Mensaje en el código de la Biblia: vida en Marte y Júpiter

En este videoprograma estudiaremos coincidencias en el polémico código de la biblia bajo una serie de números y matrices que indicarían en un espacio muy pequeño un auténtico misterio: la posibilidad de vida en Jupiter, Saturno y Marte.

Esto parte de un supuesto código secreto que partiría de un punto de partida: que alguien que hubiera tenido avanzados conocimientos matemáticos en el pasado hubiera sido capaz de encriptar mensajes con matrices en el libro más antiguo de la historia de la humanidad hasta el punto de hacer llegar esos mensajes hasta la actualidad aprovechando nuestros actuales conocimientos informáticos.

Espero que el programa sea de vuestro interés.

¿Quién vio los anillos de Júpiter hace 432.000 años?

En este programa vamos a abordar un increíble misterio que proviene de una cultura milenaria y desconocida en occidente: los maoríes, un pueblo con amplios conocimientos en astronomía, que pudo recoger el testigo de la civilización que pudo reinar en la tierra durante cientos de miles de años. Estudiaremos cómo pudieron saber detalles sobre el planeta Júpiter y veremos la poética y lírica forma de exponer los movimientos de este astro, heredada a través de miles de años de tradición oral.

Espero que os guste el videoprograma y que sea de vuestro agrado.

Ufopolis.com 2016

Extrañas variaciones en las manchas de Ceres

Hoy en ufopolis vamos a hablar del misterio de Ceres, ese protoplaneta rico en agua que se encuentra flotando en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y que mantiene en constante polémica a diferentes científicos del mundo al respecto del origen de las manchas blancas que aparecen visibles a cientos de kilómetros de altura en el cráter Occator. ¿Son esas manchas de origen natural o artificial? ¿Se mantienen siempre igual?

ceres2--510x286
Vista 3D del cráter Occator. Foto: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Lo cierto es que no porque hace pocos días el instrumento HARPS, del Observatorio de La Silla, en Chile, ha comentado que en las manchas de Ceres se producen una serie de cambios inesperados que afectan no solo a esa parte concreta del planetoide si no a toda su superficie. El brillo de Ceres cambia continuamente su intensidad en un fenómeno inesperado que podría estar relacionado con su rápida rotación pero del que no se conocen precedentes similares en el sistema solar. ¿Por qué le pasa esto a este cuerpo? ¿Qué tipo de actividad ocurre allí y qué son esas manchas blancas?

 

Hay-agua-en-el-planeta-Ceres-2
Recreación de Ceres en el cinturón de asteroides. Foto: ESA/ATG MEDIALAB

Los datos del espectrógrafo HARPS son más sugerentes de lo que en un principio podríamos suponer ya que al parecer, las manchas de Ceres varían su luz conforme van pasando las horas del día. Si estuviésemos hablando de depósitos de sales, podríamos estar hablando de un proceso de sublimación, es decir, del paso de sólido a gas, pero llama la atención que eso se produzca precisamente en un cuerpo tan frío como Ceres, situado fuera de la zona de habitabilidad para los seres humanos. Quizá estemos ante un proceso natural, pero habida cuenta de los avistamientos de objetos voladores no identificados que se han dado en el planeta desde que la sonda Dawn llegase a este helado mundo hace ya un año, no son pocos los que comentan que estas manchas podrían ser más que un depósito de sales minerales. ¿Podríamos estar ante construcciones artificiales? ¿Y si esas variaciones de luz se correspondiesen con picos de actividad dentro de esas manchas que sugirieran una actividad regulada por un horario determinado? ¿Hay alguien habitando este remoto y pequeño mundo?

Occator_PIA19889
Visión vía satélite del cráter occator. Foto: http://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA19889

Debería ser un auténtico titán de la resistencia porque las temperaturas de Ceres son de 238 K es decir, 38 grados bajo cero. Bastante frío como para montar allí una estación espacial. Diferentes teorías abogan porque de ser una construcción manufacturada, lo más lógico es que estuviese regulada por robots que aguantasen tales condiciones, y que de hecho estuviesen programados para funcionar en las horas de mayor luz del planeta tal y como sugiere Rashid Bashir, de la Universidad de Illinois en Estados Unidos al respecto de nuevos descubrimientos en materia de robótica que sugieren un comportamiento inteligente derivado de los ciclos de luz del medio ambiente.

PIA20132-Ceres-DwarfPlanet-Dawn-3rdMapOrbit-HAMO-image69-20151018-crop
Vista oblícua del cráter Occator. Foto: http://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA20132

Paolo Molano, astrónomo del Observtorio de Trieste, en Italia, y director de la investigación sobre estas variaciones ha comentado recientemente que «Tan pronto como la sonda Dawn reveló la presencia de los misteriosos puntos brillantes en la superficie de Ceres, empecé a buscar la forma de encontrar parámetros que fueran medibles desde la Tierra. A medida que Ceres va rotando, las manchas se aproximan un poco a la Tierra, para alejarse después de nuevo y causando así una serie de variaciones que afectan al espectro luminoso de la luz que llega hasta nosotros». ¿Sería esto una prueba de que alguien estaría habitando esas manchas y se pusiera, digámoslo así, en funcionamiento cuando el sol estuviese dando justo de frente en el cráter Occator?

longitud de onda lumínica reflejada en Ceres
Variabilidad de la luz de Ceres (albedo). Foto: Daily variability of Ceres’ Albedo detected by means of radial velocities changes of the reflected sunlight

El ciclo sería cada 9 horas, eso sí se sabe ya que es el tiempo en que se produce una rotación completa en el planetoide Ceres. Y lo curioso es que sean lo que sean esas manchas, además están en una de las zonas en donde más absorción de agua se produce en el planeta. Si viésemos este enigma desde una perspectiva de ingeniería, sería posible que si se diese la situación de que hubiese diferentes seres habitando allí, uno de los consumos más lógicos para sostener cualquier tipo de instalación sería el agua.

Otro detalle de lo más increíble es que estas manchas se mueven en diferentes direcciones a unos 20 kilómetros por hora, según ha declarado Antonino Lanza, del Observatorio de Catania y coautor del estudio. Las variaciones por tanto afectan tanto al posicionamiento, como a la intensidad lumínica, algo que jamás se había visto en mundo alguno conocido. Si estuviésemos ante un proceso natural de sublimación de sales (a 73 grados bajo cero) esto debería significar que Ceres debería tener un núcleo bastante caliente y dado que en su composición interna debe haber una gran cantidad de agua en forma de hielo y mezclada con roca.

Hay-agua-en-el-planeta-Ceres
Absorción de agua en el planeta Ceres coincidiendo con la zona de las manchas. Foto: Adaptado desde Cuperset ET Al

Dado que mide 950 kilómetros de largo y tiene una masa 80 veces menor que la de la Luna, Ceres es demasiado pequeño para tener atmósfera, y ni el agua líquida ni el hielo pueden sobrevivir durante largo tiempo en su superficie, a no ser que su núcleo sea mucho más caliente de lo que pudiésemos pensar dadas las características de la supuesta evaporación de estas manchas. ¿Estamos hablando de un efecto de la radiación solar, de un planeta mucho más caliente de lo que podría pensarse o de un lugar en donde habría construido una serie de silos con seres mecánicos realizando actividades cuando el sol incidiese justo en su zona del cráter?

PIA20181-Ceres-OccatorCrater-LateralView-20151209
Vista lateral del cráter Occator. Foto: http://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA20181

Las tres explicaciones son increíbles, pero dado que los cambios no siempre son los mismos, podríamos pensar que existe un factor caos que parece dominar todo este asunto. Las manchas no siempre se desplazan en las mismas direcciones. ¿Es esto un comportamiento propio de una inteligencia que realizaría diferentes actividades?

Seguiremos pendientes al transcurso de las investigaciones del equipo de espectrógrafo HARPS y de las nuevas fotografías de la sonda Dawn y no perderemos de vista esas asombrosas manchas y lo que ocurra a sus alrededores. Si os ha gustado este artículo os recomendamos ver el videoprograma que hicimos sobre los descubrimientos de la sonda dawn y los misteriosos objetos voladores no identificados captados cerca de las brillantes manchas de Ceres. También estudiaremos enigmas de su vecino Marte y misteriosas construcciones en la luna. Esperamos que sean de su interés.

Ufopolis.com 2016

Bibliografía

Link investigación principal:

http://www.eso.org/public/archives/releases/sciencepapers/eso1609/eso1609a.pdf

Daily variability of Ceres’ Albedo detected by means of radial velocities changes of the reflected sunlight, Febrero de 2016

P. Molaro1, A. F. Lanza2, L. Monaco 3, F. Tosi, 4, G. Lo Curto 5, M. Fulle1, L. Pasquini 5

1 INAF-Osservatorio Astronomico di Trieste, Via G.B. Tiepolo 11, I-34143 Trieste, Italy

2 INAF-Osservatorio Astrofisico di Catania, Via S. Sofia, 78, 95123 Catania, Italy

3 Departamento de Ciencias Fisicas, Universidad Andres Bello, Republica 220, Santiago, Chile

4 INAF-IAPS INAF-IAPS Istituto di Astrofisica e Planetologia Spaziali, Via del Fosso del Cavaliere, 100, I-00133 Rome, Italy

5 ESO, Karl-Schwarzschild-Strasse 2, D-85748 Garching bei Munchen, Germany

Nuevos e increíbles descubrimientos en Ceres 2016

¿Sería posible que en el pequeño planetoide Ceres se hubieran fotografiado estructuras artificiales? ¿Sabías que las famosas manchas no solo se mueven si no que cambian su intensidad lumínica?

Vicente Fuentes comenta nuevos y asombrosos hallazgos en el pequeño mundo helado de Ceres situado entre Marte y Júpiter y analiza los nuevos datos recibidos por la sonda Dawn sobre los extraños comportamientos de las manchas que existen en el cráter Occator?

¿Qué hay además en el cráter Juling y qué relación tiene lo que hay allí con los objetos voladores no identificados que se ven sobre las supuestas luces de este planeta?

Ufopolis.com 2016

El misterio del paralelo 19,5 en los planetas del sistema solar

Hoy en ufopolis vamos a fijarnos en unos curiosos detalles, quizá coincidencias para algunos, que ocurren en el sistema solar y que dan que pensar al respecto de lo que sabemos y no sabemos de nuestros acompañantes en los cielos, los planetas que orbitan el mismo sol que permite que ahora mismo usted esté leyendo estas líneas.

Desde que en el año 1610 el genial Galileo Galilei enfocase por primera vez con sus lentes las cuatro lunas más grandes de Júpiter, la humanidad ha ido descubriendo auténticas maravillas dentro de los confines del sistema solar. Ejemplo de ello, es la gran tormenta imperecedera de Júpiter formando una inmensa mancha roja en donde cabrían cuatro planetas del tamaño de la tierra, el gigantesco Monte Olimpo de Marte con una altura de 20.000 metros y con una extensión similar al territorio español, la asombrosa atmósfera de Titán en donde una conjunción de presión y baja densidad harían posible que un ser humano consiguiese volar con unas alas de madera como las diseñadas por Leonardo Da Vinci en el siglo XVI, o los asombrosos anillos de Saturno, todos ellos siendo auténticos hitos de la exploración espacial de la humanidad.

maxresdefault
El monte Olimpo de Marte en comparación con España. Foto: i.ytmg.com

Precisamente en este último astro existe un auténtico desafío científico en forma de hexágono que mantiene en vilo a la comunidad astronómica desde hace años. Descubierta a principios de los años ochenta por las sondas Voyager 1 y 2 de la NASA, esta estructura nubosa que se mueve a más de cuatrocientos kilómetros por hora destaca porque se mantiene estática con el tiempo. Saturno tiene estaciones debido a la inclinación de su eje de rotación pero éstas no afectan en absoluto ni a su forma ni a la corriente que origina este inusual movimiento. Primer misterio.

article-0-1CF20C2800000578-359_634x629
Hexagono de Saturno. Foto: NASA, Dailymail.com.uk

Astrónomos del Grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco capitaneados por el científico Agustín Sanchez-Lavega concluyeron recientemente que esta tormenta podría originarse en una extensa onda situada en la atmósfera del planeta que propagaría el hidrógeno en sentido vertical originando además vórtices más pequeños a su alrededor. Y aquí está la clave. En un planeta donde dominan las células convectivas y las corrientes de forma circular, la presencia de este hexágono choca con lo que se conoce actualmente sobre el efecto dinamo y la dispersión de gases atmosféricos en los planetas gaseosos. Es el último lugar en donde debería aparecer algo así… y sin embargo ahí está.

Al respecto de la presencia de esta misteriosa onda, el ex-asesor de la NASA Richard Hoagland sugirió que podría ser debida a que tanto Saturno como Júpiter, Urano y Neptuno, sorprendentemente emiten más energía de la que reciben del sol, algo que se saltaría las leyes de la termodinámica a nivel planetario. Según su tesis, este superávit de energía de salida solo puede ser explicado como una transmisión energética entre dimensiones aludiendo a la posibilidad de que realmente esta increíble anomalía geométrica estaría prácticamente funcionando como un portal entre nuestro continuo espacio-tiempo y otro completamente distinto.

2016-01-15-1452897618-7884420-c
Mancha de Júpiter. Foto: NASA

A este hallazgo se le une además la aparición de un inmenso vórtice ubicado en el polo norte del planeta de los anillos de más de 2000 kilómetros de longitud y que se mueve a una asombrosa velocidad de 150 metros por segundo. La presencia de este vórtice fue descubierta el 27 de noviembre de 2012 por la sonda Cassini y sería el núcleo hacia el cual giraría todo el hexágono refrendando la hipótesis de Hoagland sobre la posible relación de este sistema con los postulados de la física hiperdimensional.

Esta variante de la física convencional, desarrollada por el físico Olivier Heaviside basándose en los trabajos del eminente científico Jordan Maxwell, afirma que un sistema giratorio de un espacio de cuatro dimensiones haría surgir una serie de vórtices de energía al ser proyectado en un espacio de tres dimensiones como el nuestro exactamente a 19,5 grados del ecuador. Esa, curiosamente, es la latitud en donde se sitúan tanto el Triángulo del Diablo como el de las Bermudas frente a las costas de Japón y Puerto Rico respectivamente, dos lugares marcados por las desapariciones inexplicables de aviones, barcos y personas. ¿Significa esto que el hexágono de Saturno es realmente una prueba de la existencia de un portal a otros mundos, a otros tiempos, o a otras dimensiones como muchos investigadores identifican que ocurre en las citadas zonas de la tierra?

ufopolis triangulo bermudas
¿Influyen las coordenadas 19,5 en nuestro planeta también en lugares como el triángulo de las bermudas? Foto: mx.tuhistory.com

Resulta asombroso comprobar cómo diferentes descubrimientos de la NASA apuntan a la existencia de ese tipo de anomalías en todos los planetas del sistema solar siempre en torno a esas coordenadas planetarias. La famosa tormenta de Júpiter se alza en torno a los 19.5 grados sobre el ecuador, al igual que la gran mancha oscura de Neptuno, la mayoría de las distorsiones electromagnéticas ubicadas en la corona solar y conocidas como “manchas solares” o las polémicas y supuestas construcciones halladas en la región de Cydonia en Marte.

Incluso el complejo maya de Teotihuacán en la tierra, el inmenso volcán Loki de la luna Io de Júpiter, los volcanes más activos del planeta Venus en la región Alta y Beta Regio, o la extraña extrusión de lava de la región del cráter Tsiolkovski de la luna están en esa misma franja. ¿Acaso los planetas del sistema solar están regidos por fuerzas hiperdimensionales que poco menos que convierten los polos de los planetas en puertas hacia otros universos? Y de hecho, ¿sería posible que la supuesta civilización que hubiese erigido el complejo de Cydonia en Marte supiese de la existencia de un lugar marcado por las teorías de la física hiperdimensional que resultase favorables para el aprovechamiento de ese remanente de energía?

marte37_25
El supuesto complejo monumental de Marte en una de las últimas fotografías desclasificadas de la NASA. Foto: DLR/FU

Una proposición apasionante que nos lleva a preguntarnos si, por su parte, la antigua cultura que habitó en Mexico hace cientos de años a su vez conocía los misterios de la dispersión energética del planeta tierra al igual que ocurre en el increíble e inmenso hexágono de Saturno. No parece casualidad que todo ocurra en la misma latitud…

Si os ha gustado el artículo, os invitamos a ver este videoprograma sobre misterios en diferentes astros que orbitan nuestro sol. Esperamos que sean de su interés.


Portada: NASA

Ufopolis.com 2016

Dos señales de cuerpos extraterrestres llegan al radiotelescopio de Chile

Vicente Fuentes comenta una reciente publicación de la Universidad Cornell al respecto de unas intrigantes comunicaciones recibidas en el Radiotelescopio espacial ALMA ubicado en el desierto de Atacama en Chile que podrían tener tres explicaciones distintas.

Estudiaremos la posibilidad de que sean realmente una muestra de algunos avistamientos modernos de ovnis en el espacio, un fallo en el equipo o la primera muestra en firme de la presencia de dos cuerpos que la ciencia ha estado tratando de descubrir desde hace más de 100 años, la posible estrella Némesis y el gran astro Tycho.

Esperamos que el programa sea de su interés.

Link Cornell University Library: http://arxiv.org/abs/1512.02652

¿Es el planeta 9 el mítico planeta X?

Vicente Fuentes expone las similaridades y diferencias del nuevo hallazgo del equipo del Instituto Tecnológico de California entre el nuevo planeta recién descubierto y el mítico planeta X, Hercolubus, o Nibiru, según quiera llamarse, estudiado por matemáticos y psíquicos en el siglo XX y presente en la mitología de numerosas culturas, entre ellas, la sumeria. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

Hexágonos imposibles en el planeta Ceres

Vicente Fuentes expone los últimos hallazgos realizados en las fotografías realizadas por la NASA en el planeta Ceres en donde se aprecian colosales estructuras hexagonales derrumbadas y luces que podrían ser depósitos de sales con extrañas características atmosféricas y objetos circundando los alrededores. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

 

Maravillas y misterios del sistema solar

Vicente Fuentes expone increíbles hallazgos en materia de astronáutica como el ya famoso corazón de Plutón, las montañas de la luna en donde jamás se pone el sol, la gran mancha roja de jupiter, los posibles organismos microscópicos que se podrían hallar ahí, las estructuras con forma de medusa, el satélite Iapetus, el gran monte olimpo de Marte, las asombrosas lluvias y océanos de Neptuno, el gran cráter araña de Mercurio, y diferentes anomalías que han sido vistas cerca del sol. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Los increíbles sonidos del sistema solar

best-pictures-cassini-mosaic-saturn-rings_60498_600x450

Hoy en ufopolis vamos a estudiar como suena cada planeta del sistema solar en base a la misteriosa señal que fue captada por la sonda Cassini en el mes de julio de 2004 mientras efectuaba varios vuelos cerca del inmenso y fascinante planeta Saturno que dejaron anonadados a los científicos gracias a las tomas y mediciones que pudo realizar.

Una de ellas era un sonido en forma de ondas de radio que emitía el propio planeta Saturno. Tendríamos que imaginarnos la cara del científico Don Gurnett de la Universidad de Iowa cuando escuchó por primera vez la canción tras multiplicar por cinco los tonos emitidos. Era una melodía perfectamente brillante y armoniosa, belleza para los oídos de cualquier ser humano con un mínimo de gusto.

Según la NASA, los tonos son cortos y duran entre dos y tres segundos. Estarían producidos (atención a la teoría de la NASA) por meteoritos que estarían impactando en la zona de los anillos de Saturno. La señal de por sí no es entendible ni audible desde la tonalidad en la que fue recibida. Hemos hablado de los experimentos con multiplicación por cinco en los tonos, pero con una multiplicación por 12, los sonidos se asemejan a los de una voz metálica similar a una de las tremendas escenas de la película La Cuarta Fase que tanto impacto tuvo en su momento. Dependiendo de cómo dispongamos los tonos sale una maravillosa melodía o un escalofriante y misterioso sonido, casi de ciencia-ficción.

En el siguiente vídeo escucharemos en primer lugar el sonido con cinco tonos, el sonido original y el sonido con 12 tonos. Las diferencias son apreciables y los sentimientos que crean también lo son. ¿Estamos ante el mensaje que alguien dejó hace millones de años esperando a que alguien se acercara a escucharlo? ¿Es ese mensaje una bella melodía en medio del frío espacio o una espantosa voz metálica que lo que hiela es la sangre?

Por otra parte, ahora vamos a estudiar diferentes estudios electromagnéticos recogidos por las sondas Voyager 1 y 2 que según la misma técnica utilizada para los anillos de saturno, se han convertido en músicas identificables por el oído interno del ser humano.

Vamos a hacer un recorrido por cada uno de los planetas. Recomendamos unos cascos para una experiencia inolvidable con cada uno de los mundos y sus sonidos:

 

0. Júpiter: la calma y la quietud

El sonido de Júpiter es una oda a parar el mundo y disfrutar de un momento zen lleno de intensidad. Una notas perfectas para comprobar que el espacio también se toma su tiempo para proteger los planetas interiores (recordemos que la atracción gravitatoria de Jupiter recoge muchos cometas que podrían ser potencialmente peligrosos para la tierra). Una oda a la calma.

1. La Tierra: el sonido del misterio

¿Como se podría definir el sonido de la tierra? Misterioso, suave, armonioso, enigmático y lejano con increíbles tonos reverberantes, casi como síntoma de vida, de nuestra civilización, de nuestros bosques. Pero algo lejano. La base tratada por la NASA de todas las frecuencias que emite la tierra en el espectro electromagnético nos dejan el  interesantísimo sonido que emite nuestra bola azul al cosmos. Una experiencia relajante, perfecta para escribir y para disfrutar en silencio.

2. El Sol: una peli de miedo.

El sol suena poderoso, ambiental, constante y grave, una reverberación constante, casi como de película de miedo. Es un sonido realmente curioso que se va mitigando y dejando diferentes notas finas en el camino. Muy interesante el hecho de que las notas se mantengan constantes. Un ambiente acústico opresivo que se va mitigando hacia el final, que nos ha resultado realmente interesante y único para el motor del sistema solar.

3. Mercurio: el monstruo encerrado

Mercurio, el planeta más cercano al sol, con temperaturas de miles de grados suena como el rugido de un monstruo del averno, literalmente. Más cerca de las psicofonías más acongojantes y de los vientos de los castillos de las películas de miedo. Un interesante efecto registrado por la Voyager-1.

4. Urano: viento frío y lejano

Uno de los planetas gemelos. La gran gasolinera espacial suena lejano, frío, como en tempestad, una imagen de un gigantesco planeta gaseoso que no difiere de la realidad del sonido que parece estar expulsando al espacio en forma de radiación electromagnética. Muy interesante esa reverberación como de película de ciencia-ficción y platillos volantes. Un sonido especial.

5. Neptuno: la estación abandonada

Neptuno suena como un viento lejano, como su gemelo urano, pero este planeta azul rodeado de unos misteriosos anillos al igual que saturno muestran unos sonidos misteriosos como de señales de otro mundo. Un sonido envolvente de fondo similar al de la guerra de los mundos y la sensación de suspense son sus características. Más suave que Urano, casi similar a una estación de aeropuerto abandonada.

6. Saturno: envolvente marea

Viajamos al impresionante Saturno, con su sonido misterioso, lejano, y lleno de notas de suspense, un auténtico viaje Sci-fi con momentos de tensión y calma. Un sonido envolvente, perfecto para meditar y recrearse en uno de los planetas más fascinantes que jamás hemos podido investigar.

Podéis darle una oportunidad, es espectacular.

7. Marte: sonido industrial

El próximo objetivo de la NASA es el fascinante planeta rojo que suena como una gigantesca industria con su maquinaria industrial preparada y dispuesta para operar. El viento de las planicies de Marte y el monte Olimpo quedan reflejados también en un ambiente misterioso lleno de silencios y sonidos de movimientos.

 

8. Venus: 4000 grados tribales

Venus suena como un extraño ritual asiático, asimétrico y perturbador, sin cadencia musical alguna, más cercano a la música tribal que a un tema propio del espacio. Sorprendente y algo inquietante.

9. La luna: tan cerca y tan lejos

La luna suena como un centro comercial visto desde fuera, con notas de película de miedo y ciertas similitudes con algunas partes de la banda sonora de 2001: odisea en el espacio, siendo una vez más un detalle que el director clavó en su perfección formal habitual. Lejana y siniestra.

 

¿Qué os ha parecido? ¿Cual es el que más os ha gustado?

Con este post especial, queremos desearos felices fiestas a todos.

Vicente Fuentes

Ufopolis.com 2014