El hombre que recibió cuatro galletas de un extraterrestre

Hoy estudiamos el que podría ser el caso más increíble de la historia de la ufología, el incidente simonton, ocurrido en 1961 en Eagle River, Wisconsin, Estados Unidos. Aquí veremos a un inesperado protagonista que tuvo un increíble encuentro en el patio de su vivienda. Lo que pasó antes, durante y después del avistamiento serán los protagonistas de este encuentro sin igual.

 

Espero que os guste este videoprograma.

¿Qué le ocurrió a la familia Knowles?

Hoy en ufopolis tenemos un caso asombroso conocido como el incidente Nullarbor Plain o el suceso de Mundrabilla. Ocurrió a las cuatro de la mañana del 20 de enero de 1988 y a día de hoy sigue siendo uno de los acontecimientos ovni más curiosos y desconcertantes del mundo. Cogemos nuestra máquina del tiempo y viajamos hasta la carretera que va desde la localidad de Madura hasta la de Mundrabilla y ahí tenemos el coche de la familia Knowles con Sean, el hijo mediano de 21 años en el puesto del conductor, su madre Faye en el copiloto, y los hijos Patrick de 24 años y Wayne de 18 en el asiento de atrás junto con los dos perros de la familia. Un viaje rutinario, todos medio adormecidos y una carretera oscura y solitaria rodeada de campo. Los ingredientes perfectos para encontrarse con el fenómeno que nos apasiona y nos asusta a partes iguales.

mundravilla12Lugar exacto en donde ocurrió el incidente

El paisaje, bosques frondosos. El emplazamiento, una zona dedicada a la exploración espacial en donde existen varias antenas de radiofrecuencia de gran tamaño. Un emplazamiento único en el mundo en un incidente extraordinario.

mundravilla2

En la zona existen instalaciones militares desde hace más de 30 años.

Como decíamos, aquí tenemos a esta familia. El coche con sus luces, y Sean al volante. De repente este chico observa lo que parece ser una luz enfrente del coche. «Demasiado potente para ser otro coche», pensó. En ese momento, le pregunta a su madre si está viendo lo mismo que él, a lo que ella responde que sí. Elucubran sobre si es una nave espacial. Sin humor y con total seriedad. El hermano pequeño Wayne, ríe y descarta tajantemente la posibilidad. «¡Será cualquier cosa!». Estaba equivocado.

Sean no se queda convencido de lo que dice su hermano y acelera el coche para tratar de verlo mejor. Craso error. Cuando están a menos de 20 metros del objeto, de repente un inmenso y potentísimo haz de luz comenzó a inundar toda la cabina interior del vehículo dejándolos cegados. Venía del interior de aquella «cosa» que estaba posada en la carretera. Esperándoles. El haz de luz no estaba quieto se movía por todo el coche, y la familia apenas podía abrir los ojos, pero consiguieron atisbar una figura ovoide de un metro de ancho con forma de taza con una parte central de color amarillo. El objeto estaba posado en el asfalto pero para espanto de los testigos comenzó a moverse de forma inteligente hacia adelante y hacia atrás. Algo iba a hacer. Algo, mejor dicho, iba a hacerles. En toda esta escena, el coche iba moviéndose hacia el objeto porque Sean no había reducido del todo la velocidad y tuvo que dar incluso un volantazo para esquivarlo y dar la vuelta. Fuera lo que fuera aquello, lo mejore era huir. De esta manera, Sean realizó un giro de 180 grados para evitar el objeto y en el transcurso de la misma casi chocan con otro vehículo que venía pegado a ellos y que también debió de ver toda la escena… si no era parte de ella, de por sí. Aquel vehículo llevaba una caravana y jamás pudo ser localizado.

mundravilla10

La familia Knowles iba a vivir una traumática y extraña experiencia

¿Con que cualquier cosa, eh? Dijo Sean dirigiéndose a su hermano pequeño mientras huía a toda velocidad en dirección contraria. La madre observó por el retrovisor cómo aquel extrañísimo objeto comenzó a hacer círculos alrededor de ellos. Pasaba por delante y por detrás, adaptándose a su velocidad. Ahí fue cuando empezaron a asustarse de verdad. Los seguía. A ellos. En un momento dado le perdieron de vista pero siguieron con una extraña sensación de que seguía ahí acechando pero no podían verlo. Nerviosos perdidos, cada uno de los integrantes de la familia daba su exaltada opinión hasta que de repente se callan. Silencio total. Tenían la sensación de que estaban siendo remolcados… hacia arriba. Algo se había posado sobre ellos.

mundravilla11

La descripción visual del evento es de las más raras de la historia

Su coche parecía flotar sin avanzar. No sabían cuál era la altura a la que estaban, pero tenían esa sensación de vértigo. La madre, en aquel momento decidió abrir la puerta para tratar de tocar el suelo pero se encontró con que no tocaba el suelo, si no algo imperceptible visualmente que se sentía como suave y algo caliente. Como un gas o un plasma invisible. No se quemó la mano afortunadamente, pero sí le llamó la atención de que al cerrar la puerta y meterla de nuevo dentro, su mano estaba cubierta de una sustancia negra, similar al hollín. Cuando aquella ventanilla con aquella puerta se abrieron, y hasta que se volvieron a cerrar, un olor desagradable a cadaver inundó el interior del vehículo, lo que, junto a la mano ennegrecida de la madre hizo estallar en pánico a todos los integrantes de la familia. Su coche flotaba y el ovni estaba a punto de aparecer de nuevo.

mundravilla5_Fotor

Recreación realizada en los 80 del incidente

Patrick, en el asiento de atrás tenía la ventanilla abierta y tuvo que cerrarla rápidamente porque también estaba entrando tanto aquel olor sulfuroso desagradable como aquella extraña sustancia negra. De repente, un sonido altísimo comenzó a sonar, lo que volvió completamente locos a los perros. Una auténtica pesadilla que iba a durar 90 minutos y en donde iban a ocurrir muchas más cosas. Los cuatro integrantes de la familia en aquel momento se sintieron desorientados, mareados. Gritaban, pero sus voces se oían cada vez más y más pequeñas, más lejanas, y más lentas. Hablaban cada vez más bajo y como en cámara lenta. Pensaron que les había llegado la hora de morir. No creo que nosotros hubiésemos pensado diferente si nos hubiera pasado lo mismo.

Minutos de angustia. No podían hablar, no sonaban sus voces, el mundo a cámara lenta, y la luz comenzó a aparecer dando vueltas alrededor de ellos. Casi paralizados, no podían ni moverse. Así estuvieron unos cuantos minutos hasta que poco después notaron que la parálisis y el tiempo a cámara lenta comenzaba a terminar. Poco después se dieron cuenta de que el coche comenzaba a bajar de nuevo hacia el suelo. Al caer, de forma algo brusca, un neumático se pinchó creando un gran estruendo. Quizá el sonido no fue para tanto, pero para ellos fue como una explosión. Ya estaban posados y no había tiempo para pensar. ¡Salid! dijo Sean a toda la familia con un grito ensordecedor. Los cuatro integrantes de la familia huyeron campo a través hasta refugiarse detrás de unos arbustos en donde permanecieron 15 minutos tratando de calmarse mientras no le quitaban ojo a las evoluciones de aquel artefacto imposible.

mundravilla0

El objeto en aquel momento seguía sobre el coche.

Sin ellos saberlo, un conductor de camión, el señor Graham Henley presenció la escena completa y estaba casi patidifuso, si me permiten la expresión. Desde su posición a unos cientos de metros pudo ver cómo un objeto ovoide volaba sobre la posición de aquel coche. Estaba por delante de ellos y llegó un momento en el que volvió a emprender la marcha hasta llegar a Mundravilla. Allí se paró para verlo desde la lejanía y desde allí observó al coche de los Knowles llegar a toda prisa hasta su posición en donde salieron todos para contarle lo que les había pasado.

Henley pudo comprobar cómo aquella masa negruzca efectivamente estaba en el interior y el exterior del vehículo corroborando la versión de cada uno de ellos. Se intercambiaron los teléfonos y Henley siguió su camino, pero los Knowles estaban aún en estado de pánico y decidieron ir hacia la comisaría de policía de Ceduna para abrir un parte sobre lo sucedido. Ellos también pudieron ver aquella masa pringosa, casi de la textura de la silicona, adosada en el vehículo. Ahí terminó todo y empezaron las pesquisas.

mundravilla1

La rueda pinchada del coche en una toma que quedará para la historia de las fotos míticas del fenómeno

Diferentes investigadores y periodistas trataron de hablar con los Knowles para estudiar su asombrosa experiencia y de hecho, Keith Basterfield, investigador del UFO Research South Australia llegó a comentar públicamente que el incidente Mundravilla podría ser uno de los mejore encuentros ovni de los que se tienen referencia gracias a la presencia de huellas físicas sobre el entorno y los testigos.

mundravilla6

El especial realizado mostraba a los cuatro familiares contando su experiencia

Las televisiones australianas se encargaron de realizar programas especiales exponiendo análisis de laboratorio en donde se exponía que las sustancias eran desconocidas para la ciencia. Hasta el Dr. Richard Haynes de la NASA llegaron aquellas muestras que finalmente no fueron concluyentes para la comunidad científica. Una vez más.

mundravilla4

Haynes se ocupó del estudio de este caso y de otros 3000 incidentes desde la NASA.

El caso de la familia Knowles, en aquel año 1988 se suma a los miles de incidentes ovni en donde aparecen los mismos elementos: coches, familias, noche, ovni y alteración espacio-temporal. También se da la circunstancia de que existe una persecución, una sustancia desconocida, un segundo testigo, un informe policial y un coche con una caravana que abandonó misteriosamente la escena y que desde luego, forma parte de la historia perdida de los ovnis, esa que alberga segundos testimonios asombrosos que se acaban diluyendo en las entretelas del tiempo por miedo al qué dirán. Si os ha gustado este caso, os recomendamos leer el artículo sobre el incidente del matrimonio Lohre y el vórtice espacio-tiempo de Hamburgo de 1932, así como el programa que hicimos sobre teletransportes imposibles, con escenas similares a las contadas en este reportaje. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Los intrigantes humanoides de los locos años 20

Hoy en ufopolis tenemos una gran ración de esos retroufos tan desconocidos y fascinantes que nos encantan y que vienen del periodo de entreguerras, en la década de los años 20 del siglo pasado. Aquí tenemos una información que parte del periodista Len Wells del diario Evansville Courier en un típico encuentro del tercer tipo ocurrido en Junio de 1923 cerca del pueblo de Mount Erie, en el estado de Illinois, una zona que a día de hoy sigue siendo protagonista de los más variopintos encuentros con lo extraño. El protagonista es un crio de 10 años llamado Norman Massie que narró un incidente en el que fue a sacar sus caballos de su establo, como era habitual cada día. Algo le esperaba ahí afuera.

1920-usa-ufo

Existen fascinantes fotografías de avistamientos de los años 20 del siglo XX similares a los de hoy en día.

Tras hacerlos pasar a través de la puerta de la cerca, se dio cuenta de que había un objeto con varias luces a pocas decenas de metros de su posición. Raudo y sin temor, el chico se posicionó a unos 20 metros del objeto, desde donde pudo observar a cinco seres situados en el interior del mismo. Su aspecto era similar al de los seres humanos, pero muy pequeños, de 1,20 metros y pelo rubio. El chico siguió acercándose ajeno a cualquier tipo de peligro, quizá falto de conocimiento ante lo que estaba ante él y en ese momento, según aseguró al diario Evansville Courier, «pudo escuchar cómo hablaban entre ellos». Uno de los misteriosos hombres estaba sentado, mientras que los otros estaban de pie. El que estaba sentado era referido como «comandante» por los demás seres en un perfecto inglés, mientras que realizaban aparentes operaciones de mantenimiento en el interior del cuerpo aterrizado. De entre las conversaciones que el testigo pudo escuchar, destacó una en la que uno de los seres informaba al comandante que las reparaciones habían tenido éxito. Quizá viajeros del tiempo, en esa parte del fenómeno ovni en donde aparecen elementos como el idioma que son identificables por los testigos.

hqdefault

El objeto era similar al aparecido en el caso Zamora.

El objeto fue descrito como metálico y estaba sostenido por tres patas, de forma similar al observado por Lonnie Zamora a mediados de los años 60 en Socorro, Nuevo México. Tenía una cúpula con varios agujeros y la parte superior tenía una especie de vidrio derretido, según el testigo. El objeto, ante los ojos de aquel intrépido chaval despegó hacia arriba, plegándose cada una de las tres patas del tren de aterrizaje, y se dirigió hacia el oeste con una increíble velocidad. Así termina esta fascinante caso de encuentros del tercer tipo, totalmente desconocido para el gran público que estudiamos hoy en ufopolis y que recuerda a uno de los casos proporcionados por el mítico ufólogo Antonio Ribera ocurrido en la localidad de Quero, provincia de Toledo, en España. En este caso tenemos un solitario ser sin la presencia de un ovni pero con un curioso tipo de aparato que le hacía levitar.

roaring7

 

El caso Quero es de los más especiales que hemos encontrado en la casuística ovni mundial

El testigo estaba en una iglesia rural cercana a la mencionada localidad y al salir de ella pudo observar la figura de un curioso ser de similar altura a los del caso anterior, de 1.20 metros, que llevaba un traje ajustado de color verde que dejaba entrever brazos y piernas totalmente rígidas. Se movía por la zona y de hecho llegó a acercarse a solo dos metros del testigo. Llevaba los pies juntos sobre una plataforma circular que aparentemente levitaba unos centímetros del suelo. En sus manos llevaba un objeto que parecía un panel de control que parecía dirigir los movimientos de su plataforma voladora. El humanoide, de características humanas llegó a desaparecer por los terrenos adyacentes a la iglesia dejando al testigo totalmente estupefacto.

NASA-Astronaut-Brian-Duffy-STS-92-photo-credit-NASA-posted-on-SpaceFlight-Insider-647x515

El ser protegía su cabeza como la de los modernos astronautas. En la foto, el astronauta Brian Duffi de la misión STS-92. Foto: NASA.

Esto no acaba aquí. Según la publicación canadiense Cuforn Bulletin de Mayo de 1988 también se produjo un incidente de abducción en Port Burwell, Ontario, Canadá durante una noche del verano de 1925. Aquí tenemos a una niña de cinco años que se levanta de la cama y siente la necesidad imperiosa de salir al exterior de su humilde casa de campo. Allí observa un objeto con forma de tren emitiendo un fino zumbido mientras que se aproxima a su posición. Un rayo de luz la envuelve y la eleva introduciéndola en el objeto alargado en donde se encuentra con tres pequeños seres similares a los grises, esos seres que se harían famosos 40 años después después del incidente de Betty y Barney Hill de 1962. La descripción es similar: grandes cabezas, piel cerúlea y grisácea, delgados y con un traje ajustado a su cuerpo. La niña habría sido examinada con varios instrumentos al igual que en el caso de Próspera Muñoz en 1947.

2b

La niña Próspera Muñoz, sobre las piernas de su hermana mayor.

Tras acabar los exámenes, la niña habría sido devuelta sana y salva a su casa en donde habría relatado a sus padres su episodio de abducción. Cabe destacar la falta de referentes visuales en 1925 para que la niña se inventase la historia. Durante el mismo verano, aquella niña reportó otro incidente similar en la misma localización involucrando seres de diferente morfología. La testigo, en este segundo incidente, se encontraba en el césped de su finca cuando tres seres de piel amarillenta habrían ido a su encuentro a bordo de otro objeto luminoso. Según la niña, habría sido introducida en ese objeto, el cual habría volado a gran altura y habría vuelto a casa, de igual manera, sana y salva.

entity1forarticle

Los incidentes de la ciudad de Ontario destacan por lo bizarro de sus características. Foto de la recreación de un incidente de 1975 con otro humanoide de 1.20 metros con traje de astronauta.

Este tipo de eventos trascienden fronteras, edades, épocas y características como la economía o el emplazamiento. ¿Qué hay detrás de este tipo de eventos y por qué estos humanoides se presentan en situaciones tan surrealistas? ¿Son viajeros del futuro estos seres bajitos protagonistas de estos encuentros con lo desconocido? Os esperamos en los comentarios y os dejamos con otro encuentro con niños ocurrido en Ruwa, Zimbabwe, en 1994. Esperamos que tanto el artículo como el vídeo sean de su agrado.

Ufopolis.com 2015.

¿Qué le pasó a Lorena Dvorak Cordini?

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un interesante caso ocurrido al norte de la localidad de Edwards, California en verano de 1971. Aquí tenemos una desconcertante e historia de la que apenas se ha publicado nunca y que tiene elementos propios de una película de Hollywood. La testigo que narra su historia se llama Debbie Clayton, una mujer que se encontraba en su casa de las afueras de la mencionada localidad y que de madrugada de repente escucha un sonido rugiente en el exterior de su casa, acompañado de un fuerte estruendo. Algo había caido del cielo. Alborotada, decidió acercarse a ver qué era aquello y se encontró en un camino de tierra en el que atisbó una gran nube de humo a varias decenas de metros de distancia. Allí se fue acercando, temerosa de que hubiese sido un avión y se produjese una explosión. Nada más lejos de la realidad.

grey-alien-431x300

La presencia de los grises es desconcertante en gran parte de estos incidentes

Según Clayton, cuando llegó se encontró con varias personas estudiando los restos de algo que había caido del cielo. La falta de visibilidad era notable, pero le sorprendió que aquellas personas se hubiesen personado allí tan rápido. Estaban mirando un objeto accidentado sin ventanas ni muestras de soldadura, realizado, como hemos visto en infinidad de casos ovni de una sola pieza. La mujer pudo tocar el material del que estaba hecho y se encontró con una textura suave. Pocos segundos después las personas que estaban allí levantaron la vista. El ejército de los Estados Unidos entró allí de forma agresiva con jeeps y todoterrenos para controlar la zona. Llevaban armas. A Debbie Clayton no le pareció ningún simulacro. Tuvo miedo. Lo primero que hicieron fue quitarle la cámara a una de las personas que acompañaban a Debbie en la escena que resultaron ser también lugareños y vecinos. Los militares parecían nerviosos. El que cogió la cámara no retiró la película, directamente estampó la cámara contra el suelo.

ufo-crash

Los incidentes de "ufo crash" son más frecuentes de lo que en un principio podría pensarse.

Debbie cogía todos los detalles que podía. La nave parecía estar rayada en su parte inferior. Era de color gris opaco y aún tenía unas curiosas luces de color verde. Tenía forma de hongo (de forma similar al incidente Tuscumbia) y medía 5 metros de diámetro y 2 metros de altura. Debbie observó con horror cómo entre los restos de aquel objeto también se encontraban tres pequeños humanoides y de hecho, uno parecía seguir vivo. Entre ellos observó de forma única en la historia de los testimonios ovni la presencia de una mujer. Parecía que también se encontraba a bordo cuando se había producido el accidente. Y estaba viva. Tenía un traje ajustado de color rosa. Y parecía tener un gran dolor en su cuerpo por el accidente. No decía nada.

Los seres eran pequeños, con descripciones similares a los famosos grises de la historia de la ufología. La mujer se sentía aturdida, confundida y completamente desorientada. Debbie observó cómo los militares tomaron a la mujer del brazo y la introdujeron directamente en una limusina negra que había hecho irrupción en la escena instantes antes. La testigo no podía creer lo que estaba pasando, hacía solo unos minutos que se encontraba plácidamente en su casa y ahora estaba protagonizando prácticamente una escena de la película Encuentros en la tercera fase. Acto seguido, los militares trataron de evacuar la zona mientras diferentes equipos desplazados a la zona levantaban con cables el objeto y lo conectaban a una lona. Según Anton Anfalov, el investigador principal de este caso que habría tenido contacto directo con la mujer aparecida, tanto ella como el objeto habrían sido trasladados a la Base Aérea Edwards situada entre los condados de Kern y Los Angeles.

Edwards_Air_Force_Base,_Calif,_main_base_area

La base Edwards, escenario de varios incidentes de recogida de ovnis en la historia de los EE.UU.

Por si fuera suficientemente sugerente la historia, Anfalov expone que la mujer se llamaba Lorena Dvorak Cordini y que había sobrevivido a una serie de sesiones de hipnosis por parte de los altos estamentos de los Estados Unidos a través del uso de sofisticadas drogas. Supuestamente abducida y en su viaje de regreso a la tierra, esta mujer aseguraba que en ocasiones podía llegar a comunicarse telepáticamente con algunos de los seres con los que había interaccionado. Esta parte de la historia es clásica en los encuentros del cuarto tipo. Según la señora Dvorak, el primer recuerdo vívido que tiene tras el accidente es encontrarse en una fría camilla de metal en un inmenso hangar rodeada de militares de diferentes rangos. En una camilla adyacente se encontraba otro ser, el cual, Dvorak describe con una cabeza achatada sin relación con los seres que habrían sido protagonistas de su abducción.

6a0133f3a4072c970b0154361b1482970c-550wi

El detalle del alien con cabeza achatada y forma de calabaza es inusual en la historia del fenómeno.

La historia de Dvorak concluye con una abrupta salida del hangar tras un extenso interrogatorio y un billete de autobús hasta San Francisco en donde había residido toda la vida. Hasta aquí la odisea de esta historia absolutamente desconocida y de la cual jamás salió nada en los periódicos. Un posible accidente de un ovni producido en 1971 muchos años después de lo de Roswell.

ufo-crash-recovery

 La presencia de militares es habitual en este tipo de incidentes.

Podemos creer el testimonio o no, pero lo cierto es que este incidente narrado por Anton Anfalov nos permite formular varias preguntas: ¿Si existiese otro caso Roswell, no estaría el ejército mucho más preparado para realizar un control total y absoluto de la información? De haber tantos casos registrados de abducción como aseguran diversas fuentes, ¿sería posible que alguno de esos objetos con tripulantes abducidos llegase a estrellarse? ¿Qué papel juegan una vez más esas limusinas negras asociadas al siempre interesante tema de los hombres de negro? ¿Conocerían de antemano algo así y se habrían presentado en la zona a esa velocidad? Un caso fantástico en cualquier caso que hoy os traemos en ufopolis y que por la naturaleza del objeto nos recuerda, como decíamos al caso Tuscumbia del que hicimos este curioso vídeo que exponemos a continuación. Esperamos que el programa sea de su interés.


Ufopolis.com 2015.

Fuente: Anton Anfalov, CSETI, Albert Rosales, Ufocasebook

3 ovnis acosaron a una avioneta sobre el volcán Popocatepetl

En ufopolis nos encanta encontrar similitudes cinematográficas o incluso menciones a lugares famosos donde han aparecido ovnis  a lo largo de la historia. Hoy vamos a viajar a ese lugar en donde los protagonistas de la gran película «Cadena Perpetua» acababan sus días: Zihuatanejo, en México. Cogemos nuestra máquina del tiempo y viajamos hasta el sábado 3 de mayo de 1975, por la mañana a las 10:30 h. Aquí tenemos a un joven piloto llamado Carlos Antonio de los Santos Montiel, un joven piloto de 23 años que viaja con su avioneta Piper PA-24 Comanche matrícula XB-XAU desde la mencionada ciudad de Zihuatanejo. El tiempo, algo nuboso, con poca visibilidad. La avioneta, eso sí, en perfecto estado. Quizá tenía que haberse quedado en tierra pero se habría perdido uno de los ovnis más fascinantes de la historia y quizá uno de nuestros preferidos

CarlosDosSantos_Pic_

Carlos de los Santos, en el medio.

Tenía ganas Carlos de volar aquella mañana, tantas que ni siquiera había tomado el desayuno. Subió, despegó y comenzó a ascender hasta una altura de unos 4500 metros para ver si mejoraba el tiempo pero no lo hacía. La borrasca era constante así que decidió subir a 4800 metros por encima del cumulo tormentoso hasta encontrarse por encima de él. Ahí ya sí, cielo azul y paz. Siguió volando plácidamente hasta las doce y media de la mañana y ya a esa hora decidió regresar a Mexico DF para poner fin a su idílica experiencia.

Carlos-Antonio-de-los-Santo-Montiel

Su avistamiento fue corroborado con mediciones en radares militares

Mientras sobrevolaba los vastos territorios del país azteca se dio cuenta de que cerca de su posición se encontraba el lago de Tequesquitengo, pero no pudo encontrarlo. Raro. Recalibró su instrumental y continuó volando. Pocos segundos después con el rabillo del ojo pudo atisbar un cuerpo negro a su derecha. Qué extraño, pensó. Giró la cabeza y ahí estaba, imponente, un inmenso objeto con forma de dos platos unidos y con una cúpula que parecía una coraza. Su superficie metálica era fascinante, mate y sin brilos.

TeslaColorMultiBilat00851000xx

Recreación del ovni acechando a la avioneta.

Asombrado observó como el objeto se puso muy cerca de su posición. Estaba pegado, totalmente pegado a él. A solo 20 centímetros de su ala derecha y a apenas metro y medio de su cabina. Cuatro segundos después, observó a un segundo objeto que comenzó a asentarse sobre su ala izquierda también a 20 centímetros. En ese momento Carlos comenzó a sentirse tremendamente nervioso y comenzó a tartamudear de miedo. Intentaba calmarse pero no podía. No podía creer lo que estaba pasándole. Siempre igual. ¿Por qué a él y no a otro?

CarlosDosSantos_UFO__01

El segundo objeto apareció por detrás y fue a colocarse sobre su ala izquierda

De repente para su espanto, Carlos descubrió un tercer objeto moviéndose tan rápidamente que casi era imposible de observar desde su posición y colocándose por debajo de la cabina, justo a unos pocos centímetros también. A su derecha, a su izquierda y en frente de él. Estaba rodeado de ovnis en medio de la nada, en su avioneta, a merced.

CarlosA.de-Los-SantosUFO-sighting

Los movimientos de los objetos eran increíbles.

CarlosDosSantos_UFO_03

 El tercer objeto se colocó por debajo, pegado a la avioneta.

Por un momento se pensó que aquel objeto iba a impactar con su cabina pero súbitamente aquel tercer ovni se hundió por debajo de su vista y se colocó debajo del fuselaje de su avioneta. Para ese momento, en donde ya no sabía el pobre piloto donde mirar, se dio cuenta de que aunque él no había tocado nada, su velocidad había descendido desde 140 millas nauticas hasta 120. Trató de girar su aeronave hacia la izquierda en un intento quizá desesperado de zafarse de su extraña compañía pero se dio cuenta de que los controles estaban bloqueados y no se movían. Acto seguido el ovni inferior dio un pequeño golpe en su avioneta y aquello le llenó de horror.

CarlosDosSantos_UFO_02

El extraño incidente Zihuatanejo nos deja una escena increíble en la historia de la ufología

Llegó un momento en el que incluso llegó a sacar las ruedas de aterrizaje para intentar separarse al menos algo del ovni que tenía por debajo pero claro, la maniobra no funcionó. Un tren de aterrizaje contra un impresionante ovni en formación triple que venían a buscarle directamente a él por razones desconocidas.

Carlos de los Santos miró su trayectoria y no había alteración, pero se dio cuenta de que de alguna manera estaba siendo remolcado… hacia arriba. Estaba ganando altura. Aquello podía ser un problema porque si subía mucho más podría llegar a sufrir una despresurización de la cabina y morir en el acto. Cada vez más y más asustado, comenzó a llorar y a temblar temiéndose lo peor.

grafico_avioneta_thumb

Dibujo realizado por el piloto

En aquel momento (y es raro también que no lo hubiera hecho antes) se comunicó con el Centro de Control de Tráfico Aéreo para contarles lo que estaba ocurriendo. Pero el Centro de Control de Mexico DF no respondió. Ese silencio le llenó aún más de miedo. Estaba solo. Solo en compañía de tres ovnis negros que le subían cada vez más hacia lo desconocido.

CarlosDosSantos_UFO_Tech1

Su superficie pulida no reflejaba la luz del sol en sus 5 metros de diámetro.

Estaba desesperado, tanto, que empezó a pensar que en Tráfico Aéreo le estaban escuchando, que no le creían y que por eso no le contestaban. Miraba a un lado y a otro y aquellos dos ovnis seguían impertérritos escoltandole. Pero el que le preocupaba de verdad era el que no podía ver bien. El de abajo. Hubo un momento en el que pensó que quizá el tren de aterrizaje habría quedado dañado. Pensó que quizá el objeto ya no estaría tan pegado a su avioneta. Pensó también que tenía que comprobar si funcionaba porque de lo contrario habría sido un gran problema para él. Lo hizo pero el tren no bajaba, pero no había luces de aviso de mal funcionamiento, no había indicador de emergencia que marcase una avería. El ovni que tenía debajo de él impedía que se desplegara, nada más. Y nada menos.

CarlosDosSantos_UFO_Tech2

 Los tres ovnis eran idénticos y su aspecto por delante y por detrás era similar a excepción de unas ventanas.

En aquel momento, De los Santos trató de comunicarse con el Control de Mexico de nuevo e informó de que «fuerzas desconocidas estaban controlado su avioneta y que había perdido el control sobre ella». Sin respuesta de nuevo. Quizá la radio no funcionaba. Quizá los objetos y quien fuera dentro estaban incomunicándole por alguna razón. Tras unos agobiantes minutos subiendo y subiendo lentamente con aquellos ovnis allí pegados a él, la radio comenzó a funcionar de nuevo. Era un operador de radio que le pedía su posición y su situación y que le exponía que habían contactado a las autoridades competentes sobre su caso. Carlos le interrumpió diciendo: «lo que ustedes digan, pero mi aeroplano está fuera de control».

CarlosDosSantos_Sketch03

 Esquema realizado por el propio piloto.

El centro de control de México hizo por su parte un llamamiento a cualquier aeronave que se encontrase cerca de la posición de Carlos para ver si se podían acercar a lo que estaba ocurriendo y recibieron un aviso de otro pequeño avión del Ministerio de Agricultura mexicano que andaba sobrevolando tierras cercanas. A los mandos de aquel improvisado primer avión de rescate, un veterano piloto con el apodo de «El Charro» que asciende raudo y veloz en auxilio de Carlos. Unos segundos de silencio y El Charro confirma a México la escena de película que estaba pasando el joven piloto. Habría que haber visto a los operadores de radio del centro de control cuando el compañero encargado del caso le pidió que se acercara a ver si podía ayudar a Carlos de alguna manera. Vaya escena.

images

La separación de los tres objetos fue similar y a la misma velocidad.

Desde su perspectiva y tras 18 minutos de escolta, Carlos desde la cabina y el Charro acercándose desde la lejanía observaron cómo los tres objetos de repente dejaron de volar junto a la avioneta sobre las montañas de Ajusco, volando sobre el pueblo de Tlalpan y dejándole justo sobre el cráter del gran volcán Popocatepetl tras salir a una velocidad de 900 km/h ante los atónitos ojos de los dos testigos. El joven piloto no volvió a verlos nunca más y recuperó el control de su avioneta aún tembloroso y con el miedo en el cuerpo. Una experiencia tremendamente intensa en donde se había puesto en peligro su vida de verdad. Mientras eso pasaba los radares del Aeropuerto Internacional Benito Juarez pudieron captar tres ecos no identificados haciendo un impresionante giro de 270 grados en un radio de acción de la posición del volcán de 4.5 kilómetros.

ISS018-E-028898_lrg

Sobrevolado el Popocatepetl, los ovnis realizaron varias maniobras impresionantes

Como decíamos, tras recuperar su avioneta, Carlos hizo saber a México DF que su tren de aterrizaje aún continuaba retraido debido al impacto con el tercer objeto disponiéndose a aterrizar aún así. El aeropuerto se preparó para ello. Evacuó todas las pistas posibles y le hizo dar 11 vueltas al mismo hasta que todo estuviese preparado. Entre medias, Carlos trató por todos los medios de arreglar el desaguisado que había causado el ovni. Llegó a sacar un destornillador para tratar de forzar el mecanismo del tren de aterrizaje de forma manual en una escena que habría sido para haberla visto. Lo consiguió.

Con un ataque de pánico y ansiedad evidente, Carlos de los Santos consiguió aterrizar su avioneta tras 40 minutos de espera en un terreno de hierba situado entre dos pistas de aterrizaje. Fue inmediatamente evacuado a la clínica del aeropuerto para un chequeo médico y le fueron suministrados varios sedantes para calmar sus nervios. Tras varios tests médicos y diferentes análisis de sangre no fueron encontrados ni productos tóxicos ni drogas de ningún tipo en su sangre. Todos los estudios que se le realizaron expusieron que aquel piloto estaba en perfectas condiciones para volar y de hecho, así lo siguió haciendo por expreso deseo suyo.

Carlos Antonio de los Santos Montiel 02

El propio Carlos quiso inmortalizar su encuentro con una sencilla réplica, pequeña joya ella de la ufología.

Su perfil era difícilmente rebatible. Piloto precoz, uno de los mejores estudiantes de astronomía de la Universidad Autónoma de México y perfecto conocedor tanto del cielo como de los objetos celestes. Alguien que sabía diferenciar Venus de tres ovnis negros con forma de disco, ovales, con cúpula, sin antenas, con una longitud de 4 metros de largo y hecho con un material que parecía absorber los rayos solares.

Aquí os dejamos la extraordinaria y pavorosa experiencia de este piloto y os invitamos a que veais otro caso de encuentro de ovnis en el aire ocurrido en Chile en 1969. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Cinco ovnis steampunk en tiempos de Sherlock Holmes

En ufopolis adoramos lo que significa el fenómeno ovni en general en el siglo XXI y analizamos pruebas nuevas y antiguas pero nos intrigan los acontecimientos del pasado, los que se pierden en el tiempo y los que apenas son comentados en las publicaciones especializadas. En el marco de lo que muchos de los mejores investigadores de la historia han comentado en torno al fenómeno, el ufólogo Jacques Valee escribió sobre diferentes incidentes ocurridos en el siglo XIX que a día de hoy siguen sin explicación en su obra «pasaporte a Magonia» y hoy vamos a rescatar del baúl de los recuerdos cinco de esos casos de los que habló Valèe, una figura ampliamente reconocida a nivel mundial en el estudio del fenómeno y en el que se inspiró Steven Spielberg (ufólogo de raza aunque se hiciera director de cine) para el papel que protagonizó Francoise Truffaut en la película Encuentros en la tercera fase (Close encounters of the Third kind, 1979). Vamos a ver esos asombrosos recuerdos ufo en los tiempos de Sherlock Holmes:

1. El incidente ocurrido el 15 mayo de 1879 a las 21,40 horas en el Golfo Pérsico.

002071

Buque HMS Vulture, protagonista del incidente.

Era una noche normal en las transitadas aguas de uno de los lugares más conflictivos del mundo a día de hoy, el Golfo Pérsico, pero los marineros a bordo del buque Vulture de la Armada Real Inglesa no tardaron en saber que aquel día, sus vidas iban a dar un vuelco. Algo les esperaba en el cielo cuando ya anochecía en alta mar y habría sido increíble ver sus caras de asombro cuando dos gigantescas ruedas, tal y como fueron descritas, aparecieron de la nada, flotando y girando en el aire, mientras se acercaban lentamente a la superficie del mar.


osni2

Recreación artística del incidente.

Imponentes, de casi 40 metros de diámetro, aquellas «ruedas flotantes» dieron un impresionante espectáculo de luz a unos 150 metros del buque durante ni más ni menos que 35 minutos. Los marineros llegaron incluso a determinar la velocidad de las ruedas en 80 km/h lo que correspondía con la velocidad que llevaban ellos en aquellos momentos. Es decir, los estaban siguiendo, en un avistamiento aparentemente dirigido como los que hemos visto en diferentes partes de la historia. Unos hechos asombrosos que dejaron boquiabiertos a toda una tripulación de un barco de guerra.

2. El suceso del 12 noviembre de 1887 a las 00:00 horas en Cabo Race (Océano Atlántico).

48photo

El buque S.S. Siberian fotografiado en 1911

Sin salir del entorno marítimo, aquí tenemos un caso protagonizado por el buque S.S. Siberian en el que su tripulación pudo observar una enorme esfera ígnea saliendo del mar. Fueron varios los testigos los que se agolparon en la proa del barco observando aquel cuerpo que se elevó hasta los 16 metros de altura, volando en dirección contraria al viento y posteriormente acercándose hasta el buque para quedarse estático, moviéndose de nuevo de manera acompasada con el mismo.

Cinco minutos de odisea hasta que de repente y ante asombro general, aquella impresionante esfera luminosa partió como una exhalación hacia el Sudeste. Un caso perdido en el tiempo que nos encanta recuperar y que nos suena por la tecnología de ovnis lumínicos que han sido vista en tantos casos actuales.

3. El caso del 1 abril 1897 a las 21:00 horas en Everest (el de Kansas, no el del Tibet).
Air_Ship_3

Se trataron de dar explicaciones de lo que pasó con dirigibles, pero nadie sabe a día de hoy qué ocurrió en aquella ciudad del medio-oeste norteamericano.

Salimos de los barcos y volvemos a tierra. Toda la población de Everest, Kansas vio volar un gran objeto metálico bajo la capa nubosa que había aquel día que maravilló al menos pintado. Descendió lentamente, para alejarse luego a gran velocidad rumbo Sudeste. Volvió, y cuando se hallaba en la vertical de la población, de manera totalmente espectacular barrió el suelo con su potente luz. Aquello debió ser para haberlo visto.

Acto seguido, se le vio elevarse a una velocidad fantástica hasta que apenas se le distinguía, y luego bajó de nuevo para volver a dar una asombrosa pasada a baja altura sobre los testigos a toda velocidad. Un auténtico «numerito» el que vemos en este caso. No contento con todo el vaivén, el impresionante objeto volvió y se quedó estacionario durante 5 minutos al borde de una nube baja a la que iluminó completamente. Todos pudieron ver claramente la silueta del aparato, y todos comentaron aquello durante meses. Recordamos que los primeros intentos del hombre de crear aeroplanos se remonta a unos años después del incidente. Aún así, parece evidente que aquello superaba en mucho cualquier prototipo de un primigenio vuelo con un aeroplano similar al de los hermanos Wright.

4. El incidente ocurrido en la mañana del 15 abril de 1897 en Linn Grove, Iowa, Estados Unidos.

189704emctjm8

Recreación del incidente tal y como se vio a finales del siglo XIX.

Aquí tenemos otra localidad similar a las que vemos en las películas del oeste, con su ferrocarril, sus corrales y esa decadencia tan característica del medio oeste norteamericano de aquel entonces. En Linn Grove, se vio volar lentamente un gran objeto metálico y lleno de luces en dirección Norte. Parecía disponerse a aterrizar, y cinco hombres (F. G. Ellis, James Evans, David Evans, Joe Croaskey y Benjamín Bulan) fueron lentamente en automóvil hacia él sin dejar de mirar el cielo. Lo asombroso fue que tuvieron un encuentro del segundo tipo tal y como lo entendemos a día de hoy: a unos 7 km al norte de Linn Grove, encontraron el aparato en el suelo y se acercaron a menos de 700 metros de él, pero éste «extendió sus cuatro alas gigantescas y se elevó hacia el Norte».

Debieron quedarse atónitos, pero aún había más: a bordo de la nave voladora, dos extrañas figuras intentaron ocultarse de ellos de manera surrealista. A los testigos les sorprendió lo largo que llevaban el cabello, en un avistamiento no muy corriente incluso a día de hoy. Humanoides con cabello largo en 1897. Curioso hasta decir basta. La mayoría de los habitantes de Linn Grove vieron el aparato en vuelo. Y ahí quedó el suceso. A día de hoy no existen precedentes de este tipo en ese año.

El suceso del 19 abril 1897 ocurrido a las 22,30 Leroy (Kansas).

cigar-ufo

Sin duda el más impresionante caso de los descritos en este artículo

En este último caso descrito en Pasaporte a Magonia, tenemos a un protagonista llamado Alexander Hamilton, un campesino de la localidad que fue despertado de repente aquella noche por el tremendo alboroto de su ganado. Malhumordao, salió al exterior con su hijo y su inquilino y vieron en el cielo un objeto alargado con forma de cigarro de unos 100 metros de largo, y con una curiosísima cabina transparente en su parte inferior que mostraba unas estrechas bandas rojizas. El objeto flotaba a unos 10 m sobre el suelo.

Ni cortos ni perezosos aquel improvisado grupo de investigación ovni se aproximó a menos de 50 metros del objeto, que se encontraba casi aterrizado. Estaba iluminado y provisto de un reflector. Por si fuera poco, aquí también tenemos humanoides porque resulta que los testigos pudieron ver dentro del aparato a seis extraños seres que describieron posteriormente como «repugnantes». Hablaban un lenguaje que ninguno de los testigos logró entender. El objeto se perdió en el firmamento tras dejar un fuerte olor a azufre y una becerra fue arrastrada por el objeto con ayuda de un fuerte cable rojo delante de los testigos. Un episodio de mutilación de ganado de lo más rudimentario, sin duda. El incidente termina con los tres testigos encontrándose al día siguiente a la pobre cabra muerta en el campo.

Hasta aquí el recorrido por estos 5 retroufos del siglo XIX. Siempre nos gusta recordar historias con el añejo color amarillo de los periódicos y los legajos antiguos. Y es que parece que el fenómeno está con nosotros desde hace mucho, mucho tiempo. Si os ha gustado la entrada, podéis ver también el ovni que vieron 200 personas en Redlands y el episodio de los incidentes de Fátima que estudiamos hace bien poco en esta, vuestra web del que hicimos un vídeo:

¿Qué os parecen los ovnis steampunk del siglo XIX? ¿Conocéis algún caso así en vuestra localidad que tenga más de cien años? Os esperamos en los comentarios.

Fotos míticas de la ufología: las señales de Michalak

El 20 de mayo de 1967, Stefan Michalak informó de un encuentro con un objeto volador no identificado (OVNI) cerca de Falcon Lake, Manitoba, Canadá. Según relató el testigo, mientras disfrutaba de unas jornadas vacacionales una noche vio dos objetos en forma de cigarro que descendían cerca de su cabaña. Uno de ellos cayó cerca de él. Michelak dijo que vio una puerta abierta y oyó voces desde el  del objeto, después de lo cual intentó hacer  en Inglés y otros idiomas, pero no obtuvo respuesta. Narró también que se quemó la  al intentar tocar un «vidrio de colores» que se encontraba alrededor del objeto. La fotografía que vamos a ver a continuación muestra una de las marcas de aquel incidente sobre el cuerpo del testigo.

Michalak

Ufopolis.com 2014