¿Eran los dioses antiguos de Atenas extraterrestres vengativos?

Los diferentes compendios mitológicos de todo el mundo están plagados de criaturas que manifiestan la asombrosa habilidad del cambio de forma. Frecuentemente los seres capaces de tal habilidad son los mismos dioses que exhiben esta útil capacidad ante la humanidad sin pudor alguno.

Concretamente las historias de la mitología griega exponen este tipo de relatos en los que los dioses cambian de forma de manera natural utilizando este medio para alcanzar algún deseo que frecuentemente es el de satisfacer su lujuria, pero son también muchas las ocasiones en las que se describe a las fácilmente irritables deidades no transformándose a sí mismas sino a seres humanos.

En la antigua Grecia los dioses convertían a los hombres por varios motivos que normalmente eran de carácter punitivo por alguna grave acción. Esta fue la suerte que corrieron Licaón y sus hijos. Según el mito, Licaón, rey de Arcadia, pervirtió su reino realizando sacrificios humanos por lo que Zeus se internó en su palacio disfrazado de peregrino, no porque la acción en sí fuera de mala naturaleza ya que a los dioses les agradaban los sacrificios, sino porque el rey no respetaba la considerada sagrada ley de la hospitalidad dando muerte a todo extranjero que se internara en su reino. Siguiendo esta costumbre el monarca se disponía a hacer lo mismo con el peregrino pero sospechó de su naturaleza divina y quiso cerciorarse primero. Así dispuso camuflar la carne humana de uno de sus sacrificios entre la cena del dios que lleno de furia transformó a Licaón en lobo y dio pie a los sucesivos mitos acerca de la licantropía.

Lycaon es convertido en lobo (H
Grabado que retrata el momento en el que Licaón es convertido en lobo.

Sus hijos corrieron la misma suerte ya que asesinaron a uno de sus hermanos de nombre Níctimo. Su crueldad era famosa y Zeus quiso comprobarlo de primera mano. Esta vez se internó en el palacio vestido de vagabundo y los príncipes le sirvieron como cena las entrañas de su recién fenecido hermano y ganando con ello que el dios dispusiera que corrieran la misma suerte que su progenitor.

El célebre cazador Acteón tuvo la desventura de que, habiéndose internado en el bosque, se encontrara con la diosa de la caza Artemisa dándose un baño. Fascinado por la belleza de la casta diosa se quedó petrificado sin poder dejar de mirarla hasta que ella se percató que estaba siendo observada. Así lo expone Ovidio en su ‘’Metamorfosis’’:

«El color que suelen tener las nubes cuando las hiere el sol de frente, o la aurora arrebolada, es el que tenía Diana al sentirse vista sin ropa. Aunque a su alrededor se apiñaba la multitud de sus compañeras, todavía se apartó ella a un lado, volvió atrás la cabeza, y como hubiera querido tener a mano sus flechas, echó mano a lo que tenía, el agua, regó con ella el rostro del hombre, y derramando sobre sus cabellos el líquido vengador, pronunció además estas palabras que anunciaban la inminente catástrofe: Ahora te está permitido contar que me has visto desnuda, si es que puedes contarlo»

La terrible suerte que estableció la avergonzada diosa para el pobre cazador fue la de convertirlo en ciervo pero no contenta con tal castigo para la que sentía tan grave ofensa, llamó a los perros de caza de Acteón que lo devoraron vivo.

acteon tiziano
»Diana y Acteón» – Tiziano

El caso de la hechicera Circe también es notorio en este aspecto ya que la señora de la isla de Eea era bien conocida por transformar a sus enemigos en diferentes bestias mediante el uso de la magia y las pociones ya que contaba con vastos conocimientos en estos campos.

Homero describe en ‘’la Odisea’’ que la maga residía en un palacio situado en un claro del bosque de su isla que estaba circundado por numerosos leones y lobos que aunque parecían fieros eran realmente mansos y que en otro tiempo habían sido seres humanos que habían tenido la fatalidad de cruzarse en el camino de la hechicera. En su largo retorno a Ítaca Ulises fue a parar a la isla de Circe en donde hizo desembarcar a la mitad de su tripulación. Estos hombres encontraron a la hechicera que les invitó a un banquete y veladamente mezcló las delicias que se sirvieron con una de sus pócimas. Así transformó a los marineros en cerdos excepto al más sagaz del grupo que sospechó el engaño y pudo avisar a su capitán que finalmente consiguió con la ayuda de Hermes, que le proporcionó una planta que actuaba como antídoto, protegerse de Circe y obligar a la maga a devolver a sus hombres a su forma humana.

Circe también fue la responsable de la transformación de la otrora hermosa ninfa Escila en un terrible monstruo marino con torso de mujer, cola de pez y varias cabezas con tres hileras de dientes cada una. Monstruo que también se encontró Ulises en su viaje.

circe
El gran conocimiento mágico de Circe le permitía transformar a seres humanos en animales.

Según relata Ovidio, Circe estaba enamorada del dios Glauco pero este había quedado prendado de la belleza de Escila que no mostraba ningún interés en su pretendiente. El dios se volvió hacia Circe en busca de ayuda pretendiendo que le suministrara una poción de amor pero ésta intentó, sin suerte, seducirle. Al no ser correspondida entró en cólera y se vengó contra Escila, preparando la poción que convertiría a la ninfa en una bestia y que le fue suministrada por su pretendiente.

Una suerte similar corrió la compañera de Escila, Caribdis. Una ninfa hija de Poseidón y de Gea que en una ocasión inundó la tierra para ampliar los dominios de los reinos acuáticos lo que desató la ira de Zeus que la convirtió en un enorme monstruo marino que tragaba una desproporcionada cantidad de agua tres veces al día para después escupirla, creando insalvables remolinos en el océano a los que tuvieron que enfrentarse Ulises y los argonautas en sus viajes.

Los dioses griegos acostumbraban a impartir castigos de forma desproporcionada pero también aparecen en esta mitología casos en los que los cambios de cuerpo se dan de forma compensatoria. Este es el caso de la joven Cenis que fue secuestrada y violada por Poseidón, pero que a su vez le prometió que le concedería cualquier deseo como pago por la deuda, con la que satisfacer su desconsuelo. El deseo que pidió la doliente muchacha fue que el dios la transformara en un hombre, deseo que el dios cumplió cambiando su género y otorgándole asimismo el don de la invulnerabilidad. De este modo, el recién convertido en hombre, adquirió el nombre de Céneo y se unió a Jasón y sus argonautas.

louis jean françois lagrenee galatea
»Pigmalión y Galatea» – Lagrenee

También existe alguna mención en la que algún dios hace uso de la compasión y apiadándose de algún pobre mortal utiliza sus poderes para acabar con su pena. Un ejemplo es el caso de Pigmalión un escultor chipriota que talló una mujer en marfil de tal belleza que quedó irremediablemente prendado de la estatua. Suplicó ayuda a la diosa Afrodita y ésta se compadeció insuflando vida en la inerte figura con el nombre de Galatea.

Ovidio relata el momento en el que Pigmalión descubre que la estatua está cobrando vida:

‘’Pigmalión se llena de un gran gozo mezclado de temor, creyendo que se engañaba. Volvió a tocar la estatua otra vez y se cercioró de que era un cuerpo flexible y que las venas daban sus pulsaciones al explorarlas con los dedos. ’’

Sorprendente era el poder de los dioses griegos que no sólo tenían la capacidad para cambiar su forma sino que, en varias ocasiones y a causa de su irascible personalidad, disponían de sus habilidades para cambiar la forma de las personas con sus tormentosos castigos; y que también eran tan hábiles como para infundir vida en objetos inanimados. ¿De qué otras maravillas eran capaces?

Si te ha gustado el artículo te recomendamos ver estos videoprogramas en donde también analizamos curiosísimos casos de transformaciones relacionados con incidentes ovni. Esperamos que sean de su interés.

 

El secreto de la inmortalidad y el elixir de la vida

Desde su más tierna infancia la humanidad, sabiéndose en una existencia finita, se ha cuestionado su inexorable destino que se antoja de forma amarga y, en ocasiones, hasta injusta. El hombre, desde sus inicios ha visto que todo a su alrededor, todos los elementos que componen su contexto, perecen o se transforman y sin embargo, aun conociendo que nada de lo que le rodea es perenne, se resiste a aceptar su propio deceso, el agrio destino que toda persona tiene reservado al final de sus días, la muerte. Y aparecen en el hombre deseos de eternidad, de inmortalidad. La mortalidad se antoja como algo carente de justicia, es arbitraria, abusiva e irrazonable.

Así se expresa en los relatos mitológicos más antiguos de la humanidad la idea del fin de la vida, haciendo de ella un castigo no merecido. ¿Acaso los primeros hombres se encontraron con seres inmortales ante los cuales se plantearon la injusticia de su propia mortalidad?

mesopotamia
El ser humano siempre se ha planteado la cuestión de la mortalidad

El propio final es un planteamiento profundamente arraigado en la naturaleza del ser humano y ampliamente discutido en filosofía y religión con una prominente presencia en los antiguos textos mitológicos resultando ser la motivación más fuerte para el protagonista del poema épico más antiguo conocido: la epopeya de Gilgamesh. En esta obra literaria sumeria se narra como el rey Gilgamesh parte en busca de la inmortalidad de los dioses para sí mismo haciendo gala de un comportamiento que resultaría más que lógico para una persona que vive en una sociedad como la que se describe en el propio texto en la que la humanidad es forzada a aceptar su propia finitud mientras comparte la tierra con unos seres cuyas vidas parecen no diluirse en el discurrir del tiempo.

¿Pero por qué la humanidad no es inmortal? Frecuentemente la mitología en sus historias da una explicación u otra para tal fatal ventura si bien lo que resulta intrigante acerca de todos estos motivos es su concordancia en que esta designación acontece debido a un fatal error o imprudencia del hombre y que acaba convirtiéndose precisamente en lo que diferencia a la raza humana de la raza divina.

Gilgamesh y enkidu 2
La muerte de su querido amigo Enkidu es lo que motiva a Gilgamesh a tratar de plantar cara al destino del hombre

Y es que casi todos los mitos acerca del origen del hombre manifiestan una descarada coincidencia en apuntar que el primer hombre o la primera pareja fueron creados para ser inmortales. Indicando que en un inicio los dioses no concibieron al hombre para ser mortal y que el más preciado de los dones para el hombre fue perdido.

Uno de los más antiguos textos mitológicos de los que tenemos constancia describe la versión acadia de como aconteció el suceso que dio fin a la infinidad del hombre. En el mito de Adapa se presenta a este hombre como un habitante de la ciudad de Eridu en Mesopotamia, en este caso Adapa no es el primer hombre creado ni tampoco es creado como un ser inmortal pero es descendiente de los propios dioses, engendrado por el propio dios Enki y es un fiel servidor de esta deidad, Enki, ante tal devoción decide instruir al hombre como recompensa e iniciarle en sus artes y sus ciencias convirtiéndole en un sabio y único conocedor entre los hombres de ciertas virtudes.

M0005792 Adapa Sumerian deity of healing, painting of a relief
Adapa es el primer hombre en la mitología acadia al que le es ofrecida la inmortalidad

Tiene lugar un suceso en el que Adapa se encuentra en una barca pescando y el viento comienza a alzarse violentamente haciéndole peligrar. El hombre consigue llegar a nado a la orilla donde se encuentra con el dios del viento Shutu y ambos se enzarzan en una contienda en la que el bien amado de Enki consigue quebrar las alas del dios provocando que el viento se detenga.

Los dioses comienzan entonces a preguntarse por qué razón el viento había dejado de soplar y una vez que Anu, el dios supremo, es puesto en conocimiento de lo acontecido, decide convocar al hombre ante su presencia.

Enki teme que se vayan a tomar medidas drásticas contra su creación y le aconseja a su vástago lo siguiente:

‘’Cuando estés en presencia de Anu se te ofrecerá el alimento de la muerte. No comas. Se te ofrecerá una bebida que lleva la muerte. No bebas. Se te ofrecerá un vestido, póntelo. Se te ofrecerá aceite, úngete. ’’

Cuando Adapa se halla en presencia del líder de los dioses plantea su defensa de forma lícita y con gran elocuencia y sucede algo al margen de la previsión de Enki: Anu queda gratamente complacido al conocer a Adapa. Para sellar la reconciliación manda traer un vestido y aceite. Presentes que Adapa acepta de buen grado. Tras ello, se ordena traer la bebida y el alimento de la vida pero Adapa, confiando en el buen juicio de su creador y sin ser consciente de ello, rechaza el regalo de la inmortalidad. El dios de la bóveda celeste enloquece al enterarse de los motivos que llevaron al hombre a declinar tan galante oferta y expulsa al ingenuo Adapa de su palacio dejándole con la infeliz suerte que comparte la humanidad.

anunnaki_-_tree_of_life
Los dioses como seres inmortales son los custodiadores del árbol de la vida

El mito de Adapa es uno de los muchos que atribuyen el desventurado destino final humano precisamente a eso, un error humano. En la mayoría de las ocasiones es un error estúpido o un detalle absurdo cuyas consecuencias, establecidas por los demiurgos correspondientes, son tremendamente desproporcionadas y el desliz de uno es, de forma irónica, compartido eternamente por el resto de sus congéneres. Un fallo que se comete de forma inconsciente sin ser pretendido en casi todos los mitos a excepción del relato bíblico en el que sucede de manera deliberada.

¿Urdió Enki una argucia para arrebatar al hombre el acceso a la eternidad o su motivación era genuina resultando en un error que no pudo haber previsto? En cualquier caso las consecuencias continúan siendo las mismas y tal vez este conjunto de mitos que cargan sobre los hombros de la humanidad el peso de la responsabilidad del don arrebatado no sean otra cosa que un ardid de los dioses para justificar lo injustificable.

Tal vez la propia biología de los dioses los hiciera inmortales o tal vez se ganaron el derecho a transcender la muerte mediante el avance tecnológico, un avance que no determinaron que fuera compartido con la humanidad pero quizás algún día el hombre llegue a alcanzar también ese derecho, como la ciencia actual ya está investigando. Puede que el hombre se gane por sus propios medios lo que los dioses le negaron por error.

Si os ha gustado esta entrada os invitamos a ver el enigma de la constelación, venerada desde tiempos inmemoriales y el misterio de la estrella Sirio. Esperamos que sean de su agrado.

Ufopolis.com 2016

 

¿Fué real la historia del diluvio universal? – Leyendas del lejano Oriente

La historia de una gran inundación asolando la Tierra y causando una destrucción extrema ha sido documentada en el folklore de casi todas las culturas del mundo habiendo autores que estiman que pudieran existir más de 500 relatos por todo el mundo narrando tal evento. Todos ellos con una sorprendente consistencia de las coincidencias entre las narraciones de culturas opuestas y localizadas a gran distancia unas de otras.

En Oriente existen también varias versiones del relato del gran diluvio, de sus motivos y consecuencias. La nación china posee varias de estas leyendas en su haber, tal es el caso de la leyenda de ‘’la familia de Fuhi’’, las únicas personas sobre la faz del mundo que consiguieron sobrevivir a la catástrofe en un barco y encargados de repoblar el planeta.

Otro mito de la ancestral China cuenta como el dios supremo encargó al dios del agua crear el diluvio para inundar la Tierra como castigo para la desobediencia humana hasta que un héroe decidió enfrentarse a los dioses tratando de detener el incesante aumento de las aguas y la consecuente extinción.

oriente
En oriente es común encontrar diferentes versiones de este relato

En otra leyenda del mismo país se narra que un chico y una chica, hermanos, fueron los únicos supervivientes del diluvio y que, con ellos, salvaron una pareja de cada animal. Navegaron durante 7 días y 7 noches y fue un gallo el ave encargada de indicarles que las aguas habían menguado.

Por toda Asia prevalece la narración del diluvio. En el norte de Siberia, según la leyenda fueron 7 personas las que consiguieron salvarse. Sin embargo, en la zona central, 7 son los días y las noches en las que rugió la tormenta.

Nama es el equivalente a Noé de la zona de Asia central, a quien dios encargó la construcción de un gran arca que hubo de llenar con diferentes animales y en la que se resguardó junto a su mujer y sus tres hijos de la terrible tempestad. De nuevo se deja volar un cuervo y una paloma para conseguir noticias sobre el estado de las aguas.

Pudiera ser que el nivel de las aguas llegara hasta las cotas más altas del planeta pues en el Tíbet también se narra la leyenda de una inundación que cubrió todo el país hasta que el dios Gya se compadeció y tuvo a bien drenar las aguas. Después mandó a la Tierra a unos responsables para civilizar a los hombres que sobrevivieron.

En ocasiones los supervivientes de la divina masacre son prevenidos no por algún dios sino por otra figura. Este es el caso de la narración del Norte de Tailandia en la que un hermano y una hermana son advertidos por una rata a la que intentaron salvar, o la leyenda propia de Mongolia en la que un cazador salva a una serpiente blanca de ser devorada. La serpiente resultó ser la hija del rey dragón que le recompensó con el don de comprender el lenguaje de los animales, gracias a esto pudo escuchar a unos pájaros hablar de la venida de la gran inundación.

the-great-wave-off-kanagawa1
Por toda Asia se describen las grandes olas que asolaron la tierra

Otra versión del relato introduce un personaje más: el demonio. Los Buryat en Siberia cuentan como dios ordenó a un hombre la construcción de una embarcación de madera y este hombre mantuvo su misión en secreto excluyendo incluso a su propia mujer y excusándose diciendo que sus largas jornadas en el bosque tenían como fin el cortar madera. Así que el demonio le contó la verdad sobre los asuntos de su marido a la mujer y le aconsejó no embarcar llegado el momento, indicación que ella obedeció dejando al demonio un motivo para negociar un lugar a bordo para sí mismo.

La vecina tribu de los Sagaiye cuenta con una historia parecida. En esta versión el demonio tentó a la mujer de Noj para que descubriera qué estaba construyendo su marido en el bosque. Al descubrirlo y contárselo al tentador, éste actúa como la Penélope homérica destruyendo durante la noche lo que Noj había construido durante el día. Cuando la tormenta comenzó, la embarcación no estaba dispuesta por lo que dios se vio obligado a mandar una embarcación de hierro en la que salvar a la familia humana y a varios animales.

El demonio también tiene un papel en la leyenda Rusa según la cual consiguió inadvertidamente salvarse dentro del arca convenciendo a la mujer de Noé para que emborrachara a su marido.

En este continente también existen varios mitos que ponen de manifiesto que no sólo el diluvio fue creado por los dioses sino que el motivo del mismo fue castigar a los hombres.

diluviando
Resulta muy arraigada la idea de que el motivo principal del diluvio fue el castigo humano

La tribu Singpho que habita en la India, China y Myanmar cuenta que el hombre se negó a hacer sacrificios a los dioses lo que les enfureció y desembocó en la casi extinción de la humanidad dejando a 4 supervivientes, dos parejas, que se convirtieron en los ancestros de la nueva humanidad.

Según el mito narrado en la India central, los hombres se volvieron perversos y perezosos y dios se arrepintió de haberlos creado mandando el gran diluvio para destruirlos.

Parecido es el relato de las islas Andaman localizadas en la Bahía de Bengala. En este archipiélago también se dice que tiempo después de su creación, el ser humano se tornó desobediente y dios, tremendamente enfurecido, creó un diluvio que arrasó con todo. Sólo 2 parejas se salvaron por la casualidad de encontrarse navegando durante el acontecimiento.

Como se ha indicado, se calcula que existen más de 500 leyendas en el mundo que guardan en su memoria el registro del fatal evento repartidas en más de 250 culturas. James Perloff indica en su libro ‘’Tornado in a Junkyard’’ lo siguiente:

‘’En el 95% de más de 200 leyendas del diluvio, el diluvio fue universal; en el 88%, una familia fue salvada, en el 70%, la supervivencia fue por medio de un barco; en el 67% también se salvó a los animales; en el 66%, el diluvio se debió a la maldad del hombre; en el 66% los supervivientes habían sido prevenidos; en el 57%, terminaron en una montaña; en el 35%, se enviaron aves del barco; y en el 9%, exactamente 8 personas se salvaron.’’

article-2561147-1B9266F200000578-616_964x679
¿Sucedió este evento realmente?

Resulta evidente a la par que sorprendente la increíble similitud de tantos relatos alrededor del planeta obviando la impactante coincidencia de que la leyenda pueda ser encontrada en cada nación y en cada cultura llegando incluso a las poblaciones de los parajes habitados más remotos del globo.

Si varias de estas civilizaciones, según se nos dice, no tuvieron contacto entre sí ¿por qué aparece el mismo relato, una y otra vez, en el folklore y las tradiciones de cada pueblo? ¿Indicaría esto que el evento realmente tuvo lugar y fueron los supervivientes de cada zona los encargados de guardar el recuerdo del mismo en la tradición?

Pese a las sutiles diferencias entre las diferentes narraciones es fácilmente apreciable que el núcleo principal de las historias se mantiene en la mayoría de las leyendas haciendo de cada relato el mismo, aunque contado de forma diferente.

 

-¿Fue real la historia del diluvio universal? Leyendas americanas-

La idea de una gran catástrofe en forma de gran inundación que asoló la Tierra destruyendo la mayor parte del planeta está presente en la memoria colectiva de las culturas más representativas del mundo, dibujando los diversos mitos el fatal evento en las leyendas que otorgan identidad a cada nación y que, sin embargo, tienen tantas características en común que, en muchas ocasiones, parece que pudiera tratarse de la misma historia contada de diferentes formas.

Como ya se ha mencionado, el mito de la gran inundación no es exclusivo del continente euroasiático sino que encontramos también referencias al diluvio en las mitologías del resto de continentes del planeta. Como ponen de manifiesto las diferentes leyendas americanas.

En Norte América existen varias tribus con leyendas que hablan de una inundación de enormes proporciones. Tal es el caso de la tribu de los Hopi, según cuya cosmogonía habitamos el cuarto mundo resultante de diferentes creaciones. Los mundos previos fueron destruidos, el tercero de ellos por una gran inundación debido a que el comportamiento de la gente no se adaptaba a las reglas que el dios Tawa había designado, la humanidad era perversa. Algunos hombres consiguieron salvarse gracias a la ayuda de otro dios: ‘’La Abuela Araña’’ una diosa de la Tierra que actúa como ente creador. Este ser advierte a los más justos de entre los hombres y les indica que se resguarden en juncos huecos que actuaron como barcas durante la tormenta.

hopi
La similitud entre los mitos de diferentes culturas es sorprendente

También en Norteamérica, la tribu de los Saanich, autóctonos del estado de Washington y en el Suroeste de Canadá, cuentan con una leyenda sobre el diluvio. El dios creador Xáls enseñó a los hombres a trabajar la tierra y un código de comportamiento, tras muchos años el hombre dejó de vivir según este código lo que enfureció al dios que les habló del diluvio que iba a crear. Aquellos que atendieron a la advertencia se dirigieron a la montaña más alta y se ataron a las copas de los árboles mientras el nivel del agua subía con rapidez hasta que llegó a cubrir incluso los árboles por lo que los pocos supervivientes que quedaron se vieron relegados a sus canoas en las que comenzaron a pedir clemencia. Un tiempo después apareció un cuervo portando una rama en el pico que les indicó la localización de una montaña por encima del nivel del agua. Después de escuchar las oraciones de su pueblo, este dios prometió no volver a realizar un castigo por medio del agua.

Sus vecinos, los Comox, cuentan con una leyenda parecida en su haber a la que llaman ‘’la leyenda de Queneesh’’ en la que uno de los ancianos de la tribu es capaz de advertir a todo el pueblo del gran desastre que se avecina ya que una voz así se lo indica en un sueño. Rápidamente toda la tribu se pone manos a la obra para prepararse para el evento y buscan refugio en el alto glaciar de Queneesh.

82140905528695fde73cd03fff2dd68d
Casi todas las tribus ancestrales del continente americano guardan un relato acerca de una inundación de enormes proporciones

Así mismo, la tribu de los Anishinaabe, pobladores de Canadá y el Norte de los Estados Unidos, conservan en su tradición oral la leyenda de cómo aconteció un gran diluvio para castigar a los hombres por sus malas acciones ya que se habían vuelto los unos contra los otros. El dios Kitchi-Manitou, fue el encargado de purificar el planeta. El único en salvarse es Nanaboozhoo junto con algunos animales en un tronco flotando sobre las aguas y haciendo turnos todas las criaturas para dormir sobre el mismo.

Casi todas las tribus de esquimales hablan también del fatal evento, los Innuit, los Tchiglit, los Lingint, los Netsilik y hasta en Groenlandia las leyendas son parecidas. Según la mayoría de ellas el nivel del agua comenzó a aumentar rápidamente y sólo consiguieron salvarse los que tuvieron más fortuna en sus canoas o en lo alto de alguna montaña. En esta ocasión no fue un dios quién avisó a algún hombre buscando su salvación sino que algún miembro de la tribu, usualmente el más sabio, tuvo una visión y pudo prevenir a sus vecinos.

Eskimo2
El mito del diluvio tiene cabida hasta en los lugares más inaccesibles

Asimismo, son muchas las tribus del Norte del continente que determinan a un dios como el responsable de toda la destrucción. Para la tribu Tsinshia de la Columbia británica fue la diosa Laxha a la que perturbaba el ruido que emitían los hombres y decidió destruirlos por sus malas acciones, para los Skokomish y los Skagit, nativos del estado de Washington, el responsable fue el Gran Espíritu para castigar la perversidad de los hombres aunque para sus vecinos los Nisqually la causa principal fue la alta población humana que debía ser menguada. Para los Pawnee, autóctonos de Nebraska, el motivo del diluvio fue el exterminio de los perversos gigantes, que habitaban el mundo antes de que los hombres lo hicieran. Sin embargo, según los navajos, la razón del diluvio fue la destrucción de las diferentes razas de ‘’gente insecto’’ que habitaban el planeta, algunos de ellos lograron salvarse y llegaron a habitar con el hombre posteriormente por lo que hubo de mandarse un segundo diluvio.

Hacia el sur del continente, en la mitología mapuche, se relata la historia de cómo uno de los dos dioses serpiente planea exterminar a la humanidad por medio de un diluvio mientras el otro dios serpiente advierte a los hombres consiguiendo dar refugio a algunos durante la tormenta y salvando así la vida humana en el planeta.

(MAYA FLOOD)
Son muchas las menciones a irascibles dioses reptiles que pretendieron acabar con el hombre

También para los mayas fue un dios reptil el encargado de traer la inundación al mundo. Él mismo, que había creado a los primeros hombres, decidió destruirlos ya que su comportamiento no era del agrado de los dioses. Cuatro intentos diferentes se hicieron para crear hombres que rindieran a los dioses el culto que ellos creían merecer y fue la destrucción de la tercera versión de los mismos la que sucumbió ante el diluvio, finalmente dieron con un hombre capaz de adorarles adecuadamente.

Y según los aztecas la responsable del diluvio fue la diosa Chalchitlicue que dejo caer toda el agua del cielo sobre la Tierra convirtiendo a los humanos en peces. Pero son varios los pueblos de esta área los que hablan de leyendas parecidas, para los toltecas el responsable de la destrucción fue el dios Quetzalcoatl.

En las leyendas Incas fue el dios Viracocha quien decidió acabar con los insolentes gigantes que había creado y que no cumplían con sus designios por medio de la recurrente inundación a la que sólo sobrevivieron un hombre y una mujer que repoblarían el mundo.

Danby-deluge
¿Atienden estos relatos a una única fuente común que se extendió por todo el planeta o a un evento que realmente tuvo lugar y que conservaron los supervivientes?

Atendiendo al mito guaraní, el detonante de la catástrofe fue un hombre que cometió incesto lo que enfureció a los dioses, que hasta entonces habían convivido con los hombres, y crearon un diluvio destruyendo la Tierra para más tarde crear una segunda versión de la misma. También se hace mención en las culturas caribeñas y en algunas tribus de la Patagonia a la fuerte tormenta que arrasó el mundo. Y el pueblo ecuatoriano Cañarí narra una leyenda similar en su tradición por la cual únicamente dos hermanos sobrevivieron a la inundación al resguardarse en lo alto de una montaña, al bajar las aguas volvieron a su hogar y cada vez que salían de caza, al volver se encontraban con que la comida ya estaba preparada; finalmente descubrieron que era una mujer que también había sobrevivido, la responsable de los regalos. Uno de los hermanos la hizo su esposa y juntos crearon una nueva humanidad.

Son muchos los pueblos que guardan registro de la destrucción casi completa de toda la raza humana siempre por unos dioses que, descontentos con la humanidad, se percatan de su error en la creación de la misma y deciden destruirla en unas historias que frecuentemente están imbuidas de un sentimiento de culpabilidad que se manifiesta en hacer de la razón para tal desproporcionada acción un castigo merecido. Si bien, aunque en ocasiones toda la creación es borrada y rehecha desde la nada de nuevo, normalmente existe una figura o varias que consiguen sobrevivir al desastre bien porque han sido elegidas por algún dios benefactor que decide salvarlas por una buena cualidad que les caracteriza o bien porque estas figuras en sí mismas fueron más astutas que los propios dioses.

Ciclo gigantes mitológicos II: Los Nephilim bíblicos

Los gigantes han acompañado a la humanidad desde sus relatos más tempranos, con diferentes características e intenciones pero siempre con un rasgo en común: su gran tamaño.

En una de las referencias culturales más cercanas a nosotros encontramos a los Nefilim bíblicos cuyo origen es muy similar al origen de otros gigantes, semidioses y héroes en un sinfín de leyendas. Los Nefilim son la descendencia de ‘’los hijos de Dios’’ y ‘’las hijas de los hombres’’.

‘’Viendo los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas, tomáronse mujeres escogiendo entre todas’’.

-Gen 6:2

Y es que estos seres de grandes proporciones serían los vástagos resultantes de una mezcla entre dos razas: una divina y otra terrenal. Esta raza divina cayó en desgracia a los ojos de Dios pues los Nefilim son literalmente ‘’los caídos’’.

nephilim-giants
En la Biblia la existencia de gigantes es mencionada frecuentemente

Parece que este término, que designa a los gigantes, también es usado en la Biblia para designar a su ascendencia pues se menciona que ya habitaban gigantes en la Tierra antes de la aparición de estos nuevos seres.

‘’Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres, y les engendraron hijos: Éstos fueron los valientes de la antigüedad, varones de renombre’’.

-Gen 6:4

No se nos dice nada sobre el origen de los gigantes y en ciertos puntos del texto parece que ya existían antes de la llegada del hombre, es más, varios autores los identificaron con ángeles.

‘’Muchos ángeles de Dios convivieron con mujeres y engendraron hijos injuriosos que despreciaban el bien, confiados en sus propias fuerzas; porque según la tradición estos hombres cometían actos similares a los de aquellos que los griegos llaman gigantes’’.

-Flavio Josefo III, 1

Pudiera ser que ‘’ángel’’ fuese un término empleado para referirse a algunos de los dioses que en los tiempos antiguos, habitaban la Tierra y gobernaban sobre los hombres.

Nephilim
¿Se mezclaron algunos »ángeles» con humanas?

Parece que no fue, en absoluto, del agrado de Dios que algunos de sus ángeles se relacionaran, tuvieran en estima al ser humano y compartieran su conocimientos. Razón por la que quizá no fueron bien considerados.

‘’Allí nacieron los famosos gigantes de los primeros tiempos, de gran estatura y expertos en la guerra. Pero no fue a ellos a quienes Dios eligió y les dio el camino de la ciencia; ellos perecieron por su falta de discernimiento, perecieron por su insensatez’’.

-Baruc 3:26-28

Tal vez, estos ángeles, que mezclaron sus linajes con la humanidad, fueran los ángeles caídos que desobedecieron a Dios ya que, claramente, éste no quedó muy complacido por sus actos y les impuso un castigo sin igual.

‘’A los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propio hogar, los ha guardado bajo la oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día’’.

-Judas 1:6

angeles_caidos
¿Y si los ángeles caídos hubieran caído precisamente por beneficiar a la humanidad?

Uno de los motivos por los que Dios decidió mandar el diluvio universal pudo ser éste, y no sólo para exterminar a la raza humana, a la que paralelamente salvó advirtiendo a Noé, albergando también la pretensión de deshacerse de los Nefilim. Pero da la impresión de que, o bien no lo consiguió, o bien tras el diluvio, sus ángeles continuaron manteniendo relaciones y engendrando nueva descendencia con la raza humana pues continúa mencionándose la existencia de gigantes en los tiempos postdiluvianos.

Estas enigmáticas criaturas, además, guardan cierta relación con la constelación de Orión, referenciada en gran parte de las tradiciones más antiguas de un modo u otro. En este caso, en arameo la palabra ‘’Nefila’’ servía para designar a dicha constelación; estableciendo una evidente relación de raíces léxicas.

diluvio universal
La referencia a un gran diluvio universal aparece también en varias culturas

Y estos seres, no aparecen únicamente en los textos canónicos, sino que se les dedica una especial atención en el apócrifo libro de Enoc. Una persona a quien Dios tenía en gran estima y de quién se dice en los textos que no murió ya que se ‘’trasladó’’ con Dios a otro lugar.

‘’Por fe, Enoc fue trasladado para que no viera la muerte; y no fue encontrado, porque Dios lo había trasladado: ya que antes de su traslado había complacido a Dios’’.

En el libro de Enoc encontramos más información acerca de los ángeles caídos y de sus descendientes, se indica la existencia de 200 de ellos y se nombra a varios de sus líderes.

Aquí obtenemos el detalle de los actos que cometieron este grupo de ángeles, además de su unión con la raza humana, lo que motivó la ira de Dios y, del subsecuente castigo. Especial atención se dedica a enumerar los conocimientos que estos seres compartieron con la humanidad, dando los nombres de los responsables y especificando el conocimiento impartido. Así, por ejemplo, Azazel enseño la fabricación de armas y escudos y el arte del trabajo del metal, Amiziras instruyó en el uso de ciertas raíces y de sus beneficios, Armaros, a romper encantamientos y Baraquiel fue el responsable de la enseñanza de las ciencias astrológicas.

enoch
Enoc intercedió por los ángeles caídos ante Dios

El desproporcionado castigo que en este libro se describe que dispuso Dios para estos ángeles es el diluvio universal, que pretendía borrar todo rastro sobre la tierra de los Nefilim. Asimismo, reservó un especial destino a los que consideró traidores.

‘’Y cuando todos sus hijos hayan sido degollados, y cuando ellos mismos hayan visto la destrucción de sus bien amados, encadénalos por setenta generaciones bajo las colinas de la tierra hasta el día de su juicio y de su consumación, hasta que sea consumado el juicio eterno. En estos días se les conducirá al abismo de fuego, en los tormentos, y ellos serán para siempre encerrados en la prisión’’.

Así, los gigantes de la antigüedad serían los descendientes de los seres más cercanos a Dios, a los que siempre se les ha llamado ángeles, pero que tal vez ahora serían llamados de otra forma.

TheNephilim-658x680
Tal vez el gigante más famoso mencionado en la Biblia fuera el filisteo Goliat

Esta mezcla de la raza humana con la raza ‘’divina’’ aparece en relatos por todo el mundo dando como resultado una nueva especie. ¿Tienen todos estos mitos una fuente común? En cualquier caso, parece que este hecho no era parte de los planes que Dios o los dioses tenían para nosotros.

Concluimos con las palabras que ordenó Dios que Enoc transmitiera a los ángeles caídos:

‘’ ¿Por qué habéis abandonado el cielo muy alto y santo, que es eterno, os habéis acostado con las mujeres, habéis obrado como los hijos de la tierra y habéis engendrado, por hijo, gigantes?»

-Enoc XV