Los misteriosos humanoides alados de Japón

De entre todos los avistamientos ufológicos de cualquier tipo la mayoría de los encuentros suelen presentar varias características en común si bien, cada caso es especial en sí mismo. Normalmente los testigos de lo incomprensible se topan de bruces con alguna escena ya tan arraigada en la iconografía del inconsciente colectivo que resulta hasta familiar teniendo en cuenta el dossier gráfico de experiencias relacionadas con el fenómeno que han trascendido hasta ahora, pero existen algunos casos de encuentros tan inusitados que se sitúan más allá de cualquier realidad concebible.

Un ejemplo de lo expuesto son los escasos, aunque intrigantes, avistamientos de figuras humanoides voladoras que, siendo siluetas antropomórficas, aparecen en los cielos sin evidenciar ningún tipo de ayuda mecánica para tal fin.

human-flying

Varios de estos seres fueron vistos durante la Segunda Guerra Mundial en Japón, al sur del archipiélago, más concretamente son famosos los avistamientos de la isla de Okinawa. Sobre esta pequeña tierra que se alza en el océano Pacífico los soldados norteamericanos luchaban por obtener el control de la nación japonesa y fue durante una de las ofensivas americanas en el año 1945 cuando estos extraños seres se manifestaron de forma visible ante los contendientes de la batalla.

Fueron decenas de avistamientos los que tuvieron lugar y un gran número de soldados afirmaba sin pudor alguno que habían estado ante la presencia de una figura humanoide alada. Los reportes se sucedían y usualmente alguna de estas figuras se presentaba en solitario ante un grupo de hombres, sin embargo se documentó una ocasión en la que se avistó un grupo de varios de estos humanoides.

Seres que flotaban en las alturas, observando desde la lejanía los horrores de la guerra. Su vuelo no emitía ningún tipo de sonido perceptible.

alas

En occidente, tal vez, un avistamiento de un ser que respondiera a estas características habría sido bautizado rápidamente de ángel, un ángel que en lugar de mensajero, se sentaba a observar, sin embargo en Japón esto no sucedió. Quién sabe si por la influencia cultural o porque ningún testigo sintiera que estaba ante la presencia de este tipo de seres sino de algo más.

¿Qué interés podrían haber tenido estas criaturas en presenciar un suceso tan cruento como una guerra? Fenómenos inusuales de todo tipo son reportados durante acontecimientos de gran carga emocional, batallas y catástrofes. Casi todos de carácter negativo pues muy escasa resulta la presencia de lo desconocido durante eventos de razón positiva o neutral.

Las apariciones de los humanoides alados se detuvieron con el final de la guerra pero se volvieron a manifestar tiempo más tarde, en 1952 en una base militar de la ciudad de Kioto. El soldado Sinclair Taylor fue el testigo en este caso. Al caer la noche comenzó su ronda de guardia que en principio fue tranquila hasta que escuchó un extraño sonido de aleteo que se aproximaba hacia su posición en la oscuridad. Tratando de discernir la naturaleza del sonido, el soldado atisbó una figura volando en el cielo nocturno que en primera instancia identificó con un pájaro de grandes proporciones. A medida que la criatura se acercaba pudo por fin discernir que no se trataba de un ave como pudo haber pensado, sino que era un enorme humanoide que medía 2 metros de alto dotado de unas exuberantes alas de 2 metros de envergadura. Aquel ser se mantuvo volando cerca del desconcertado soldado. Presa del pánico el hombre no procesó mejor idea que la de apuntar su arma y abrir fuego contra la perturbadora figura que revoloteaba a su alrededor. A continuación sucedió algo muy común en este tipo de encuentros: el ser desapareció. En un pestañeo se había desvanecido.

volador

Pero esta no había sido la única ocasión en la que el humanoide alado se había presentado en aquella base. Al comunicarle lo sucedió a su superior, al solado le notificaron que no había sido el primero en relatar aquella historia y que la criatura ya había sido vista por un compañero suyo en la misma base.

Trascendiendo los límites de la base fueron muchos los vecinos que reportaron avistamientos similares; muchos de ellos identificando una extraña figura con un gran pájaro y numerosos fueron también los testigos que afirmaron haber visto volar extrañas luces que realizaban movimientos imposibles en el cielo. De nuevo encontramos un significativo aumento de la presencia OVNI en una zona que precede extraños encuentros con entes singulares.

Tras estos encuentros no existe ningún tipo de documentación que manifieste que esta criatura volviera a aparecerse en la zona. Tal vez no se volviera a manifestar o tal vez, no volviera a ser vista.

DSCF4221

La realidad de lo irreal se presenta con contundencia ante los desconcertados testigos que sin poder encontrar una explicación lógica, tampoco pueden negarla, poniendo el mundo del revés. Como siempre, este tipo de seres con semejanzas con otros seres crípticos como el Mothman o el Hombre-Búho, llegan tras una fuerte actividad ufológica que casi anuncia su presencia y parece que se dejan ver conscientemente en un acto voluntario sin motivo aparente aunque inherente, simplemente para desvanecerse en el aire y pretender que nada hubiera sucedido.

Sin duda, este tipo de inusitados encuentros generan en el espectador un dilema moral y existencial acerca de la realidad, tambaleando todo conocimiento de lo que hasta entonces se presumía como real y que, aunque no defina una certeza absoluta, al menos deja la puerta abierta a una comprensible duda.

‘’Si existe algún conflicto entre el mundo natural y el moral, entre la realidad y la conciencia, la conciencia es la que debe llevar la razón.’’

Henry F. Amiel

Encuentros con los hombres de negro – El caso de Herbert Hopkins

La siniestra figura de los hombres de negro viene siendo relacionada con el fenómeno OVNI desde los años 50. Estos misteriosos hombres se presentan ante los testigos de un incidente OVNI o ante investigadores que parecen haber ido demasiado lejos y les instan a guardar silencio de forma intimidante.

Los encuentros de los que tenemos constancia parecen, a priori, ser una pequeña muestra de la vasta cantidad de visitas que deben efectuar ya que, en muchas ocasiones, estos agentes se presentan ante los testigos en un período de tiempo muy corto después del avistamiento. Se han dado incluso situaciones en las que intervienen casi simultáneamente con el evento no dando pie a los sorprendidos testigos a comprender la situación ni mucho menos a transmitir a nadie su experiencia antes de su visita.

mib_a1

Por otro lado, estos hombres de negro, que no suelen identificarse ni portan sobre ellos símbolos o insignias de ningún tipo, parecen conocer hasta el más ínfimo detalle de la vida de aquellos a los que deciden visitar, dando a entender que tienen acceso a cualquier fuente de información, tanto pública como privada y normalmente aparecen cuando esa persona, objeto de su atención, se encuentra sola.

Representando el estereotipo iconográfico de agentes de un servicio secreto, los misteriosos agentes son en la mayoría de las ocasiones confundidos con ellos y, con una apariencia inmaculada, siempre aparecen vistiendo traje, chaqueta, zapatos, corbata y sombrero de color negro, todas las prendas impolutas y perfectamente planchadas. De hecho, varios testigos coinciden en apuntar que las prendas que visten parecen recién compradas.

Manifiestan un carácter muy rígido en sus conversaciones, autoritario, frío e intimidante. Sin expresión en sus facciones y sin emoción en sus palabras.

Aunque ciertos detalles varían dependiendo del encuentro, el patrón común en la descripción de los hombres de negro parece ser el anteriormente expuesto.

men-in-black

El caso que se presenta a continuación, relatado por Herbert Hopkins, resulta perfecto para exponer un ejemplo del típico encuentro con un hombre de negro.

El Sr. Hopkins es un reputado doctor que a la edad de 58 años se encuentra realizando la labor de consultor para un caso en el que un OVNI había tenido relación con un evento de teletransportación en suelo estadounidense durante el año 1976.

Una tarde que se encuentra solo en su domicilio recibe una llamada telefónica de un sujeto que se identifica como el director de la Asociación para la Investigación Ufológica de Nueva Jersey (organización que más tarde se comprobaría inexistente), quien le solicita un encuentro en persona en el que poder discutir los detalles de la investigación en la que el Dr. Hopkins participa. Éste no lo duda un momento y le da a su interlocutor una respuesta afirmativa. Tras colgar, el doctor sale al porche de su vivienda con la intención de dejar la luz encendida para su repentina visita, sin embargo se importuna al descubrir que un hombre ya estaba subiendo los pequeños escalones de su porche. No hay ningún coche aparcado en los alrededores que justifique la rápida respuesta de su invitado y, en una época en la que todavía no han aparecido los teléfonos móviles, tampoco hay ninguna cabina telefónica en las cercanías que haya permitido al visitante personarse casi instantáneamente en la vivienda del doctor justo instantes después de haber realizado la llamada telefónica.

Haciendo caso omiso a su sentido común el doctor invita al extraño a entrar en su casa aunque se percata de la singular reacción de su perro que no deja de ladrar nervioso al desconocido hasta que huye a esconderse en un armario.

El sujeto viste de forma apropiada para un hombre de negro: completamente del representativo color a excepción de la camisa, que contrasta en color blanco y los guantes de ante gris. Al entrar se quita el sombrero dejando al Dr. Hopkins apreciar su completa falta de pelo en cabeza y cejas y su tez de un pálido enfermizo.

mib

Un detalle que llama poderosamente la atención del extrañado doctor es que los labios de su desconocido interlocutor son de color rojo brillante. Mientras conversan, el hombre de negro roza, en un ademán de la mano, uno de los guantes contra los labios y el doctor puede apreciar perfectamente como el pigmento de la cara se queda en la tela gris que le cubre una de las manos. Se revela así la carencia de labios de este sujeto en una boca que casi parece simplemente una línea perfilada.

Cuando Hopkins termina de poner al extraño sujeto al día en los detalles del evento del estudio que les ocupa, éste le indica al doctor que posee dos monedas dentro de uno de sus bolsillos. Hopkins se sorprende en gran medida ante la exactitud de la afirmación y a continuación se le solicita que muestre una de ellas. El doctor, obediente, le muestra a su invitado un penique sosteniéndolo en la palma de la mano. Sin tocarla, el visitante le indica que mire fijamente la moneda y, mientras lo hace, ésta resplandece unos momentos para desenfocarse de su visión y comenzar a desvanecerse en su propia mano, poco a poco, hasta desaparecer por completo.

Ante la sorpresa de su anfitrión, que no puede creer lo que acaba de ver, el extraño invitado afirma que ‘’esa moneda no volverá a ser vista jamás en este plano’’. A continuación le da a entender al doctor que ha de destruir cualquier información relacionada con el objeto de su estudio y cuyos detalles habían estado discutiendo escasos momentos antes.

El doctor está intrigado por el suceso que está viviendo y que raya casi en lo absurdo. Mientras el desconocido habla se hacen cada vez más evidentes unos inusuales cambios en la intensidad y la entonación de las oraciones, realizando picos exagerados en extremos opuestos hasta que el hombre vestido de negro pronuncia la siguiente frase: ‘’Mi energía se agota, debo irme, adiós’’.

Men-in-Black-Conspiracy-Theory

Tras esto se dispone a marcharse bajando las escaleras del porche de forma infantil, llevando un pie y luego el otro al mismo escalón cada vez, en lugar de bajar uno tras otro.

Desde el interior de su casa el perplejo doctor presencia la aparición de una extraña y brillante luz a la altura de la carretera de color azulado. Su extraña visita había desaparecido sin dejar rastro alguno y ningún coche había pasado en una dirección u otra.

Hopkins trata de procesar lo que le acaba de suceder. No se siente seguro, por lo que busca su pistola y la deja sobre la mesa de la cocina, ante la que se sienta a tratar de tranquilizarse. Pronto decide obedecer al hombre de negro y destruye todo el material que había desarrollado en su investigación.

Cuando su familia llega a casa y, después de que el doctor les hubiera puesto en antecedentes, deciden salir al camino que pasa por enfrente de la casa, linterna en mano, donde descubren unas extrañas marcas en el asfalto, demasiado grandes como para que un vehículo de tal tamaño hubiera podido llegar hasta allí teniendo en cuenta el tamaño de las vías de acceso a la zona. A la mañana siguiente, cuando vuelven a comprobarlo, las marcas ya han desaparecido.

Mibs

Pero las situaciones inusuales no acaban con el encuentro. Tras éste, el doctor comienza a recibir llamadas telefónicas en las que al descolgar, sólo encuentra ruido estático al otro lado de la línea y sobre las que la compañía telefónica afirma que no existe ningún problema.

Una visita singular que ilustra uno de los muchos encuentros con estas misteriosas figuras que manifiestan un absoluto interés en silenciar la transcendencia de este misterioso fenómeno.

Como es habitual, cada caso, además de aportar nueva información, deja más preguntas a su paso que respuestas si bien resulta innegable que las entrevistas que realizan estos ‘’silenciadores’’ provocan gran terror en testigos e investigadores que, consecuentemente, optan por obedecer y guardar silencio.

Las situaciones de las que tenemos registro son aquellas en las que las personas a las que se ha pretendido intimidar se han decantado temerariamente por no seguir las órdenes impuestas por estos sujetos cuando han conseguido armarse de valor para hablar al cabo de los años. Sin embargo no tenemos ninguna referencia acerca de lo que les haya podido suceder ni qué medidas se hayan podido tomar contra aquellos que hayan tenido la osadía de hacer transcender esta información. Tal vez nunca lo sepamos.

La asombrosa historia del hombre que no pudo ser abducido

Frecuentemente llegan hasta nosotros los testimonios de inquietantes relatos de abducciones en los que una persona es secuestrada en contra de su voluntad y sometida a cierto tipo de pruebas de carácter médico en las que se experimenta con el sujeto, se toman muestras y se le examina. La víctima que recuerda haber experimentado un evento de este tipo, lo hace con vergüenza y pudor en la mayoría de las ocasiones.

Esto parece ser, a grandes rasgos, una característica común a un gran número de los casos de abducción reportados. Sin embargo, el suceso que nos ocupa en esta ocasión tiene una conclusión inesperada y opuesta a lo expuesto anteriormente.

Según el testimonio de Albert Burtoo, caballero de nacionalidad inglesa, él mantiene un curioso encuentro con lo desconocido el 12 de Agosto de 1983 en la localidad de Aldershot en Reino Unido a los 77 años de edad. Entre otras cosas, Albert había luchado en la II Guerra Mundial, se había convertido en un reputado historiador pero también se había ganado la vida como granjero y jardinero.

burtoogood
Retrato fotográfico del testigo

Albert es también un experto cazador y pescador con varios años de experiencia a sus espaldas y como ese día la predicción meteorológica era muy buena decide acercarse a uno de esos lugares que pocos conocen donde puede hacerse una buena pesca para pasar el día junto con su perro.

Mientras se relaja pescando un inusual objeto que brilla en el cielo con intensa luz capta su atención y puede observar como toma tierra a no demasiada distancia de donde él mismo se encuentra.

Como todo buen inglés, comienza a servirse una taza del té que trae preparado en un termo cuando su perro empieza a manifestar signos de nerviosismo. De pronto, al lado suyo, aparecen dos extraños seres en medio de la oscuridad. Humanoides de muy baja estatura, por debajo del metro y medio, que visten unos extravagantes monos ceñidos de color verde que les cubren el cuerpo entero. Rematan el conjunto con un casco del mismo color y viseras de color negro.

Los dos extraños instan, mediante signos, a Albert a acompañarles. Sorprendentemente y, en contra de todo sentido común, Albert decide hacerles caso. Más adelante diría que sintió que debido a su edad, no tenía nada que perder, que la curiosidad fue más intensa que cualquier prudencia, no obstante es posible que se ejerciera algún tipo de control sobre su voluntad e instintos.

Aldershot1983
Representación artística del momento del encuentro

Así el pescador sigue a las dos criaturas que le guían a través del bosque hasta que encuentran un platillo volante posado en el suelo. A continuación invitan al caballero inglés a que se interne en la nave subiendo una escalinata que se halla colocada para el acceso.

Una vez dentro Albert se da cuenta de que no puede llegar muy lejos, debido a que el techo del interior del aparato es muy bajo por lo que se encorva y se agacha en la medida de sus posibilidades para seguir a los dueños de la nave por el interior de ésta hasta que se encuentra en el interior de una sala negra y metálica que parece estar hecha de una sola pieza pues no puede dar con ninguna junta, tornillo o soldadura en sus paredes. Destaca en todo momento el intenso olor a carne en descomposición imperante en el ambiente.

Sin previo aviso, del suelo en el centro de la sala surge un poste que llega hasta el techo. Tiene un diámetro de algo más de un metro y con él aparecen otros dos seres idénticos a los que le habían acompañado hasta ese momento.

burtoo drawing
Dibujo de la nave realizado por el propio testigo

Acto seguido piden a Albert que se coloque bajo un haz de luz anaranjada que se toma unos minutos en los que parece escanearle.

El pescador queda realmente sorprendido cuando uno de sus acompañantes se dirige directamente a él  con voz cantarina y un acento que nuestro protagonista define como ‘’algo entre el ruso y el chino’’, y le pregunta por su edad.

Tras responder honestamente a dicha pregunta estos seres solicitan a Albert que se marche alegando que es demasiado mayor y que está demasiado enfermo como para ser de alguna utilidad para sus propósitos.

Albert, aunque extrañado, obedece como ha venido haciendo hasta ahora. Baja de la nave y vuelve a su lugar de pesca. Muy tranquilamente coge su taza de té, ahora frío, y mientras le da un sorbo escucha un sonido eléctrico, chisporroteante, alza la vista al cielo y presencia como la nave de donde él mismo acababa de bajar se pierde de su vista volando a gran velocidad.

national enquire
Artículo del incidente publicado en el National Enquire

Este interesante caso en el que el testigo es rechazado para ser una posible víctima de abducción resulta sorprendente. Sin embargo no es una situación sin precedentes pues ya se han reportado otros casos de similares características en los que los fortuitos captores rehúsan utilizar al testigo para sus investigaciones y propósitos pues parece que el sujeto en cuestión no acaba de cumplir con las condiciones físicas necesarias para tal fin, incluso aunque la persona tenga ánimo de cooperar y dé su consentimiento.

Y es que este intrigante fenómeno genera una amplia variedad de situaciones que, si bien tienen varios puntos en común, cada una tiene alguna peculiaridad que la infunde de un carácter especial, en este caso, le tocó a un afable anciano al que se rechazó para participar en la abducción.

El precioso y olvidado caso del platillo volante del policia Mark Coltrane

Hoy en ufopolis viajamos a la década de los 70, tan prolífica en avistamientos como en interés por el mundillo ufo en general tanto en Europa como es Estados Unidos. Había una inusitada expectación entre buena parte de la población al respecto de las nuevas pruebas fotográficas que iban apareciendo aquí y allá en publicaciones especializadas y en la prensa escrita. Poco a poco se fue instaurando entre la gente que efectivamente algo estaba pasando pero nadie daba explicaciones oficiales y las extraoficiales apenas tenían un eco mayor que el ámbito local. Había fervor pero también cierto desapego y entre eso y la campaña de desprestigio que se llevó a cabo desde finales de los años 60 para intentar acabar con las incómodas preguntas por parte del gobierno de los Estados Unidos -y por ende, todos los de la OTAN-, nadie estaba a salvo de tener cierto reparo a contar sus experiencias.

Esto mismo es lo que le pasó al bueno del oficial de policía Mark Coltrane quien, el 19 de abril de 1978 se encontraba haciendo una patrulla en las proximidades de la localidad de Colfax, una ciudad de un millón de habitantes en Wisconsin. A mediodía decidió parar para comer en una área aislada cercana al pueblo. Lo traía preparado de casa y qué mejor que un sitio apartado y solitario para comer sin que nadie le molestara. Y dicho y hecho, se sacó sus típicas bolsitas de papel en donde su mujer le había dejado el almuerzo y su pequeña botella de agua. Todo bien, pero había algo que como suele pasar en este tipo de casos, no iba bien… la radio comenzó a hacer extraños ruidos. El coche estaba apagado pero la emisora de la policía estaba encendida. Aquellos sonidos no eran los habituales que aparecen en las interferencias. Fuera lo que fuera estaba interrumpiendo las comunicaciones de la policía, y lo que era peor, le estaba dejando totalmente aislado (no había teléfonos en esa época, claro).

Mientras que, atónito miraba la configuración de su radio a ver si estaba todo en perfecto funcionamiento, de repente levantó la vista y pudo ver un disco metálico cruzando el cielo a muy poca distancia de su posición. La visión debió ser prácticamente de ciencia ficción, sobre todo porque el objeto parecía abalanzarse literalmente sobre él. Coltrane no se asustó y se fue disparado hacia el maletero en donde tenía una cámara Polaroid, que funcionaba bien. Quizá eran las fotos más importantes de toda su vida, pensó. Enfocó al cielo y sacó varias tomas a diferentes calidades. El objeto estaba tan cerca de él que incluso en una de las fotografías se aprecian los detalles de su parte inferior.

colfax1

La primera foto sacada en aquella localidad de Colfax, es una de las más claras del fenómeno ovni.

La segunda fotografía muestra la huida del objeto, comenzando a desplazarse hacie el este. Un avistamiento absurdo casi dirigido a crear una toma para la posteridad. No cabría pensar otra cosa, habida cuenta de que no hubo ningún tipo de episodio de abducción, missing time o interacción con el entorno más allá de lo que pasó con la radio. Dejarse ver. Eso fue lo que pensó Coltrane. Pero ¿por qué él? No era hombre fantasías ni amante de la creatividad.

colfaxwi19782

La huida de aquel disco dejó impresionado al testigo, según su testimonio. Esta es la segunda foto en buena definición que ha conseguido recuperarse del incidente.

Aún pudo ver a aquel majestuoso disco durante unos minutos, lo suficiente como para ver cómo iba acelerando hasta perderse verticalmente hacia lo alto de los cielos. Coltrane se quedó temblando por aquello y se quedó obnubilado durante las dos horas siguientes. Eso sí es curioso, sin duda, un policía hecho y derecho totalmente impresionado por un suceso que no podía explicar. Dos horas sin pronunciar palabra, mirando al cielo.

Cuando llegó al cuartel estuvo temeroso de contar su experiencia por miedo de ser ridiculizado y entregó la cámara para que fuera la policía la que revelase las fotografías. En el set que ha sobrevivido al paso del tiempo, encontramos dos fotografías preciosas de un platillo volante junto con otra serie de tomas en blanco y negro que pertenecen a la misma cámara.

Esta es la suite y esta es la calidad con la que han sobrevivido las tomas:

wisconsin19781

1. Toma general del platillo con la fecha marcada por la policía de Colfax.

wisconsin19783

2. Fotografía similar a la mítica foto de los Mcminnville de 1950

wisconsin19784

3. Observamos una sombra y una iluminación en el fuselaje exterior del disco además de una antena también iluminada que es tan grande que podría ser parte de una cúpula.

wisconsin197854. La toma en blanco y negro que hemos visto durante el reportaje y que es una de las más curiosas de la historia de la ufología. Destaca por dos pequeñas hendiduras en el borde externo.

¿Qué os ha parecido el caso? A día de hoy siguen ocurriendo este tipo de sucesos pero los objetos ya no son tan metálicos. Quizá tengan que ver con lo que decía Carl Gustav Jung sobre el inconsciente colectivo o con las tecnologías de posibles civilizaciones diferentes que pudiesen visitarnos. Sea como fuere, el caso del policía Coltrane es uno más de aquella década, pero es innegable que la definición de las dos tomas que se conservan en color es magnífica. A nosotros sin duda, nos encantaría poder algún día hacer unas fotografías tan fabulosas. ¿Habéis fotografiado ovnis alguna vez? ¿Cómo os quedaríais si lo vieseis tan cerca? Si os ha gustado este artículo, podéis ver el caso de los Macminnville de Oregón de 1950, mítico como él solo y también el platillo que se vio en la luna durante las misiones Apolo. Os dejamos también el programa que hicimos sobre el inconsciente colectivo y os esperamos en los comentarios.

 Ufopolis.com 2015

Asombro por el objeto que sobrevoló Mexico el 2 de febrero

mexico ufo ufopolis portada

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un vídeo de lo más curioso grabado recientemente en tepotzotlán, México el pasado 2 de febrero. Un videoaficionado llamado Jesus Armando Castañeda Morales colgó recientemente en su canal de Youtube un vídeo que desde luego nos ha sorprendido por la forma del objeto que se ve flotando sobre la ciudad azteca. En la filmación observamos un vuelo aparentemente rectilíneo y dirigido con diferentes puntos de referencia y un buen encuadre. El vídeo está filmado sin trípode pero hemos podido rescatar algunos de los mejores cuadros para analizarlos. Veamos:

1.   En los primeros compases de la filmación se observa cómo el objeto tiene una forma de domo, de coloración oscura. La parte inferior es algo irregular, como el de una pirámide escalonada y la parte superior parece más parecido a una pirámide cuadrangular pura con su vértice en lo alto. Por cómo están dispuesto los vértices en la parte central parecería que la parte superior e inferior están unidos por un paralelepípedo, es decir una zona rectangular con volumen. Pero este objeto parece que está cambiando su forma progresivamente como vamos a ver a continuación.

mexico ufo ufopolis 2

 

2. En la siguiente toma, se ha completado el proceso de transformación y se presenta como un gran objeto con forma de diamante de color oscuro. La luz viene de arriba aunque el cielo está nublado lo que nos permite ver cómo la parte superior está algo más iluminada que la de abajo. No es posible determinar su longitud y su anchura por la falta de referencias pero sí observamos el mismo ángulo de inclinación arriba y abajo.

mexico ufo ufopolis 3

 

3. La siguiente toma es inferior en calidad que la anterior pero nos permite observar cómo efectivamente ese objeto vuelve a mostrar la forma de la primera foto. El videoaficionado siguió grabando el objeto perdiéndose entre unos árboles sin hacer ningún tipo de ruido. Cabe destacar una vez más, el detalle de la iluminación de la parte de arriba contrarrestando la de abajo, en donde hay sombra lo que podría determinar la autenticidad al respecto de ser un objeto físico, sea lo que sea.

mexico ufo ufopolis 4

VIDEO:

Valoración: Es más que difícil asegurar la autenticidad de este objeto y decir que efectivamente era un platillo de otros mundos. Pero las diferencias con los modelos actuales de cometas o drones, la iluminación de la parte superior, el comportamiento de la luz al tocar su fuselaje y sobre todo el aparente cambio de forma nos deja solo la posibilidad de decir que es un objeto volador no identificado. Sea lo que sea lo que pudiese haber allí adentro. Una gran filmación, cámara en mano, en todo caso.

Investigación: Vicente Fuentes
Ufopolis.com 2015

Algo se transformó en el cielo de Hollydale, California

3. Hollydale California cley hill 4
Hoy en ufopolis vamos a estudiar una filmación extraña, increíble, fascinante y que tiene un contexto más que raro. Resulta que hay personas en EE.UU. que se reúnen desde los años 60 en diversos sitios de los Estados Unidos para tratar de «provocar avistamientos de ovnis», pensando en ello, todos a la vez, como una mente colmena. Podría pensarse que es prácticamente una locura compartida, pero lo cierto es que alguna vez, ya sea por casualidad o por éxito de la convocatoria se ha llegado a grabar alguna cosa interesante. Lo cierto es que lo ocurrido en la mañana del 25 de enero de este mismo año es algo difícil de explicar.
 
 
1. Hollydale California cley hill 4
Imagen captada de la grabación original estabilizada.
 
El vídeo muestra lo que parece un cúmulo luminoso de forma alargada y vertical con una serie de luces en la parte superior y con un halo de color morado. Las transformaciones que se ven y las pareidolias que nos permiten ver casi la forma de un cuerpo antropomorfo, o de una figura alada nos retrotraen a las antiguas visiones de ángeles de los tiempos antiguos… grabados esta vez en alta definición. Veamos alguna de las tomas:
 
1. En las imágenes se aprecia una estructura luminosa con diferentes cúmulos moviéndose a toda velocidad. El avistamiento es muy rápido y los cambios de forma son continuos. Destaca la presencia de una parte móvil en la parte superior.
  
2. Hollydale California cley hill 4
 
2. Quizá ésta sea la escena que más parentesco puede tener con una figura casi humana. Similar a muchos avistamientos de humanoides registradas, este cúmulo se mueve en dirección vertical hasta desaparecer.
3. Hollydale California cley hill 4
3. En una de las «transformaciones» (casi tenemos que llamarlo así), se aprecia una serie de apéndices que parecen salir de la estructura. La iluminación va creciendo poco a poco en la parte inferior.
4. Hollydale California cley hill 4
4. Esos cambios acaban derivando en una concentración de luz en la parte central que parece ser el núcleo del halo de color morado que rodea a la figura. Nueva pareidolia, sea lo que sea para ustedes en la siguiente imagen.
5. Hollydale California cley hill 4
5. Finalmente la estructura se convierte en algo sin forma definida antes de desaparecer completamente, casi como si cambiase literalmente de dimensión. Es un avistamiento extraño que no tiene muchas referencias en la historia de la ufología por la rapidez del proceso.
6. Hollydale California cley hill 4
 
VIDEO:
 

 

Valoración: ¿qué decir de algo así? ¿Podría ser un reflejo que despidiese su propio halo morado? ¿Un globo? Imposible un dron, o un espejismo. Una toma extremadamente rara que dejamos en stand by ante más casos similares. 

Investigación: Vicente Fuentes

Ufopolis.com 2015.

Se descubre otro ovni en una increíble toma del Apolo X

apolo 10 ufopolis portada 
Hoy en ufopolis vamos a ver otro de esos avistamientos en el espacio que tanta polémica traen últimamente entre los medios y que a día de hoy se siguen descubriendo. La toma de hoy corresponde a la misión Apolo X, y fue tomada en Julio de 1969 mostrando un objeto sólido de grandes dimensiones en la atmósfera de la tierra. Como siempre, nos queda la duda de las dimensiones reales del objeto porque podría estar más cerca de lo que podría presuponerse en un principio y no ser tan grande, pero algo que sí podemos saber es que tendría iluminación propia porque la tierra estaría reflejando la luz del sol y la luz de este objeto es incluso más intensa que la de nuestro planeta. Veamos las imágenes:
1. La fotografia original está en este enlace: : http://eol.jsc.nasa.gov/DatabaseImages/ISD/highres/AS10/AS10-35-5264.JPG
 
Aquí observamos en esta espectacular toma sobre Arabia Saudi la presencia de un objeto de forma irregular que se encuentra cerca del borde de oscuridad de la tierra en ese momento. Tiene un color azulado y es semi-transparente.
 
apolo 10 ufopolis 1
2. Si ampliamos la toma encontramos que la anomalía tiene una hendidura en su parte central y una serie de apéndices en la parte derecha que nos recuerdan a otras estructuras ya vistas en el fenómeno ovni y que se podrían corresponder con una acumulación de objetos en un núcleo mayor.
apolo 10 ufopolis 2
3. Si perfilamos la fotografía, encontramos el detalle de la hendidura doble separada por un pequeño puente entre la parte superior y la inferior. La estructura muestra ahora los posibles cúmulos, cuatro en total.
apolo 10 ufopolis 3
4. Si pasamos un pequeño filtro de color azulado podemos observar el volumen que tendría esta anomalía de ser cierta la hipótesis de los ovnis lumínicos fusionados entre sí.
apolo 10 ufopolis 4
Valoración: en este tipo de tomas encontramos anomalías similares que no sabemos si podrían ser meros defectos de revelado o auténticas estructuras ajenas a la tierra, pero resulta fascinante encontrar que el fenómeno también se registra con cámaras digitales, dificultando así la posible explicación del revelado. Seguiremos estudiando este tipo de casos.
Investigación: Vicente Fuentes.
Ufopolis.com 2015.

 

La abducción más impactante de la historia: el caso Cahill

24

Vicente Fuentes explica el impresionante caso de abducción simultánea de tres familias australianas en 1993 y expone la historia de la protagonista de un incidente que involucró a 30 seres y un espectacular objeto volador no identificado. Esperamos que el programa sea de su interés.

VIDEO:

Escenas relacionadas con el caso:

17

Recreación informática del objeto que vio la protagonista

21

Escena de la recreación del encuentro

cahill3 (1)

Kelly Cahill en una foto de archivo

cahill3

Aspecto de los seres

cahillUFOsighting

Recreación del encuentro

kellycahill

Kelly Cahill al ser entrevistada contando su encuentro

Xd

Recreación del detalle de los seres que vio en las ventanas del objeto.

Investigación: Vicente Fuentes.

Ufopolis.com 2015

¿Sobrevuelan las ciudades los ovnis invisibles?

En ufopolis en ocasiones hemos tratado el tema de los ovnis invisibles, figuras que aparecen en las fotografías y los vídeos de diferentes personas en el mundo cuando en el momento de hacer la foto, los que la realizan no observan absolutamente nada en el cielo. Diferentes teorías se han realizado al respecto en el campo de la investigación del fenómeno, siendo una de las más aceptadas la posibilidad de que la cámara consiga captar una escena de la realidad en un espectro visible al que no llega el ojo humano, posiblemente en el Infrarrojo. Este es un esquema de lo que nosotros podemos ver:

espectro-visible

Estudio del espectro de luz que vemos los humanos

Hasta los 400 y a partir de los 700 nanómetros (nm) podemos entender que existen cosas que no vemos, o al menos, cosas a las que el reflejo de la luz no estamos acostumbrados a ver. Existen casos absolutamente espectaculares de este tipo de visiones fotográficas, pero una de las más espectaculares es sin duda el que ocurrió a mediados del mes de Abril de 1970 en la bahía de Urca, Rio de Janeiro, en Brasil. El protagonista de esta historia se llama Eduardo Stokert, un fotógrafo aficionado que decidió montar su cámara fotográfica en la bahía para captar una toma panorámica de su ciudad. Las condiciones eran idóneas, a la luz de la luna, con las aguas tranquilas. Le dio tiempo a realizar las fotografías variando la apertura de su diafragma y las velocidades de exposición. Quería una foto lo más precisa posible, pero se encontró con lo imposible al revelarla.

brasil1

Primeras fotografías mostrando la luz de la luna (izquierda) y la luz de la luna con el reflejo de los objetos (derecha)

Resulta que solo seis de los doce negativos habían podido emulsionar correctamente con el líquido fotográfico. Su película Kodak Plus Pan de 20 exposiciones estaba en perfecto estado y no había manera de que aquella reacción química funcionase. De las seis que sí lo hicieron, dos de ellas (las número 11 y 12 presentaban cuatro trazos paralelos de luz que no habían sido visibles en el momento de lanzar las fotografías. Podría ser un defecto óptico, pensó Stokert, pero se quedó de piedra al ver que efectivamente esas luces estaban ahí y que de hecho reflejaban su luz en las aguas de la bahía. Un reflejo, una doble exposición jamás habría creado ese efecto.

Stokert realizó aquellas fotografías con varios amigos y familiares y por supuesto, ninguno de ellos pudo observar ningún objeto tal y como aparecía en las míticas fotos. Diferentes investigadores europeos y americanos analizaron el caso y llegaron a la increíble conclusión de que había habido algo que había volado en formación frente a ellos de manera invisible. Estaban ante un momento único en la historia de la ufología…sin ellos quererlo.

brasil2

Las tomas de Stockert mostrando el camino recorrido por un mínimo de cuatro ovnis sobre Rio de Janeiro, Brasil

La velocidad de exposición para las dos fotografías fue de 20 segundos, y de hecho se llegó a determinar que aquello se movía a mayor velocidad en la primera toma de las imágenes porque los trazos son más largos. La velocidad estimada fue de 13 km/h, es decir un lento paseo por la bahía de forma secreta.

Es interesante observar cómo las luces de la luna y la ciudad sí permanecen estables y fijas en ambas fotos, mientras que los objetos aparecen en diferentes posiciones, denotando movimiento. Un caso sensacional que expone una vez más el enigma de los no identificados desde un punto de vista algo perturbador: ¿y si esto se repitiese continuamente en las ciudades de todos los países de la tierra? 

Les dejamos con el vídeo que realizamos sobre un avistamiento ovni de similares características en Ubatuba, también en Brasil.

Ufopolis.com 2015

El increíble OVNI que voló junto a la estación MIR en 1995

260px-Atlantis_Docked_to_Mir

 

Ocurrió durante el verano de 1995 en la histórica misión de acoplamiento del transbordador Atlantis con la antigua estación espacial rusa Mir. En una de las 153 órbitas que el transbordador realizó en los 9 días de misión ocurrió un avistamiento significativo en órbita, ni más ni menos que a 342 km de altura. Una de las cámaras a bordo del transbordador logró captar un objeto volador no identificado y pulsante que realizó una espectacular maniobra de aproximación. Veamos cuatro tomas del avistamiento:

1. En primer lugar, en el vídeo se ven unas imágenes del centro de control espacial de Houston para acto seguido conectar con imágenes en directo del espacio. En el cuadrante inferior derecho aparece de repente una misteriosa luz pulsante con movimiento que parece acercarse progresivamente a ambas estructuras.

asd

2. La luz tiene la misma cadencia y el mismo pulso durante todo el avistamiento y no cambia ni de dirección ni de velocidad. No puede ser chatarra espacial porque el sol debería iluminarla por completo, no en diferentes intervalos. Demasiado lento para ser un cometa y por supuesto demasiado rápido para ser un satélite, que tampoco pulsaría.

asdd

3. En esta tercera toma observamos cómo el objeto en su trayectoria ascendente tiene un aspecto lenticular, alejado de formas rectangulares. El acercamiento es progresivo, sin aceleración, y el ángulo de inclinación es prácticamente idéntico en todo momento.

asdd2

4. El objeto llega a desaparecer por detrás de la estructura antes de que NASA cambie de toma. 

asdd2d

5. Aquí vamos a ver el vídeo. Al final aparecen las imágenes a cámara rápida, espectaculares, sin duda.

Investigación: Vicente Fuentes.

Ufopolis.com 2014.