La increíble aparición de los hombres de negro en un ufo crash de 1925

Hoy en ufopolis nos acercamos a la que podría ser la primera historia ufológica en donde aparecen los famosos y misteriosos hombres de negro, proclives a aparecer durante todo el siglo XX persiguiendo a testigos ovni de diferente índole. El caso que vamos a exponer a continuación apareció a nivel público gracias al escritor y ufologo John Keel y es conocido como el incidente de Gem. Este caso ocurrió en Mayo de 1924 en la localidad de mismo nombre del estado de West Virginia, en Estados Unidos. Hoy retroufos… y de los buenos.

men_in_black_01

Los retro-hombres de negro, protagonistas hoy en ufopolis

Aquí tenemos a un granjero de Braxton County que alegó haber observado el accidente de un objeto volador no identificado en el bosque de la localidad. En aquel momento y sobre todo en aquel lugar perdido de la mano de dios, los aviones no eran para nada habituales y de hecho las descripción del objeto era más que extraña. No tenía alas y no había hecho ruido al caer. Era inusualmente grande, como un buque de guerra. Una partida de tres hombres, incluyendo al sheriff local y al reportero local John Cole fueron a investigar lo que había ocurrido en aquel bosque.

Hombres-de-Negro-realidad

 Lo que se encontraron allí fue una escena prácticamente de ciencia ficción llena de toques surrealistas.

Las declaraciones de Cole son fascinantes: «cuando llegamos, nos dimos cuenta de que no éramos los primeros que habíamos llegado allí. En el claro donde estaban los restos de aquello había cinco o seis hombres vestidos con trajes de negocios, con corbata y todo. Otros estaban vestidos con monos muy brillantes. Hablaban entre ellos en un idioma extranjero que no supimos identificar. Lo más impresionante de todo fue cuando aquellos hombres descubrieron entre los restos del accidente unos cuerpos pequeños de seres que parecían orientales, con pómulos altos, ojos rasgados y piel oscura. Los hombres de aquel singular grupo portaban armas de fuego y en un principio nos confundieron con espías. Uno de ellos hablaba inglés y nos dijo que nadie había resultado herido y que todo estaba bien, que llamaría al Sheriff más adelante para hacer un informe completo.»

Sobra comentar que, evidentemente ninguna llamada se produjo tras este singular encuentro.

agente-del_gobierno

 La famosa foto tomada por dos investigadores ovni en los años 70

Según Cole, en el transcurso de los acontecimientos pudo recoger un fragmento de aquella aeronave siniestrada y se lo metió en el bolsillo antes de abandonar la escena y quedarse con los últimos detalles. El objeto no tenía ventanas y para el testigo era imposible que aquello siquiera lograse levantar el vuelo dada su geometría circular. Sin alas ni hélices, no se podía volar, pensaba él.

Con un tamaño de unos 20 metros, la escena con el disco siniestrado era imponente. Así y con todo, medio obligados por aquellos señores de traje demasiado moderno para estar en 1925, Cole y los demás volvieron a sus casas situadas en Weston. Aquel periodista se fue a la cama después de toda la aventura que había pasado, y resulta que sobre las tres de la mañana comenzaron a sonar varios golpes fuertes en su puerta. Se levantó, miró y se encontró con un oficial del ejército vestido con un extraño sombrero. Su aspecto era aparentemente similar a un militar, pero su piel y sus rasgos se parecían a los seres que había podido ver en el supuesto accidente ovni. «Danos lo que has cogido hoy, lo necesitamos de vuelta», dijo el extraño militar de ojos rasgados y perturbadores. El reportero rápidamente (aunque estaba legañoso y medio dormido, imagínense) asoció aquella frase con el fragmento que había recogido del incidente y que seguía en el bolsillo de su chaqueta. Se refiere  esto, ¿no? Dijo cariacontecido y algo temeroso el testigo.

mib (1)

La característica cara de estos seres es destacable en este tipo de casos.

Aquel extraño militar ni le contestó. Cogió el fragmento, se dio media vuelta y se despidió a la francesa, es decir, sin mediar ni una sola palabra. ¿Cómo demonios sabía donde vivía? Las preguntas se agolpaban en el cerebro de aquel periodista hasta que dos días después decidió ir al claro del bosque donde había ocurrido todo y se encontró con que toda la zona estaba impoluta. Ni rastro de señales ni de accidentes, cuando el terreno que había visto evidentemente estaba levantado y dañado por el impacto. Era como si jamás hubiese pasado nada.

images

Algunos investigadores exponen que también existieron hombres de negro durante el asesinato de Kennedy.

Hasta aquí este excepcional caso ocurrido en Estados Unidos con una serie de ingredientes similares a los famosos casos de hombres de negro de la historia de la ufología. ¿Quiénes son esos seres y por qué aparecen en este tipo de eventos de ufo crash? ¿Cómo consiguieron localizar al testigo en tan poco tiempo? ¿Qué tipo de cobertura realiza el ejército de los Estados Unidos ante su presencia? ¿Es un fenómeno descontrolado?

Este tipo de eventos con hombres de negro destacan porque ocurren más de 20 años antes del incidente de Roswell que inicia toda la paranoia informativa y gubernamental al respecto del fenómeno de los hombres de negro. ¿Qué os ha parecido el caso? Si os ha gustado puede ser de vuestro interés el vídeo que hicimos sobre la primera fotografía de un hombre de negro de la historia. Esperamos que sea de vuestro interés.

Ufopolis.com 2015

 

El Springheel Jack, el demonio del Londres victoriano

Si existe el mito policial de Jack el destripador en Inglaterra, el personaje del que vamos a hablar hoy sería su alter ego en el mundo de lo paranormal. Hablábamos hace poco del bueno del Spring Legs de Dundee, Inglaterra de 1859 como el abuelo de los actuales avistamientos de humanoides, y hoy vamos a hablar del «otro abuelo» (no sabemos si por parte de padre o de madre), el misterioso Springheel Jack que sembró el pánico en la Inglaterra del siglo XIX, que nunca fue atrapado y que ha quedado en el inconsciente colectivo prácticamente como una leyenda urbana sin solución. Lo curioso es que los avistamientos de este aparentemente extraordinario ser van desde primavera de 1837 hasta 1904, abarcando casi 70 años. Vamos a conocer su historia:

SHJ5

 Una de las primeras apariciones en la prensa del famoso ser.

El primer caso viene expuesto por un conocido hombre negocios londinense que volvía de trabajar tarde, en la fría noche de la capital del Támesis. Iba con frío, pero no le iba a durar mucho esa sensación, porque al pasar cerca de la reja de un cementerio cercano a su vivienda observó como de lo alto de ella descendió un ser bípedo, musculoso, con rasgos diabólicos, grandes orejas, nariz puntiaguda y ojos brillantes y saltones. A aquel buen hombre casi le da un patatús al verlo y salió corriendo como alma que lleva el diablo… ¿o debiéramos decir como alma que lleva el Springheel Jack?

Sea como fuere, en octubre de 1837, una muchacha llamada Mary Stevens viniendo de casa de sus padres y caminando por Clapham Common hacia su puesto de trabajo como sirvienta en un lugar llamado Lavender Hill observó una figura en la penumbra de un callejón oscuro que se abalanzó sobre ella. El ser se enganchó a ella tratando de agredirla sexualmente y la joven al zafarse comprobó con espanto cómo el ser tenía «garras frías y húmedas en lugar de manos». El asalto no terminó de salirle bien al bueno, mejor dicho, el malo de Springheel Jack que huyó al ponerse la chica a gritar cuando sus garras desgarraban la ropa. La búsqueda del asaltante fue infructuosa por parte de los vecinos pero no encontraron a nadie. ¿Cómo había escapado?

springheel_jack_small

 Las descripciones y los carteles de la época tenían un encanto especial.

Según cuentan las crónicas de la época, al día siguiente este ser habría sido visto saltando sobre un coche de caballos y provocando que el cochero perdiese el control. Este tipo de asaltos se repitió en numerosas ocasiones causando graves accidentes donde apareciera. Pero lo raro de todo esto es que todos y cada uno de los testimonios hablaban de horribles garras, de una cara diabólica y sobre todo de unos saltos imposibles de tres metros que utilizaba para huir de sus fechorías entre una risa aguda y desagradable. Para haberlo visto. De lejos, claro.

Springheel-Jack_photo_medium

 Descripción gráfica contemporánea del ser

Todo aquello de los accidentes era un problema de orden público muy serio. Si había algún loco con tecnología Steampunk que le encantaba asaltar carros,  un extraterrestre, un fantasma o el mismísimo diablo, daba igual, fuera lo que fuera había que atraparlo. El 9 de Enero de 1838, el Lord Mayor de Londres, Sir John Cowan en una sesión pública en la Mansion House dio oficialidad al tema tras un incidente en Peckam, un barrio en la parte sur de Londres. Se habló de que podría haber sido una apuesta de varios aristócratas que ya hacían de las suyas con actividades fuera de la ley protegidas por la masonería, pero nadie conseguía explicar ni los rasgos ni sobre todo los descomunales saltos.

springheeledjack

 Las descripciones siempre incluían una cara demoníaca

El diario The Times, poco dado a fruslerías publicó el 10 de Enero de aquel año 1838 que Sir Lord Cowan tenía en su poder decenas de cartas firmadas del puño y letra de muchos ciudadanos que habían sido víctimas del terror que aquel ser estaba creando en Londres. Había miedo en las calles y aquel miedo estaba trascendiendo las clases sociales. Se ofreció una cuantiosa recompensa para cogerle. Se le tenía ganas.

Pero aquello no paró. Dos adolescentes llamadas Lucy Scales y Jane Alsop fueron atacadas en 1838 por este ser y pudieron verle perfectamente según comentaron a la prensa. Jane afirmó que el 20 de Febrero de aquel año al abrir la puerta de su casa tras oír unos golpes vio a un hombre que dijo ser oficial de policía asegurando perseguir al ser del que todos hablaban y pidiéndole si podía traerle un fósforo para iluminar la calle. El policía en la penumbra no era visible, pero ella le hizo caso, se dio la vuelta y de repente el policía la atacó siguiendo la misma metodología que el famoso Springheel Jack y trató de rasgarla la ropa. Aquel ser del averno, fuera quien fuera, sabía hablar y no paraba de atacar personas. Salió huyendo dando de nuevo impresionantes saltos por los tejados cercanos.

«Llevaba una especie de casco, y un disfraz blanco ajustado con aspecto de hule. Su cara era espantosa y sus ojos como bolas de fuego. Tenía garras en las manos de algún material metálico, y vomitaba llamas azules y blancas» contó Jane Altop, testigo de un avistamiento del misterioso ser en 1838

A la otra chica, Lucy Scales no le fue mucho mejor.  El 28 de febrero volviendo a su casa tras visitar a sus padres en un barrio de clase alta llamado Limehouse, también tuvo un encuentro junto a un rincón de un paraje angosto en las calles de aquella Inglaterra fría y sucia. El ser, al parecer respiró fuego en su cara y huyó dejándola caer al suelo, presa del pánico. Huyó volando hacia un tejado cercano de forma increíble y de un solo salto.

Aquellas chicas venían de familias «bien», de clase acomodada y aquello fue comentado hasta la saciedad. La histeria colectiva comenzó a extenderse. A Springheel Jack le daba lo mismo cuanto dinero tuvieses, comentaba toda la ciudad. Aquello fue el «acabose» en una sociedad tan cerrada como la de aquel entonces.

The Times informó de nuevo de todo lo ocurrido y se arrestaron a varios delincuentes habituales para tratar de calmar los ánimos. Tuvieron que soltarlos ante la falta de pruebas. Jamás llegarían a cogerle.

Jack4
Anuncio de un penny dreadful sobre Spring Heeled Jack (1886).

El temor se convirtió con el tiempo, casi en fascinación. Sus andanzas eran representadas por teatrillos populares y aquello coincidió con una época en la que sus apariciones se hicieron más escasa. En Northamptonshire, un informe le describió como la mismísima imagen del diablo con cuernos, ojos y llamas y aunque seguía habiendo encuentros con él en alguna carretera perdida, todo pareció parar.

spring_heeled_jack_by_chrisrawlins-d567j46

 Springheel Jack, en una recreación actual

Esto fue así hasta 1872 en donde fue visto de nuevo en Peckam y en Sheffield, con incidentes que duraron hasta 1877. El barrio de Peckam volvía a un estado de conmoción como solo los más viejos conocían. Cuarenta años después, el ser saltarín había vuelto. A finales del siglo XIX, los avistamientos se concentraron en el oeste de Inglaterra, hasta que en 1904 se le vio por última vez sobre el tejado de la iglesia de San Francisco Javier en Everton, cerca del estadio de fútbol del equipo del mismo nombre, en Liverpool.

Humanoides saltarines han sido vistos en varias ocasiones, pero ninguno quizá con la descripción de este ser. Hubo otro incidente aislado el 18 de junio de 1953, en donde una figura parecida a algunas descripciones de Springheel Jack fue avistada en un edificio de apartamentos de Houston, en Texas.

220px-Springheel_Jack

Toda Inglaterra esperaba que no volviera a aparecer jamás este curioso y desconcertante ser

¿Estamos hablando de un loco con una capacidad inaudita de saltar en 1838 y con una gran afición a atacar personas o estamos hablando de una entidad que suscita el miedo por sus características paranormales? Parece interesante observar desde la lejanía este tipo de hechos, casi más cercanos a la mitología de Lovecraft y las entidades malignas de las que hablaba acechando desde la oscuridad. Lovecraft, de hecho estuvo influenciado por varios de estos avistamientos y desarrolló la teoría de que coexistimos con este tipo de seres desde una realidad paralela en donde ellos nos miran. Esperemos que el Springheel Jack, si está ahí, se quede ahí.

¿Qué opináis de tan singular ser? ¿Leyenda urbana, incidente real, o realidad paralela al estilo Lovecraft? Os esperamos en los comentarios.

 

El fantástico Spring Legs, el abuelo de los humanoides

En ufopolis nos encantan las retro-historias de antaño, los retro-ufos y todo lo que tiene que ver con los humanoides y hoy os traemos una de esas historias que causaron pánico allende fueran escuchadas hará ahora 150 años. Viajamos en el tiempo al condado de Dundee, en Inglaterra. Allí en los anales de la historia encontramos unos extraños sucesos del que parecería ser el abuelo de los humanoides que hoy estudiamos en esta, vuestra web. Hablamos del Spring Legs, y sus siniestras aventuras y desventuras.

Las calles de Broughty Ferry mostraban la decadencia victoriana y la suciedad en las frías noches de invierno de aquella localidad industrial. Había miedo noche tras noche, pero los lugareños no temían a los asaltantes, a los policías, o a los ladrones de medio pelo debajo de los puentes. Temían la aparición de una supuesta criatura terrorífica cuyas descripciones eran de lo más irreverente. Andaba dando saltos y giraba en el aire a una velocidad increíble según contaban los testigos que lo habían visto.

Tanto fue el pánico que se disparó la venta de pistolas y escopetas entre la población, temerosas de las historias que se contaban en las calles de Broughty Ferry. Cada aparición venía acompañada de una supuesta hazaña en forma de saltos y gritos en el aire que el historiador Kerrin Evans ha ido recopilando de diferentes artículos de periódico en donde se narraban tan singulares encuentros.

image

El Spring Legs en acción, perseguido por decenas de personas en un fresco del siglo XIX

La primera aparición en la prensa fue en Febrero de 1867, en las páginas de «The Courier and Argus». Un hombre de la localidad aseguró haber presenciado los saltos de un ser con aspecto «demoníaco en su cara» merodeando y saltando el tejado de su casa. El «spring legs» habría llegado a perseguirle por las calles e incluso habría llegado a hacerle defenderse de sus ataques. En el forcejeo llegó a quitarle parte de sus ropajes y habría visto a un ser que sangraría por la nariz, con un aspecto terrorífico. Tras huir, aquel hombre pudo regresar a su casa y seguir con su vida, pero no sin el miedo a volver a encontrarse con él.

Y es que no era para menos, el «spring legs» llegó a verse en numerosas ocasiones en los siguientes diez meses tras este primer avistamiento. Quizá el incidente más significativo lo protagonizó una familia del lado este de Broughty Ferry que habría asegurado haber visto a esta criatura ardiendo cerca de su casa, desconcertando primero y produciendo un miedo atroz despúes tanto a la sirviente de la casa como a los hijos de la familia.

El «spring legs» no mostraba emociones en cada una de sus andanzas y fue visto haciendo diferentes apariciones en medio de la calle, sin ningún tipo de temor y sin perder la serenidad y siempre a viandantes solos en medio de la noche. Cuatro días después del incidente con la familia del este, fue visto en James Place volviendo a saltar de forma espectacular y hablando una jerga que jamás pudo ser identificada por ningún testigo.

image (1)

Las apariciones de este ser con capacidad para saltar dejaron asombrados a muchos testigos

Tras esto, lo que tantas veces comienza a pasar en nuestras sociedades. Como si de Batman se tratara, comenzaron a aparecer imitadores, como en un caso de Seafield Road, en donde los lugareños, asustados atraparon al farsante y por poco no sale vivo de allí. Buena era la gracia que hacía el Spring Legs en aquella sociedad de pocas luces y muchas sombras.

Unos pocos días después, esta extraña criatura, o lo que fuera aquello, fue arrinconada por dos hombres con fusiles en los terrenos de East Free Church, en la localidad de Dundee. No iban a dejar que se escapara. Un carruaje entró en medio de la escena por casualidad y el bueno (o el malo) del Spring Legs volvió a huir saltando entre tejado y tejado ante espanto de los caballeros.

La locura llegó a la chavalería, que ideaba cada vez más curiosos y complejos sistemas de autodefensa ante las posibles apariciones del ser, aunque realmente no había muchos datos de violencia física en sus encuentros. Armados con palos y tirachinas, todos esperaban ser el primero en derribar a aquel esquivo ser saltarín que desafiaba las leyes de la gravedad ante los ojos de todos los que le habían visto. Pero tal como vino aquel mes de febrero de 1859, se marchó.

El Spring Legs dejó de aparecer en Febrero de 1872, 33 años después de su primera aparición. Pero quizá no se fue muy lejos, porque durante todo ese siglo también tenemos al Springheel Jack en Londres, otro ser de características similares que comenzó a hacer de las suyas en la city.

SHJ-No40-cover

Las descripciones del Spring Legs y el Springheel Jack son muy parecidas

¿Qué os ha parecido la historia? ¿Estamos ante el abuelo de los humanoides o ante un caso de un hombre deforme que se las apañaba de alguna manera para saltar más alto que nadie? Os esperamos en los comentarios de esta retro-historia y os emplazamos a dentro de dos días en donde hablaremos de nuestro amigo, el Springheel Jack, en otro reportaje sobre los abuelos de los humanoides, esos que tanto nos encantan.

La extraña foto del fantasma de los Chinnery

Las fotos de fantasmas siempre han ido acompañadas de un halo de misterio y también de duda. ¿Es posible fotografiar de alguna manera el más allá? ¿Son todo fraudes fotográficos? Hoy vamos a ver un caso que se resiste a cualquier comparación con el paso del tiempo y que siempre impresiona cuando la vemos en la red. Es el caso de la toma lograda por la señora Mabel Chinnery de 1959 mientras visitaba la tumba de su madre. Llevaba consigo una cámara Kodak para recordar tan amargo momento y decidió en un momento dado fotografiar a su marido, que esperaba solo en su vehículo. Según las declaraciones de ambos testigos nadie les acompañó aquel día y nadie se subió al coche en ningún momento de la mañana. Se pensaban que estaban solos. Pero quizá se equivocaban.

back_seat_ghost_lg

Foto original

 Cuando la película de la cámara fue revelada, la sorpresa de la pareja se tornó en algo de angustia al descubrir la figura de un ser en el asiento de atrás del vehículo. Según el matrimonio Chinnery, aquel ser les recordó inmediatamente a la madre fallecida a la que habían ido a visitar, sobre todo por el detalle de las curiosas gafas que parece portar el supuesto espectro, las cuales por otra parte aparecen perfectamente definidas. Fascinante y tétrico. Un experto fotográfico de la época que no quiso que se revelara su nombre aseguró que la imagen no se correspondía con una reflexión o una doble exposición, testificando que se jugaría su reputación en el hecho de que la foto es genuina.

No hay más información al respecto pero podemos jugar un poco con la fotografía para apreciar más detalles. Si perfilamos la foto observamos que el supuesto ente está prácticamente pegado al testigo, estaría demasiado cerca como para estar en el asiento de atrás de detrás del conductor. Se aprecia la cabeza con una tonalidad diferente de la del fondo además de sombra en la camisa y la chaqueta.

jj1

 Foto perfilada

Si aumentamos el grano de esta foto de 1959 apreciamos un curioso efecto en los ojos (o las gafas del ser. No son simétricas pero crean algo de sombra. La barbilla y la nariz crean una sombra similar a la del marido de la señora Chinnery, pero éste tiene la cabeza algo más girada que el supuesto espectro.

jj1j

 Foto contrastada y perfilada

¿Qué opinan? ¿Estamos ante otro fraude parapsicológico o es ésta una de esas fotografías inexplicables que resisten el paso del tiempo? Si os ha gustado la idea también podéis ver la fotografía de la dama marrón y de Freddy Jackson, el soldado de la primera guerra mundial. Os esperamos en los comentarios.

El fantasma de Freddy Jackson de 1919

Hoy en ufopolis tenemos una de esas fotos históricas de fantasmas que siempre he visto en la red, y que son parte de la historia oculta e inexplicada del siglo XX. La foto muestra el retrato de un escuadrón que sirvió en la Primera Guerra Mundial en el centro de capacitación HMS Daedalus y fue tomada en la base aérea de RAF Cranwell en 1919 por la empresa de un hombre llamado Alexander Bassano. Podemos imaginar cual fue la sorpresa de Sir Victor Goddard en 1975 cuando descubrió la fotografía en un archivo de la RAF, la Real Fuerza Aérea de Gran Bretaña.

  survival8

 ¿Y qué se ve aquí? Hay una anomalía. En la fila superior, detrás del cuarto hombre empezando por la izquierda aparece una aparición que muchos tildan de fantasmal, como si fuera el rostro de una persona. Según la investigación llevada por el propio Goddard con algunos de los supervivientes del citado escuadrón, aquella cara podría exponer a algún compañero que por las circunstancias que fuera habría llegado tarde a la foto. El problema es que las identificaciones apuntaban a un hombre llamado Freddy Jackson, un mecánico de la Fuera Aérea de ese mismo escuadrón.

Las identificaciones de los supervivientes exponían que era el bueno de Freddy. Pero había un problema porque aquel hombre había fallecido solo dos días antes por un accidente con la hélice de un avión. Se habría perdido la foto, pero estaba ahí. ¿habría regresado del mundo de los muertos para salir en la foto? Para darle más empaque al asunto resulta que el funeral por el fallecimiento de Freddy fue ese mismo día en la capilla de la base, y la foto se hizo a la salida del mismo.

images

En la opinión de varios investigadores la fotografía no presenta más anomalías que la vista en esa parte de la toma. No aparecen elementos de distorsión o movimiento. Siempre queda el recurso de una doble exposición de ambas fotografías, pero ¿en base a qué? ¿A otra fotografía de Freddy tomada anteriormente? Porque los soldados británicos juraban y perjuraban que era él. Cabría la posibilidad de que el fotógrafo hubiese fotografiado el obituario o algún retrato y se habría podido producir el defecto óptico. ¿Pero por qué entonces sólo aparece el rostro y porqué justo detrás de su compañero? Es más que enigmático el hecho de que la aparición está justo detrás del soldado y no se solapa con ella.

freddy-jackson

Para la historia queda este misterioso caso. ¿Qué opinan del mismo? Lo cierto es que a día de hoy nadie ha conseguido dar una explicación lo suficientemente clara sobre esta anomalía.

Investigación Vicente Fuentes.

Ufopolis.com 2014

 

Curiosa aparición paranormal en una fotografía de Londres

 

 

-499745

Hoy os traemos un cuerpo de color blanco aparecido en una fotografía tomada en Londres, Inglaterra este mismo verano que nos ha parecido especialmente interesante por el testimonio de la testigo, de nombre Mirjeta Binoke, de 38 años, autora de la fotografía. La testigo comentó que estaba en el jardín trasero de su casa en compañía de varios amigos cuando alzó la vista y vio una bonita estampa de la luna que decidió fotografiar. Cogió su teléfono móvil Samsung y realizó una toma de la luna y cuatro estrellas más. Cuando observó el resultado de la fotografía la testigo y sus amigos se quedaron boquiabiertos por la presencia de un extraño cuerpo luminoso alado a la derecha de la imagen. Según esta mujer, «mi primer pensamiento fue que podría ser una paloma, pero todo el mundo dice que se parece a un ángel». Sobra decir que por supuesto no vieron ninguna paloma sobrevolando el área aquella noche en el momento de sacar la fotografía. Esta es la toma original.

191551Más curioso es que según la testigo, su hijo pequeño había comentado dos días atrás que había visto un destello de color blanco brillante por encima de la casa y que se veía desde su posición, «por fuera de la ventana». Según la testigo «no pensaron en ello hasta que se dieron cuenta de que quizá ambos eventos podrían tener relación».

portada vicente fuentes illuminati videoprograma JL Mundodesconocido ufopolis ufos ovnis ovni ufo crop circles 3d  nasa iss lcírculos NASA justin biever selena xfiles star wars angel 4

En nuestra opinión, el extraño efecto lumínico no tiene mucha explicación racional en base a las características de la fotografía. En primer lugar, está desenfocada pero se ven perfectamente los detalles de las plantas en primer plano. Se observa además que existen focos de luz en el fondo que no pueden influir en la cámara del móvil al estar demasiado lejos pero si nos fijamos el árbol está muy cerca y está muy iluminado. Detrás de la testigo debe haber un foco muy potente de luz. ¿Podría haber creado ese foco un reflejo en la entrada de luz de la cámara? Ese reflejo no tendría que ser necesariamente de esta forma, simétrico y con protuberancias con forma de salientes.

hqdefault

Aquí os dejamos con un vídeo que expone zooms y las declaraciones originales de la testigo. Un auténtico misterio difícil de discernir. Si nos fijamos estamos ante una aparición justo antes de anochecer, donde aparecen algunos de los casos más significativos del enigma de los rods. Por otra parte descartamos la presencia de insecto por las características morfo-biológicas. Interesante caso de aparición de un cuerpo luminoso. ¿reflejo o aparición paranormal? Lo cierto es que no podemos determinarlo pero resulta intrigante que la aparición tenga que ver con el mencionado testimonio del flash de color blanco en el exterior de la ventana del hijo de la testigo dos días antes.

VIDEO:

Investigación: Vicente Fuentes. Ufopolis.com 2014