismo chisporroteando antes de un fatal accidente. Era una zona de tránsito aéreo y la posibilidad estaba ahí, pero había un problema: aquello volaba tan bajo y estaba tan cerca del techo de su casa que apenas podía contener la respiración. Aquello pasó sin hacer ruido alguno, sin sonido de motores. ¿Qué era aquello? Poco a poco el testigo comenzó a percibir un zumbido característico de muchos casos asociados al fenómeno ovni y de hecho pudo comprobar también algo insólito: aquello estaba empezando a tomar una forma triangular y estaba dejando ver una espectacular forma sólida detrás de las luces. Algo asombroso y sin parangón en su carrera de policía.

327
El ovni de Hudson Valley

Aquello se marchó igual que vino y hubo varios reportes ese mismo día y en los siguientes años. En ocasiones las luces aparecían con forma de «uve» conectadas a un objeto sólido o como un triángulo isósceles, en otras, solo una sombra, pero siempre acechando a la población, demasiado bajo como para ser considerado un prototipo. Y despacio, volando lento y pausado. Cientos de personas lo vieron hasta que el 26 de marzo de 1983, quince meses después del primer incidente apareció un curioso artículo en el periódico Westchester-Rockland en primera plana en donde se reportaron todos estos extraños acontecimientos y de pronto aquello pasó de ser una anécdota a todo un boom informativo.

El mismísimo Joseph Allen Hynek estuvo involucrado en diferentes pesquisas con los investigadores de la zona para tratar de desentrañar el misterio. ¿Por qué allí? ¿Por qué de repente?

Hynek y diferentes expertos de Nueva York llegaron a hacer una pequeña centralita de operaciones en Hudson Valley para atender posibles llamadas de avistamientos. Y vaya si las hubo. El 26 de marzo de 1983 ni más ni menos que 300 llamadas colapsaron la pequeña oficina de Hynek y de la policía del condado de Hudson Valley afirmando todas ellas que un objeto tan grande como una «ciudad voladora con forma de uve» estaba sobrevolando diferentes partes del pequeño pueblo. Una escena digna de encuentros en la tercera fase. Solo faltaban las palomitas.

K1Pl3Aa
En ocasiones el objeto tenía forma de «uve»

En la misma noche, en la pequeña ciudad de Yorktown también observaron lo mismo pero la policía rehusó acudir a las llamadas esperando un estado de histeria general. Prefirieron quedarse en las centralitas y no atender a los avisos pero las llamadas siguieron llegando. Desde cabinas públicas, ciudadanos de aquella remota y coqueta localidad llamaron en el parking Taconic que lo que se estaba viendo era tan espectacular que no tenían palabras.

Ni más ni menos que 5000 informes se produjeron de los mismos hechos desde 1982 hasta 1986 a una media de más de tres avistamientos al día de diferentes testigos… durante cuatro años ininterrumpidamente.

Eso sí, nunca se veía por la mañana, siempre de noche. En ocasiones localidades cercanas como Brookfield o New Haven protagonistas de otros incidentes asombrosos que estuvimos estudiando también en ufopolis también reportaban algo similar.

HudsonValleyBoomerang1
El boom informativo apareció con esta recreación en el periódico local

Siempre cambiando los colores, pero siempre los mismos. Movimiento lento, casi parando el tiempo. Pausado y silencioso. En ocasiones también llegó a reportarse algún movimiento brusco sobre todo sobre la planta nuclear de Indian Point, quizá el verdadero origen de este conglomerado de sucesos habida cuenta de la gran casuística de avistamientos de ovnis cerca de plantas de este tipo.

Desde allí, varios guardias de seguridad durante aquellos años llegaron a reportar el tamaño de aquello: más de 350 metros.

La casuística también incluyó descripciones fascinantes a la par que desconcertantes como un testigo de Croton Falls Reservoir que aseguró que aquello lejos de ser un avión, un globo o un satélite espía de los rusos en plena guerra fría llegó a proyectar un impresionante haz de luz rojizo sobre el agua del rio Hudson. ¿Acaso estaba midiendo la contaminación de la planta nuclear? ¿Por qué tanto interés en esa zona?

MIchaelSchratt
El incidente se caracterizó por el vuelo bajo del inmenso ovni

Los escépticos no dudaron en calificar los 5000 informes como patochadas, diciendo incluso que veían a Venus. Sobran los comentarios, ya que sea lo que sea las descripciones eran de todo menos algo parecido a este precioso planeta. Se llegó a mencionar también la posibilidad de que se estuviese ante algún tipo de dirigible o zeppelin, pero el equipo de Hynek y la policía contactaron con todos los fabricantes y pilotos de este tipo de aeronaves para saber de sus posibles operaciones o proyectos. Nunca nada llegó a igualar lo que se vió en aquellos años sobre el río Hudson.

A día de hoy esos avistamientos tan espectaculares siguen siendo un misterio irresuelto. ¿Volverán algún día esos extraños objetos? ¿Era solo uno que se repetía en bucle? ¿Qué tiene de especial esa zona del mundo? Si os ha gustado el artículo os invitamos a ver el caso de Tunguska con un impresionante hecho que pudo cambiar la historia tal y como la conocemos…

Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Foto: Michael Schratt

El fascinante incidente de Alenquer

Otro fantástico caso el de hoy, en este repaso que hacemos últimamente a los ovnis más espectaculares de las últimas décadas. Vamos a coger nuestra máquina del tiempo y viajemos al 2 de noviembre de 1982 en donde el Capitán Julio Miguel Guerra, miembro del escuadrón 101 de las Fuerzas Aéreas de Portugal se encuentra realizando un entrenamiento de acrobacias aéreas en su avión DHC-1 en la parte central del país. Su dominio del aeroplano le permitía hacer cabriolas preciosas a la vista de cualquier testigo que pudiera contemplarlo. Piruetas en el aire. Esa sensación.

guerra

Julio Miguel Guerra

Sobre las 10.50 horas a una altitud de 1800 metros, Guerra comenzó a sentirse extraño en el interior de su aeronave porque estaba viendo algo raro cerca del suelo. Era otro artefacto volador, pero no tenía alas, ni cola, solo el fuselaje central… y era redondo. Era demasiado raro para ser cualquier artefacto militar portugués así que decidió ir a investigarlo. Guerra giró su avión 180 grados hacia la izquierda para tratar de verlo mejor. Iba hacia el sur así que la maniobra era la correcta. De repente, algo sucedió que no entraba en los cabales de ningún piloto. Aquel objeto ascendió súbitamente 1800 metros en menos de 10 segundos. Al principio el ovni parecía inestable, con oscilaciones pero luego se terminó estabilizando perfectamente quedándose a su altura. Venía a por él.

Drawing_01

Dibujo del increíble objeto realizado por el protagonista.

El artefacto que tenía ante sí el Capitán Guerra parecía ser un disco metálico compuesto por dos partes, como dos platos, uno sobre otro, con una especie de banda en la parte central. El sol se reflejaba en la cúpula. La parte de abajo tenía un tono rojizo que parecía ser rojo oscuro. Era algo que no había visto en su vida, y se movía de manera ágil. Primero lo hizo siguiendo y monitorizando a distancia todos y cada uno de sus movimientos, luego demostró su increíble tecnología realizando una curva elíptica de izquierda a derecha en dirección norte. Luego se quedó ahí quieto observándole desde una posición de poder. Una vez más, siempre a merced del fenómeno.

JulioGuerra_UFO_03_R

El ovni estudiaba a la avioneta en pleno vuelo

Guerra en este caso y al verse indefenso llamó a la Torre de Control de Lisboa y les contó lo sucedido. No era el único que había tenido un encuentro con aquello en pleno vuelo. Había tres o cuatro aviones en el aire que lo habían visto. Algunos incluso hicieron bromas sobre ello con Control Aéreo. Guerra respondió que no sabía cuanto de cerca lo habian visto pero que él lo tenía delante y aquello no era ninguna broma. Podía derribar a su avión en cualquier momento si así lo deseaba.

JulioGuerra_UFO_01_R

El ovni se acercaba y se alejaba. Sus ventanas eran minúsculas

En aquel momento, dos compañeros del Capitán de las Fuerzas Aéreas de nombres Carlos Garces y Antonio Gomes le comunicaron por radio que iban a unirse a él en otros aviones para tratar de identificar al objeto. Aquello ya estaba en todo caso más que identificado. Y no era para nada normal. Allí fueron Garces y Gomes y efectivamente allí se encontraron la escena de la avioneta de su compañero con aquel objeto siguiéndolo pegado a él, haciendo círculos en torno a su avioneta se moviera en la dirección que se moviera.

 

Drawing_03

 

El ovni pasaba entre los dos aviones.

Los compañeros lo veían en la distancia y no se metían entre el ovni y Guerra. Una escena de película. En aquellos momentos pudieron calcular el tamaño de aquel objeto y de hecho observaron cómo en algunas de las órbitas se comenzaba a acercar peligrosamente a la avioneta de Guerra que no sabía en aquellos momentos si descender o ascender. En el vuelo también pudieron ver un enorme agujero de color negro que estaba en la base inferior del ovni. La banda central estaba llena de ventanas, algunas de ellas con luz. El sol brillaba iluminando el objeto y todo era tan extremo y raro que ninguno de los tres sabía qué hacer. Tras diez minutos de observación mutual, Guerra decidió actuar y no ser mera comparsa. Quería interceptar y derribar al objeto. Como éste iba mucho más deprisa que él, comenzó a volar justo hacia la trayectoria del punto final de la órbita elíptica que en aquellos momentos estaba tomando aquello.

 

Drawing_04

El objeto pareció darse cuenta de sus intenciones y voló rápidamente hacia él.

El vuelo de aquel ovni rompió según los tres testigos todas las leyes de la aerodinámica conocida. Ahora se encontraba a solo 5 centímetros de su avioneta. Allí estuvo unos segundos. Quizá para demostrar su poderío. Quizá ya había realizado el estudio que habría venido a realizar con el Capitán Guerra. Sea como fuere, el incidente terminó porque el ovni descendió súbitamente en una fracción de segundo y se dirigió hacia las montañas de Sintra en dirección al mar.

Tras aterrizar el habitual infierno de los pilotos que se encuentran con ovnis. De forma independiente fueron interrogados y sus aviones fueron confiscados para realizarles exhaustivos análisis por parte del Ejército del Aire Portugués. Un poco después el General José Lemos Ferreira, Comandante en Jefe de las Fuerzas aéreas autorizó la difusión tanto de las grabaciones de los pilotos como de los esquemas y dibujos realizados por los pilotos para su estudio por parte de científicos y expertos en el tema ovni.  Gracias a ellos podemos leer este reportaje.

JulioGuerra_UFO_02_R

El excepcional encuentro de Alenquer, uno de los más curiosos de la historia

En 1984, dos años después del incidente, se produjo una reunión de 30 investigadores y científicos de diversas ramas en la ciudad de Oporto en donde se certificó en un informe de 170 páginas que el ovni llegó a adquirir una velocidad ascensional de 500 kilómetros por hora y que la rotación alrededor de la avioneta del Capitán Guerra había rondado los 2500 km/h. Asombroso. Los investigadores jamás hallaron ningún tipo de explicación que pudiera explicar este increíble caso, quedando como un auténtico Expediente X en la historia del fenómeno en Europa.

JulioGuerra_UFO_Tech01

El objeto era más pequeño que la avioneta y quizá estuviese teledirigido.

JulioGuerra_UFO_Tech02

 

Planta y alzado del ovni

Si os ha gustado la entrada también podéis ver el increíble caso de los ovnis de Kapustin Yar en Rusia, en un lugar en donde el ejército ruso supuestamente guardaría en secreto objetos como el de este fantástico caso. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015