Area 6: increíbles fotografías descubren sus secretos

¿Sabías que recientemente se han desclasificado algunas fotografías en donde se puede ver perfectamente otra base, oculta y tan secreta como el área 51 en donde se pueden apreciar objetos voladores no identificados siendo probados y testeados, algunos incluso reconstruidos?

En este videoprograma estudiaremos las asombrosas características de la zona que rodea a esta área 6 y realizaremos un recorrido por sus anomalías más destacadas.

Esperamos que sea de su interés.

Coordenadas:

Area 6: 36°55’37.66″N 116° 0’27.65″O

Objeto dorado: 37°18’21.09″N 116°28’21.26″O

Objeto azul celeste: 37°11’55.47″N y 116° 3’20.83″O

Sport Model: 36°51’5.58″N 116° 0’24.86″O

Objeto estrellado: 37°40’2.93″N y 114°47’25.95

El hombre que se curó tras ser iluminado por un ovni

Vicente Fuentes narra el inquietante incidente ocurrido el 1 de noviembre de 1968 en el sureste de Francia y protagonizado por un doctor en medicina que observó una serie de movimientos asombrosos protagonizados por dos ovnis en un incidente único en la historia de la ufología. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2016
 

 

3 ovnis acosaron a una avioneta sobre el volcán Popocatepetl

En ufopolis nos encanta encontrar similitudes cinematográficas o incluso menciones a lugares famosos donde han aparecido ovnis  a lo largo de la historia. Hoy vamos a viajar a ese lugar en donde los protagonistas de la gran película «Cadena Perpetua» acababan sus días: Zihuatanejo, en México. Cogemos nuestra máquina del tiempo y viajamos hasta el sábado 3 de mayo de 1975, por la mañana a las 10:30 h. Aquí tenemos a un joven piloto llamado Carlos Antonio de los Santos Montiel, un joven piloto de 23 años que viaja con su avioneta Piper PA-24 Comanche matrícula XB-XAU desde la mencionada ciudad de Zihuatanejo. El tiempo, algo nuboso, con poca visibilidad. La avioneta, eso sí, en perfecto estado. Quizá tenía que haberse quedado en tierra pero se habría perdido uno de los ovnis más fascinantes de la historia y quizá uno de nuestros preferidos

CarlosDosSantos_Pic_

Carlos de los Santos, en el medio.

Tenía ganas Carlos de volar aquella mañana, tantas que ni siquiera había tomado el desayuno. Subió, despegó y comenzó a ascender hasta una altura de unos 4500 metros para ver si mejoraba el tiempo pero no lo hacía. La borrasca era constante así que decidió subir a 4800 metros por encima del cumulo tormentoso hasta encontrarse por encima de él. Ahí ya sí, cielo azul y paz. Siguió volando plácidamente hasta las doce y media de la mañana y ya a esa hora decidió regresar a Mexico DF para poner fin a su idílica experiencia.

Carlos-Antonio-de-los-Santo-Montiel

Su avistamiento fue corroborado con mediciones en radares militares

Mientras sobrevolaba los vastos territorios del país azteca se dio cuenta de que cerca de su posición se encontraba el lago de Tequesquitengo, pero no pudo encontrarlo. Raro. Recalibró su instrumental y continuó volando. Pocos segundos después con el rabillo del ojo pudo atisbar un cuerpo negro a su derecha. Qué extraño, pensó. Giró la cabeza y ahí estaba, imponente, un inmenso objeto con forma de dos platos unidos y con una cúpula que parecía una coraza. Su superficie metálica era fascinante, mate y sin brilos.

TeslaColorMultiBilat00851000xx

Recreación del ovni acechando a la avioneta.

Asombrado observó como el objeto se puso muy cerca de su posición. Estaba pegado, totalmente pegado a él. A solo 20 centímetros de su ala derecha y a apenas metro y medio de su cabina. Cuatro segundos después, observó a un segundo objeto que comenzó a asentarse sobre su ala izquierda también a 20 centímetros. En ese momento Carlos comenzó a sentirse tremendamente nervioso y comenzó a tartamudear de miedo. Intentaba calmarse pero no podía. No podía creer lo que estaba pasándole. Siempre igual. ¿Por qué a él y no a otro?

CarlosDosSantos_UFO__01

El segundo objeto apareció por detrás y fue a colocarse sobre su ala izquierda

De repente para su espanto, Carlos descubrió un tercer objeto moviéndose tan rápidamente que casi era imposible de observar desde su posición y colocándose por debajo de la cabina, justo a unos pocos centímetros también. A su derecha, a su izquierda y en frente de él. Estaba rodeado de ovnis en medio de la nada, en su avioneta, a merced.

CarlosA.de-Los-SantosUFO-sighting

Los movimientos de los objetos eran increíbles.

CarlosDosSantos_UFO_03

 El tercer objeto se colocó por debajo, pegado a la avioneta.

Por un momento se pensó que aquel objeto iba a impactar con su cabina pero súbitamente aquel tercer ovni se hundió por debajo de su vista y se colocó debajo del fuselaje de su avioneta. Para ese momento, en donde ya no sabía el pobre piloto donde mirar, se dio cuenta de que aunque él no había tocado nada, su velocidad había descendido desde 140 millas nauticas hasta 120. Trató de girar su aeronave hacia la izquierda en un intento quizá desesperado de zafarse de su extraña compañía pero se dio cuenta de que los controles estaban bloqueados y no se movían. Acto seguido el ovni inferior dio un pequeño golpe en su avioneta y aquello le llenó de horror.

CarlosDosSantos_UFO_02

El extraño incidente Zihuatanejo nos deja una escena increíble en la historia de la ufología

Llegó un momento en el que incluso llegó a sacar las ruedas de aterrizaje para intentar separarse al menos algo del ovni que tenía por debajo pero claro, la maniobra no funcionó. Un tren de aterrizaje contra un impresionante ovni en formación triple que venían a buscarle directamente a él por razones desconocidas.

Carlos de los Santos miró su trayectoria y no había alteración, pero se dio cuenta de que de alguna manera estaba siendo remolcado… hacia arriba. Estaba ganando altura. Aquello podía ser un problema porque si subía mucho más podría llegar a sufrir una despresurización de la cabina y morir en el acto. Cada vez más y más asustado, comenzó a llorar y a temblar temiéndose lo peor.

grafico_avioneta_thumb

Dibujo realizado por el piloto

En aquel momento (y es raro también que no lo hubiera hecho antes) se comunicó con el Centro de Control de Tráfico Aéreo para contarles lo que estaba ocurriendo. Pero el Centro de Control de Mexico DF no respondió. Ese silencio le llenó aún más de miedo. Estaba solo. Solo en compañía de tres ovnis negros que le subían cada vez más hacia lo desconocido.

CarlosDosSantos_UFO_Tech1

Su superficie pulida no reflejaba la luz del sol en sus 5 metros de diámetro.

Estaba desesperado, tanto, que empezó a pensar que en Tráfico Aéreo le estaban escuchando, que no le creían y que por eso no le contestaban. Miraba a un lado y a otro y aquellos dos ovnis seguían impertérritos escoltandole. Pero el que le preocupaba de verdad era el que no podía ver bien. El de abajo. Hubo un momento en el que pensó que quizá el tren de aterrizaje habría quedado dañado. Pensó que quizá el objeto ya no estaría tan pegado a su avioneta. Pensó también que tenía que comprobar si funcionaba porque de lo contrario habría sido un gran problema para él. Lo hizo pero el tren no bajaba, pero no había luces de aviso de mal funcionamiento, no había indicador de emergencia que marcase una avería. El ovni que tenía debajo de él impedía que se desplegara, nada más. Y nada menos.

CarlosDosSantos_UFO_Tech2

 Los tres ovnis eran idénticos y su aspecto por delante y por detrás era similar a excepción de unas ventanas.

En aquel momento, De los Santos trató de comunicarse con el Control de Mexico de nuevo e informó de que «fuerzas desconocidas estaban controlado su avioneta y que había perdido el control sobre ella». Sin respuesta de nuevo. Quizá la radio no funcionaba. Quizá los objetos y quien fuera dentro estaban incomunicándole por alguna razón. Tras unos agobiantes minutos subiendo y subiendo lentamente con aquellos ovnis allí pegados a él, la radio comenzó a funcionar de nuevo. Era un operador de radio que le pedía su posición y su situación y que le exponía que habían contactado a las autoridades competentes sobre su caso. Carlos le interrumpió diciendo: «lo que ustedes digan, pero mi aeroplano está fuera de control».

CarlosDosSantos_Sketch03

 Esquema realizado por el propio piloto.

El centro de control de México hizo por su parte un llamamiento a cualquier aeronave que se encontrase cerca de la posición de Carlos para ver si se podían acercar a lo que estaba ocurriendo y recibieron un aviso de otro pequeño avión del Ministerio de Agricultura mexicano que andaba sobrevolando tierras cercanas. A los mandos de aquel improvisado primer avión de rescate, un veterano piloto con el apodo de «El Charro» que asciende raudo y veloz en auxilio de Carlos. Unos segundos de silencio y El Charro confirma a México la escena de película que estaba pasando el joven piloto. Habría que haber visto a los operadores de radio del centro de control cuando el compañero encargado del caso le pidió que se acercara a ver si podía ayudar a Carlos de alguna manera. Vaya escena.

images

La separación de los tres objetos fue similar y a la misma velocidad.

Desde su perspectiva y tras 18 minutos de escolta, Carlos desde la cabina y el Charro acercándose desde la lejanía observaron cómo los tres objetos de repente dejaron de volar junto a la avioneta sobre las montañas de Ajusco, volando sobre el pueblo de Tlalpan y dejándole justo sobre el cráter del gran volcán Popocatepetl tras salir a una velocidad de 900 km/h ante los atónitos ojos de los dos testigos. El joven piloto no volvió a verlos nunca más y recuperó el control de su avioneta aún tembloroso y con el miedo en el cuerpo. Una experiencia tremendamente intensa en donde se había puesto en peligro su vida de verdad. Mientras eso pasaba los radares del Aeropuerto Internacional Benito Juarez pudieron captar tres ecos no identificados haciendo un impresionante giro de 270 grados en un radio de acción de la posición del volcán de 4.5 kilómetros.

ISS018-E-028898_lrg

Sobrevolado el Popocatepetl, los ovnis realizaron varias maniobras impresionantes

Como decíamos, tras recuperar su avioneta, Carlos hizo saber a México DF que su tren de aterrizaje aún continuaba retraido debido al impacto con el tercer objeto disponiéndose a aterrizar aún así. El aeropuerto se preparó para ello. Evacuó todas las pistas posibles y le hizo dar 11 vueltas al mismo hasta que todo estuviese preparado. Entre medias, Carlos trató por todos los medios de arreglar el desaguisado que había causado el ovni. Llegó a sacar un destornillador para tratar de forzar el mecanismo del tren de aterrizaje de forma manual en una escena que habría sido para haberla visto. Lo consiguió.

Con un ataque de pánico y ansiedad evidente, Carlos de los Santos consiguió aterrizar su avioneta tras 40 minutos de espera en un terreno de hierba situado entre dos pistas de aterrizaje. Fue inmediatamente evacuado a la clínica del aeropuerto para un chequeo médico y le fueron suministrados varios sedantes para calmar sus nervios. Tras varios tests médicos y diferentes análisis de sangre no fueron encontrados ni productos tóxicos ni drogas de ningún tipo en su sangre. Todos los estudios que se le realizaron expusieron que aquel piloto estaba en perfectas condiciones para volar y de hecho, así lo siguió haciendo por expreso deseo suyo.

Carlos Antonio de los Santos Montiel 02

El propio Carlos quiso inmortalizar su encuentro con una sencilla réplica, pequeña joya ella de la ufología.

Su perfil era difícilmente rebatible. Piloto precoz, uno de los mejores estudiantes de astronomía de la Universidad Autónoma de México y perfecto conocedor tanto del cielo como de los objetos celestes. Alguien que sabía diferenciar Venus de tres ovnis negros con forma de disco, ovales, con cúpula, sin antenas, con una longitud de 4 metros de largo y hecho con un material que parecía absorber los rayos solares.

Aquí os dejamos la extraordinaria y pavorosa experiencia de este piloto y os invitamos a que veais otro caso de encuentro de ovnis en el aire ocurrido en Chile en 1969. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

El increíble ovni del ojo telescópico que bailaba sobre Argentina

Seguimos con los ovnis más increíbles que podamos imaginar y que hayan hecho su aparición por nuestro remoto planeta azulado. Hoy vamos a ver un caso clásico, un platillo volante de los de antaño, uno de esos incidentes que se recuerdan en los barrios durante décadas, de los que se habla aún hoy. Un incidente de esos que son tan extraños, inclasificables y extremos que no podemos más que decir que quizá los platillos volantes deberían pasar más inspecciones técnicas para venir a nuestro planeta…

Nos vamos a Argentina, tierra prolífica en sucesos así y cuya relación con el fenómeno ovni es un idilio que parece no terminar desde hace muchos años. La observación tuvo lugar el 24 de mayo de 1971 desde una clínica dental en el primer piso de un edificio situado en la calle Pedro Molina, justo en el centro de la ciudad de Mendoza, muy cerquita de una gran avenida que se abre hasta el sur de la ciudad siempre llena de bullicio y vida social por doquier.

MendozaUFO_02

 Este ovni es una de las maravillas olvidadas de la ufología

Aquí tenemos a un testigo llamado Julio Suarez Marzal que mientras está en la consulta del Dr. Walter Grihl de repente ve por la ventana un increíble objeto lejano y volando alto en el cielo de la ciudad. Aquel hombre se lo dijo al doctor y cuando éste vio aquello no se lo pensó dos veces: salió corriendo a avisar a todo el mundo para conseguir unos prismáticos y verlo bien. El Dr. Walter Grihl corroboró posteriormente la forma del objeto y sus características pero se perdió parte del espectáculo por ir a buscar esos binoculares. Suárez no se movió del sitio y vio auténticas maravillas.

Según su testimonio, el objeto se movía lentamente desde el este al oeste de la ciudad con una altitud de unos 1000 metros. El color, gris perlado ligeramente azulado. Su brillo, refulgente sobre el cielo azul de la ciudad argentina. Allí estaba, desafiando a la gravedad con su forma de platillo clásico. De repente aquello comenzó a moverse y a descender a toda velocidad justo donde estaba el testigo «como si se hubiese realizado un potente zoom en una cámara». Una aceleración instantánea.

MendozaUFO_01 (1)

Los movimientos del objeto de este caso son algunos de los más extraños de la ufología

Al acercarse, el objeto parece que genera una halo nuboso a su alrededor (quizá consecuencia de ese rápido movimiento, la presión de vapor de agua de la atmósfera subiese y el porcentaje de vapor de agua del aire hiciera que éste se condensase subitamente). El vapor comienza a envolverlo y hay tanto que casi no se deja ver. Está realmente cerca del testigo. Han pasado solo unos segundos desde que aquel hombre estaba en la mesa tan tranquilo hablando con su doctor. Y ahí estaba ese ovni realizando ese numerito prácticamente para él.

Marzal_Sketch01d

El objeto realizaba movimientos caóticos

Suárez no puede verlo con nitidez pero atisba algún detalle del fuselaje que lo fascina. Parece un visor, pero no está muy seguro. El objeto se aleja de repente a toda velocidad, desapareciendo y reapareciendo por sorpresa, más abajo, frenando y acelerando en constante balanceo. Una vez más, los famosos «problemas técnicos» de los ovnis. En ese momento vuelve a estar muy cerca, no más de 70 metros a 16 grados hacia el sureste de la ciudad.

MendozaUFO_Tech01

Sus dimensiones eran de 6 metros de diámetro por 2 de altura en la parte máxima,

Se acerca y se aleja en ese movimiento tipo zoom, muy rápido. El testigo describe que no entiende nada. Durante 8 segundos el objeto se para completamente en el aire. Silencioso él, vibrando de forma muy ligera. Ahí lo ve bien. Un disco volante casi de ciencia ficción. Un cuerpo sólido y metálico brillando con los rayos del sol. El testigo se abruma ante su belleza. Se siente solo y maravillado. Esa extraña sensación que embarga a quien ve lo desconocido por primera y quizá única vez en su vida.

Marzal_Sketch01dxc

Dibujos del testigo

Ahí está Suarez, perplejo mientras el médico como decíamos se pierde toda la película. Ahí en su fuselaje hay algo, como un «ojo telescópico externo», de color bronce, brillando sobre el borde claro más saliente y circular. De pronto comienza a inclinarse, elevándose con extraños y continuos balanceos. Es una visión tan extraña en el fenómeno ovni que al testigo le costó un mundo encontrar las palabras para describir lo que veía. El extraño periscopio comienza a moverse en todas las direcciones quizá tratando de enfocar algo, de forma casi desesperada.

MendozaUFO_03

Recreación del curioso ojo telescópico del ovni

Su foco se dirige hacia las antenas parabólicas del Correo Central de la ciudad. El sol lo ilumina un poco más si cabe. Casi hace daño a la vista. Suárez afirmó que cuando estaba quieto se podría haber filmado el mejor vídeo de ovnis de la historia pero cuando estaba vibrando era casi imposible de seguir con la vista. El avistamiento es una auténtica locura pero su testimonio fue corroborado en una declaración pública ante notario por el médico.

MendozaUFO_Tech02

Detalle del perfil del telescopio lateral.

El objeto de repente sube hacia arriba, desaparece, reaparece al instante a 1500 metros de altura y 29 grados de inclinación hacia el suroeste de la ciudad. Flota lento de nuevo como al principio… y está empezando a cambiar su forma a toda velocidad, algo que hemos visto en infinidad de ocasiones con el caso de los llamados «ovnis metamórficos». Formas alargadas, de globo, tipo sombrero, ovaladas. Inestable, el objeto parece flotar a la deriva en un posible drama que apenas podemos imaginar. Poco después se estabiliza,  como orientado, se estremece dos o tres veces seguidas, cambia de dirección en ángulo recto y se aleja rápidamente hacia el sur tomando un tinte rosado pálido hasta perderse progresivamente.

Marzal_Sketch02

 

Los movimientos del objeto eran agresivos en algunas partes del incidente

Hasta aquí el bizarro encuentro de este testigo, cuya vivencia apenas duró un par de minutos y que es uno de esos incidentes extremos de la historia de la ufología que, la verdad, intrigan a la vez que provocan perplejidad y quizá desconcierto. Un testimonio feroz en un incidente rarísimo que debería haber visto toda una ciudad pero que por causas desconocidas solo pudo ser presenciado por dos personas. Y ahí quizá esté la clave. Con dos declaraciones juradas pero sólo lo vieron ellos. La probabilidad de que eso pasara es bastante pequeñas pero bien es cierto que el incidente solo duró unos dos minutos y todo ocurrió en completo silencio. No se conocen a día de hoy más testigos de lo que ocurrió.

MendozaUFO_Tech03

El objeto era simétrico e idéntico por arriba y por abajo.

Si os ha gustado esta entrada, también podemos ver el caso de Harold Westendorff en Brasil, uno de los más curiosos de la historia y protagonizado por un piloto que pudo observar un increíble ovni desde su avioneta. Esperamos que sea de su interés.

Igualmente también podemos aplicar el caso del inconsciente colectivo de Jung para explicar qué pudo ocurrir aquel día.

 

Ufopolis.com 2015

El precioso y olvidado caso del platillo volante del policia Mark Coltrane

Hoy en ufopolis viajamos a la década de los 70, tan prolífica en avistamientos como en interés por el mundillo ufo en general tanto en Europa como es Estados Unidos. Había una inusitada expectación entre buena parte de la población al respecto de las nuevas pruebas fotográficas que iban apareciendo aquí y allá en publicaciones especializadas y en la prensa escrita. Poco a poco se fue instaurando entre la gente que efectivamente algo estaba pasando pero nadie daba explicaciones oficiales y las extraoficiales apenas tenían un eco mayor que el ámbito local. Había fervor pero también cierto desapego y entre eso y la campaña de desprestigio que se llevó a cabo desde finales de los años 60 para intentar acabar con las incómodas preguntas por parte del gobierno de los Estados Unidos -y por ende, todos los de la OTAN-, nadie estaba a salvo de tener cierto reparo a contar sus experiencias.

Esto mismo es lo que le pasó al bueno del oficial de policía Mark Coltrane quien, el 19 de abril de 1978 se encontraba haciendo una patrulla en las proximidades de la localidad de Colfax, una ciudad de un millón de habitantes en Wisconsin. A mediodía decidió parar para comer en una área aislada cercana al pueblo. Lo traía preparado de casa y qué mejor que un sitio apartado y solitario para comer sin que nadie le molestara. Y dicho y hecho, se sacó sus típicas bolsitas de papel en donde su mujer le había dejado el almuerzo y su pequeña botella de agua. Todo bien, pero había algo que como suele pasar en este tipo de casos, no iba bien… la radio comenzó a hacer extraños ruidos. El coche estaba apagado pero la emisora de la policía estaba encendida. Aquellos sonidos no eran los habituales que aparecen en las interferencias. Fuera lo que fuera estaba interrumpiendo las comunicaciones de la policía, y lo que era peor, le estaba dejando totalmente aislado (no había teléfonos en esa época, claro).

Mientras que, atónito miraba la configuración de su radio a ver si estaba todo en perfecto funcionamiento, de repente levantó la vista y pudo ver un disco metálico cruzando el cielo a muy poca distancia de su posición. La visión debió ser prácticamente de ciencia ficción, sobre todo porque el objeto parecía abalanzarse literalmente sobre él. Coltrane no se asustó y se fue disparado hacia el maletero en donde tenía una cámara Polaroid, que funcionaba bien. Quizá eran las fotos más importantes de toda su vida, pensó. Enfocó al cielo y sacó varias tomas a diferentes calidades. El objeto estaba tan cerca de él que incluso en una de las fotografías se aprecian los detalles de su parte inferior.

colfax1

La primera foto sacada en aquella localidad de Colfax, es una de las más claras del fenómeno ovni.

La segunda fotografía muestra la huida del objeto, comenzando a desplazarse hacie el este. Un avistamiento absurdo casi dirigido a crear una toma para la posteridad. No cabría pensar otra cosa, habida cuenta de que no hubo ningún tipo de episodio de abducción, missing time o interacción con el entorno más allá de lo que pasó con la radio. Dejarse ver. Eso fue lo que pensó Coltrane. Pero ¿por qué él? No era hombre fantasías ni amante de la creatividad.

colfaxwi19782

La huida de aquel disco dejó impresionado al testigo, según su testimonio. Esta es la segunda foto en buena definición que ha conseguido recuperarse del incidente.

Aún pudo ver a aquel majestuoso disco durante unos minutos, lo suficiente como para ver cómo iba acelerando hasta perderse verticalmente hacia lo alto de los cielos. Coltrane se quedó temblando por aquello y se quedó obnubilado durante las dos horas siguientes. Eso sí es curioso, sin duda, un policía hecho y derecho totalmente impresionado por un suceso que no podía explicar. Dos horas sin pronunciar palabra, mirando al cielo.

Cuando llegó al cuartel estuvo temeroso de contar su experiencia por miedo de ser ridiculizado y entregó la cámara para que fuera la policía la que revelase las fotografías. En el set que ha sobrevivido al paso del tiempo, encontramos dos fotografías preciosas de un platillo volante junto con otra serie de tomas en blanco y negro que pertenecen a la misma cámara.

Esta es la suite y esta es la calidad con la que han sobrevivido las tomas:

wisconsin19781

1. Toma general del platillo con la fecha marcada por la policía de Colfax.

wisconsin19783

2. Fotografía similar a la mítica foto de los Mcminnville de 1950

wisconsin19784

3. Observamos una sombra y una iluminación en el fuselaje exterior del disco además de una antena también iluminada que es tan grande que podría ser parte de una cúpula.

wisconsin197854. La toma en blanco y negro que hemos visto durante el reportaje y que es una de las más curiosas de la historia de la ufología. Destaca por dos pequeñas hendiduras en el borde externo.

¿Qué os ha parecido el caso? A día de hoy siguen ocurriendo este tipo de sucesos pero los objetos ya no son tan metálicos. Quizá tengan que ver con lo que decía Carl Gustav Jung sobre el inconsciente colectivo o con las tecnologías de posibles civilizaciones diferentes que pudiesen visitarnos. Sea como fuere, el caso del policía Coltrane es uno más de aquella década, pero es innegable que la definición de las dos tomas que se conservan en color es magnífica. A nosotros sin duda, nos encantaría poder algún día hacer unas fotografías tan fabulosas. ¿Habéis fotografiado ovnis alguna vez? ¿Cómo os quedaríais si lo vieseis tan cerca? Si os ha gustado este artículo, podéis ver el caso de los Macminnville de Oregón de 1950, mítico como él solo y también el platillo que se vio en la luna durante las misiones Apolo. Os dejamos también el programa que hicimos sobre el inconsciente colectivo y os esperamos en los comentarios.

 Ufopolis.com 2015

Ovnis haciendo una media luna maravillan a un testigo de Portland

Hoy en ufopolis vamos a estudiar una interesante fotografía tomada por un hombre de Portland, Oregon el pasado 17 de febrero. Mientras conducía hacia su casa por la carretera de Lewiston para ir a la casa de su hijo, de repente pudo observar en el cielo varias luces que estaban haciendo una forma circular y que tenían un tamaño realmente sorprendente. Junto a su mujer, que casualmente llevaba una cámara ZTE N9510 pararon el vehículo para tratar de verlo y quizá poderle sacar alguna foto ya que aquello no se movía. Las condiciones de iluminación al ser una foto nocturna no eran las mejores, pero de entre todas las que pudo realizar, envió a la Mutual Ufo Network una que vamos a analizar a continuación.

1. La toma expone diferentes puntos de luz formando una circunferencia, algo que ya hemos visto en diferentes ocasiones en el fenómeno ovni y que parece ser una de las formaciones predilectas de la inteligencia que se esconde detrás de los llamados ovnis lumínicos o luminosos. Es más que interesante observar que excepto el objeto más luminoso y frontal, todos los demás parecen ir en parejas, algo también habitual. Por otra parte, el segundo por la izquierda tiene menos luz que los demás, posiblemente por haber aparecido el último lugar. 

portland-oregon-02-17-15

2.  Existen cientos de referencias en el fenómeno de eventos así, pero desde luego nos quedamos con un clásico, el de Morristown, Nueva Jersey, ocurrido la mañana del 10 de Julio de 1947. John H. Janssen, director del Daily Record (un diario americano de la aviación) estaba pilotando su propio avión desde el Aeropuerto Morristown en Nueva Jersey cuando de repente pudo observar seis luces de manera idéntica al caso de este año, con una esfera luminosa volando por encima suyo y haciendo diferentes maniobras imposibles alrededor de su avión. Maravillado, pero con cierto miedo, decidió tomar una fotografía de aquellas luces que aparecían y desaparecían en un juego del ratón y el gato más que curioso. En la imagen final sólo se distinguen cuatro de los seis objetos luminosos que vio Janssen, pero está considerada una de las pruebas más concluyentes del fenómeno de la primera mitad del siglo XX.

morristownlarge

3. Existen otros dos antecedentes que vamos a evaluar y que podrían estar relacionados con este incidente de Portland. En 1957, en Fort Belvoir, Virginia, un soldado fue llamado de su cuartel por sus amigos para ver un objeto extraño que estaba flotando sobre el cuartel y que parecía circular. Los intrépidos soldados en su emoción pudieron hacerle un total de seis fotografías, de la que ha trascendido la que vamos a enseñar a continuación. Es más que curioso que aquel objeto estaba rodeado de las mismas luces que vemos en el caso de Portland y que posteriormente comenzaron a envolverse entre un humo blanco que llenó la zona. Esta es una toma que posteriormente fue investigada por el comite Condon organizado por los Estados Unidos a nivel oficial para la validez de las pruebas presentadas al respecto de la realidad de las visitas de posibles seres extraterrestres al planeta.
4. ¿Y si de repente estuviésemos ante un objeto que fuese circular e invisible?  Eso mismo pudo fotografiarse en Trinidad el 16 de Enero de 1957, ens una pequeña isla rocosa en el centro del sur del Océano Atlántico a 600 millas de la costa de Bahía, Brasil. El fotógrafo profesional Almiro Barauna tomo una secuencia de imágenes de un objeto volador no identificado fuera de un buque de la Armada que fue visto por más de 50 testigos, entre ellos, el propio capitán del barco.
Valoración: Sin duda estamos ante un caso que nos deja reminiscencias de hechos pasados y objetos que ya tuvieron esa misma forma antaño. La posibilidad de que sean luces independientes o de que por el contrario realmente sean parte de un objeto de grandes dimensiones es una de las diatribas del fenómeno desde hace muchos años. Seguiremos estudiando avistamientos actuales de este misterioso fenómeno ovni que tanto nos cautiva.
Fuente: MUFON