¿Qué les pasó a 4 chicas en Red Rock Canyon en 1972?

En este videoprograma vamos a ver el impresionante incidente ocurrido en el gran cañón del Colorado, que involucró a 4 chicas y que tiene características como las vistas en diferentes casos ovni, en diferentes casos de universos paralelos y en deslizamientos de tiempo, los llamados “time slips”.

Pero en este caso, una de las testigo se quedó tan impresionada ante lo que vio que no pudo expresarlo jamás con palabras. En el campo de la investigación de los fenómenos extraños en ocasiones se dan casos como este de difícil clasificación, y que han quedado para el olvido, pero desde aquí queremos recuperarlo para ver si existe algún tipo de relación con casos que siguen ocurriendo a día de hoy.

¿Sería posible que una inteligencia que mira al ser humano estuviese interesada en ponerla al límite al cambiarla de universo, de realidad y observar su realidad? ¿Es un fenómeno natural? ¿Dónde fueron esas chicas y por qué su testimonio fue corroborado por las autoridades de la localidad en donde ocurrieron estos hechos?

Espero que este programa sea de vuestro interés.

Link referencia: Link: http://www.ufoinfo.com/roundup/v05/rnd05_21.shtml

Los extraordinarios viajes en el tiempo de Lyn

¿Por qué hay personas que dicen tener experiencias de viajes en el tiempo en el mismo lugar? ¿Qué les diferencia de los demás? En este videoprograma vamos a ver un incidente ocurrido en Australia en 1997 en el que una testigo vivió un increíble deslizamiento temporal que la llevó a ver cómo era la localidad en la que vivía… 50 años antes.

La situación la llevó a vivir situaciones como estar a punto de tener un accidente porque su aparición siempre era espontánea, al igual que la aparición de todos los elementos que componían la escena que observaba en el puente de su localidad. ¿Qué tipo de poder está detrás de estos sucesos?

¿Sería posible que el espacio y el tiempo de alguna manera nos “acompañaran?
Espero que el programa sea de vuestro interés.

Ufopolis.com 2017

Una mujer declara haber viajado en el tiempo hasta el siglo XIX

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un reciente caso de deslizamiento del tiempo ocurrido a una mujer norteamericana llamada Susan de 52 años, y que data del día 9 de mayo de 2015. Los sucesos acontecieron en el condado de Williamson, justo en la carretera 96 que va desde la localidad de Franklin hasta Murfreesboro y es uno de esos incidentes que nos recuerdan a los grandes momentos del fenómeno de las anomalías temporales.

Según declaró esta mujer por email a un conocido portal que se dedica a recopilar casos de este tipo, eran casi las 11:30 de la mañana y el día era claro y soleado, con poca humedad y una temperatura de unos 25 grados. Susan, de profesión florista y fotógrafa, estaba conduciendo por una carretera que conocía bien desde hace años con su hija pequeña. El destino era una vieja cuadra en donde se realizaban espectáculos familiares con caballos y ponis. Llevaba haciéndolo 10 años y no había manera alguna de equivocarse de camino.

timeslip2
La anomalía comienza justo tras pasar una casa

Eso sí, hacía al menos unos 3 meses que, por circunstancias no iban allí. Algo les esperaba en el camino esta vez. Ahí tenemos a Susan conduciendo a unos 65 kilómetros por hora en silencio. No tenía la radio puesta y estaba de buen humor. Iba a entregar flores a una boda y cuando justo pasaba cerca de una gran casa de ladrillos cerca de un campo abierto, de repente, en un intervalo ínfimo de tiempo se encontró de pie de bajo de un arco de piedra apoyándose sobre una losa. ¿Cómo podía haber llegado hasta allí?

La testigo expuso que hacía frío, estaba húmedo y sobre todo estaba muy nublado. La sensación no era algo que pudiese achacarse a la imaginación, era real. Susan, declaró que se había teletransportado a otro lugar de repente y podía sentir el soplo del viento frío por los tobillos. Pero qué raro porque en el coche llevaba pantalones y calcetines.

3 Dark Road December 2012 Time Tunnel
¿Qué estaba pasando en su coche mientras tanto?

Susan se mira y observa algo extrañísimo. Lleva un vestido que no le corresponde. ¿Qué estaba pasando? ¿Donde está mi hija? ¿Qué hago aquí? El agobio iba en aumento y la testigo trata de calmarse y observar a su alrededor. La losa sobre la que se apoyaba era fría y podía sentir ese frío, podía sentir su superficie. Era real, no una alucinación. Estaba en una situación imposible y lo curioso es que no estaba sola. A su izquierda, un hombre y detrás de él, una mujer que se encontraba cerca de su posición. ¿Quiénes eran?

Susan en ese momento no siente temor y otea el horizonte sin prestar atención a su compañía. Observaba el entorno otoñal, casi invernal, la vegetación de un lugar que no era el de los alrededores de la carretera 96, ni siquiera el paisaje que se levantaba ante ella recordaba remotamente a algo que pudiese identificarse con la localidad de Murfreesboro en la actualidad. La testigo mira y mira y se pregunta qué demonios está pasando y se da cuenta de que justo detrás, hay una iglesia con gente dentro. Se oían voces. Todo es extremadamente triste, hay dolor en el ambiente, ella misma siente que en su mejilla hay lágrimas como si estuviera llorando.

2099s
La anomalía se planta delante de los testigos de improviso

En la hipótesis que barajamos en nuestro estudio de deslizamientos del tiempo existe la posibilidad de que en un fallo espacio-temporal, simplemente se produzca un cambio de cromos, una persona por otra, un momento de error en lo que llamamos realidad en donde dos personas de tiempos y lugares diferentes de repente se encuentran ambas mirando el mundo a través de los ojos de la otra persona. Por difícil que pueda parecernos este hecho, incidentes así han sido reportados desde el siglo XIX y buena parte de ellos aparecen en el famoso Libro de los condenados de Charles Fort.

Los testigos que dicen pasar este tipo de eventos, suelen estar razonablemente bien de salud, haber vivido un día normal y llevan una alimentación saludable. Ni rastro de medicamentos o alteraciones de la percepción en sus descripciones. Un fenómeno que coloca a la conciencia de un ser humano en el cuerpo de otro.

3601139297_45cd425b76_zs
¿Por qué a ellas?

 

Susan observó todo aquello con miedo y entendía que la persona en donde había «caído», digámoslo así, salía del funeral de algún conocido junto a unos familiares, en otro tiempo, otra época sin duda, pasada. Lo siguiente que pasó fue que ella misma se encontró de nuevo en su coche, pasando esa casa de ladrillo en donde empezó todo.

No había pasado mucho tiempo, quizá unos segundos. No había ocurrido nada en su coche. Seguía conduciéndolo sin problema con su pequeña atrás, así que pensando en lo que había pasado, la protagonista  llega a la feliz boda con sus flores, hace su trabajo de fotógrafa, limpia todo y pasa el día allí hasta que a las once menos cuarto de la noche coge la misma carretera de vuelta pero tiene miedo de que le vuelva a pasar ese extraño deslizamiento del tiempo. Esa cosa.

fractal-time-spiral
En las matemáticas se incluye la posibilidad de que estas eventualidades temporales respondan a un patrón

Así, decide llamar a un amigo con el bluetooth del coche hasta llegar a Murfreesborough sin novedad. A día de hoy se conoce que en los alrededores de esa localidad hubo una iglesia en la carretera 95 en donde se realizaban funerales… en el siglo XIX. Un caso más de deslizamiento del tiempo en el que ocurre algo muy curioso: si Susan apareció en el cuerpo de la mujer llorando, ¿sería posible que el fenómeno de los deslizamientos del tiempo hubiese colocado a una mujer del siglo XIX al volante de un moderno coche del siglo XXI con una niña en el asiento de atrás peinando caballos de colores? Si así fuese, y siguiendo la hipótesis que marcamos en esta serie de artículos, menos mal que fueron solo unos segundos…

Si os ha gustado el reportaje, os invitamos a ver estos dos programas en el que tratamos el tema de los deslizamientos del tiempo contando más casos. Esperamos que sean de su agrado:

Ufopolis.com 2016

Fuente: timeslipblogspot

El increíble viaje en el tiempo hasta 1944 de tres documentalistas

Hoy en ufopolis volvemos al enigma de los desdoblamientos del tiempo con un caso ocurrido en Cornwall, Inglaterra durante los años 80. El testigo en esta ocasión se llama Lawrence (seudónimo), un hombre que se encontraba filmando un documental en la mencionada localidad, quien, al final de un día de grabación tuvo la idea de buscar un bar para tomarse unas pintas con sus compañeros de rodaje y hablar allí de los siguientes movimientos, viajes y localizaciones para seguir filmando su documental. Un plan para confraternizar con el equipo y un merecido descanso tras una larga jornada. Era una hermosa tarde de verano, con la luz apenas comenzando a desaparecer en el horizonte y Lawrence y sus tres compañeros se encontraron con un bar al lado de una pequeña carretera cerca del centro de Cornwall. El plan iba a salir según lo planeado… o casi…

time_travel
El misterio de los desdoblamientos del tiempo se presenta en un abrir y cerrar de ojos

Para su sorpresa cuando entraron, el lugar estaba abarrotado de gente. Todos aparentemente estaban pasándoselo en grande, conversaciones, ajetreos y un gran ambiente de camaradería. Les extrañó que no hubiera coches aparcados fuera y que hubiera tanta gente allí dentro, estando además el pub en un lugar tan aislado, sin otros edificios en las inmediaciones. Bueno, «podría ser que hubieran venido todos andando…», pensaron…

Había en aquel gran bar gente cantando junto a un pianista, otros jugando con unos viejos dardos y varias partidas de cartas entre humo y risas a tutiplén. El ambiente era inmejorable y para colmo fueron cálidamente recibidos.

s_w36_02270196_Fotor
El aspecto de los muchachos del bar era similar a la de los soldados británicos… de 1944

«¡Eh vosotros! ¡Venid aquí! ¡Vamos a pasarlo bien esta noche!» Más que sorprendidos se sentaron en la barra y el propietario sacó unas pintas para ellos. Cuando fueron a pagar, el buen señor tras la barra se negó a aceptar el dinero, diciendo que no era necesario. La decoración era de los años 40, no había máquinas tragaperras, tampoco televisión o máquinas de discos. Todos vestían uniformes militares. Quizá los miembros de una película cercana aunque ellos sabían que eran los únicos que estaban en Cornwall filmando algo…

Entre tanto buen ambiente, los miembros del equipo de filmación fueron a sentarse y discutieron amigablemente sobre la filmación del día. Todo el que se acercaba por allí, les saludaba, les ofrecía nuevas bebidas o les trataba de invitar a cigarillos. Cada vez que un miembro del grupo trataba de invitar a cualquiera de aquellos amables clientes, éstos les decían  «¡No, no, no hay necesidad de hacer eso!»

Finalmente dejaron el bar impresionados con este nivel de amabilidad tan gratuito con un grupo de extraños, como ellos. Estábamos en 1980 y esas costumbres ya no se llevaban. Cada uno solía ir a lo suyo, pero dentro de aquel bar, era al contrario, todos parecían hermanos de toda la vida. Tras tomarse una cerveza los tres hombres regresaron a su hotel después de pasar dos horas en todo ese inusual «ambientillo»…

El rodaje se reanudó al día siguiente y cuando llegó la hora de comer, Lawrence sugirió el pub del día anterior con la esperanza de volver a tomarse esa rica pinta, un sándwich y quizá devolver algo de la hospitalidad de la noche anterior. El plan fue aceptado de inmediato pero hubo un problema. Cuando llegaron a esa vieja carretera de Cornwall, no pudieron encontrar el bar. Se aseguraron bien de que era el mismo sitio pero nada, el pub sencillamente no existía ya. ¿Quizá lo habían cerrado y demolido en tiempo récord? ¿Lo de ayer era una fiesta de despedida? Quizá sí, pero no de aquel tiempo…

letci1
El ambiente era el previo a la partida hacia la guerra

Completamente desconcertados, los documentalistas buscaron otro lugar para cenar, un restaurante cercano y empezaron a hablar de la noche anterior. Pronto comenzaron a darse cuenta de que había habido algo raro en toda la experiencia. Aunque el bar estaba absolutamente lleno se dieron cuenta de que no habían tenido ningún contacto físico con nadie. No habían rozado siquiera a ninguna persona, nunca notaron contacto físico aunque pasaron junto a ellos. Poco a poco fueron acordándose de más detalles: la decoración era perteneciente a los años 40, la manera de hablar de aquella gente, sus gestos, los continuos ofrecimientos amables con todo pagado. Esa cortesía tan propia de mediados del siglo XX… en un entorno que parecía la fiesta con la que los mandos militares obsequiaban a los pobres soldados que lucharían en la guerra…

Una vez que la filmación había terminado Lawrence regresó a Escocia y descubrió que había habido un número considerable de bases aéreas en el área de Cornwall durante la Segunda Guerra Mundial, y el pub estaba situado justo a media distancia de todas ellas.

¿Se había producido un desdoblamiento del tiempo en los años 80 que había teletransportado a los tres testigos a un punto del tiempo situado durante la guerra contra Alemania? Es muy interesante observar ese detalle de no poder interactuar con toda la gente que hubiera dentro. No podían tocarles… pero esa gente sí podía verles ya que interactuaron con ellos sin ningún tipo de problemas. Por otra parte, las pintas que se tomaron habrían sido elaboradas con ingredientes de hacía… 40 años, tal y como ocurre en el caso que estudiábamos hace dos días sobre los tres hombres que entraron en un hostal de los años 30 en 1959. Es interesante también el detalle de la falta de coches aparcados y sobre todo, la época.

En investigaciones que iremos viendo en ufopolis, los casos de desdoblamientos del tiempo parecen conectar con gran asiduidad con los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, como si la cantidad de acontecimientos, sensaciones, emociones, dramas e historias personales en conjunto ocurridos en aquella gran confrontación hubiera creado una anomalía indeleble en el tejido de la realidad, conectando ese tiempo con diferentes puntos de la línea temporal.

tumblr_inline_mp8011CuCa1qz4rgp
La cantidad de dramas ocurridos en ese punto de la historia habría creado una brecha en el tiempo.

La hipótesis que barajamos es que el fenómeno de los desdoblamientos del tiempo aparece cuando un punto de nuestra historia se queda impregnado de dramas o emociones personales que se terminan repitiendo en bucle permitiendo a tres sorprendidas personas, en este caso, disfrutar quizá de la última gran fiesta antes de marchar al frente. Esos documentalistas, si ellos saberlo, habrían estado dos horas ante el documental de su vida: un viaje en el tiempo cuarenta años antes en un pub que en los 80 ya no existía…

Si os ha gustado el artículo os invitamos a ver este programa sobre desapariciones hacia otras dimensiones de personas que jamás volvieron a ser vistas. Esperamos que sea de su interés.

Ufopolis.com 2015
Fuente: https://spacetimeslip.wordpress.com/2014/01/21/the-missing-pub/

Un caso increíble de teletransporte humano en Pennsylvania

Muchos de los incidentes que estamos tratando últimamente en ufopolis sobre viajes en el tiempo tienen elementos similares que sin duda ya habrá ido identificando. En el siguiente caso se dan muchos de ellos todos juntos y podríamos denominarlo también un incidente arquetípico. Un caso modelo.

Nos desplazamos a mediados de septiembre de 2008 a Pennsylvania en donde tenemos a dos hombres, el primero se llama Daniel H. y el segundo Ciera. Tienen ganas de desconectar de la ciudad y se van a dar una vuelta por el parque de Hocking Hills en Ohio justo después del amanecer. Rutas de senderismo, cascadas, zonas de arroyos… lo mejor para olvidarse unas horas del jefe, la oficina y el estrés del mundo de locos en el que vivimos. La temperatura ya por la mañana es genial, 21 grados. Camisetas de manga corta y pantalones y botas para caminar. Objetivo: relajarse haciendo senderismo y desconectar. Vaya si desconectaron…

Empiezan por un sendero al azar guiándose con el GPS de su teléfono móvil. Por allí pasean durante largo tiempo hasta las doce de la mañana. El navegador señala que tienen que atravesar un pequeño camino rural. Bien. Un grupo de mochileros les adelanta antes de llegar y les aconseja visitar unas ruinas que están más delante, en ese camino boscoso que están a punto de tomar. Les indican también que hay una torre de control de incendios cercana para orientarse. No tiene pérdida.

“De acuerdo”, dicen ellos. “Vamos para allá.”

Al acercarse a la mencionada torre de incendios observan una cinta de prohibido el paso como las utilizadas por la policía para evitar el acceso de público en un altercado o incidente. Rodeaba toda la torre. Un olor acre en el ambiente. Sulfuroso. Las ventanas de la parte superior de la torre están tapadas con cinta adhesiva. Sucias. Moscas por toda la zona. ¿Habrá pasado algo en su interior?

police-line-do-not-cross-tape-at-crime-scene-1-2000x1349_Fotor
El escenario recuerda una situación apocalíptica

Pasan junto a la torre comentando lo raro que es todo esto y continúan por el sendero hacia el interior del bosque. El camino se detiene justo en mitad de él y se dan cuenta de que no hay absolutamente ningún sonido a medio kilómetro a la redondaSe sienten totalmente aislados del resto del mundo en medio del bosque. No ven personas, aunque deberían verlas porque es un lugar transitado lleno de senderistas. Lo peor era el sonido. No se oía nada. Solo sus voces. El aire se vuelve más frío. Tanto que empiezan a tiritar. También se está poniendo mucho más oscuro de repente. Quizá una nube. Es como si estuviera atardeciendo. Una sensación perturbadora porque viene de repente, de improviso. A las personas que experimentan este tipo de incidentes no les da tiempo a reaccionar.

Una mirada alrededor. Sólo árboles. Al fondo colinas. Altos pinos por todos los lados. El amigo de Daniel saca el GPS y mientras lo hace se siente perdido y mareado. Su batería ha caído en picado y está en las últimas.

“Estos cacharros no duran lo que pone en las instrucciones..”, piensan Daniel y Ciera.

El GPS que había funcionado perfectamente antes ahora no tiene señal y no marca localización alguna. La sensación de vacío de sonido se acentúa. Ya ni siquiera pueden oír sus pisadas. Un pequeño eco de sus voces. Apenas su propia respiración. Una sensación tremendamente triste les embarga. El mundo parece estar apagándose. La luz desaparece. Un presentimiento tremendo de que algo va mal y ellos están justo en el medio.
Avanzan y después de bajar una pequeña cuesta, vuelven a subir. Están perdidos. Cada vez se hace de noche más deprisa. Más y más. Los amigos están asustados y no pueden ocultarlo. La oscuridad ya es crepuscular. Apenas un hilo de luz. Darse cuenta de eso les hace correr. Hacia donde sea. Están congelados. Un par de arbustos gigantescos en medio del bosque y con forma de puerta. Al atravesarlos, un tremendo golpe de calor similar al que recibimos cuando salimos de un centro comercial en el que se han pasado de la raya con el aire acondicionado.

crepuscular-rays-of-light_Fotor
La oscuridad crepuscular se cierne sobre ellos a toda velocidad

Se quedan de pie en un lugar conocido como Ash Cave. Delante de ellos una gran cascada. No muy lejos de allí, un acantilado en forma de cuña. Antes, todos esos elementos no estaban ahí, han sido teletransportados en su experiencia a un lugar algo más alejado de las proximidades de la torre anti-incendios.

Se dan la vuelta y observan los dos arbustos que hacían como una especie de puerta y que son iguales que los que vieron en su experiencia. Detrás de ellos, la zona era diferente, sin tanta densidad de árboles. Todo volvía a tener más luz poco a poco.
La experiencia como máximo había durado una hora. Hora de comprobar el GPS. Ya hay señal. Y lo que es más raro, batería. Un problema adicional: son las cuatro de la tarde cuando debería ser la una.

El camino del bosque por el que habían accedido no existía. Al volver sobre sus pasos, consiguen ubicarse y observan la torre antiincendios.

cannonball_cross_01_Fotor
La torre de incendios se ve perfecta cuando termina el incidente

Está perfectamente operativa. Huele bien. Ventanas relucientes. Limpia y aseada, como corresponde a una instalación pública. Ni rastro de las cintas policiales. Por no haber no había ni moscas alrededor. Una sensación malsana de haber estado en un tiempo diferente, casi apocalíptico. Y una referencia temporal que expone una pérdida de tres horas de su vida.

Los detalles del caso son arquetípicos como decíamos. Visiones remotas, desapariciones de los caminos (quizá en un futuro lejano en donde el bosque se come los últimos vestigios de una civilización caída), soledad, aislamiento, frio, tristeza, luz apagándose, tiempo perdido, disminución en la percepción del sonido y un miedo atroz que te abruma de tal manera que decides marcarte la carrera de tu vida para tratar de evitar por todos los medios continuar en la pesadilla en la que de repente has entrado y en la que nadie puede ayudarte.

Esa pérdida de contacto con la realidad y la imposibilidad de ser auxiliado son constantes dentro de la psicología del fenómeno. Allí, estés donde estés, sólo puedes contar contigo mismo porque sólo el fenómeno decide cuando entras y cuando sales y sólo el fenómeno sabe cuanto tiempo vas a perder o ganar cuando lo hagas.

Si os ha gustado el incidente os dejamos el video que hicimos sobre algo similar que ocurrió en Versalles, París. Esperamos que el programa sea de su interés.

Fuente:
El reino de Hocking Hills: H. Daniel (2011) Missing Time in Hocking Hills http://timetravelinstitute.com/threads/time-slip-stories.6716/page-3

 

El día en el que se rompió el tiempo en Ponca City

Seguimos con nuestro fascinante recorrido histórico relacionado con el tema de los viajes en el tiempo y los desdoblamientos del mismo y paramos en el otoño del año 1971 en la localidad de Ponca City, Oklahoma. Aquí tenemos a tres hombres, Karl, Mark y Gordon que trabajan para una empresa que suministra productos de nutrición para el ganado y que son enviados a una remota granja para recoger un depósito alimentador. Al llegar a la granja se acercan a la puerta y sorprendentemente observan que no tiene candado, sólo unos oxidados y desvencijados alambres con púas en la parte superior.

“Parecen bajas las medidas de seguridad de la granja. Ellos sabrán.” Se dicen entre sí.

Entran y observan que el césped lleva años sin cortarse. La hierba cubre toda la granja y el moho se acumula sobre el capó de una moderna camioneta. La visión es bastante apocalíptica. Se meten al coche de nuevo y conducen a través de ese terreno salvaje hasta un depósito de color rojo. Ahí se bajan. Deben cargarlo, pero está extrañamente lleno y pesa demasiado como para levantarlo. Allí no hay nadie para recibirlos ni para ayudarlos: la granja está abandonada cuando no debería estarlo, ya que su empresa trabajaba con granjeros que esperaban siempre las recogidas de los depósitos y firmaban después los recibos para tenerlo todo en regla. Además, sabían que ellos iban.

time-slip-books_Fotor
Los casos de deslizamiento del tiempo son retorcidos y conectan diferentes épocas

Sin poder hacer más, deciden echar un vistazo por la hacienda y observan una construcción de color blanco con dos plantas y sin luces. Es una casa destartalada y roída por el paso del tiempo. Confundidos y sin saber qué hacer vuelven a la empresa donde les recibe su supervisor.

“Hoy ya no, pero mañana vais, drenáis y vaciáis el tanque y lo traéis de vuelta…” les dice el jefe. Esos alimentadores se dejaban como préstamo y podrían llenarse para dejarse en la granja de otro cliente. Bien pensado.

Al día siguiente los tres empleados vuelven a la granja abandonada pero se les ha hecho de noche y tomando precauciones, llevan armas con ellos por si se produce algún tipo de equívoco o altercado con algún vecino que pensase que fueran ladrones o malhechores. No dejaban de estar en propiedad privada, aunque ese alimentador era suyo. El objetivo era recuperarlo y teniendo en cuenta que muchos de por allí por si las moscas primero disparan y luego preguntan lo mejor es ir bien ataviado con buenos fusiles, piensan ellos. Así estaba el panorama.

Y allá van ellos. Llegan a la puerta, la abren, conducen a través de la espesa hierba y llegan al alimentador. Lo vacían y lo cargan… pero algo va mal. La casa abandonada no está.

“Qué extraño”, piensan.

Se acercan y no encuentran ni un solo rastro de una posible demolición. Tampoco rastro de pisadas, huellas, marcas de neumáticos, escombros o restos de derribo. Absolutamente nada que hiciera pensar que ayer allí había una casa. No estaban ni los cimientos, ni el coche lleno de moho. Tampoco las marcas de terreno en donde habría reposado la construcción durante años. Solo césped.

time-slip_Fotor
Los misterios del tiempo, hoy en ufopolis

La confusión suele estar presente en este tipo de incidentes en los que muchas veces podemos pensar solo en equívocos o despistes, pero lo más interesante del caso viene por las pruebas físicas. La impresión que tuvieron aquellos hombres es que a partir de las proximidades de la puerta de entrada había algo que conectaba directamente con una visión del futuro en donde seguirían usando sus depósitos y en donde habría ocurrido algo a escala global que habría hecho que todo se hubiera abandonado repentinamente.

¿Sería posible que el fenómeno de los deslizamientos del tiempo pudiese dar pie a observar futuros escenarios en donde el mundo, por la razón que sea se hubiera ido al traste?

Si la respuesta fuera afirmativa, el propio drama habría impregnado la malla espacio-tiempo de tal manera que aquellos hombres habrían accedido justo a ese momento decadente de una posible historia futura de la humanidad por los sentimientos que habrían sido dejados allí esa precipitada huida…

Si os ha gustado la entrada también podéis ver este vídeo que hicimos sobre personas que habrían visitado dimensiones paralelas… desapareciendo. Esperamos que el programa sea de vuestro agrado.

Fuente:

Fuente: La casa fantasma del futuro: Offut J. (6 de noviembre de 2012) Misterious Universe, http://mysteriousuniverse.org/2012/11/cases-of-time-slips/

Una mujer de Pennsylvania asegura haber sido teletransportada en la carretera

Los saltos en el tiempo parecen tocar zonas determinadas durante años e incluso llegan a afectar a las mismas personas, las cuales, se encuentran ante eventos imposibles de explicar según la ciencia actual. A continuación vamos a estudiar dos eventos ocurridos en una carretera de sentido único de la localidad de Roherstown, cerca de Columbia, en Pennsylvania de febrero de 2012. Un hecho que directamente se salta las leyes de la dinámica newtoniana del desplazamiento de los objetos en el espacio y en el tiempo.

Aquí tenemos a una mujer llamada Stacy C. conduciendo su todoterreno SUV a las ocho menos cuarto de la mañana hacia su trabajo. Su coche es bastante alto y puede ver más detalles que los demás a esa altura. La carretera es de solo un carril y espera una larga jornada por delante. Un Ford Gran Torino verde detrás de ella -como el de la película de mismo nombre de Clint Eastwood- le llama la atención. Su primo tenía uno y acababa de venderlo. A lo mejor era el mismo…

1972-ford-gran-torino-sport_10216
El Ford Gran Torino se teletransportó… ¿o fue ella la que lo hizo?

“Nota mental: hay que recordárselo cuando le vea. Lo pasamos tan bien el verano pasado…”

Curva hacia la izquierda. Algo va mal. El Gran Torino ahora está delante de ella pero es imposible que le haya adelantado. Mira por el retrovisor y observa un Chevrolet Impala de color blanco. Stacy no sabe cómo ha llegado ese precioso coche verde a estar delante de ella. Quizá se ha despistado y le ha adelantado rápidamente. Esas cosas pasan en la carretera porque en ocasiones conducimos casi con el piloto automático, aunque no puede explicárselo porque ese adelantamiento no hay manera de hacerlo. Estaba detrás y ahora delante. Bueno podría ser cualquier cosa, a veces conducimos un poco dormidos y no nos enteramos de los detalles. Sobre todo por las mañanas…

Al día siguiente a la misma hora, de nuevo tenemos a Stacy en la carretera de Rothershow. La misma hora.
Un Pontiac Rojo va dos coches detrás de ella. Es un deportivo espectacular y se ve desde lejos. Parece que está muy pegado al coche que tiene delante. No le gustaría estar en ese coche acosado.

“Los ansias de la carretera a veces te tocan…”, piensa ella.

2006-pontiac-g6-gtp-convertible-photo-5049-s-429x262_Fotor
Al día siguiente le ocurrió lo mismo con un deportivo rojo

Es incómodo que te pase. El camino allí delante se hace un poco peligroso. Un giro a la izquierda bastante cerrado. Stacy pierde de vista al coche que tiene delante y gira el volante para tomar la curva. Al salir de ella, el Pontiac rojo está dos coches por delante del suyo. La carretera no tenía salidas. Mira por su retrovisor y sólo coches blancos y azules. ¿Qué diablos estaba pasando? No había posibilidad alguna de que ese coche hubiera volado por los aires y se hubiese colocado en esa posición en cuestión de milisegundos. Todos circulaban en línea. No es posible. Ningún atasco tras ella por haber algún tipo de accidente relacionado con ese Pontiac. Ninguna visión anterior de otro Pontiac rojo en los coches de delante antes del incidente.
Stacy aseguró en su testimonio que estaba totalmente segura de no haber sido adelantada en ninguno de los dos casos. Y un detalle más: el lugar fue exactamente el mismo en ambos casos.

teletransportacion_1358468141
El fenómeno de los desdoblamientos del tiempo y los teletransportes podrían estar relacionados

Es evidente que en carretera existen muchos factores que pueden inducir a pensar en una confusión pero las características que se exponen en las descripciones podrían llevarnos a pensar en que en ese punto del mapa existe una alteración momentánea de la realidad en donde Stacy fue transportada de un sitio a otro del continuo espacio-tiempo prácticamente en directo. Una modificación de la realidad, un retoque, un bug en un sistema informático. De ser así, la inteligencia que estaría detrás de la anomalía habría hecho perfectamente su trabajo, salvo por unos metros… los suficientes como para colocar el todoterreno de Stacy en un lugar en el que no estaba al principio de la alteración.

teletransportacion1-960x623_Fotor
Los casos de teletransporte son más habituales de lo que en un principio podríamos pensar…

Que algo así ocurra y que los otros conductores no se den cuenta solo puede explicarse de dos maneras: la primera que Stacy sea la única persona que ha decidido compartir su experiencia (los demás conductores la habrían visto aparecer de improviso pero no se lo habrían dicho a nadie nunca para no pasar por locos), y la segunda, que el fenómeno sea capaz de hacer que todas las personas que se ven envueltas en el incidente o no se den cuenta o directamente tengan un borrado temporal de la experiencia. Esto nos deja en un escenario incómodo: ¿qué poder tiene este tipo de distorsioned sobre los seres humanos y por qué se producen estos «reseteos» radicales en donde las personas aparecemos en una casilla del juego de la oca y a la hora de volver a lanzar los dados estamos en otra?

Si os ha gustado el caso os invitamos a ver el programa que hicimos sobre el misterio de los deja vu, que podría estar relacionado con este incidente. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2015

Fuente: about.com