La leyenda de la parada de la tierra en el futuro

Vicente Fuentes expone las consecuencias de una posible parada de la tierra en su rotación y comenta las tradiciones de la antigua cultura hopi y las menciones de la biblia al respecto de la posibilidad de que esto ya hubiera ocurrido en el pasado y fuera a ocurrir en el futuro. Un programa realizado con mucho cariño con algún momentillo destinado al humor jeje. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

¿Fue real la historia del diluvio universal? – Leyendas de África y Oceanía

Como ya hemos apuntado, resultaría lógico pensar que la coincidente y reiterada mención al evento del diluvio por parte de todas las civilizaciones del planeta responda a un evento real que tuvo lugar hace milenios. También son muchos los estudios y teorías que parecen indicar que efectivamente se diera una gran inundación como resultado del deshielo tras la finalización de la última era glacial, pero son muchas más las similitudes entre todos los relatos que se dan entre pueblos que no tuvieron contacto entre sí, y es que son numerosas las referencias a que la inundación fue un acto que partió de la voluntad de los dioses que pretendían con ella erradicar a toda la humanidad del planeta.

No sólo aparece este relato entre los pueblos de Europa o América sino que varias tribus del continente africano cuentan con exactamente la misma historia en su tradición. Un ejemplo de ello es la versión que cuenta la tribu de los Massai en Kenia. En este relato el dios supremo fue En-Kai que decidió destruir a la pecaminosa raza humana salvando al único hombre recto, cuyo nombre en lugar del famoso Noé es Tumbainot y que, con su familia, construyó un arca que llenó con varios animales. Llegaron las lluvias y todo pereció bajo el agua a excepción del arca y su contenido y una paloma y un buitre fueron las aves encargadas de traer la nueva de que había tierra firme una vez la tormenta hubo cesado.

deluge3
De las tribus más pequeñas a las civilizaciones más representativas, en todas se cuenta el relato del diluvio

La misma historia se narra en Tanzania en la que dios avisó a algunos hombres de la inminente catástrofe, los cuales se resguardaron en un barco junto a animales y semillas y esta vez, fueron una paloma y un halcón las aves que comprobaron el nivel de las aguas.

Una leyenda parecida cuenta la tribu de los Yoruba en Nigeria. Aquí fue una vengativa diosa la encargada de mandar el diluvio sobre la Tierra para destruir a los hombres y recuperar las tierras que le habían sido negadas en beneficio de la humanidad.

Parece que los antiguos egipcios también hablaron de un diluvio que decidió crear el dios Atum ante la desobediencia de los hombres en la pretensión de devolver la Tierra a su estado original de aguas primordiales.

Y al otro lado del mundo, en Australia, las tribus cercanas al área de Queensland también hablan de una gran inundación a la que sólo sobrevivieron aquellos que fueron a buscar refugio en la montaña más alta de la región.

La tan extendida historia puede ser hallada entre las tribus aborígenes de Victoria, que cuentan que fue Bungil, el dios creador, quien creó y mandó el diluvio sobre los hombres por su malicia. Todos perecieron a excepción de aquellas personas a las que el dios tenía en estima y que convirtió en estrellas.

TABLEAU REPRESANTANT UN DELUGE
Este mito no ha tenido ningún tipo de barrera geográfica en su expansión por el planeta

En Nueva Zelanda, el relato presenta algunas diferencias con respecto a las narraciones de sus vecinos australianos. Según los Maoríes el diluvio llegó como consecuencia de las plegarias de dos profetas ya que los pueblos se habían vuelto perversos y beligerantes y ya no se respetaba el culto a los dioses. Así construyeron una balsa, la llenaron con provisiones y algunos animales y afrontaron el diluvio del que consiguieron salvarse contadas personas y cesó cuando ellos mismos así lo dispusieron con sus rezos.

Muy interesante es la leyenda que narran los Samo-Kubo pobladores de la zona occidental de Papua Nueva Guinea. Ellos cuentan que hace mucho tiempo los hombres enfurecieron a los dioses lagarto debido al incesante ruido que emitían, así que los dioses lagarto hicieron que lloviera durante días y el nivel del agua subió rápidamente. Todos se ahogaron y sólo consiguieron salvarse dos hermanos que pudieron construir una balsa.

Las pequeñas islas y archipiélagos del Océano Pacífico también esconden interesantes leyendas sobre el diluvio universal y de su relación con estos dioses lagarto.

Tal es el ejemplo existente en el folklore de la isla de Nanumanga, ubicada al Sur del Océano Pacífico. Según relatan sus habitantes, el diluvio fue causado por una serpiente marina que tomó la forma de una mujer y casó con un hombre, juntos dieron origen al ser humano actual.

9186481_orig
Incluso en las islas más pequeñas se habla de la gran inundación

Asimismo, una de las muchas leyendas de Hawaii que refieren grandes y catastróficas inundaciones indica que una de ellas fue debida a que dios quiso castigar a los hombres porque se habían vuelto malvados. Nu’u y su familia fueron los elegidos para sobrevivir al desastre pues el mismo dios exterminador les otorgó un arca, que los nativos llamaron la ‘’gran canoa’’ por sus evidentes proporciones y que poseía techos como las casas. Aunque en otra versión narrada en el mismo archipiélago a Nu’u no le fue regalada la embarcación sino que hubo de construirla; embarcó en la nave junto a su mujer, sus tres hijos y una pareja de cada ser viviente. Al término de la aventura, toda la familia ofreció un sacrificio a los dioses.

La misteriosa Isla de Pascua no podía ser la excepción y sus habitantes conservan en sus tradiciones relatos relacionados con la gran inundación que habría causado el hundimiento de varias islas. Los nativos claman que sus antepasados recibieron a los supervivientes de Hiva, tierra que desapareció en la catástrofe y que de entre ellos, siete sabios, a los que llamaron ‘’los hombres iluminados’’ inspeccionaron toda la isla en busca de los lugares propicios donde levantar unos montículos sagrados.

inundacion
¿Podría este mito tener relación con la perdida Atlántida?

Una de las consecuencias lógicas de que este evento realmente hubiera tenido lugar sería precisamente el hundimiento de tierra e islas bajo el rugir de las aguas; lo que relacionaría el mito del diluvio universal con el mito del desaparecido continente de la Atlántida. ¿Sería posible que el mítico continente se hundiera en esta catástrofe y que los supervivientes del desastre emigraran buscando refugio a varias localidades del planeta? De ser así, estarían presentes en las tradiciones de estas naciones como parece indicar el folklore de los habitantes de la isla de Pascua y también aportaría una razón a las tremendas similitudes culturales de varias naciones que no tuvieron contacto entre sí. ¿Podría, este pueblo, ser la fuente común?

Citando a Stephen D. Peet en su libro ‘’La historia del diluvio’’:

‘’Existen muchas descripciones del renombrado evento. Algunas vienen de historiadores griegos, algunas, de registros babilonios; otras, de las tablillas cuneiformes y aun así, muchas más de la mitología y tradiciones de diferentes naciones, podríamos decir que tal evento no tuvo lugar, ni en los tiempos antiguos ni en los modernos sin tener mejores pruebas o más registros, que este que es tan bellamente aunque brevemente descrito en las sagradas escrituras. Es uno de los eventos que parece ser común a las naciones más distantes – En Australia, en India, En China, en Escandinavia y en varias regiones de América. Es cierto que muchos ven en esta historia la repetición en las regiones distantes refiriéndose a inundaciones locales o como el resultado del contacto con la civilización, que la trajeron de los países históricos y aun así, la similitud de la historia es tanta como para hacer de esta explicación insatisfactoria. ’’

 

¿Fué real la historia del diluvio universal? – Leyendas del lejano Oriente

La historia de una gran inundación asolando la Tierra y causando una destrucción extrema ha sido documentada en el folklore de casi todas las culturas del mundo habiendo autores que estiman que pudieran existir más de 500 relatos por todo el mundo narrando tal evento. Todos ellos con una sorprendente consistencia de las coincidencias entre las narraciones de culturas opuestas y localizadas a gran distancia unas de otras.

En Oriente existen también varias versiones del relato del gran diluvio, de sus motivos y consecuencias. La nación china posee varias de estas leyendas en su haber, tal es el caso de la leyenda de ‘’la familia de Fuhi’’, las únicas personas sobre la faz del mundo que consiguieron sobrevivir a la catástrofe en un barco y encargados de repoblar el planeta.

Otro mito de la ancestral China cuenta como el dios supremo encargó al dios del agua crear el diluvio para inundar la Tierra como castigo para la desobediencia humana hasta que un héroe decidió enfrentarse a los dioses tratando de detener el incesante aumento de las aguas y la consecuente extinción.

oriente
En oriente es común encontrar diferentes versiones de este relato

En otra leyenda del mismo país se narra que un chico y una chica, hermanos, fueron los únicos supervivientes del diluvio y que, con ellos, salvaron una pareja de cada animal. Navegaron durante 7 días y 7 noches y fue un gallo el ave encargada de indicarles que las aguas habían menguado.

Por toda Asia prevalece la narración del diluvio. En el norte de Siberia, según la leyenda fueron 7 personas las que consiguieron salvarse. Sin embargo, en la zona central, 7 son los días y las noches en las que rugió la tormenta.

Nama es el equivalente a Noé de la zona de Asia central, a quien dios encargó la construcción de un gran arca que hubo de llenar con diferentes animales y en la que se resguardó junto a su mujer y sus tres hijos de la terrible tempestad. De nuevo se deja volar un cuervo y una paloma para conseguir noticias sobre el estado de las aguas.

Pudiera ser que el nivel de las aguas llegara hasta las cotas más altas del planeta pues en el Tíbet también se narra la leyenda de una inundación que cubrió todo el país hasta que el dios Gya se compadeció y tuvo a bien drenar las aguas. Después mandó a la Tierra a unos responsables para civilizar a los hombres que sobrevivieron.

En ocasiones los supervivientes de la divina masacre son prevenidos no por algún dios sino por otra figura. Este es el caso de la narración del Norte de Tailandia en la que un hermano y una hermana son advertidos por una rata a la que intentaron salvar, o la leyenda propia de Mongolia en la que un cazador salva a una serpiente blanca de ser devorada. La serpiente resultó ser la hija del rey dragón que le recompensó con el don de comprender el lenguaje de los animales, gracias a esto pudo escuchar a unos pájaros hablar de la venida de la gran inundación.

the-great-wave-off-kanagawa1
Por toda Asia se describen las grandes olas que asolaron la tierra

Otra versión del relato introduce un personaje más: el demonio. Los Buryat en Siberia cuentan como dios ordenó a un hombre la construcción de una embarcación de madera y este hombre mantuvo su misión en secreto excluyendo incluso a su propia mujer y excusándose diciendo que sus largas jornadas en el bosque tenían como fin el cortar madera. Así que el demonio le contó la verdad sobre los asuntos de su marido a la mujer y le aconsejó no embarcar llegado el momento, indicación que ella obedeció dejando al demonio un motivo para negociar un lugar a bordo para sí mismo.

La vecina tribu de los Sagaiye cuenta con una historia parecida. En esta versión el demonio tentó a la mujer de Noj para que descubriera qué estaba construyendo su marido en el bosque. Al descubrirlo y contárselo al tentador, éste actúa como la Penélope homérica destruyendo durante la noche lo que Noj había construido durante el día. Cuando la tormenta comenzó, la embarcación no estaba dispuesta por lo que dios se vio obligado a mandar una embarcación de hierro en la que salvar a la familia humana y a varios animales.

El demonio también tiene un papel en la leyenda Rusa según la cual consiguió inadvertidamente salvarse dentro del arca convenciendo a la mujer de Noé para que emborrachara a su marido.

En este continente también existen varios mitos que ponen de manifiesto que no sólo el diluvio fue creado por los dioses sino que el motivo del mismo fue castigar a los hombres.

diluviando
Resulta muy arraigada la idea de que el motivo principal del diluvio fue el castigo humano

La tribu Singpho que habita en la India, China y Myanmar cuenta que el hombre se negó a hacer sacrificios a los dioses lo que les enfureció y desembocó en la casi extinción de la humanidad dejando a 4 supervivientes, dos parejas, que se convirtieron en los ancestros de la nueva humanidad.

Según el mito narrado en la India central, los hombres se volvieron perversos y perezosos y dios se arrepintió de haberlos creado mandando el gran diluvio para destruirlos.

Parecido es el relato de las islas Andaman localizadas en la Bahía de Bengala. En este archipiélago también se dice que tiempo después de su creación, el ser humano se tornó desobediente y dios, tremendamente enfurecido, creó un diluvio que arrasó con todo. Sólo 2 parejas se salvaron por la casualidad de encontrarse navegando durante el acontecimiento.

Como se ha indicado, se calcula que existen más de 500 leyendas en el mundo que guardan en su memoria el registro del fatal evento repartidas en más de 250 culturas. James Perloff indica en su libro ‘’Tornado in a Junkyard’’ lo siguiente:

‘’En el 95% de más de 200 leyendas del diluvio, el diluvio fue universal; en el 88%, una familia fue salvada, en el 70%, la supervivencia fue por medio de un barco; en el 67% también se salvó a los animales; en el 66%, el diluvio se debió a la maldad del hombre; en el 66% los supervivientes habían sido prevenidos; en el 57%, terminaron en una montaña; en el 35%, se enviaron aves del barco; y en el 9%, exactamente 8 personas se salvaron.’’

article-2561147-1B9266F200000578-616_964x679
¿Sucedió este evento realmente?

Resulta evidente a la par que sorprendente la increíble similitud de tantos relatos alrededor del planeta obviando la impactante coincidencia de que la leyenda pueda ser encontrada en cada nación y en cada cultura llegando incluso a las poblaciones de los parajes habitados más remotos del globo.

Si varias de estas civilizaciones, según se nos dice, no tuvieron contacto entre sí ¿por qué aparece el mismo relato, una y otra vez, en el folklore y las tradiciones de cada pueblo? ¿Indicaría esto que el evento realmente tuvo lugar y fueron los supervivientes de cada zona los encargados de guardar el recuerdo del mismo en la tradición?

Pese a las sutiles diferencias entre las diferentes narraciones es fácilmente apreciable que el núcleo principal de las historias se mantiene en la mayoría de las leyendas haciendo de cada relato el mismo, aunque contado de forma diferente.

 

-¿Fue real la historia del diluvio universal? Leyendas sumerias-

Son varias y diversas las culturas que conservan en sus leyendas alguna referencia o mención a un gran diluvio en la historia de sus civilizaciones que normalmente causa gran destrucción o extermina a casi toda la humanidad en una catástrofe de proporción planetaria. Cada una de las historias aporta detalles interesantes pero ¿podemos pensar que realmente se dio una gran inundación que asoló la Tierra en los antiguos días?

La referencia más próxima se da en el Génesis bíblico en el que el dios Yavhé decide crear el diluvio como castigo para la humanidad por su maldad.

‘’Yavhé vio que la maldad del hombre en la tierra era grande y que todos sus pensamientos tendían siempre al mal. Se arrepintió, pues, de haber creado al hombre, y se afligió su corazón. Dijo: «Borraré de la superficie de la tierra a esta humanidad que he creado, y lo mismo haré con los animales, los reptiles y las aves, pues me pesa haberlos creado.»

                                                                                 Gen 6:6-7

NoahsArk_2b
Aunque es el más conocido, el relado del arca de Noé, no es uno de los más antiguos

Si bien es el propio Yavhé también quien decidió salvar a un hombre y su familia de la gran devastación que estaba por venir. Noé, el único hombre justo de toda su generación, fue advertido por Dios de la próxima inundación y le fueron dadas unas instrucciones muy precisas para construir un arca de madera en la que salvarse junto con una pareja de cada animal que les permitiría repoblar la tierra tras la gran catástrofe. Así pues, Dios mandó el diluvio a la Tierra que la anegó durante 40 días y 40 noches y que destruyó todo rastro de vida sobre ella exceptuando el arca y todo lo que habitaba dentro de ella. Cuando la tormenta amainó, toda la tierra estaba cubierta por las aguas, Noé dejo volar un cuervo y después una paloma, cuando ésta volvió portando una rama de olivo, los habitantes del arca comprendieron que volvía a haber tierra por encima de las aguas. De este modo, Noé y su descendencia directa construyeron un altar y realizaron a Yavhé un sacrificio que le complació, y así se convirtieron en los progenitores de una nueva humanidad.

En este relato se presenta un dios que actúa como una figura humana y que, hastiado por la crueldad y la violencia de los hombres, decide eliminarlos debido al sentimiento del arrepentimiento. Sin embargo, en otro libro bíblico, se narra un fin diferente para el diluvio si bien la razón para el mismo se mantiene. En el apócrifo libro de Enoch se manifiesta que la razón por la que dios decidió inundar la Tierra fue para exterminar a los Nephilim y no a los hombres aunque también se pretendía castigar a estos últimos por sus malas acciones. Aquellos gigantes bíblicos vástagos de la unión de los hijos de Dios y las hijas de los hombres que trajeron la violencia al mundo representan el motivo principal para el diluvio en este libro.

arca-1 ur
Parece que el origen de esta leyenda en el continente euroasiático se encontraría en mesopotamia.

Pero parece que las fuentes bíblicas se basaron directamente en los relatos mesopotámicos anteriores sobre el mismo evento. En la épica ‘’Epopeya de Gilgamesh’’ aparece el mismo relato pero con diferentes nombres para sus protagonistas, en este caso Noé fue Utnapistim para los babilonios y Ziusudra para los sumerios. En esta versión más temprana del mismo relato se dice que hubo un tiempo en el que los dioses convivían con los hombres hasta que el dios Enlil decidió erradicar a toda la raza humana pues se habían convertido en una molestia. No obstante, su hermano el dios Enki se compadeció y advirtió a Utnapistim del terrible devenir dándole instrucciones para que construyera un barco que habría de llenar con semillas y animales, lo que les convirtió a él y a su mujer en los únicos supervivientes de la catástrofe. El diluvio en este caso, duró 6 días y 6 noches y de nuevo, se deja volar un cuervo para comprobar el nivel de las aguas.

Según las fuentes mesopotámicas cuando Enlil recibió la noticia de que su plan de exterminio había resultado inútil se enfureció y fue a buscar explicación por parte de su hermano que defendió su causa con tanta elocuencia que logró conmover al líder de los dioses que finalmente decidió bendecir a la pareja de supervivientes con la inmortalidad. Este es el motivo que movería a Gilgamesh a buscar el consejo del único hombre superviviente del diluvio en su aventura por alcanzar la inmortalidad.

floodstory_tablet
En varios relatos un hombre es el afortunado advertido por Dios para salvarse de entre el resto de la humanidad

El protagonista del relato del diluvio universal era conocido como Atrahasis en el imperio Acadio que también contaba con su propia versión escrita del fatal acontecimiento cuyo protagonista pone título al poema. En esta narración se describen también la creación del mundo y la del hombre y se dan más detalles en lo que refiere al diluvio.

Según se expone, al principio, cuando sólo existían los dioses, éstos tenían que trabajar la tierra. La labor era pesada y tras 3600 años de realizar estos esfuerzos físicos, los dioses comienzan a quejarse a sus líderes, declararon una huelga, quemaron sus instrumentos de trabajo y rodearon la casa del dios Enlil en la revuelta. Su hermano Enki resolvió crear al hombre para que realizara la tediosa y sufrida labor que hasta ese momento venían llevando a cabo los dioses menores consiguiendo poner fin a las revueltas.

En primera instancia todos los dioses se mostraron gratos con esta solución, pero tras 1200 años la humanidad se volvió demasiado numerosa y comenzó a representar un serio problema para los dioses. Su descontento se expresa en el texto alegando que los hombres eran tan severamente ruidosos que Enlil no podía dormir por lo que determinó diezmarlos. Primero se intentó creando plagas, una sequía y hasta una larga hambruna, pero los hombres se reponían rápidamente a ojos de los dioses que no conseguían reducir su número de forma deseable y los planes no llegaban a buen término gracias al ingenio de Enki y Athrarsis para frustrarlos. Como último recurso Enlil resolvió crear un diluvio e hizo a Enki, como castigo, responsable de llevar a cabo tal magnicidio en contra de su voluntad. Por supuesto Enki advirtió a Athrarsis para que se salvara construyendo un barco que llenó con cada tipo de animal.

atrahasis03
Tablilla en la que se relata la historia de Atrahasis en escritura cuneiforme

En la versión acadia del evento, el diluvio resultó ser más potente que lo que los dioses habían planeado y tras éste, se arrepintieron de lo que habían hecho y de quedarse sin nadie para adorarles y servirles. Es entonces cuando Athrarsis realiza un sacrificio para los dioses que reciben de buena gana ya que estaban hambrientos de ofrendas.

El relato del diluvio universal no es propio únicamente de esta parte del mundo sino que aparece en diversas culturas por todo el globo. En el texto Bhágavata Purana de la mitología hindú, se narra la historia de Manu, el primer hombre y primer rey sobre la Tierra que tras ayudar a uno de los avatares del dios Vishnú, es advertido por éste de la gran inundación que se avecina. Gracias al aviso, este progenitor legendario de la humanidad pudo construir un barco en el que salvar a su familia y a los animales para poder repoblar la tierra.

Matsya-protecting-Manu
Normalmente los supervivientes al diluvio cargan con la responsabilidad de la supervivencia de la humanidad tras la catástrofe

En la mitología griega también aparece una referencia a la gran inundación de los antiguos días. En este caso es creada por Zeus que pretende erradicar a la humanidad como castigo a la entrega del fuego robado por parte de Prometeo. Zeus manda un diluvio por 9 días y 9 noches pero Prometeo le había pedido a su hijo Deucalión que construyera un arca en la que hacer frente a la tormenta junto a su mujer Pirra.

Muy curioso es el relato que narra el zoroastrismo por el cual el dios supremo creó la inundación debido a que la población humana se había vuelto demasiado numerosa. Sin embargo advirtió a un hombre, Yima, de que la inundación llegaría tras el invierno, como resultado del deshielo. De nuevo, un hombre construyó una estructura en la que resguardarse junto a animales y plantas y todos los hombres justos que pudo encontrar.

deucalion
Deucalión sosteniendo a su esposa por encima de las crecientes aguas

No en todos los relatos el mundo se ve inundado por el agua. En el Kalevala finés, el héroe Väinämöinen resulta herido mientras construye un barco y es su sangre la que cubre la Tierra. Así se lee en una de las runas:

La sangre brotó como una inundación,

el flujo corrió como un río:

y no hubo ningún montículo

ni ninguna alta montaña

que no fuera inundada.

Todo por el pie de Väinämöinen

Por la rodilla sagrada del héroe.

 

Y también en la mitología nórdica se habla sobre un evento en el que el mundo estuvo inundado de la sangre del gigante primordial Ymir que perdió la vida a manos de Odín y sus hermanos. Los supervivientes en esta ocasión no fueron una pareja de humanos sino de gigantes: Belgermir y su mujer.

flood
Reiteradamente se refiere el diluvio como castigo a los hombres

Puede aparecer la idea de que este relato proviniera de una única fuente indoeuropea que tuviera lugar en la más remota antigüedad y que pudo extenderse por el folklore de todo el continente pero encontramos también referencias a una gran inundación en las mitologías del resto de continentes del planeta como se estudiará en posteriores artículos. La coincidente y recurrente mención a una gran catástrofe en la que el agua arrasó con casi toda la vida del planeta apuntaría a que cada pueblo conservó en sus tradiciones el recuerdo de un fenómeno de gran envergadura acaecido en los tiempos antiguos. Como dijo el renombrado arqueólogo Leonard Wooley:

‘’No debemos convertir la leyenda en historia pero hemos de suponer que bajo muchas cosas artificiosas o increíbles se esconden hechos ciertos. ’’

-¿Fue real la historia del diluvio universal? Leyendas americanas-

La idea de una gran catástrofe en forma de gran inundación que asoló la Tierra destruyendo la mayor parte del planeta está presente en la memoria colectiva de las culturas más representativas del mundo, dibujando los diversos mitos el fatal evento en las leyendas que otorgan identidad a cada nación y que, sin embargo, tienen tantas características en común que, en muchas ocasiones, parece que pudiera tratarse de la misma historia contada de diferentes formas.

Como ya se ha mencionado, el mito de la gran inundación no es exclusivo del continente euroasiático sino que encontramos también referencias al diluvio en las mitologías del resto de continentes del planeta. Como ponen de manifiesto las diferentes leyendas americanas.

En Norte América existen varias tribus con leyendas que hablan de una inundación de enormes proporciones. Tal es el caso de la tribu de los Hopi, según cuya cosmogonía habitamos el cuarto mundo resultante de diferentes creaciones. Los mundos previos fueron destruidos, el tercero de ellos por una gran inundación debido a que el comportamiento de la gente no se adaptaba a las reglas que el dios Tawa había designado, la humanidad era perversa. Algunos hombres consiguieron salvarse gracias a la ayuda de otro dios: ‘’La Abuela Araña’’ una diosa de la Tierra que actúa como ente creador. Este ser advierte a los más justos de entre los hombres y les indica que se resguarden en juncos huecos que actuaron como barcas durante la tormenta.

hopi
La similitud entre los mitos de diferentes culturas es sorprendente

También en Norteamérica, la tribu de los Saanich, autóctonos del estado de Washington y en el Suroeste de Canadá, cuentan con una leyenda sobre el diluvio. El dios creador Xáls enseñó a los hombres a trabajar la tierra y un código de comportamiento, tras muchos años el hombre dejó de vivir según este código lo que enfureció al dios que les habló del diluvio que iba a crear. Aquellos que atendieron a la advertencia se dirigieron a la montaña más alta y se ataron a las copas de los árboles mientras el nivel del agua subía con rapidez hasta que llegó a cubrir incluso los árboles por lo que los pocos supervivientes que quedaron se vieron relegados a sus canoas en las que comenzaron a pedir clemencia. Un tiempo después apareció un cuervo portando una rama en el pico que les indicó la localización de una montaña por encima del nivel del agua. Después de escuchar las oraciones de su pueblo, este dios prometió no volver a realizar un castigo por medio del agua.

Sus vecinos, los Comox, cuentan con una leyenda parecida en su haber a la que llaman ‘’la leyenda de Queneesh’’ en la que uno de los ancianos de la tribu es capaz de advertir a todo el pueblo del gran desastre que se avecina ya que una voz así se lo indica en un sueño. Rápidamente toda la tribu se pone manos a la obra para prepararse para el evento y buscan refugio en el alto glaciar de Queneesh.

82140905528695fde73cd03fff2dd68d
Casi todas las tribus ancestrales del continente americano guardan un relato acerca de una inundación de enormes proporciones

Así mismo, la tribu de los Anishinaabe, pobladores de Canadá y el Norte de los Estados Unidos, conservan en su tradición oral la leyenda de cómo aconteció un gran diluvio para castigar a los hombres por sus malas acciones ya que se habían vuelto los unos contra los otros. El dios Kitchi-Manitou, fue el encargado de purificar el planeta. El único en salvarse es Nanaboozhoo junto con algunos animales en un tronco flotando sobre las aguas y haciendo turnos todas las criaturas para dormir sobre el mismo.

Casi todas las tribus de esquimales hablan también del fatal evento, los Innuit, los Tchiglit, los Lingint, los Netsilik y hasta en Groenlandia las leyendas son parecidas. Según la mayoría de ellas el nivel del agua comenzó a aumentar rápidamente y sólo consiguieron salvarse los que tuvieron más fortuna en sus canoas o en lo alto de alguna montaña. En esta ocasión no fue un dios quién avisó a algún hombre buscando su salvación sino que algún miembro de la tribu, usualmente el más sabio, tuvo una visión y pudo prevenir a sus vecinos.

Eskimo2
El mito del diluvio tiene cabida hasta en los lugares más inaccesibles

Asimismo, son muchas las tribus del Norte del continente que determinan a un dios como el responsable de toda la destrucción. Para la tribu Tsinshia de la Columbia británica fue la diosa Laxha a la que perturbaba el ruido que emitían los hombres y decidió destruirlos por sus malas acciones, para los Skokomish y los Skagit, nativos del estado de Washington, el responsable fue el Gran Espíritu para castigar la perversidad de los hombres aunque para sus vecinos los Nisqually la causa principal fue la alta población humana que debía ser menguada. Para los Pawnee, autóctonos de Nebraska, el motivo del diluvio fue el exterminio de los perversos gigantes, que habitaban el mundo antes de que los hombres lo hicieran. Sin embargo, según los navajos, la razón del diluvio fue la destrucción de las diferentes razas de ‘’gente insecto’’ que habitaban el planeta, algunos de ellos lograron salvarse y llegaron a habitar con el hombre posteriormente por lo que hubo de mandarse un segundo diluvio.

Hacia el sur del continente, en la mitología mapuche, se relata la historia de cómo uno de los dos dioses serpiente planea exterminar a la humanidad por medio de un diluvio mientras el otro dios serpiente advierte a los hombres consiguiendo dar refugio a algunos durante la tormenta y salvando así la vida humana en el planeta.

(MAYA FLOOD)
Son muchas las menciones a irascibles dioses reptiles que pretendieron acabar con el hombre

También para los mayas fue un dios reptil el encargado de traer la inundación al mundo. Él mismo, que había creado a los primeros hombres, decidió destruirlos ya que su comportamiento no era del agrado de los dioses. Cuatro intentos diferentes se hicieron para crear hombres que rindieran a los dioses el culto que ellos creían merecer y fue la destrucción de la tercera versión de los mismos la que sucumbió ante el diluvio, finalmente dieron con un hombre capaz de adorarles adecuadamente.

Y según los aztecas la responsable del diluvio fue la diosa Chalchitlicue que dejo caer toda el agua del cielo sobre la Tierra convirtiendo a los humanos en peces. Pero son varios los pueblos de esta área los que hablan de leyendas parecidas, para los toltecas el responsable de la destrucción fue el dios Quetzalcoatl.

En las leyendas Incas fue el dios Viracocha quien decidió acabar con los insolentes gigantes que había creado y que no cumplían con sus designios por medio de la recurrente inundación a la que sólo sobrevivieron un hombre y una mujer que repoblarían el mundo.

Danby-deluge
¿Atienden estos relatos a una única fuente común que se extendió por todo el planeta o a un evento que realmente tuvo lugar y que conservaron los supervivientes?

Atendiendo al mito guaraní, el detonante de la catástrofe fue un hombre que cometió incesto lo que enfureció a los dioses, que hasta entonces habían convivido con los hombres, y crearon un diluvio destruyendo la Tierra para más tarde crear una segunda versión de la misma. También se hace mención en las culturas caribeñas y en algunas tribus de la Patagonia a la fuerte tormenta que arrasó el mundo. Y el pueblo ecuatoriano Cañarí narra una leyenda similar en su tradición por la cual únicamente dos hermanos sobrevivieron a la inundación al resguardarse en lo alto de una montaña, al bajar las aguas volvieron a su hogar y cada vez que salían de caza, al volver se encontraban con que la comida ya estaba preparada; finalmente descubrieron que era una mujer que también había sobrevivido, la responsable de los regalos. Uno de los hermanos la hizo su esposa y juntos crearon una nueva humanidad.

Son muchos los pueblos que guardan registro de la destrucción casi completa de toda la raza humana siempre por unos dioses que, descontentos con la humanidad, se percatan de su error en la creación de la misma y deciden destruirla en unas historias que frecuentemente están imbuidas de un sentimiento de culpabilidad que se manifiesta en hacer de la razón para tal desproporcionada acción un castigo merecido. Si bien, aunque en ocasiones toda la creación es borrada y rehecha desde la nada de nuevo, normalmente existe una figura o varias que consiguen sobrevivir al desastre bien porque han sido elegidas por algún dios benefactor que decide salvarlas por una buena cualidad que les caracteriza o bien porque estas figuras en sí mismas fueron más astutas que los propios dioses.

¿Quién era la princesa de la Atlántida?

¿Y si algunos supervivientes de la catástrofe que asoló al reino de la Atlántida hubieran conseguido escapar? La leyenda sobre el continente perdido viene siendo objeto de debate desde hace mucho tiempo. Si fuera real, ¿podríamos aventurarnos a pensar que algún superviviente, tras su huida, llegara a contar su historia? Esto es precisamente lo que parecen indicar las leyendas de los Tuareg, un pueblo bereber del desierto del Sáhara argelino.

Esta raza de tradición nómada, era en la antigüedad temida por sus frecuentes saqueos. Tenían por costumbre enterrar a algunos de sus muertos en pirámides y se les tiene por los responsables del levantamiento de varios monumentos megalíticos diseminados por la costa norteafricana.

tuareg
Los Tuareg han inspirado con su historia y leyendas a poetas y escritores

Se piensa que los pueblos bereberes fundamentalmente adoraban a la luna y al sol y parece que las creencias religiosas y culturales de este conjunto de pueblos influenciaron las creencias de varias culturas mediterráneas de guerreros o comerciantes como los fenicios, los griegos o los romanos. Un ejemplo de ello es que sus vecinos egipcios consideraban que algunos de sus dioses eran de origen bereber. O el culto a la diosa Tanit de la mitología cartaginesa, consorte del dios Baal e identificada con la fenica Astarté, que fue también una diosa bereber y diosa de la isla de Ibiza.

Como dato curioso diremos que este pueblo juega un gran papel en la última novela publicada en vida del visionario escritor Julio Verne en la que el protagonista tiene la pretensión de crear un mar en mitad del desierto del Sáhara para crear así tierras de cultivo.

tanit
Una de las representaciones de la diosa Tanit con cabeza de leona

Los Tuareg claman ser descendientes de la princesa y heroína Tin-Hinan a la que aluden como fundadora de su pueblo. Según su tradición oral, esta princesa provenía del desaparecido continente atlante del que pudo escapar antes del cataclismo que acabó con él.

En sus leyendas cuentan como Tin-Hinan estaba emparentada con unos hombres de tremenda estatura, cabellos claros y ojos rasgados que procedían de la constelación de Orión.

Y según las transcripciones del traductor Calassanti que convivió con este pueblo y tomó registro escrito de sus relatos, la princesa poseía capacidades sobrehumanas y hablaba de una gran inundación que acabó con su cultura. También era capaz de establecer comunicación con los dioses a voluntad.

Otros relatos cuentan como esta figura llegó a las tierras donde se estableció y fundó su reino montando una camella blanca con su séquito de esclavos en un viaje de más de 1.000 kilómetros a través de las adversidades del desierto.

En el año 1925 se encontró el lugar donde fue enterrada la matriarca de los Tuareg, un lugar que habían mantenido en secreto durante 16 siglos. La monumental tumba fue abierta y en su interior se encontró el cuerpo de una mujer con una altura de casi 2 metros. Parecía haber sido enterrada con honores, en una cámara mortuoria de gran tamaño con un ajuar de más de 600 objetos de valor.

hinan_tumba
Túmulo donde se ubica el monumento funerario

El esqueleto que se encontró completo, había sido engalanado con 7 pulseras de plata en el brazo derecho y 7 pulseras de oro en el izquierdo. Se dató la antigüedad de los restos entre los años 450 y 130 d.C.

El monumento funerario se encuentra sobre un túmulo en una colina cerca al oasis de Abalesca y constituye el punto central de una necrópolis que cuenta con 12 tumbas más con forma de pequeñas torres. Todo situado a escasos 250 kilómetros de la cordillera de Tassili, famosa por dar cobijo a unas de las pinturas prehistóricas más enigmáticas de las que tenemos constancia entre las que se incluyen representaciones pictóricas de extrañas y sugerentes figuras humanoides que no parecen encajar en el marco de la historia oficial.

El monumento funerario de Tin-Hinan se compone de 11 salas conectadas entre ellas con una única entrada. Es bajo una de estas salas donde se hallaron los restos de la princesa. En el momento de su descubrimiento, el recinto estaba delimitado por un muro cuyas piedras eran tan voluminosas que se planteó el enigma de la imposibilidad de desplazar los bloques a lo alto del túmulo.

Model-of-the-tomb-of-Tin-Hinan
Maqueta de la tumba de Tin-Hinan

De nuevo, las antiguas leyendas, guardadas por algunos pueblos, parecen tener la clave de un conocimiento antiguo perdido en el tiempo. Las narraciones de los Tuareg provenientes de tiempos remotos y que han sido preservadas gracias a la tradición oral y la identidad cultural parecen ser constatadas mediante vestigios arqueológicos nutriéndolas así con cierta verosimilitud.

Si la leyenda de la Atlántida fue real, ¿podría haberse dado una diáspora de los supervivientes de otra raza tras la destrucción de su tierra por todo el planeta? Tal vez, un indicio de esto fueran todas las construcciones megalíticas dispersadas alrededor del mundo.

Tuareg2
No es descabellado pensar que de haber supervivientes atlantes hubieran generado leyendas de su historia.

La leyenda de esta misteriosa princesa, cuyos restos se exponen en el museo de El Bardo en Argelia, representa una pequeña aunque importante clave de ese conocimiento ancestral perdido capaz de hacernos imaginar y soñar que otros mundos son y fueron posibles. Un punto más que conectar en el inmenso patrón tras el cual se hallaría la verdad de nuestra historia.

Concluimos con la descripción que hace el pueblo Tuareg de su querida princesa en los relatos:

‘’Una mujer irresistiblemente bella, alta, su cara sin defectos, de tez luminosa, de ojos inmensos y ardientes, nariz fina. Una imagen que evoca a la vez belleza y autoridad’’.

Descubierto el origen de los niños con los ojos totalmente negros

Vicente Fuentes narra el increíble relato de los indios iroquois al respecto de la aparición en el siglo XVII de los mismos niños con los ojos negros que protagonizan los mismos incidentes en el siglo XXI. Estudiaremos su relación con el orenda , una definición para el bien y el otkon, otra para el mal en donde aparecen unos misteriosos seres de aspecto no humano y una no menos intrigante relación con los niños de la tribu…

Terminaremos el programa con una experiencia en la que un testigo recientemente habría dejado pasar a su casa a tres de estos niños…

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

 

Ciclo gigantes mitológicos VII: Colosos alrededor del mundo

La figura del gigante se presenta como un recurso universal en el abanico de seres sobrenaturales de los diferentes folklores de todo el planeta en una impresionante coincidencia por la que todas las culturas hayan incluido a estos seres en sus leyendas y sus acontecimientos.

En nuestro recorrido por las diferentes aunque similares historias antiguas acerca de estas criaturas encontramos a los Ispolini de la mitología Búlgara. Gigantes que fueron las segunda raza que pobló la Tierra, siendo la primera de ellas los enanos y la tercera y definitiva, los seres humanos.

Los Ispolini fueron creados como oposición a los enanos o gente pequeña ya que eran demasiado pequeños como para poder sobrevivir en el medio. El segundo intento, los gigantes, resultaron ser demasiado grandes para el mismo fin por lo que dios los destruyó.

resting_giant_by_merl1ncz-d424veo
En todos los relatos los gigantes acaban de la misma forma: aniquilados

Son descritos como criaturas enormes que, dependiendo del relato, también eran cíclopes. Gustaban de comer carne cruda y sus enemigos naturales eran los dragones.

En el poema épico nacional estonio de título: ‘’Kalevipoeg’’ se narra la historia del héroe de mismo nombre, literalmente, ‘’hijo de Kalev’’. Este personaje, al igual que la mayoría de los gigantes, se caracterizaba por tener un temperamento muy irascible y violento y era conocida su tendencia a zanjar las discusiones mediante algún asesinato.

Es interesante ver que también en el antiguo folklore estonio ya se menciona a un malvado gigante llamado Kalev.

El protagonista de este poema parte hacia la vecina Finlandia, país que también cuenta con sus propias historias de gigantes o Jättilaiset, con la intención de liberar a su madre que había sido raptada.

Durante su viaje compra una espada a un herrero pero, dejándose llevar por su descontrolado temperamento, mata al hijo del forjador en una disputa resultando que la espada queda maldita por el herrero.

kalevipoeg
En ocasiones, estos seres no son sólo parte del folklore de un pueblo sino que constituyen la figura principal de la tradición épica de una nación

Más tarde el gigante pierde la espada, se convierte en rey y viaja a los límites de la Tierra. Finalmente muere a causa de la espada maldita que se hallaba aguardando en el lecho de un río a que el gigante fuera a cruzar dicho río en algún viaje, así le cercenó las piernas a su paso.

Ya en el más allá, un grupo de dioses decidieron revivir al gigante y darle piernas de nuevo para convertirle en el guardián de las puertas del infierno.

También existen historias de gigantes en España, este es el caso de los Jentilak del País Vasco. Unos seres de gran altura, fuerza y muy peludos a los que se tiene, en las leyendas, por los responsables de la construcción de los monumentos megalíticos de la zona.

Se dice que convivían con el pueblo vasco sin necesidad de ocultar su presencia y que enseñaron algunas artes a los hombres.

El relato del final de estos gigantes que seguramente fue impuesto por el cristianismo en su pretensión de dar fin a cualquier elemento pagano, nos dice que, en una ocasión, los Jentilak vieron una extraña luz en el cielo que no pudieron identificar por lo que acudieron al más anciano y sabio de su especie que reconoció a aquella luz como Cristo lo que vaticinó el final de sus días.

jentilak
Son muchas las alusiones a los gigantes como responsables de la construcción de diversos monumentos megalíticos

Quién sabe si el cristianismo no adaptaría el relato de una extraña luz que realmente se vio en los cielos.

Otra figura muy parecida a la de los Jentilak que también aparece en este folklore es la de los Mairuak, otros gigantes constructores de dólmenes.

El mito del gigante que sostiene los cielos para que no caigan sobre la Tierra aparece en diferentes culturas. Cómo ya vimos con anterioridad, un ejemplo de ello se encuentra en la mitología hurrita. En este caso, el nombre del gigante es Upelleru y sostiene la bóveda celeste de forma parecida a la de Atlas cumpliendo su castigo.

En el continente africano también existen leyendas sobre pueblos de gigantes. Por ejemplo, en Chad, se cuenta que existían los enormes Saos, que vivían en paz en sus propias comunidades hasta la llegada de los musulmanes que quisieron obligarles a convertirse a su fe provocando una guerra en la que acabaron con la mayoría.

Igualmente, en Nigeria, se habla de un tiempo en el que vivían hombres tan altos que superaban en estatura a los árboles, unos gigantes que poseían gran sabiduría y que llegaron hasta allí desde todo el continente.

4440357989_bfcef635bc
Existen leyendas sobre gigantes en todos los continentes

Y Asia no podía ser la excepción, una leyenda del pueblo japonés cuenta como sus ancestros llegaron hasta las islas desde el continente obligados por una gran catástrofe sucedida hace 3000 años. Al llegar, se encontraron con unos gigantes peludos y de largas piernas con los que batallaron largo tiempo hasta que finalmente acabaron con ellos.

En la mitología de este mismo país se presentan unas criaturas humanoides llamadas Oni, algunas de las cuales son de tamaño gigantesco y de carácter maligno con interesantes características físicas como cuernos y garras.

En China encontramos un interesante relato cuyo protagonista es Kua Fu. El líder de una tribu de gigantes que habitaban los bosques en los tiempos antiguos. Hubo un año en el que el calor del sol fue tan intenso que las plantas murieron y los ríos se secaron, la gente experimentó un gran sufrimiento y no hallaban solución. Hasta que Kua Fu se propuso atrapar el Sol para tratar de revertir sus efectos y comenzó a perseguirlo como Ícaro tratando de alcanzarlo. Lamentablemente, falló en su propósito y murió de sed sin encontrar agua antes de deshidratarse. Sin embargo, en China se le recuerda como a un héroe que murió realizando un sacrifico por el pueblo chino.

Mitsukuni_defying_the_skeleton_spectre_invoked_by_princess_Takiyasha
En la mitología japonesa existen incluso relatos sobre esqueletos gigantes

Estos son sólo algunos ejemplos del gran número de relatos sobre gigantes presentes en todo el globo. Los mitos Irlandeses nos hablan de los Fomorianos, las leyendas babilonias hablan de la existencia de gigantes en la antigüedad, en el folklore tibetano se dice que este país en otra época también estuvo poblado por una raza de gigantes. Los aborígenes australianos mencionan una raza de gigantes de piel blanca y pelo rojizo y los esquimales a su vez, hablan de un tiempo en el que la Tierra estaba poblada por gigantes.

No podemos obviar la importancia de que pueblos por todo el mundo sin contacto entre sí, vienen contando las mismas historias desde la más remota antigüedad. Y todas las leyendas reflejan lo mismo, hubo un tiempo en que unas criaturas de gran tamaño poblaron la Tierra, eran unos seres irascibles, salvajes y beligerantes que hacían la guerra a dioses y hombres y a cuya existencia decidieron poner fin los mismos dioses.

El misterio de Hybrasil, la segunda Atlántida

Vicente Fuentes narra todas las menciones históricas de una misteriosa isla llamada Hybrasil en lo que podría ser un último reducto de la civilización atlante la cual y merced a un desdoblamiento del espacio y el tiempo en varias ocasiones de la historia, aparecería ante los ojos de asombrados marinos que estarían ante un lugar con una belleza sin igual. Explicaremos los pormenores de su aparición en el incidente Rendlesham y las menciones de varios autores antiguos a este supuesto imperio perdido en los tiempos. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

Hiperbórea, la tierra que rivalizó con la Atlántida

Se habla siempre de los mitos de la Atlántida, pero existen una serie de referencias mitológicas a una tierra llamada Hiperbórea que tiene similitudes con ésta y que son de lo más interesantes. Hoy en ufopolis vamos a acercarnos a este mito desde un punto de vista histórico para saber qué significó en la historia de la humanidad. Hiperbórea,  una tierra mágica en el origen de la humanidad; hacia ella el dios Apolo conducía cada diecinueve años su carro para rejuvenecerse. Su nombre griego: (Υπερ βορεία) Hyper Boreas, significa «más allá del norte» y deriva de que se creía que el dios del viento «Bóreas» habitaba en Tracia, y los hiperbóreos, sus hijos, lo hacían más al norte de este reino, en el país de Hiperbórea. Según antiquísimas leyendas era un continente, o isla, que habría ocupado una parte de las regiones árticasantes del cambio del eje terrestre que trajo la segunda glaciación . Esta civilización debió florecer hace más de 60.000 años, durante el último período interglacial, algo del todo punto inverosímil en base a las actuales dataciones de las primeras civilizaciones ubicadas en Mesopotamia y Sumeria.

Según dichas  leyendas sus habitantes eran seres venidos del mundo de las estrellas, inmortales  de origen divino que habían dado nacimiento a una civilización conectada con lo trascendente. Los relatos antiguos narran que la primera civilización del planeta tuvo su origen en ese lejano «país del norte» antes de que ocurriera una época glacial. y hacen referencia al hombre como descendiente de la tierra de los dioses. Una civilización descendida de las estrellas que habría visitado nuestro planeta hace miles de miles de años, cambiando para siempre la historia de la tierra. Los griegos conservaron el recuerdo de esta “Tierra del Sol Eterno” que se extendía “más allá del dios Bóreas”, señor del frío y de las tempestades.

hiperborea-hyperborea-mapa-polo-norte_Fotor
Hiperbórea, el mito de una tierra más allá del Polo Norte

De la misma forma  que Platón citó la leyenda egipcia de la isla hundida de la Atlántida, el historiador griego Herodoto mencionó la leyenda egipcia del continente de Hiperbórea en el lejano norte en donde se dice que cuando el hielo destruyó esta antigua tierra, su gente emigró al sur. Herodoto registró que tres fuentes anteriores habían mencionado a los hiperbóreos, incluyendo Hesíodo y Homero. Esta tierra fue descrita como perfecta, con el sol brillante las 24 horas del día, lo que sugiere una ubicación dentro del circulo Polar Ártico. Según el poeta griego Píndaro:

“Nunca la musa está ausente de sus caminos: arpas chocan y flautas lloran y en todas partes los coros de las doncellas giran. Ni la enfermedad, ni la amarga vejez se mezclan en su sangre sagrada; lejos de la mano de obra y la batalla ellos viven.”

Junto con Thule, Hiperbórea era una de varias tierras incógnitas para los griegos y los romanos, donde, Plinio, Píndaro y Herodoto, así como Virgilio y Cicerón reportaron que la gente vivió hasta la edad de mil años, y disfrutaron de vidas de felicidad completa. Esto es curiosamente similar a la figura de Matusalem que aparece en el Antiguo Testamento. Hecateo de Abdera recopiló todas las historias sobre los hiperbóreos actuales en el siglo IV a.C y publicó un extenso tratado sobre ellos, ya perdido para nosotros, pero destacado para Diodoro de Sicilia:

“En las regiones más allá de la tierra de los celtas se esconde en el mar una isla no más pequeña que Sicilia. Esta isla, la historia sigue, está situada en el norte y está habitada por los hiperbóreos, los cuales son llamados por ese nombre debido a que su casa está más allá del punto donde el viento del norte (Boreas) golpea; y la isla es a la vez fértil y productiva en todos los cultivos, y tiene un clima templado.”

Hecateus de Abdera escribió también que los hiperbóreos tenían un “templo circular” en su isla, y algunos eruditos han tratado de identificar esto con Stonehenge. Y hay más referencias. Ptolomeo y Marciano de Heraclea, ambos dos, colocan a Hiperbórea en el Mar del Norte, al que llamaron “Océano Hiperbóreo”. Además, se suponía que el sol salía y se establecía sólo una vez al año en Hiperbórea; lo que la colocaría por encima o en el círculo Polar Ártico, o, más en general, en las regiones polares árticas lo que enlaza con la teoría de ese mundo interior más allá del Polo Norte. Volviendo a Grecia, sólo entre los Doce Olímpicos, Apolo fue venerado entre los hiperbóreos. De hecho los helenos pensaban que él había pasado su invierno entre ellos. Apolo fue conocido en Mesopotamia como Shamash, nieto de Enlil, y como Harpócrates en el antiguo Egipto.

1464000_612102245503326_1064593735_n_Fotor
Los hiperbóreos aparecen en todas las menciones como grandes constructores y guerreros

Por su parte, el antiguo escritor griego Teopompo en su obra Philippica aclamó que una vez, una gran raza de soldados de otra isla (algunos han afirmado que se trababa de la Atlántida) planeaban conquistar a Hiperbórea. El plan se dice que fue abandonado por los soldados invasores al darse cuenta de que los hiperbóreos eran demasiado fuertes para ellos y las más benditas de las personas; esta historia inusual, que algunos la creen ser mito, fué preservada por el historiador Eliano. La leyenda griega afirma que los boréades (descendientes de Boreas y Khione [Ninfa de la nieve), fundaron la primera monarquía teocrática en Hiperbórea. Esta leyenda se encuentra preservada también en los escritos de Eliano:

“Éste dios (Apollon) tiene como sacerdotes a los hijos de Boreas y Khione, de seis codos de altura (tres metros)”.

También, Aelius Herodianus en el siglo III escribió que los míticos Arimaspi eran idénticos a los hiperbóreos en el aspecto físico (De Prosodia Católica, 1. 114) y Stephanus de Bizancio en el siglo VI, escribió lo mismo (Ethnica, 118. 16). El antiguo poeta Calímaco describió curiosamente a los Arimaspi con cabello rubio.

Al respecto de esto tenemos una interesantísima historia llamada «El Dios Humeante». Es la epopeya del noruego Olaf Jansen y su padre, de su viaje en barco de vela al interior de la tierra, a través de los glaciares de la región del Polo Norte. Olaf Jansen nació en 1811 y tenía 19 años cuando emprendió ese fatídico viaje de pesca con su padre, entre Abril y Junio de 1829. Fue después de que llegaron a la tierra de Francisco José de Estocolmo, cuando los dos decidieron aventurarse aún más al norte, donde creían que encontrarían la tierra de los “Elegidos”. Después de escapar de una tormenta feroz y peligrosos icebergs, navegaron sin problemas durante once días, siempre en lo que parecía ser dirección al norte. Unos días más tarde llegaron a las orillas de un río poderoso por el cual estuvieron otros diez días navegándose hasta principios de septiembre. Finalmente habrían echado el ancla en una playa de arena donde fueron recibidos por seis hombres gigantes haciéndose amigos de ellos. Según el padre de Olaf, esta gente tenía grandes y hermosas casas adornadas con oro, un metal muy común allí. La principal ocupación era la agricultura, tenían viñedos y cultivaban el grano. Las verduras y las frutas eran exuberantes, enormes y exquisitamente deliciosas. Los árboles, los bosques y los animales también eran enormes, y el aire era vigorizante.

voy141_Fotor
Son numerosos los relatos de viajeros que afirman haber visto tierras imposibles en el Polo Norte

Las características de este relato son increíbles:

  • La luz del sol reverberaba en los acantilados vertiginosos de hielo cristalino. Esto enlaza con las crónicas de Virgilio, según las cuales, los pocos navegantes que alguna vez alcanzaron hasta sus proximidades vieron aquella tierra bendita rodeada de un halo de luz indescriptible, tan arrobadoramente bella, que cayeron de rodillas cantando plegarias a los dioses.
  • A pesar de estar rodeada de nieves eternas, el sol que reflejaban los ventisqueros calentaba la atmósfera y la tierra. Como si fueran espejos cóncavos. Así, en hiperbóreas el clima era paradisíaco, semi tropical, y cada palmo de tierra era un vergel.

Sin embargo, nadie pudo llegar en verdad hasta el interior de ese edén, pues se encontraba por completo aislado por las escarpas infranqueables de hielo. Dice Diodoro que el Maestro que inició a Pitágoras en los Misterios y en las matemáticas, Ferécides de Siros, habría descendido de hiperbóreos. Y aún más Piteas de Marsella, navegante y sabio, en el siglo V a. C. llegó, según las crónicas de la época a una tierra que toca el círculo ártico. Los habitantes de esas islas le declararon que si navegaba un día entero hacia el Norte, encontraría “el mar sólido”. Aquella isla a donde había arribado Piteas se llamaba Thule y esto es interesantísimo ya que según la tradición germánica ese ere el nombre de la morada de sus dioses, la cual se hallaba en el extremo septentrional. Y esta patria polar fue “una enorme isla de Hielo rodeada de altas montañas transparentes como el diamante”.

hiperborea-paraiso-extraterrestre-660x330_Fotor
Las costas de la Hiperbórea, un regalo para la vista según las leyendas

Por su parte los habitantes de Hiperbórea son también descritos en el “Libro de Enoc:

Su carne era blanca como la nieve y roja como la flor de la rosa; sus cabellos eran blancos como la lana; y sus ojos eran hermosos”.

Y continúa diciendo que en Thule, la capital de Hiperbórea, “vivían los sabios y los doce miembros de una orden iniciatica suprema».  También según las leyendas, el origen de Hiperbórea se remontaba al comienzo de los tiempos , cuando en el cielo hubo una batalla  entre Jehová, dios del mundo material, y las huestes espirituales de Lucifer, algo que encaja con el mito sumerio de la creación. La leyenda afirma que el continente Ártico, hace milenios, era un lugar de clima templado y con una naturaleza generosa. Hiperbórea estaba situada más allá del océano boreal y aislada del mundo, pero tras un cataclismo planetario, Hiperbórea desapareció y aquella eterna primavera ártica dio paso a un clima frío e inhabitable. Los descendientes  hubieron de emigrar hacia regiones más al sur, fundando la legendaria civilización del Gobi, en el Asia y migrando también hacia Escandinavia.

hiper_Fotor
En muchos relatos se expone una gran migración de los hiperbóreos tras una gran hecatombe

Estos hiperbóreos, según germanos, celtas y las antiguas tradiciones, proporcionaron la raza de los hombres  que se hundió con su continente cuando se produjo el cataclismo mundial o el “hundimiento de la Atlántida”. 

Así vemos como el mito, leyenda, o realidad  de Hiperborea, se remonta a una gran antiguedad y llega hasta muchos de nosotros a través del tiempo tocando varios conceptos estudiados en otras culturas. Si os ha gustado este artículo podéis ver el vídeo que hicimos sobre la posibilidad de que existan ruinas atlantes en la Antártida. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015