El misterio del centro de la tierra y los dioses sumerios

Todas las diferentes mitologías que han surgido a partir de diversos pueblos y culturas cuentan en su panteón de dioses con un señor de la muerte que, más que decidir sobre la vida y la muerte de los seres vivos, rige sobre el inframundo o reino de los muertos, dependiendo de la estructura de la cosmogonía de cada mitología.

Así, en el caso de la religión sumeria, y su posterior extensión a las culturas asiria, acadia y babilonia, el encargado de presidir sobre las almas de los muertos era una mujer: la diosa Ereshkigal, cuyo nombre traducido literalmente la definiría como ‘’Reina de la gran Tierra’’.

Esta figura representaba a la deidad suprema en el reino de los muertos y la única con autoridad para administrar juicio y establecer las leyes por las que se regían sus dominios. Se consideraba que no había retorno posible de este reino llamado Irkalla y, en muchas ocasiones, se utilizaba este sustantivo para designar al propio reino y a su señora.

ciudad subterránea
El infierno sumerio era un reino bajo tierra donde continuaba la existencia.

Pero estos dominios no eran tenidos como un lugar tenebroso cuyo regente se responsabilizaba de asignar justo castigo para las acciones cometidas en vida sino que se entendía como un lugar en el que continuaba la existencia tras la muerte, de forma subterránea, con otro regente, y en el que no se impartían castigos ni administraban recompensas.

En Irkalla los muertos mantenían el mismo cuerpo que habían tenido en vida pero éste se seguía descomponiendo según el proceso normal. Para la antigua sociedad mesopotámica la existencia continuaba sin más tras el importante acontecimiento de la muerte si bien, para acceder a este reino, había que conseguir atravesar siete puertas y para lograr atravesar cada uno de estos portales, debía dejarse una prenda en pago.

Todo el reino era regido por Ereskigal, hija de Anu, el dios supremo anunnaki. En otro tiempo fue también una diosa del panteón celeste pero fue raptada por el dragón Kur, que es considerado el primer dragón del mundo en la mitología sumeria, y así fue llevada a Irkalla, lugar del que acabó convirtiéndose en su reina gobernando el otro mundo en solitario durante largos años.

ninurta attacking kur
Detalle que muestra a Ninurta enfrentándose al dragón Kur.

Hasta que se dio una ocasión en la que los dioses decidieron celebrar un banquete en el que, al igual que los seres celestes no podían descender al inframundo, los dioses subterráneos no podían ascender al cielo. De modo que los primeros mandaron un emisario a Irkalla que se presentó ante Ereshkigal con una invitación en la que se le instaba a enviar un representante que daría cuenta de la comida de los dioses en su nombre.

Para tal labor la reina de los muertos escogió a su visir Namtar que, a su vez, era un dios menor asociado a la enfermedad. Un mito le hace responsable de haber creado y enviado al mundo 60 enfermedades diferentes que tomaban forma de demonios y se internaban en los hombres.

Así que el visir de la reina se dirigió a las dependencias celestes en donde tenía lugar el evento, para lo que tuvo que subir una extensa escalera y al llegar, se presentó en nombre de la respetada diosa del reino del otro mundo a lo que el resto de dioses, como señal de gran respeto, se levantaron de sus asientos y se arrodillaron ante el visir del mismo modo en el que lo hubieran hecho de haberse encontrado ante la presencia de Ereshkigal. Todos los dioses mostraron su respeto a excepción de Nergal que permaneció en su asiento ya que no le tenía aprecio al visir.

nergal
Representación de Nergal con características animalescas.

Nergal era hijo del dios Enlil y la diosa Ninlil, y fue engendrado en el propio inframundo cuando Enlil engañó a la diosa y la tomó en contra de su voluntad. También era considerado como una de las manifestaciones oscuras del dios del Sol Shamash.

El hecho de que Nergal no se levantara de su asiento fue considerado como una de las mayores ofensas por lo que se le impuso, como castigo, que debía de descender al inframundo para presentar sus disculpas ante Ereshkigal en persona.

Antes de su partida, Enki le previno y le advirtió para que no tomara ningún asiento en el reino de los muertos, ni probara de la bebida o de la comida de este mundo y que tampoco debía yacer con Ereshkigal pues esta diosa era conocida por su gran belleza e intentaría tentarle.

Nergal descendió junto a siete escorpiones y un presente para la diosa y cuando se halló ante su presencia, ésta quedó prendada de su invitado. Le ofreció bebida, alimento y que tomara asiento pero Nergal rechazó todos los ofrecimientos siguiendo el consejo de Enki, si bien no consiguió atender a este consejo de forma absoluta pues sucumbió ante los intentos de seducción de la diosa que le provocó dejándose ver mientras se bañaba.

inergal001p1
Otra representación del consorte de Ereshkigal.

Yacieron juntos durante seis días y seis noches tras los cuales, a la mañana del séptimo día, Nergal abandonó sigilosamente el lecho y el reino de Irkalla volviendo al cielo como era su obligación.

Cuando Ereshkigall despertó fue informada de la razón de la ausencia de su amante y lloró amargamente su marcha. Mandó de nuevo a su visir al reino celeste con el objeto de dar con él pero Namtar no pudo encontrarle debido a que Enki había cambiado su aspecto físico para que pudiera pasar desapercibido.

Cuando la señora del inframundo se dio cuenta del engaño montó en cólera y amenazó con enviar a todos los habitantes de su reino a convivir con los vivos por lo que en número los primeros superarían ampliamente a los segundos.

Al enterarse de esta amenaza Nergal se llenó de ira y descendió de nuevo al inframundo. Rompió los siete portales y se presentó amenazante ante la diosa con la intención de darle muerte decapitándola. Pero en el último momento ambos entendieron que se amaban y decidieron permanecer juntos en Irkalla. Así el dios de las plagas se convirtió en el consorte de Ereshkigal y en dios de los muertos.

godanu
Figurilla que representa a Anu.

Pero la entrada a este reino suponía el no retorno, a excepción de contadas ocasiones en las que algún mensajero entraba a dar una misiva y volvía a salir. Existe un mito en torno a este tema llamado ‘’el descenso de Inanna’’ que narra el viaje de esta diosa, hermana de Ereshkigal al inframundo y que se plasmó por escrito en diversos poemas.

Inanna era la diosa de la fertilidad y del amor en oposición a su hermana: la vida y la muerte. Decidió descender al mundo subterráneo aunque la motivación para tomar tal riesgo no queda muy clara en los fragmentos de los textos recuperados.

Parecía ser muy consciente del riesgo que entrañaba su viaje pues dejó instrucciones a su visir acerca de cómo proceder en caso de que ella misma no hubiese regresado al cabo de tres días desde su partida. Además, se atavió con ropa de gala, joyas y diversos talismanes de poder.

Se dirigió con determinación a las puertas de entrada al inframundo y le transmitió al guardián de las mismas su solicitud para ser recibida por su hermana y poder tratar los asuntos en los concerniente al funeral de su cuñado (el primer marido de Ereshkigal). Al enterarse de la petición la señora de los muertos se enfureció pues sospechó de un engaño e Inanna no vestía apropiadamente para el periodo de duelo, por lo que dudó de las verdaderas intenciones de su visita. Dispuso entonces que cada una de las siete puertas de entrada se cerrara con candado estableciendo en ese momento la condición de que para poder atravesarlas debía de entregarse una prenda o abalorio como pago del peaje.

inanna ishtar
Inanna pasó a ser conocida como Ishtar en Babilonia.

De este modo, Inanna se presentó en las estancias de Ereskigal completamente desnuda e indefensa ya que se había desprovisto de su vestido y sus amuletos mágicos y ambas se enfrentaron en combate, la diosa de la fertilidad delata sus verdaderas intenciones manifestando su deseo de hacerse con el trono. El desenlace de esta contienda en algunas versiones termina con Inanna condenada a muerte y, en otras, con ella muriendo a manos de su hermana. En cualquiera de los casos, Inanna fallece como consecuencia de su viaje.

Para un muerto no existía retorno posible de la morada de los muertos, por lo que Innana queda atrapada en Irkalla pero al cumplirse el plazo estipulado, el visir de la diosa del amor procedió como le había sido indicado y realizó las lamentaciones apropiadas apelando y rogando al resto de dioses para que intercedieran a su favor. Los dioses se negaron ya que la desafortunada suerte de Inanna le había acaecido como consecuencia de sus propios actos, movida por la ambición. De entre todos los dioses, únicamente Enki se apiadó e ideó un plan para traer a Inanna de nuevo con los vivos.

hell_s_gate_
Algunos dioses podían traer a los muertos de nuevo a la vida siempre y cuando no hubieran pasado muchos días desde el fallecimiento.

Creó dos seres que fueron recibidos por Ereshkigal, a la que engañaron para que accediera a hacerles entrega del cuerpo de la recientemente fenecida diosa. Una vez se hicieron con él, lo impregnaron con ‘’el agua de la vida’’ que Enki les había entregado y la diosa revivió.

Pero alguien tenía que suplir a Inanna entre los muertos y se le instó a que escogiera un sustituto para tal fin. Debía de determinar quién moriría en su lugar. Cuando volvió a la tierra se encontró con que su marido Dumuzi no estaba cumpliendo con el pertinente duelo por su muerte y además había ocupado su puesto, así que entregó a su consorte.

Parece que los dioses actuaban de forma muy humana dejándose llevar por celos y ambiciones pero también hacían gala de sus capacidades sobrehumanas siendo incluso capaces de o de crear a otros seres para que les sirvan en sus empresas o de traer de vuelta a la vida a un muerto saltándose las leyes de la existencia:

“Ereshkigal es la reina soberana aquí y aquellos que la adoran no podrán nunca salir. ‘’

Si os ha gustado este artículo, os invitamos a ver estos vídeos en donde estudiamos las acciones y andanzas de diferentes elementos del pasado en donde se tratan diferentes misterios que atañen a nuestro planeta y a nuestra concepción de la vida. Esperamos que sean de vuestro agrado:

Ufopolis.com 2016

¿Podían los antiguos dioses resucitar a los seres humanos?

La línea que separa la vida de la muerte se ha visto extendida a través del paso del tiempo y del progreso en el conocimiento sobre el cuerpo, el entendimiento sobre las leyes físicas y el avance en los medios tecnológicos de modo que ahora la humanidad es capaz de salvar obstáculos que tiempo atrás eran imposibles.

Hallar la cura para varias enfermedades y establecer ciertos procedimientos de acción inmediata en algunos casos han conseguido traer de vuelta a personas que hubieran permanecido algunos segundos clínicamente muertas. Y esto es precisamente lo que parecen describir algunos relatos de la antigüedad que hablan sobre el fenecimiento de algún dios y de cómo el resto de sus congéneres buscan su cuerpo incansablemente para, haciendo uso de su magia-tecnología, traerlo de nuevo a la vida.

inannaunderworld
La diosa Inanna entre ambos mundos. Las figuras que se encuentran en parte superior representan a los vivos y en la parte inferior aparece el inframundo.

Así, en el relato sumerio sobre el descenso de Inanna al mundo de los muertos se describe como esta diosa del amor y la fertilidad, que posteriormente en Babilonia se conocería con el nombre de Ishtar, combate con su hermana la regente del inframundo, Ereshkigal, con intención de arrebatarle el trono y acaba falleciendo bajo ‘’los ojos de la muerte’’, un arma de Ereshkigal. Pasan tres días y tres noches hasta que Enki, enviando a dos seres que él mismo creó para la ocasión que no necesitaban comer ni beber, eran asexuados y no corría sangre por sus venas (parece la descripción de un autómata), consigue engañar a la señora de los muertos para que hiciera entrega del cuerpo de Inanna a estos dos seres que además, eran inmunes a los temibles ojos de la muerte de esta diosa, y procedieron entonces a rociar con ‘’el agua de la vida’’ y ‘’el alimento de la vida’’ que Enki les había otorgado y la diosa resucitó.

Otro dios que muere debido a un viaje a los infiernos es el Ugarita Baal, aunque los textos recuperados están fragmentados con la consecuente falta de información, la narración en ellos encontrada refiere que este dios de las tormentas, con poder sobre los rayos y el viento de algunos de los primeros pueblos semíticos, descendió al inframundo para atender a una invitación del dios de la muerte Mot. No se menciona cómo pero Baal fenece y el resto de dioses buscan su cuerpo que finalmente encuentran enterrado y lo resucitan.

PicBaal
Relieve que muestra al dios Baal con un casco con cuernos.

Los dioses del antiguo Egipto manifiestan asimismo el dominio de esta capacidad en una de sus leyendas. En el mito de la muerte de Osiris se relata como éste muere a manos de su hermano Set para hacerse con el derecho de sucesión al trono de forma que lo engañó para encerrarle en un arcón y arrojarlo al mar donde se ahogó.

Isis, la esposa de Osiris, buscó a su marido con desesperación hasta dar con él en una playa. Así llevó su cuerpo ante el dios de la sabiduría Thot para que pudiera resucitarle, sin embargo llegaron a los oídos de Set las intenciones del resto de dioses y antes de que pudieran aplicar sus artes sobre el cadáver de Osiris su hermanastro se hizo con el cuerpo que desmembró en 14 pedazos tratando de impedir que su enemigo volviera a la vida.

Desolada, la diosa Isis no se rindió, y los dioses debían de poseer una tecnología que les permitiera traer un cuerpo a la vida aún desembrado pues con gran avidez buscó hasta dar con todos los pedazos del cuerpo de su consorte a excepción del falo. Con la ayuda del eminente Thot, ambos recompusieron el cuerpo de Osiris y lo momificaron, resucitó y se instauró como regente del otro mundo, pero antes Isis y Thot consiguieron extraer la esencia de su cuerpo para que su esposa quedara encinta y así, posteriormente nacería el dios Horus que se ocuparía de vengar la muerte de su padre.

osiris
Set sobre el sarcófago de Osiris.

Pero para que este acontecimiento pudiera tener lugar su madre tuvo que ocultar al joven Horus, cuyo nacimiento había mantenido en secreto, en una región pantanosa fuera de los ojos de Set ya que un hijo de su rival Osiris hubiera sido un oponente legítimo al trono. Set pretendió forzar a Isis en contra de su voluntad engañándola para que acudiera a sus estancias y dejarla encinta pues un hijo de ambos le hubiera otorgado mayor legitimidad en su gobierno y hubiera sido un heredero contra el que nadie se hubiera podido oponer siguiendo las leyes de sucesión por las que se regían los dioses.

Isis consiguió escapar del despiadado Set pero al volver al lado de su hijo se lo encontró muerto debido a la picadura de un escorpión. Invocó desconsolada a Thot que se apresuró a bajar desde el ‘’barco del disco celestial’’ y aplicó sus artes sobre el joven devolviéndole a la vida.

Pero las habilidades médicas del sabio Thot no se limitaban únicamente a traer a los muertos a la vida si ciertos requisitos se cumplían, sino que disponía de unos conocimientos (y una tecnología) capaces de realizar operaciones de extrema dificultad como la de resucitar a un dios que había sido decapitado.

isiswadjet2-1-1
Thot asistiendo a Isis y a Horus.

Cuando la venganza de Horus está próxima a concluir y Set capturado junto con sus tenientes y altos cargos militares después de incontables batallas, los presos fueron llevados ante la presencia del supremo Ra, encargado de administrar juicio, y éste puso el sino de los cautivos en manos de los damnificados Isis y Horus que decidieron decapitar a sus enemigos.

Así, uno a uno, Horus fue cortando la cabeza de sus enemigos pero cuando le llegó turno a Set,  la cabeza que había urdido todos los sufrimientos que él y su madre habían experimentado, la propia Isis se compadeció ya que Set era su hermano e impidió a su hijo que acabara con su vida. Horus, enajenado, dirigió su espada contra su madre y acabó decapitándola a ella.

Afortunadamente Thot se encontraba presente y con gran presteza hizo uso de sus conocimientos recomponiendo el cuerpo de la diosa (y realizando una operación de extremada complicación como la de unir una cabeza a un cuerpo) y le devolvió la vida.

thot
¿Cuáles eran los conocimientos secretos que dominaba el dios Thot?

Similar es el mito griego sobre la muerte y resurrección de Dionisio, un dios resultante de la unión entre Zeus y la humana Semele en una de sus muchas aventuras a espaldas de su mujer la diosa Hera que, al enterarse, se llenó de furia y mandó a los titanes contra la criatura. Éstos la desmembraron y estaban ingiriéndola cuando Zeus tuvo noticias de lo que estaba sucediendo y lanzó sus rayos contra ellos que acabaron reducidos a polvo. La abuela de Dionisio, Rea, consiguió hacerse con las partes del muchacho a las que no tuvieron tiempo de dar fin los titanes, entre ellas el corazón, recompuso su cuerpo y le devolvió la vida.

Otro semidiós relacionado con la resurrección en la mitología griega fue Asclepio, hijo de Apolo y de una humana al que una serpiente instruyó en las artes médicas y en cierto conocimiento secreto que hicieron del aprendiz el mejor sanador divino, siendo capaz de evitar la muerte y de resucitar a los muertos. Sin embargo la vida de Asclepio acabó a manos del propio Zeus, según algunos  relatos por comenzar a aceptar dinero en pago por las resurrecciones que llevaba a cabo y, según otras versiones, porque estaba desequilibrando las fuerzas que rigen la vida y la muerte. Según el mito más tarde fue resucitado por el regente del Olimpo con la condición de que no pudiera resucitar a nadie sin su previa aprobación.

asclepio
Estatua de Asclepio con su vara en la que a diferencia del famoso caduceo, sólo se enrosca una serpiente.

Estos son sólo algunos ejemplos de la gran cantidad de resurrecciones que tienen lugar en la mitología. Esos dioses, tal vez los mismos con diferentes nombres, que llegaron del cielo y maravillaron a los antiguos hombres eran capaces de realizar portentos tales como el de resucitar a alguien que había muerto. Tal vez no desarrollaron únicamente la tecnología que les permitió llegar hasta el planeta sino que avanzaron su conocimiento tecnológico en varios campos, entre ellos el de la biomedicina. Quizás esta sea la razón por la que en los relatos, cuando un dios muere, algún otro dios busca desesperada y ávidamente su cuerpo pues, de no haber pasado muchos días, era posible restablecerlo.

¿Qué era el agua de la vida de Enki que permitió resucitar a Inanna?, ¿Cómo consiguieron el resto de dioses resucitar a Baal? o ¿qué avanzados conocimientos poseía Thot que le permitía resucitar a los muertos y volver a implantar una cabeza en su cuerpo? Son preguntas cuya respuesta se encuentra muy lejana pero que tal vez  algún día la humanidad sea capaz, no sólo de dar respuesta, sino de materializar las mismas artes que nuestros propios antepasados presenciaron en los albores de los tiempos.

Si os ha gustado esta entrada os recomendamos estos videoprogramas en donde también tratamos diferentes misterios relacionados con los dioses antiguos y sus modernas tecnologías. Esperamos que sean de su interés.

 

Ufopolis.com