El hombre que le descerrajó dos escopetazos a dos extraterrestres

Hoy en ufopolis tenemos uno de esos casos fascinantes que atraen por su insólita iconografía. El fenómeno ovni tiene tantos casos y son tan diferentes, surrealistas y fascinantes que a veces podríamos decir que los que investigamos este tipo de enigmas coleccionamos «cromos de humanoides». El de hoy es asombroso.

Todo comienza una fría y lluviosa tarde de noviembre de 1961, en donde tenemos a un hombre de nombre Paul Miller y a tres amigos dirigiéndose hacia sus casas en Minot, Dakota del Norte (USA) después de un exitoso día de caza en un paraje boscoso a las afueras de la ciudad. Hablando de sus cosas, tan tranquilos iban ellos por aquel frondoso páramo cuando de repente, algo que solo pudieron describir como un «silo luminoso» aterrizó en un campo cercano. Parecía como una edificación, del tamaño de un granero. En un primer momento creyeron que era un avión realizando un aterrizaje de emergencia, pero pronto cambiaron de parecer cuando aquello en menos de un segundo desapareció de su vista a una velocidad vertiginosa. La visión fue impresionante y Miller le dijo a todos que aquello era algo único en sus vidas. Ese momento de observar como se va. Ese desamparo ante lo desconocido.

Objeto_cilindrico_ou_charuto (1)
Fotografía obtenida en Italia por la misma época y considerada auténtica por los investigadores transalpinos

Los cazadores se quedaron mirando aquello y aligeraron la marcha, algocariacontecidos por lo que acababan de presenciar, sobre todo por no saber qué era aquello, qué habían visto aterrizando y qué se había marchado como alma que lleva el diablo. Y si hablamos del diablo, éste parecía seguir enredando porque a los pocos minutos de su ya rápida caminata, casi huyendo de allí otra vez apareció el «silo luminoso». Pero esta vez podían verlo bien. Parecía que tenía una forma de cilindro, y vaya, apenas podían creerse aquello. Un cilindro volante luminoso, allí, de verdad.

Al instante, según contó Miller de él salieron 2 humanoides que describió como «de ojos grandes y alargados, narices pequeñas y una boca casi en miniatura». Miller no era hombre de muchas palabras y al sentirse miedo, al notar un mínimo atisbo de indefensión, sacó su escopeta y comenzó a descerrajar cartuchazos como un energúmeno alcanzó a uno de los seres hiriéndolo brutalmente. El otro, al ver tal violencia y riesgo escapó de la escena y consiguió esquibar la bala que llevaba su nombre. Los cazadores impresionados primero por el aspecto de los seres y segundo por la tremenda reacción de su amigo Paul, también huyeron en desbandada.

descarga (1)
Recreación original del incidente

Pero algo pasó en su huida a la localidad de Minot, mientras corrían como locos para no volver a encontrarse esas «cosas». Cuando la adrenalina estaba a tope corriendo por su sangre, justo en ese momento, algo les produjo un desmayo y cayeron desplomados al suelo. Cuando despertaron con síntomas de malestar general, habían pasado 3 horas. Jamás supieron qué fue de ellos en ese tiempo. Cuando pudieron, finalmente pudieron llegar a sus casas y mantuvieron diferentes conversaciones telefónicas, aún con miedo de verse de nuevo desmayados. ¿Les habían hecho algo esos seres a los que había disparado Paul Miller? ¿Qué había pasado en ese bosque?

Lo asombroso del incidente viene a continuación. A la mañana siguiente, cuando Miller excesivamente preocupado por lo que había pasado se fue a trabajar como siempre a una de las oficinas de las Fuerzas Aéreas de la región fue asaltado en la carretera por un coche de color negro que se cruzó delante de su vehículo y del que salieron tres extraños tipos vestidos de negro. Se presentaron como funcionarios del gobierno, eso sí, sin dar credencial alguno y le amenazaron de forma borde y agresiva sobre las consecuencias que le esperaban si decidía hablar de lo que había pasado en aquel bosque.

MIB3-b
Los hombres de negro, una vez más en un caso real, apareciendo y sabiendo todo sobre el testigo

Miller apenas podía creerse lo que estaba pasando, pero pardiez, estaban allí, y además estaban avisándole a él de que no hablara. Miller escuchó su misiva y les preguntó cómo era posible que supieran del incidente.

«Hemos recibido un informe», le contestaron.

En aquella inusual conversación, Miller se dio cuenta de que aquellos hombres parecían saberlo todo de él y lo que era más raro, sobre todo lo que había ocurrido en aquel incidente, pero jamás llegaron a mencionar palabra alguna sobre aquel ser al que el protagonista había enchufado con su escopeta. Había algo en aquellas preguntas que le hacían que tampoco encajaba porque, al parecer, también se interesaron por la ropa que llevaba cuando vio el OVNI e insisitieron en acompañarle hasta casa para verla y registrar sus pertenencias.

El testigo, como ya hemos visto en otros casos y debido posiblemente a algo que se conoce en ufología como un influjo mental por parte de estos seres, un control de la situación a nivel subconsciente que hace que no puedas negarte a nada de lo que te digan efectivamente les llevó a casa y allí registraron sus ropas. Después se marcharon de allí sin decir nada más.

Tardó años en contar lo que había pasado por miedo a volver a encontrarse a tales siniestros individuos y nunca pudo explicarse qué fue ni del ovni, ni de los dos humanoides, uno de ellos herido por su culpa.

KENTUCKY ALIENS
En el incidente de Kelly Hopkinsville de 1955 también ocurrió un altercado con disparos

Aquí tenemos un caso excepcional en donde vemos unos elementos fascinantes: una primera presentación, quizá para conocer el lugar, una salida de dos seres de extrañísimo aspecto y desconocidas intenciones, una reacción violenta por parte de un testigo armado, un episodio de missing time que posiblemente esconda una posible abducción y encuentro con los famosos hombres de negro que no solo le asaltan, le amenazan y le hacen ir a casa a estudiar sus ropas (un posible estudio de residuos de radioactividad) si no que también le llegan a decir que han recibido un informe del caso (imposible porque los testigos no habían hablando con ninguna autoridad del gobierno) y que lo sabían todo de él, hasta sus detalles más íntimos.

La gran pregunta de este caso sería: ¿cómo demonios accederían estos seres a estas informaciones? ¿Quién habría redactado ese informe? Aquí dejamos este caso, uno más de la larguísima y profusa bibliografía de encuentros ovni, éste, eso sí, con un cazador que desde luego no dudó un segundo en descerrajar un disparo a un extraterrestre.

Si os ha gustado el artículo os recomendamos ver estos dos programas de temática similar en donde abordamos fascinantes escenas de encuentros del tercer tipo. Esperamos que sean de su agrado.

Ufopolis.com 2016

Fuente: The Unexplained – An Alien World, Orbs Publishing, London – 1980.1983

Dos nuevas e increíbles apariciones del «Mothman» en el mundo

Hoy en ufopolis vamos a estudiar dos nuevos casos de la aparición del famoso humanoide de Point Pleasant de 1966 considerado uno de los seres más extraños jamás vistos: el famoso mothman. Son numerosos los avistamientos de este tipo pero el ocurrido en Stow, Ohio que fue investigado por la sociedad de investigación paranormal de Munroe Falls destaca por ser un avistamiento moderno. ¿Os apetece saber qué ocurrió con esta misteriosa criatura?

Cogemos la máquina del tiempo y viajamos al 14 de septiembre de 2009 en donde tenemos un testigo que vamos a llamar John y que está conduciendo hacia su trabajo atravesando el puente de Northbound, en Hudson Drive a la altura del restaurante Applebee´s.

El suceso ocurrió en un puente como ocurrió en el avistamiento original.

En un momento dado el testigo pudo observar a su derecha una impresionante criatura a unos seis metros de su posición y durante alrededor de 10 segundos que no tenía cabeza o facciones en la cara y que permanecía quieta a un lado de la carretera.

mothman ufopolis
Los mothman en ocasiones asaltan y en otras esperan, según los testigos. /Michael Broom

 

El testigo, impresionado y aterrorizado por tan singular visión pensó que aquello estaba esperándole directamente a él y solo a él ya que no había vehículos en la carretera en ese momento. Su sensación de pánico fue inmediata. Estaba allí parado esperando su paso. Negro, sin cara, con alas. De unos dos metros. . Era biológico, según declaró. Inmediatamente y tras pasarlo el testigo observó el retrovisor pero la entidad ya no estaba. No pudo ver si desaparecía o no, simplemente se había esfumado de su vista. John comenzó a ponerse más y más nervioso por lo que había visto y empezó a ponerse pálido.

Sus ojos comenzaron a lagrimar y después se puso a beber agua de forma incontrolable.

Trató de llamar a su mujer pero el teléfono móvil no funcionaba, ni siquiera los menús o la marcación por toques, algo que jamás le había pasado antes. En su camino por la carretera I-271 y durante 12 km el testigo no volvió a cruzarse con ningún vehículo y su teléfono tampoco le permitía hacer ninguna llamada. Finalmente llegó al trabajo, todavía con el susto en el cuerpo. Ni luces, ni pérdidas temporales, ni sueños relacionados con el evento ni consecuencias físicas más allá de la súbita deshidratación o el intenso lagrimeo que no cesó hasta abandonar esos 12 km que le separaban de su trabajo.

ufopolis 2 mothman
Recorte de la prensa de Point Pleasant de 1966. Ralph Turner.

El testigo reportó poco después que cuando tenía 10 años y vivía en Akron había vivido una experiencia similar. Y es que algo parece acompañar a este hombre de Ohio ya que en los días posteriores volvió a vivir los mismos síntomas (lagrimeo y sensación de aislamiento por no cruzarse con más coches) cada vez que cruzaba por el puente. Las mismas sensaciones, la misma deshidratación, pero en este caso el ser ya no estaba. Un caso extraño como pocos que nos recuerdan a las misteriosas apariciones del fenómeno ovni con esa sensación de aislamiento y los picores o afecciones oculares que los testigos aseguran tener al encuentro con objetos voladores y sus ocupantes.

En este sentido existe otro caso actual absolutamente fascinante y reportado por un profesor en Singapur que dice que vio este mismo mes de noviembre un » humanoide con alas » dentro de una casa abandonada .

Fergus Waffles, un profesor de geografía de 46 años de edad de una escuela de Singapur, dijo hace pocos días que estaba caminando con su perro en el área de Istana Woodneuk cuando vio a la supuesta criatura por la mañana .

«A eso de las 5:50 am miré dentro de la ventana de la casa y vi lo que parecía ser un humanoide con alas en el marco de una puerta . Mi perro vio a la criatura y se quedó completamente quieto y en silencio mientras miraba en su dirección «, agregó Waffles al portal Criptozoology News.

d23a35d3ba558406975fc82aff8d3cff
Las impresionantes visiones del mothman siempre comparten su imponente figura

Waffles afirma que vio movimiento en el pecho del humanoide:

“Se movía arriba y abajo como si estuviera respirando » .

Y también expuso lo siguiente: «Estaba muy sorprendido al principio, pero la criatura no me debió ver porque en cuanto lo vi me puse a cubierto detrás de un arbusto cercano». El maestro dijo que el ser desconocido era de unos 2 metros de altura con una envergadura aproximada de 3 metros con las alas.

Dos avistamientos extraños dentro de la casuística de este tipo de seres que siguen produciéndose con el paso de los años en lugares aislados. ¿Quién es ese ser? ¿Sería posible que fuese producto del propio subconsciente de los testigos? Seguiremos estudiando los casos. Si os ha gustado el artículo os invitamos a ver los programas que hicimos sobre esta misteriosa criatura y sus principales apariciones a través de los años. Esperamos que sea de vuestro agrado.


 

Fuente: disclose.tv, Phantomsandmonsters 

 

¿Eran viajeros del futuro los ocupantes del ovni de Staffordshire?

Hoy en ufopolis vamos a tratar el siempre delicado tema de esos extraterrestres nórdicos que aparecen de cuando en cuando en la casuística ufológica internacional. Viajaremos hasta Inglaterra en plena oleada de contactos extraterrestres en ese histórico año 1954 en el que los encuentros insólitos se sucedían continuamente para deleite de investigadores y en ocasiones, mal rato para los testigos…

Cogemos la máquina del tiempo y nos vamos hasta Staffordshire al mes de octubre de 1954 y aquí tenemos a una mujer llamada Jessie Roestenberg en su pequeña granja con sus dos hijos jugando fuera. La tranquilidad del campo y aquella tarde apacible se vieron de repente truncadas por un inusual sonido similar al que hace el agua al contacto con el fuego. Aquello inundaba el ambiente y lo primero que hizo Jessie fue preocuparse por sus hijos. ¿Qué era aquello tan raro? ¿Estaban en peligro mis hijos? Pensaba la señora Roestenberg…

Quizá un avión a punto de estrellarse. Podría ser. En ese momento la señora comenzó a andar por el patio y observó a sus dos hijos sentados en el suelo de su jardín, justo en frente de la puerta de la casa.

Los gritos de los niños eran sugerentes: «¡mamá, mira! ¡Un platillo volante!

Con una extraña sensación, Jesse Roestenberg miró para arriba y se encontró con un objeto de descripción extrañísima: una especie de estructura metálica similar a un sombrero mejicano de aspecto plateado sobrevolaba en silencio su casa de forma amenazante.

Ontario1975
Fotografía de un objeto similar tomada el 18 de marzo de 1975 en Hamilton, Ontario, Canada

 

Tenía una especie de domo en la parte de arriba y lo más curioso es que la testigo pudo observar a dos ocupantes del extraño ovni.

Según su descripción eran bellos, con largos cabellos dorados y un mono ajustado de color azul que destacaba sus rasgos atléticos. Sorprendida, aterrorizada, fascinada… ¿cómo tomarse una visión así? Lo asombroso es que en ese momento se produjo uno de esos intercambios de miradas que aparece de cuando en cuando en el fenómeno y que trae de cabeza a los investigadores. Los seres parecían estar mirándola a ella, una mujer sencilla en medio de ninguna parte, en una granja apartada.

nordic_blonde_et_aliens_cigar_ufo_close_sighting
La descripción de estos seres incluye una amplia frente y cabellos dorados

¿Por qué ella? ¿Por qué allí? Siempre esas preguntas. Los seres, según Jessie Roestenberg tenían una cara proporcionada y similar a la de los seres humanos a excepción de la frente, mucho más grande y abultada que las nuestras.

nordic-aliens
El extraño y hasta ridículo aspecto de los seres nórdicos aparece, lo creamos o no, en multitud de casos alrededor del mundo

Durante el encuentro, la buena mujer se sintió paralizada por el miedo y perdió la noción del tiempo: no supo cuanto tiempo estuvo mirando aquella maravilla y tampoco por qué no se movió de allí cogiendo a sus hijos y al menos, metiéndolos en casa.

Pasado un tiempo de aquella asombrosa interacción, Jessie por fin reaccionó y cogió a sus hijos de la mano para meterlos en casa. En el camino, mejor dicho, en la carrera que se dio con los críos miró para atrás para observar aquel increíble ovni con sus extraños ocupantes, pero… ya no estaba. Solo un pequeño punto en el cielo a una altura mucho mayor que la que antes tenía, era lo que quedaba del avistamiento de aquel ovni que, por su parte, realizó tres círculos en el cielo antes de perderse en la cúpula celeste.

pueblomexico
El 8 de diciembre de 1992 en Pueblo, Mexico, un testigo pudo fotografiar un objeto similar al de este caso

La impresión de aquella mujer y de los niños fue tal que se metieron bajo la mesa de la cocina hasta que el señor Roestenberg llegó de trabajar. La escena fue dantesca pero lo peor fue que cuando salió a la luz el caso, la familia fue ridiculizada. Se lo contaron a los vecinos y éstos a su vez a la prensa. Aquello les marcó profundamente y fueron reticentes a hablar del tema durante años pero lo cierto es que el incidente permanece en los archivos como inexplicable: el sonido tan extraño (agua sobre fuego), la forma del objeto y sobre todo la presencia de esos seres de aspecto nórdico y gran hueso occipital (similar al caso Conil de 1989) son los protagonistas de este incidente curioso y fascinante que tiene ese momento increíble de intercambio de miradas entre una sencilla ama de casa y unos extraños seres enfundados en un mono de color azul. ¿Viajeros del futuro? ¿Extraterrestres más evolucionados pero con forma humana? ¿Quizá producto de nuestro subconsciente ante algo que se oculta con nuestros miedos o nuestros temores?

El fenómeno ovni y sus extrañas formas y comportamientos nunca dejará de sorprendernos.

Si os ha gustado el artículo os invitamos a ver el vídeo sobre los seres infiltrados de Nueva York que pudieron establecer algún tipo de contacto en el año 2010 en Washington Square. Esperamos que el vídeo sea de su interés.

Fuente: http://www.ufocasebook.com/2011/1954staffordshireuk.html

Bases extraterrestres en la tierra: los últimos testimonios oficiales

En este videoprograma vamos a estudiar los testimonios de Thomas Castello, el Coronel Corso y el coronel Wolf, al respecto de las posibles construcciones subterráneas en donde se estarían experimentando con tecnologías ajenas a la tierra en un programa de retroingeniería. La base de Dulce, las instalaciones de Archuleta y los programas secretos de los Estados Unidos sobre experimentación supuestamente extraterrestre serán los protagonistas de este videoprograma. Esperamos que sean de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Las mejores muestras de reptilianos metamórficos en el arte

Vicente Fuentes comenta una serie de pinturas, esculturas y grabados en donde al parecer se muestran diferentes seres con capacidad para transformarse en criaturas de aspecto reptil en civilizaciones que no se conocían entre sí y que tenían los mismos miedos y los mismos dioses. Estudiaremos muestras de Egipto, Mesopotamia, Japón, Mexico, la India, Europa y Africa y trataremos de establecer un vínculo y un patrón entre todas las muestras. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

¿Quién construye una mega estructura alrededor de la estrella KIC-84?

Vicente Fuentes narra los recientes descubrimientos de la sonda espacial Kepler al respecto de una colosal estructura artificial que rodearía la estrella KIC-84 y que funcionaría como una esfera de dyson, un dispositivo inmenso que serviría para aprovechar la energía de la estrella. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

 

¿Qué le pasó a Lorena Dvorak Cordini?

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un interesante caso ocurrido al norte de la localidad de Edwards, California en verano de 1971. Aquí tenemos una desconcertante e historia de la que apenas se ha publicado nunca y que tiene elementos propios de una película de Hollywood. La testigo que narra su historia se llama Debbie Clayton, una mujer que se encontraba en su casa de las afueras de la mencionada localidad y que de madrugada de repente escucha un sonido rugiente en el exterior de su casa, acompañado de un fuerte estruendo. Algo había caido del cielo. Alborotada, decidió acercarse a ver qué era aquello y se encontró en un camino de tierra en el que atisbó una gran nube de humo a varias decenas de metros de distancia. Allí se fue acercando, temerosa de que hubiese sido un avión y se produjese una explosión. Nada más lejos de la realidad.

grey-alien-431x300

La presencia de los grises es desconcertante en gran parte de estos incidentes

Según Clayton, cuando llegó se encontró con varias personas estudiando los restos de algo que había caido del cielo. La falta de visibilidad era notable, pero le sorprendió que aquellas personas se hubiesen personado allí tan rápido. Estaban mirando un objeto accidentado sin ventanas ni muestras de soldadura, realizado, como hemos visto en infinidad de casos ovni de una sola pieza. La mujer pudo tocar el material del que estaba hecho y se encontró con una textura suave. Pocos segundos después las personas que estaban allí levantaron la vista. El ejército de los Estados Unidos entró allí de forma agresiva con jeeps y todoterrenos para controlar la zona. Llevaban armas. A Debbie Clayton no le pareció ningún simulacro. Tuvo miedo. Lo primero que hicieron fue quitarle la cámara a una de las personas que acompañaban a Debbie en la escena que resultaron ser también lugareños y vecinos. Los militares parecían nerviosos. El que cogió la cámara no retiró la película, directamente estampó la cámara contra el suelo.

ufo-crash

Los incidentes de "ufo crash" son más frecuentes de lo que en un principio podría pensarse.

Debbie cogía todos los detalles que podía. La nave parecía estar rayada en su parte inferior. Era de color gris opaco y aún tenía unas curiosas luces de color verde. Tenía forma de hongo (de forma similar al incidente Tuscumbia) y medía 5 metros de diámetro y 2 metros de altura. Debbie observó con horror cómo entre los restos de aquel objeto también se encontraban tres pequeños humanoides y de hecho, uno parecía seguir vivo. Entre ellos observó de forma única en la historia de los testimonios ovni la presencia de una mujer. Parecía que también se encontraba a bordo cuando se había producido el accidente. Y estaba viva. Tenía un traje ajustado de color rosa. Y parecía tener un gran dolor en su cuerpo por el accidente. No decía nada.

Los seres eran pequeños, con descripciones similares a los famosos grises de la historia de la ufología. La mujer se sentía aturdida, confundida y completamente desorientada. Debbie observó cómo los militares tomaron a la mujer del brazo y la introdujeron directamente en una limusina negra que había hecho irrupción en la escena instantes antes. La testigo no podía creer lo que estaba pasando, hacía solo unos minutos que se encontraba plácidamente en su casa y ahora estaba protagonizando prácticamente una escena de la película Encuentros en la tercera fase. Acto seguido, los militares trataron de evacuar la zona mientras diferentes equipos desplazados a la zona levantaban con cables el objeto y lo conectaban a una lona. Según Anton Anfalov, el investigador principal de este caso que habría tenido contacto directo con la mujer aparecida, tanto ella como el objeto habrían sido trasladados a la Base Aérea Edwards situada entre los condados de Kern y Los Angeles.

Edwards_Air_Force_Base,_Calif,_main_base_area

La base Edwards, escenario de varios incidentes de recogida de ovnis en la historia de los EE.UU.

Por si fuera suficientemente sugerente la historia, Anfalov expone que la mujer se llamaba Lorena Dvorak Cordini y que había sobrevivido a una serie de sesiones de hipnosis por parte de los altos estamentos de los Estados Unidos a través del uso de sofisticadas drogas. Supuestamente abducida y en su viaje de regreso a la tierra, esta mujer aseguraba que en ocasiones podía llegar a comunicarse telepáticamente con algunos de los seres con los que había interaccionado. Esta parte de la historia es clásica en los encuentros del cuarto tipo. Según la señora Dvorak, el primer recuerdo vívido que tiene tras el accidente es encontrarse en una fría camilla de metal en un inmenso hangar rodeada de militares de diferentes rangos. En una camilla adyacente se encontraba otro ser, el cual, Dvorak describe con una cabeza achatada sin relación con los seres que habrían sido protagonistas de su abducción.

6a0133f3a4072c970b0154361b1482970c-550wi

El detalle del alien con cabeza achatada y forma de calabaza es inusual en la historia del fenómeno.

La historia de Dvorak concluye con una abrupta salida del hangar tras un extenso interrogatorio y un billete de autobús hasta San Francisco en donde había residido toda la vida. Hasta aquí la odisea de esta historia absolutamente desconocida y de la cual jamás salió nada en los periódicos. Un posible accidente de un ovni producido en 1971 muchos años después de lo de Roswell.

ufo-crash-recovery

 La presencia de militares es habitual en este tipo de incidentes.

Podemos creer el testimonio o no, pero lo cierto es que este incidente narrado por Anton Anfalov nos permite formular varias preguntas: ¿Si existiese otro caso Roswell, no estaría el ejército mucho más preparado para realizar un control total y absoluto de la información? De haber tantos casos registrados de abducción como aseguran diversas fuentes, ¿sería posible que alguno de esos objetos con tripulantes abducidos llegase a estrellarse? ¿Qué papel juegan una vez más esas limusinas negras asociadas al siempre interesante tema de los hombres de negro? ¿Conocerían de antemano algo así y se habrían presentado en la zona a esa velocidad? Un caso fantástico en cualquier caso que hoy os traemos en ufopolis y que por la naturaleza del objeto nos recuerda, como decíamos al caso Tuscumbia del que hicimos este curioso vídeo que exponemos a continuación. Esperamos que el programa sea de su interés.


Ufopolis.com 2015.

Fuente: Anton Anfalov, CSETI, Albert Rosales, Ufocasebook

El Springheel Jack, el demonio del Londres victoriano

Si existe el mito policial de Jack el destripador en Inglaterra, el personaje del que vamos a hablar hoy sería su alter ego en el mundo de lo paranormal. Hablábamos hace poco del bueno del Spring Legs de Dundee, Inglaterra de 1859 como el abuelo de los actuales avistamientos de humanoides, y hoy vamos a hablar del «otro abuelo» (no sabemos si por parte de padre o de madre), el misterioso Springheel Jack que sembró el pánico en la Inglaterra del siglo XIX, que nunca fue atrapado y que ha quedado en el inconsciente colectivo prácticamente como una leyenda urbana sin solución. Lo curioso es que los avistamientos de este aparentemente extraordinario ser van desde primavera de 1837 hasta 1904, abarcando casi 70 años. Vamos a conocer su historia:

SHJ5

 Una de las primeras apariciones en la prensa del famoso ser.

El primer caso viene expuesto por un conocido hombre negocios londinense que volvía de trabajar tarde, en la fría noche de la capital del Támesis. Iba con frío, pero no le iba a durar mucho esa sensación, porque al pasar cerca de la reja de un cementerio cercano a su vivienda observó como de lo alto de ella descendió un ser bípedo, musculoso, con rasgos diabólicos, grandes orejas, nariz puntiaguda y ojos brillantes y saltones. A aquel buen hombre casi le da un patatús al verlo y salió corriendo como alma que lleva el diablo… ¿o debiéramos decir como alma que lleva el Springheel Jack?

Sea como fuere, en octubre de 1837, una muchacha llamada Mary Stevens viniendo de casa de sus padres y caminando por Clapham Common hacia su puesto de trabajo como sirvienta en un lugar llamado Lavender Hill observó una figura en la penumbra de un callejón oscuro que se abalanzó sobre ella. El ser se enganchó a ella tratando de agredirla sexualmente y la joven al zafarse comprobó con espanto cómo el ser tenía «garras frías y húmedas en lugar de manos». El asalto no terminó de salirle bien al bueno, mejor dicho, el malo de Springheel Jack que huyó al ponerse la chica a gritar cuando sus garras desgarraban la ropa. La búsqueda del asaltante fue infructuosa por parte de los vecinos pero no encontraron a nadie. ¿Cómo había escapado?

springheel_jack_small

 Las descripciones y los carteles de la época tenían un encanto especial.

Según cuentan las crónicas de la época, al día siguiente este ser habría sido visto saltando sobre un coche de caballos y provocando que el cochero perdiese el control. Este tipo de asaltos se repitió en numerosas ocasiones causando graves accidentes donde apareciera. Pero lo raro de todo esto es que todos y cada uno de los testimonios hablaban de horribles garras, de una cara diabólica y sobre todo de unos saltos imposibles de tres metros que utilizaba para huir de sus fechorías entre una risa aguda y desagradable. Para haberlo visto. De lejos, claro.

Springheel-Jack_photo_medium

 Descripción gráfica contemporánea del ser

Todo aquello de los accidentes era un problema de orden público muy serio. Si había algún loco con tecnología Steampunk que le encantaba asaltar carros,  un extraterrestre, un fantasma o el mismísimo diablo, daba igual, fuera lo que fuera había que atraparlo. El 9 de Enero de 1838, el Lord Mayor de Londres, Sir John Cowan en una sesión pública en la Mansion House dio oficialidad al tema tras un incidente en Peckam, un barrio en la parte sur de Londres. Se habló de que podría haber sido una apuesta de varios aristócratas que ya hacían de las suyas con actividades fuera de la ley protegidas por la masonería, pero nadie conseguía explicar ni los rasgos ni sobre todo los descomunales saltos.

springheeledjack

 Las descripciones siempre incluían una cara demoníaca

El diario The Times, poco dado a fruslerías publicó el 10 de Enero de aquel año 1838 que Sir Lord Cowan tenía en su poder decenas de cartas firmadas del puño y letra de muchos ciudadanos que habían sido víctimas del terror que aquel ser estaba creando en Londres. Había miedo en las calles y aquel miedo estaba trascendiendo las clases sociales. Se ofreció una cuantiosa recompensa para cogerle. Se le tenía ganas.

Pero aquello no paró. Dos adolescentes llamadas Lucy Scales y Jane Alsop fueron atacadas en 1838 por este ser y pudieron verle perfectamente según comentaron a la prensa. Jane afirmó que el 20 de Febrero de aquel año al abrir la puerta de su casa tras oír unos golpes vio a un hombre que dijo ser oficial de policía asegurando perseguir al ser del que todos hablaban y pidiéndole si podía traerle un fósforo para iluminar la calle. El policía en la penumbra no era visible, pero ella le hizo caso, se dio la vuelta y de repente el policía la atacó siguiendo la misma metodología que el famoso Springheel Jack y trató de rasgarla la ropa. Aquel ser del averno, fuera quien fuera, sabía hablar y no paraba de atacar personas. Salió huyendo dando de nuevo impresionantes saltos por los tejados cercanos.

«Llevaba una especie de casco, y un disfraz blanco ajustado con aspecto de hule. Su cara era espantosa y sus ojos como bolas de fuego. Tenía garras en las manos de algún material metálico, y vomitaba llamas azules y blancas» contó Jane Altop, testigo de un avistamiento del misterioso ser en 1838

A la otra chica, Lucy Scales no le fue mucho mejor.  El 28 de febrero volviendo a su casa tras visitar a sus padres en un barrio de clase alta llamado Limehouse, también tuvo un encuentro junto a un rincón de un paraje angosto en las calles de aquella Inglaterra fría y sucia. El ser, al parecer respiró fuego en su cara y huyó dejándola caer al suelo, presa del pánico. Huyó volando hacia un tejado cercano de forma increíble y de un solo salto.

Aquellas chicas venían de familias «bien», de clase acomodada y aquello fue comentado hasta la saciedad. La histeria colectiva comenzó a extenderse. A Springheel Jack le daba lo mismo cuanto dinero tuvieses, comentaba toda la ciudad. Aquello fue el «acabose» en una sociedad tan cerrada como la de aquel entonces.

The Times informó de nuevo de todo lo ocurrido y se arrestaron a varios delincuentes habituales para tratar de calmar los ánimos. Tuvieron que soltarlos ante la falta de pruebas. Jamás llegarían a cogerle.

Jack4
Anuncio de un penny dreadful sobre Spring Heeled Jack (1886).

El temor se convirtió con el tiempo, casi en fascinación. Sus andanzas eran representadas por teatrillos populares y aquello coincidió con una época en la que sus apariciones se hicieron más escasa. En Northamptonshire, un informe le describió como la mismísima imagen del diablo con cuernos, ojos y llamas y aunque seguía habiendo encuentros con él en alguna carretera perdida, todo pareció parar.

spring_heeled_jack_by_chrisrawlins-d567j46

 Springheel Jack, en una recreación actual

Esto fue así hasta 1872 en donde fue visto de nuevo en Peckam y en Sheffield, con incidentes que duraron hasta 1877. El barrio de Peckam volvía a un estado de conmoción como solo los más viejos conocían. Cuarenta años después, el ser saltarín había vuelto. A finales del siglo XIX, los avistamientos se concentraron en el oeste de Inglaterra, hasta que en 1904 se le vio por última vez sobre el tejado de la iglesia de San Francisco Javier en Everton, cerca del estadio de fútbol del equipo del mismo nombre, en Liverpool.

Humanoides saltarines han sido vistos en varias ocasiones, pero ninguno quizá con la descripción de este ser. Hubo otro incidente aislado el 18 de junio de 1953, en donde una figura parecida a algunas descripciones de Springheel Jack fue avistada en un edificio de apartamentos de Houston, en Texas.

220px-Springheel_Jack

Toda Inglaterra esperaba que no volviera a aparecer jamás este curioso y desconcertante ser

¿Estamos hablando de un loco con una capacidad inaudita de saltar en 1838 y con una gran afición a atacar personas o estamos hablando de una entidad que suscita el miedo por sus características paranormales? Parece interesante observar desde la lejanía este tipo de hechos, casi más cercanos a la mitología de Lovecraft y las entidades malignas de las que hablaba acechando desde la oscuridad. Lovecraft, de hecho estuvo influenciado por varios de estos avistamientos y desarrolló la teoría de que coexistimos con este tipo de seres desde una realidad paralela en donde ellos nos miran. Esperemos que el Springheel Jack, si está ahí, se quede ahí.

¿Qué opináis de tan singular ser? ¿Leyenda urbana, incidente real, o realidad paralela al estilo Lovecraft? Os esperamos en los comentarios.

 

El fantástico Spring Legs, el abuelo de los humanoides

En ufopolis nos encantan las retro-historias de antaño, los retro-ufos y todo lo que tiene que ver con los humanoides y hoy os traemos una de esas historias que causaron pánico allende fueran escuchadas hará ahora 150 años. Viajamos en el tiempo al condado de Dundee, en Inglaterra. Allí en los anales de la historia encontramos unos extraños sucesos del que parecería ser el abuelo de los humanoides que hoy estudiamos en esta, vuestra web. Hablamos del Spring Legs, y sus siniestras aventuras y desventuras.

Las calles de Broughty Ferry mostraban la decadencia victoriana y la suciedad en las frías noches de invierno de aquella localidad industrial. Había miedo noche tras noche, pero los lugareños no temían a los asaltantes, a los policías, o a los ladrones de medio pelo debajo de los puentes. Temían la aparición de una supuesta criatura terrorífica cuyas descripciones eran de lo más irreverente. Andaba dando saltos y giraba en el aire a una velocidad increíble según contaban los testigos que lo habían visto.

Tanto fue el pánico que se disparó la venta de pistolas y escopetas entre la población, temerosas de las historias que se contaban en las calles de Broughty Ferry. Cada aparición venía acompañada de una supuesta hazaña en forma de saltos y gritos en el aire que el historiador Kerrin Evans ha ido recopilando de diferentes artículos de periódico en donde se narraban tan singulares encuentros.

image

El Spring Legs en acción, perseguido por decenas de personas en un fresco del siglo XIX

La primera aparición en la prensa fue en Febrero de 1867, en las páginas de «The Courier and Argus». Un hombre de la localidad aseguró haber presenciado los saltos de un ser con aspecto «demoníaco en su cara» merodeando y saltando el tejado de su casa. El «spring legs» habría llegado a perseguirle por las calles e incluso habría llegado a hacerle defenderse de sus ataques. En el forcejeo llegó a quitarle parte de sus ropajes y habría visto a un ser que sangraría por la nariz, con un aspecto terrorífico. Tras huir, aquel hombre pudo regresar a su casa y seguir con su vida, pero no sin el miedo a volver a encontrarse con él.

Y es que no era para menos, el «spring legs» llegó a verse en numerosas ocasiones en los siguientes diez meses tras este primer avistamiento. Quizá el incidente más significativo lo protagonizó una familia del lado este de Broughty Ferry que habría asegurado haber visto a esta criatura ardiendo cerca de su casa, desconcertando primero y produciendo un miedo atroz despúes tanto a la sirviente de la casa como a los hijos de la familia.

El «spring legs» no mostraba emociones en cada una de sus andanzas y fue visto haciendo diferentes apariciones en medio de la calle, sin ningún tipo de temor y sin perder la serenidad y siempre a viandantes solos en medio de la noche. Cuatro días después del incidente con la familia del este, fue visto en James Place volviendo a saltar de forma espectacular y hablando una jerga que jamás pudo ser identificada por ningún testigo.

image (1)

Las apariciones de este ser con capacidad para saltar dejaron asombrados a muchos testigos

Tras esto, lo que tantas veces comienza a pasar en nuestras sociedades. Como si de Batman se tratara, comenzaron a aparecer imitadores, como en un caso de Seafield Road, en donde los lugareños, asustados atraparon al farsante y por poco no sale vivo de allí. Buena era la gracia que hacía el Spring Legs en aquella sociedad de pocas luces y muchas sombras.

Unos pocos días después, esta extraña criatura, o lo que fuera aquello, fue arrinconada por dos hombres con fusiles en los terrenos de East Free Church, en la localidad de Dundee. No iban a dejar que se escapara. Un carruaje entró en medio de la escena por casualidad y el bueno (o el malo) del Spring Legs volvió a huir saltando entre tejado y tejado ante espanto de los caballeros.

La locura llegó a la chavalería, que ideaba cada vez más curiosos y complejos sistemas de autodefensa ante las posibles apariciones del ser, aunque realmente no había muchos datos de violencia física en sus encuentros. Armados con palos y tirachinas, todos esperaban ser el primero en derribar a aquel esquivo ser saltarín que desafiaba las leyes de la gravedad ante los ojos de todos los que le habían visto. Pero tal como vino aquel mes de febrero de 1859, se marchó.

El Spring Legs dejó de aparecer en Febrero de 1872, 33 años después de su primera aparición. Pero quizá no se fue muy lejos, porque durante todo ese siglo también tenemos al Springheel Jack en Londres, otro ser de características similares que comenzó a hacer de las suyas en la city.

SHJ-No40-cover

Las descripciones del Spring Legs y el Springheel Jack son muy parecidas

¿Qué os ha parecido la historia? ¿Estamos ante el abuelo de los humanoides o ante un caso de un hombre deforme que se las apañaba de alguna manera para saltar más alto que nadie? Os esperamos en los comentarios de esta retro-historia y os emplazamos a dentro de dos días en donde hablaremos de nuestro amigo, el Springheel Jack, en otro reportaje sobre los abuelos de los humanoides, esos que tanto nos encantan.

La obsesión iluminati con Sirio y su conexion reptiliana

Vicente Fuentes expone la relación entre la estrella Sirio y las diferentes logias masónicas además de establecer conexiones con la teoría de la existencia de una raza de supuestos seres reptilianos infiltrados en nuestra sociedad. Analizaremos la obsesión de las antiguas civilizaciones con la estrella más brillante del firmamento y observaremos su culto a través de los siglos. Esperamos que el programa sea de su agrado.

 

Imágenes del programa:

Sirio (1)

La espectacular estrella Sirio fotografiada por el Hubble.

HermesTrismegisto

Hermes Trismegisto, fundador del pensamiento herético e inspirador de algunas logias de poder.

foto1

Recreación de la salida de la realidad a través del conocimiento. Siglo XV.

 

reptiles13_09

Espectacular recreación de un dios annunaki de la cultura sumeria con evidentes rasgos reptiles.

fotodiosapmadonnp

Otra impresionante estatuilla de los dioses reptiles de Babilonia.
sirius-final04-e1304203670110

Es la estrella más brillante del firmamento, Sirio A, la que ilumina este conocido símbolo masónico.

sirius-look04

Representación de la ascensión a través del conocimiento con el destino en Sirio.

star-alignment-great-pyramid_gif

 

Planos en sección de la gran pirámide con los canales que apuntan a diferentes estrellas entre ellas, Sirio.

Sirio

¿Por qué tanta fijación en esta estrella por parte de las antiguas civilizaciones?