Mujeres de negro – Aún más aterradoras que los hombres de negro

La espeluznante realidad de los hombres de negro que aterroriza a testigos y a investigadores del fenómeno OVNI por igual no ha dejado de presentarse con sus artes intimidatorias desde los primeros reportes que denotaron la existencia de estos agentes. Sin embargo, con la aparición de estas autoritarias figuras surgieron nuevos interrogantes acerca de su verdadera naturaleza y de si pudieran existir pretensiones ocultas además del evidente objeto de silenciar los encuentros con lo desconocido, lo que de otro modo resulta irónico ya que cada vez que los hombres de negro se presentan ante una de sus víctimas generan un encuentro con lo desconocido; en este caso, con ellos mismos.

Las similitudes en las descripciones de los que han padecido el infortunio de una visita de los agentes del silencio serían un indicativo de la realidad de estos encuentros. Unos vigilantes que siempre visten de negro, siempre dejan una extraña sensación en sus interlocutores al marchar y siempre son hombres… ¿o tal vez no? ¿Existen casos de encuentros con mujeres de negro?

La respuesta es afirmativa. Aunque el número  de encuentros documentados con los hombres de negro sobrepasa en enorme medida al de las visitas de las mujeres de negro, se han dado casos en los que algún investigador o testigo del fenómeno ovni se ha topado con una de las compañeras de los hombres de negro y parece que éstas están a la altura de sus socios masculinos en lo que se refiere a desplegar sus artes intimidatorias de la forma más perturbadora posible.

wib 4
Aunque existen, los casos documentados de encuentros con mujeres de negro son muy escasos

Uno de los casos más sorprendentes protagonizado por una mujer de negro es el estudiado y publicado por el investigador británico Nick Redfern en su libro ‘’The Real Men in Black’’. Según el autor, otro investigador, el Sr. Perks, con el que mantuvo varias entrevistas, tuvo un espeluznante encuentro en el año 2000 con una de estas agentes de negro que sería capaz de provocar feroces pesadillas en cualquiera que hubiera experimentado la misma suerte.

Por aquel entonces, Perks dirigía todas sus indagaciones al objetivo de encontrar la tumba del legendario Rey Arturo y se pensaba cerca de encontrar la solución a tal enigma pero, en mitad de sus pesquisas, recibió una extraña llamada de teléfono en la que una mujer, pensando detenidamente las palabras que utilizaba, le instaba a acordar un encuentro en el que discutir los pormenores de su investigación artúrica. El inglés queda muy impactado ya que había mantenido toda su indagación en secreto, no contaba con una familia cercana con la que compartir los resultados de sus estudios ni con compañeros de trabajo interesados en el tema que le ocupaba. Una pregunta obvia surcó su mente: ¿cómo era posible que aquella mujer estuviera al tanto de sus averiguaciones? Sin embargo, ignorando completamente su sentido común, Perks acordó una cita con su desconocida interlocutora en su propia casa. Así a Perks le sucedió lo que previamente les había sucedido a Herbert Hopkins o Mary, la novia de Colin Bennet que, en sus respectivos encuentros con los hombres de negro, aun siendo conscientes del peligro que conllevaba tomar la decisión de dejar entrar a un desconocido en su propio hogar y de verse a solas ante aquellas siniestras figuras, de algún modo no pudieron evitar declinar la oferta.

wib 2
Existen múltiples teorías acerca de la naturaleza de estos seres y de sus propósitos

Al llegar el día del encuentro, con gran puntualidad alguien llamó a la puerta de Perks que, al abrir, se encontró cara a cara con lo que, según el propio testigo, era la mujer más atractiva que había visto en toda su vida. Su cita aparentaba unos 40 años de edad, era alta, de piel muy pálida y lucía un largo cabello color negro intenso. Como no podía ser de otro modo, vestía un traje negro que parecía ser muy caro, descripción que responde a la famosa representación de los hombres de negro pero en este caso no era un hombre sino una mujer.

Ambos sujetos se quedaron entonces bajo el vano de la puerta principal mirándose el uno al otro en un tenso silencio que seguramente, al investigador inglés debió de hacérsele eterno. Ninguno de los dos se movió y parecía que la mujer de negro estaba esperando a obtener el permiso para poder internarse en la vivienda. Cuando se rompió aquel tenso lapso, Perks se entregó a lo absurdo una vez más y le pidió a su invitada que entrara guiándola hasta el salón donde ambos tomaron asiento.

La mujer de negro manifestó entonces que ella misma y varios de sus compañeros habían estado siguiendo su labor durante los últimos años. Ante tal enunciación, el investigador no pudo contener su indignación que le llevó a una consecuente, clara y acalorada respuesta:

‘’Eso es basura. No he publicado nada ni he hablado con nadie sobre el tema. Si supieras algo sobre mí, sabrías que guardo mis cosas para mí mismo y así es como me gustan. ’’

Ante tal intensa respuesta la mujer de negro permaneció sentada en el salón de Perks sin inmutarse. Simplemente le miró y tentándole le mostró una sonrisa casi cruel mientras le decía:

‘’Sí, lo sé todo sobre ti. ’’

wib 1
Los hombres y mujeres de negro siempre parecen saberlo todo acerca de sus víctimas

Queriendo demostrar su afirmación, la siniestra mujer procedió entonces a relatar a su interlocutor todos los detalles de la investigación que Perks había estado llevando a cabo. De forma correcta enumeró sus viajes, sus estudios y sus deducciones para explicarle a continuación que el objeto de su visita se debía a al interés de un grupo de la élite británica en hacer a Perks conocedor de sus preocupaciones en lo concerniente a los estudios que estaba realizando.

¿Qué amenaza para qué intereses podía representar el emplazamiento de la tumba del Rey Arturo? Según el testigo, a continuación la mujer de negro le explicó cuidadosamente que aquel lugar correspondía a una entrada a otro mundo que se había sellado ya que por ella podían entrar ciertas siniestras entidades que podrían hacer peligrar el mundo entero y haciendo con su relato a Perks el responsable de una destrucción sin precedentes de cumplirse su objetivo de hallar el lugar de descanso del monarca.

Por si el desconcertado investigador no hubiera tenido bastante con lo que acababa de escuchar, la mujer de negro acto seguido se levantó y muy cerca de su oído le susurró lo siguiente:

‘’ Señor Perks, usted no puede ni comenzar a imaginarse la enormidad de lo que se alza ante usted. Esta es la razón de por qué le estoy visitando a usted y no a ningún otro. Si continúa y no deja este asunto de lado alguien vendrá a llamarle, créame, alguien quien no querría. ’’

Tras espetarle estas turbadoras palabras, la mujer de negro se dirigió hacia la puerta con la intención de marcharse pero parece que no pudo resistirse a hacerle al ya asustado Perks una última advertencia:

‘’Eso es todo, Sr. Perks. Lo ha hecho bien pero no fisgonee más. Lo que está a punto de descubrir es una puerta a otro mundo. Y usted no quiere saber lo que allí se encuentra, créame. Y nosotros no queremos que abra ese portal. Salga y diviértase, y deje todo esto tras de sí. Si usted persiste sin embargo, recibirá otra visita y las cosas entonces estarán fuera de control. ’’

wib 3
Los hombres y mujeres de negro acostumbran a intimidar ferozmente a los testigos.

La enigmática mujer de negro tras intimidar de este modo a su anfitrión, desapareció por la puerta principal dejando al asustado investigador solo y en silencio mientras se preguntaba si lo que acababa de sucederle había sido real. Las amenazas que la mujer de negro había dejado totalmente claras eran lo suficientemente tajantes como para que Perks se planteara seriamente el actuar de acuerdo con la solicitud si bien, la referencia a entes de otros mundos se antojaba tremendamente fantasiosa e irreal. Asimismo, habían sido muchos los años y el esfuerzo dedicados a la indagación que le apasionaba ¿cómo iba a dejarlo? No podía hacerlo. Así que Perks continuó con sus investigaciones.

Las amenazas de los hombres (o mujeres) de negro, en algunos casos, sí se cumplen y desafortunadamente Perks tuvo la oportunidad de comprobarlo pues sus extraños encuentros no terminaron cuando la mujer de negro abandonó su casa.

Un sábado de noviembre de aquel año, hacia las 9 de la noche Perks se encontraba conduciendo en una carretera flanqueada por hileras de árboles a las afueras de un núcleo urbano. Como acostumbra a suceder en este tipo de eventos la carretera estaba extrañamente vacía; no había absolutamente nadie más en aquel lugar además del investigador que comenzó a inquietarse ya que no se le antojaba normal ese desértico paisaje en un fin de semana cerca de una bulliciosa ciudad.

wib 5
¿Qué tipo de entidades son estos agentes?

De pronto y sin previo aviso Perks ya no estaba sólo. Ante él se alzaba una larga silueta de lo que parecía ser un hombre, inmóvil, mirándole de pie en mitad de los dos carriles. El investigador tuvo tiempo y distancia para reaccionar, por lo que disminuyó la velocidad de su vehículo y pudo observar a la figura que tenía frente a sí con detenimiento. Lo que en un principio identificó como un hombre dejaba de parecerle tal a medida que lo iba estudiando con detenimiento. Aquel ser  cuya descripción se asemejaría a la del famoso Mothman era de piel aterradoramente pálida y largas y delgadas extremidades, contaba con dos alas parecidas a las de un murciélago, no se adivinaba cabello en su cabeza y mientras miraba con expresión maliciosa al conductor, le mostró dos largos colmillos.

Perks aunque completamente aterrado, contaba con la ventaja de tener tiempo para reaccionar e hizo uso de ella acelerando el coche con la intención de atropellar al monstruo que le amenazaba en la distancia pero cuando llegó el momento del impacto, aquella criatura se desvaneció en el aire.

Por supuesto, la visión de tan aterradora criatura sería capaz de perseguir al más estoico, pero a Perks, en un principio no pareció haberle disuadido de su empresa hasta que una noche,  varios días después del tenebroso incidente de la carretera, el mismo ser le despertó violentamente de su sueño abalanzándose sobre él para decirle una única frase tras la cual se esfumó sin dejar rastro:

‘’Te dijeron que yo vendría’’

Img0038
Perks tuvo dos encuentros con una aterradora criatura alada.

Si los dos intentos de disuasión previos a este último encuentro no surtieron efecto sobre el investigador, esta última visita propia de una película de terror sí consiguió que Perks reaccionara y dejara su investigación de lado…durante un tiempo ya que más adelante no pudo hacer caso omiso de sus deseos de continuar con el trabajo que le apasionaba y decidió retomarlo;  pocos años más tarde falleció a causa de un ataque al corazón.

El detonante que inició la serie de lúgubres encuentros que atormentaron a Perks fue sin duda alguna la visita de la mujer de negro que trajo consigo los terroríficos infortunios que el investigador hubo de padecer. Los hombres de negro y sus menos conocidas compañeras, continúan siendo uno de los misterios más sorprendentes del ámbito de la ufología cuya naturaleza parece completamente inescrutable. Algunos se inclinan a pensar que pudieran ser de origen extraterrestre aunque en ocasiones, su comportamiento y su discurso hacen que se parezcan más a robots, otros prefieren relacionarlos con el gobierno en la sombra. Tal vez todas las opciones sean válidas o tal vez ninguna pero este caso lanza una nueva alternativa sobre la mesa. Una más siniestra.

Si te ha gustado el artículo te recomendamos ver estos videoprogramas en donde se exponen algunos de los casos más desconcertantes con hombres o mujeres de negro como protagonistas. Esperamos que sean de su interés.

Los extraterrestres que se disfrazaban de hombres de negro

[embedplusvideo height=»423″ width=»700″ editlink=»http://bit.ly/21d3Xji» standard=»http://www.youtube.com/v/uHnSj7PBMqQ?fs=1″ vars=»ytid=uHnSj7PBMqQ&width=700&height=423&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=0&chapters=&notes=» id=»ep3817″ /]

Mujeres de negro, las siniestras acompañantes de los hombres de negro

[embedplusvideo height=»423″ width=»700″ editlink=»http://bit.ly/21d466a» standard=»http://www.youtube.com/v/mcD_d0KBYl0?fs=1″ vars=»ytid=mcD_d0KBYl0&width=700&height=423&start=&stop=&rs=w&hd=0&autoplay=0&react=1&chapters=&notes=» id=»ep2379″ /]

 

Fuente: Nick Redfern’s »The Real Men in Black»

El hombre que descubrió la moneda secreta de los hombres de negro

Los increíbles incidentes de apariciones de hombres de negro son muy desconocidos por el público y son una constante en la casuística de encuentros relacionados con objetos voladores no identificados. En este programa vamos a narrar varios casos y vamos a empezar contando el incidente de una mujer que se llama Marjorie Braxton que contactó con el investigador Nick Redfern al respecto de unos acontecimientos ocurridos en 1955 cuyo protagonista fue su abuelo, un hombre al que vamos a llamar Bill y que se encontró con una surrealista situación en un edificio público de los Estados Unidos.

A continuación veremos un caso datado del 15 de enero de 1997, bastante actual, en donde un hombre llamado William Shearer tuvo un avistamiento ovni bastante significativo en la localidad de Essex, Inglaterra y se encontró ante una curiosa aparición de este tipo de personajes.

A continuación también expondremos el caso de Colin Bennet, un investigador del fenómeno ovni que vivió una inusitada situación junto a su novia…en su propia casa.

Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2016

Bibliografía y fuentes:

A Strange Tale of the MIB


http://www.ufocasebook.com/2008c/meninblack.html
http://www.ufoevidence.org/documents/doc1697.htm

Los extraños incidentes de los hombres de negro mitad humano-mitad robot

Incontables casos de encuentros con los sombríos hombres de negro se han sucedido a lo largo del tiempo y han de ser pocos los reportes que se hacen públicos en comparación con los que presumiblemente se hayan dado por todo el mundo y que se puedan haber mantenido en secreto.

No sería descabellado pensar que algún organismo gubernamental o algún grupo cuyo poder sea mayor incluso, tenga un especial interés en que ciertas informaciones al respecto del fenómeno OVNI no transciendan y consigan que no se convierta en un asunto relevante para la opinión pública disponiendo a unos agentes destinados a esta labor.

Pero estos hombres de negro, las figuras responsables de sus acciones y sus motivaciones escapan a nuestra razón e intuición pues son numerosos los encuentros en los que manifiestan un comportamiento tan inusual e impropio que llega a resultar absurdo y hace que nos planteemos incluso si estos misteriosos agentes pudieran no ser humanos.

images
¿Quién mueve los hilos detrás de este fenómeno?

Así lo pudo constatar la familia Christiansen que en el año 1967 recibe una de estas singulares y poco deseables visitas en la que uno de estos agentes se presenta en su puerta poco después de que hubieran sido testigos de un avistamiento OVNI.

Un hombre de más de 2 metros de alto, cuya piel es extremadamente pálida y con una cabeza desproporcionadamente pequeña en comparación a la envergadura de su cuerpo pero con una enorme frente y extremidades muy delgadas llama a la puerta de la familia al caer la noche, por supuesto viste un traje negro. Se identifica como un perito de una agencia de seguros y pregunta por el cabeza de familia alegando que acababa de heredar una gran suma de dinero.

A la familia le resulta extraño que un representante de una agencia de seguros se persone para hacer una visita durante la noche por lo que comienzan a sospechar sobre su verdadera identidad así que le solicitan al visitante que muestre alguna acreditación que demuestre que realmente es quien dice ser y de que trabaje para la empresa a la que alude. Éste lo hace, pero de forma vaga, mostrando una identificación muy rápidamente que vuelve a guardar casi inmediatamente sin dejar tiempo a la perpleja familia para que posara sus ojos sobre ella.

El singular sujeto comienza entonces a realizar preguntas personales sobre la familia, ninguna de ellas relacionada con el avistamiento del OVNI que tuvo la familia escasos días antes. Mientras la conversación tiene lugar, el hombre de negro se quita la chaqueta del traje dejando ver una placa dorada en su camisa que inmediatamente retira para que no quede a la vista, en un detalle más del comportamiento de este agente que resulta tremendamente sospechoso.

MEN-IN-BLACK-165-FINAL-EDIT-736-2
El agente que se presenta ante la familia Johansen no hace referencia en ningún momento al avistamiento OVNI ¿qué estaría evaluando?

Sin embargo el detalle más sorprendente de todos es el que aprecia la hija mayor de la familia ya que se percata de que una de las piernas del pantalón del enigmático hombre de negro está arremangada, como si se hubiera quedado enganchada con algo; y la chica puede observar con completo asombro que un cable verde sale desde el calcetín y asciende por la pierna del visitante hasta volver a perderse en el interior del pantalón introduciéndose a su vez en la carne que queda a la vista por dos puntos diferentes.

Poco después el agente se despide, se marcha y ante la atenta mirada de toda la familia se introduce en un coche negro que acaba de salir de un viejo camino de tierra que recorre el bosque con el que linda la vivienda de los Christiansen. En el coche le esperan dos sujetos y todos salen de la escena conduciendo en mitad de la noche sin encender los faros del vehículo.

Otro extraño encuentro con un hombre de negro que se identifica como un agente de seguros tuvo lugar en el año 1968. La protagonista es una chica de 16 años que recibe la visita en su residencia en el Norte de Inglaterra. Una tarde en la que la chica se encuentra sola en casa, alguien llama a la puerta del domicilio y cuando sale a recibir a su posible visita, se encuentra con un hombre calvo, vestido con un traje negro, sombrero y corbata que no le dirige absolutamente ninguna palabra, no saluda, no se presenta, simplemente mira a la chica y sonríe. La situación se mantiene durante un período de tiempo realmente incómodo por ser inusualmente largo hasta que por fin, aquel hombre decide romper el silencio preguntando con voz robótica:

‘’ ¿Tienes seguro?, ¿Es ahora?’’

dark_city_strangers
Siempre hay algo en el carácter, la apariencia y el comportamiento de los hombres de negro que resulta siniestro e inquietante.

La chica, sorprendida, le sugiere al hombre de negro que vuelva más tarde, cuando sus padres estén en casa ya que ella no puede tratar esos asuntos. Entonces el agente comienza a sudar profusamente y se quita el sombrero revelando la piel de tez mortecina de su cabeza y dejando que la chica se dé cuenta de que el hombre que tiene ante sí había recurrido al maquillaje para oscurecer el tono de la piel de su cara.

El agente vuelve a dirigirse a la chica formulando una pregunta:

‘’ ¿Puedo ver un vaso de agua? ’’

Y la joven repite la imprudencia que tantos otros que se han visto en una situación similar con los hombres de negro han cometido: deja al desconocido entrar en su casa. Va a por el solicitado vaso de agua y se lo entrega a su invitado. Y pese a lo absurdo de toda la situación, el hombre de negro hace precisamente lo que había dicho, mira el vaso de agua fijamente y lo deja a un lado. A continuación posa su atención sobre un reloj que decora la repisa de la chimenea y la adolescente le explica que se trata de un regalo de jubilación que recibió su padre. En ese momento el hombre de negro se muestra tremendamente desconcertado y comienza a comportarse como si fuera una máquina que no puede procesar la información que está recibiendo:

‘’ ¿Es el tiempo de tu padre?, ¿Es ahí y ahora?’’

Repite una y otra vez ‘’Tu padre, su tiempo’’ sin parar durante varios minutos hasta que de pronto cesa, se queda en silencio, de forma rígida y sin mover un solo músculo. Para asombro de la joven, de nuevo parece que el agente vuelve a ponerse en funcionamiento pareciendo que quiera abandonar el lugar con premura. Se pone de pie y quiere dirigirse hacia la puerta principal pero en un principio, una de las piernas no le responde, y ha de utilizar los brazos para moverla. Ya en la puerta le da un último mensaje a la muchacha:

‘’ Observa las luces’’

hombres-negro
Los hombres de negro manifiestan en varias ocasiones poseer capacidades extraordinarias.

Tras esto sale de la casa a gran velocidad y se pierde entre el gentío de la calle. Pasan pocos minutos y el salón de la joven comienza entonces a llenarse de pequeñas y brillantes luces que flotan a su alrededor, se quedan con ella unos minutos suspendidas en el aire y después, salen todas por la ventana.

Cada nuevo caso de encuentros con los hombres de negro apunta nueva información que ensancha el misterio y los casos presentados son una pequeña porción de un amplio abanico que sugiere que tal vez estos agentes no sean humanos. Los cables asomando por debajo del pantalón del caso de la familia Johansen y la forma robótica de hablar que casi siempre presentan estos sujetos levantan la sospecha de que tal vez nos encontremos frente a criaturas de carácter total o semi-robótico que todavía experimentan problemas para adaptarse a los complejos entresijos del comportamiento social humano.

Si os ha gustado este artículo os invitamos a ver estos dos videoprogramas en donde también encontraremos extraños comportamientos tanto de estos extraños hombres de negro, como de extrañas entidades robóticas que podrían ser ajenas a la tierra. Esperamos que sean de vuestro interés.

Ufopolis.com 2016

Mujeres de negro, las siniestras acompañantes de los hombres de negro

En este videoprograma estudiaremos diferentes avistamientos de hombres de negro en donde también aparecen figuras femeninas, que, en ocasiones tienen gran atractivo físico y que completan una iconografía de casos reales en donde se realizan continuas entrevistas a testigos ovni sin que ellos hayan comunicado sus datos a nadie y presentándose, por tanto, con una información privilegiada. Esperamos que el programa sea de su interés.

Ufopolis.com 2016

Encuentros con los hombres de negro – El caso Colin Bennett

Los enigmáticos y tenebrosos hombres de negro vienen protagonizando tenebrosos encuentros desde hace décadas y se presentan con asuntos siempre en relación con el fenómeno OVNI o situaciones paranormales, por lo que no resulta sorprendente que sean varios investigadores de este fenómeno los que se ven intimidados o amenazados por estas figuras a lo largo de sus carreras ya que de hecho, testigos e investigadores, resultan el objetivo lógico para los hombres de negro.

Un ejemplo de ello es el investigador Colin Bennett autor de varios libros de investigación ufológica quien tuvo un intrigante encuentro con uno de estos agentes del silencio a principios de la década de los 80 en el londinense barrio de Notting Hill.

El encuentro tiene lugar un domingo, que queda grabado en la memoria del investigador, entre otras cosas, por ser especialmente tranquilo y callado, lo que resulta extremadamente inusual en un barrio en el que el ruido es atronador y frecuente. Para una persona acostumbrada a convivir con ese molesto estruendo, paradójicamente aquella inusitada tranquilidad le resulta desagradable, incómoda.

Men-In-Black
Parece que la motivación de los hombres de negro es la de silenciar a los testigos de encuentros con el fenómeno

Bennett decide escapar de aquella extraña situación viendo una película en un cine cercano. Cuando la sesión acaba, se dirige de vuelta a su casa. Cuando está llegando a su apartamento son las 11 de la noche y un evento realmente excepcional tiene lugar en ese momento. Aparece una enorme luz sumamente brillante en el cielo justo encima de él que ilumina todo a su alrededor con gran intensidad.

El investigador comienza a llamar a su novia Mary a gritos, no se puede creer lo que está viendo y pese a la gran potencia lumínica, el mirar directamente hacia aquella luz no hace daño a los ojos sino todo lo contrario. Es agradable.

Mary contrariada, sale del apartamento observando la misma luz y el espectáculo comienza. La luz cambia de forma y ante los ojos de la estupefacta pareja se transforma en un bombardero británico de la II Guerra Mundial del modelo Lancaster. Bennett no puede creer lo que está viendo aunque lo tiene sobre si:

‘’Si Mary no ve lo que estoy viendo, tendré que buscar tratamiento médico’’

Pero afortunada o desafortunadamente para el investigador, su novia está viendo exactamente lo mismo que él. Un modelo de bombardero que jugó un papel determinante en una de las mayores contiendas bélicas de la historia global vuela sobre sus cabezas sin emitir ruido alguno y sin mover sus hélices casi como en una visión fantasmagórica.

lancaster-bomber
La luz se transformó en un bombardero del modelo Lancaster utilizado en la Segunda Guerra Mundial

Pero aquí no acaban las sorpresas. En su espectáculo aéreo y mientras ambos testigos no pueden dejar de mirarlo, el bombardero vuelve a cambiar de aspecto transformándose en una moderna nave de forma triangular. Acto seguido abandona la escena volando a extrema velocidad.

Tras presenciar la misteriosa maravilla aérea, la desconcertada pareja se interna en su apartamento y Bennett se encuentra con una nueva sorpresa: un hombre de negro ya le estaba esperando sentado en su sofá. El hombre, que aparenta ser de mediana edad, viste un impoluto traje negro, corbata negra y camisa blanca. Mary les presenta nerviosamente y le explica a su novio que aquel señor había llamado previamente a su puerta y le había solicitado esperar en su piso a que John, que vive en el piso superior, volviera a casa ya que tenía una reunión con él pero no se encontraba en su vivienda.

Bennett se muestra muy preocupado. Mary había dejado entrar en el apartamento sin dudarlo a un extraño de aspecto obviamente siniestro durante la noche. Un comportamiento irracional desde luego y que no se corresponde con la forma de actuar de su novia que es una persona cabal y con gran sentido común que jamás hubiera permitido a ningún extraño entrar en su casa.

-nighthawk-v
Depués de tomar la forma de un bombarderó pasó a transformarse en una nave con forma triangular

La pareja, que no se siente intimidada ni asustada en ningún momento, mantienen una conversación con su inesperado invitado que resulta ser muy agradable y educado resaltando un comportamiento refinado y, sin saber cómo, le acaban contando todos los detalles acerca de la increíble experiencia que habían presenciado escasos momentos antes. La reacción del agente, sin embargo, no es la que Bennett y Mary esperarían ante una historia de una extraña luz en el cielo que cambia de forma y se transforma en dos aeronaves para desaparecer después. El extraño que había escuchado todo el relato en completa calma simplemente les sugiere que se olviden de todo lo que han visto.

‘’Tengo la impresión de que ya lo sabía todo acerca de lo que acabábamos de ver (…) Estaba estudiando nuestras reacciones y el traje, la corbata, el pelo y la cara eran un disfraz’’.

A continuación el misterioso caballero comunica a sus anfitriones que ha decidido no continuar esperando a John y que ha de marcharse. Se despide educadamente agradeciendo a Mary el haberle dejado pasar, abandona el apartamento y se pierde en la noche.

Bennett entonces repara en los relojes de su piso. Todos marcan la misma hora a la que había salido del cine: las once de la noche. Al día siguiente, mantiene una conversación con su vecino John que le confirma que no sólo no esperaba ninguna visita sino que niega rotundamente conocer a nadie que responda a la descripción del enigmático hombre de negro.

missing-time
Es frecuente que una de las consecuencias de encuentros con lo desconocido aprecie al tiempo quitándolo o añadiéndolo

Este interesante caso cuenta con varios detalles determinantes en la manifestación de los hombres de negro. Primeramente un encuentro con lo imposible en el que los testigos presencian como una luz cambia de forma transformándose en diferentes naves como si estuviera realizando una representación para ellos y pone sobre la mesa la posibilidad de que toda la experiencia tuviera lugar siguiendo unas pautas previamente diseñadas. Un guión para una suerte de experimento en el que uno de los agentes ya estaba dispuesto en el apartamento de los testigos mientras toda la experiencia discurría esperando pacientemente para observar los resultados.

Del mismo modo, parece que la presencia de los hombres de negro en ocasiones interfiere con la voluntad, o por lo menos, con el buen juicio de sus objetivos y al igual que Mary no atiende a los peligros de dejar entrar a un desconocido en su propia casa durante la noche, le sucedió a Herbert Hopkins quien reconoció, nada más haber invitado a un desconocido a internarse en su hogar que había actuado de forma insensata.

siluetas
¿Se estaba haciendo un experimento con el testigo y el hombre de negro quería comprobar los efectos del mismo?

Por último se aprecia un extraño fenómeno que frecuentemente aparece cuando el fenómeno se manifiesta: el missing time. Aunque en ocasiones lo hace de forma inversa y en lugar de ‘’robar’’ tiempo a los testigos, algunas veces, como sucede en este caso, sobra tiempo pareciendo que éste se hubiera detenido.

Llamativamente, parece que los hombres de negro no sólo aparecen cuando un evento de naturaleza misteriosa ha tenido lugar sino que también traen este tipo de circunstancias consigo mismos.

Encuentros con los hombres de negro – El caso de Robert Richardson

El interés en silenciar el fenómeno se hace evidente en el esfuerzo incansable que se realiza por esconder, tapar, encubrir, velar y desacreditar cualquier detalle que tenga que ver con el mismo. Cualquier fragmento que pueda ser susceptible de convertirse en una pieza clave para completar el rompecabezas es feroz y rápidamente sentenciado a desaparecer.

Una manifestación de ello son los famosos hombres de negro que, en cada encuentro, se antojan más misteriosos que en el anterior. Una siniestra persona que, de pronto, llama a tu puerta y, muy cortésmente, te intimida para que calles con amenazas.

Esto es precisamente lo que le ocurre a Robert Richardson en el año 1976 tras un desafortunado encuentro mientras conduce por una carretera en la localidad de Toledo, Ohio.

Al girar en una curva, se encuentra con un extraño objeto en mitad de la vía y, aunque trata de frenar el coche, no tiene la distancia suficiente como para conseguir detenerlo completamente por lo que inevitablemente choca contra el singular objeto que nunca había visto antes, causando evidentes daños en su vehículo. Sin embargo, el objeto contra el que colisiona, desaparece casi instantáneamente.

richardson

Si bien el objeto se había desvanecido inexplicablemente, mientras inspecciona su coche en busca de daños, el conductor da con un trozo de metal, que parece haberse desprendido del misterioso cuerpo que hace unos momentos bloqueaba el camino, a causa del choque.

No tarda mucho en enviar la pieza metálica para su análisis a APRO (Organización para la Investigación de Fenómenos Aéreos) a quienes relata también su desconcertante suceso.

Parece que este hecho provoca una poco deseable visita en casa del Sr. Richardson poco tiempo después ya que dos hombres se presentan en su vivienda conduciendo un Cadillac negro. Por supuesto, ambos visten sendos trajes negros y preguntan por el incidente, lo que deja a su interlocutor cavilando ya que no había hablado de ello con nadie además de con su mujer y algún investigador de APRO.

MIB-black-1953-Cadillac-670x502
Parece que los hombres de negro tienen preferencia por los Cadillac

Transcurre una semana y otros dos hombres de negro vuelven a llamar a su puerta. Uno de ellos de tez más oscura que su compañero y de ojos rasgados.

En esta ocasión demandan que se les haga entrega de la muestra metálica resultante del accidente. Cuando el Sr. Richardson les indica que no se encuentra en su poder, sino que la envió para analizar, la respuesta de los ‘’silenciadores’’ es una amenaza. Le instan a que la recupere y se la entregue, en caso contrario, las consecuencias las vería su mujer.

El Sr. Richardson nunca les hizo llegar el objeto aunque no tenemos constancia de que su mujer sufriera daño alguno a causa de esto y es que parece que los amenazantes hombres de negro no siempre cumplen sus amenazas o tal vez, no transciende cuando las hacen efectivas.

huge

Según manifiesta el testigo, el Cadillac en el que se presenta la primera pareja es un modelo del año 1953, detalle que le deja sorprendido ya que se encuentra en un estado impoluto. Cuando comprueba la matrícula del vehículo, también descubre que no está registrado.

En esta ocasión, ninguno de los cuatro hombres de negro muestra algún tipo de identificación pero tampoco les es requerida por el testigo que, como muchos otros, no pone en duda que sean figuras de autoridad, aunque en otros casos, estos hombres sí se identifican como miembros de algún organismo militar que más adelante se comprueba falso.

Cada caso hace el rompecabezas más intrincado y dispone nuevos interrogantes acerca del fenómeno y de las enigmáticas figuras relacionadas con el mismo. El origen, la naturaleza, la motivación y el fin último de los hombres de negro permanece todavía en las sombras para, tal vez algún día, salir a la luz. Mientras tanto, estos hombres de negro continúan llamando a la puerta.

Encuentros con los hombres de negro – El caso de Hellen Sullivan

Los perturbadores hombres de negro vienen siendo protagonistas de siniestros encuentros desde la década de los 50 aunque existen registros de encuentros anteriores. Pudiera ser posible que estos agentes del silencio vengan realizando sus intervenciones desde mucho tiempo atrás aunque no tengamos constancia de ello si bien, puede ser ahora, en esta sociedad en la que la información transciende rápidamente, cuando su presencia sea más necesaria para ciertos intereses.

Aunque todos los encuentros con estos hombres resultan intimidantes y desconcertantes, algunos de ellos son completamente terroríficos.

mib1

Un ejemplo de ello es la extraña visita que recibe Hellen Sullivan en 1992. En esta fecha, ella reside en el condado de Staffordshire en el Reino Unido. Una noche en la que se encuentra sola en su casa, comienza a escuchar un golpeteo en la puerta con intervalos cortos aunque fuertes. Extrañada, abre la entrada de la vivienda y se encuentra ante ella a una peculiar figura de no más de metro y medio de estatura bajo el vano de su puerta que viste traje negro con corbata y sombrero, de faz tremendamente pálida, ojos oscuros y rasgos exageradamente marcados.

Hellen está realmente impactada ante la visión de esta poco habitual persona, no sabe qué decir ni cómo reaccionar, se queda completamente petrificada por el miedo en una escena en la que ambos sujetos se miran el uno al otro en un tenso silencio.

tumblr_ngl47bA9TB1s2tqr4o2_400

A continuación, relata Helen:

‘’ De pronto, sonrió horriblemente, y pude apreciar que sus labios estaban pintados, con maquillaje o alguna otra cosa. Se quitó el sombrero y llevaba puesta una peluca muy mala. Tenía el aspecto de una persona de 60 años pero la peluca era de un negro intenso. ’’

Lo único que este personaje le dice a la espantada mujer es:

‘’ Te pediríamos que cesaras tus investigaciones. ’’

Helen no parece comprender el significado de la frase por lo que el hombre de negro la repite una y otra vez, palabra por palabra. Cuando ella, por fin, le pregunta por el significado de la enunciación, éste le replica:

‘’Las luces del cielo, siempre las luces del cielo’’.

Una semana antes Helen había visto un OVNI junto a su marido a altas horas de la noche. Iban conduciendo de regreso a casa. Esa misma noche ambos tuvieron el mismo sueño en el que se encontraban con una figura que parecía humana pero de pequeña estatura que se situaba de pie, al lado de su coche.

men_in_black_01

Tras darse cuenta de esto, el extraño hombre que mira a Helen inquisitivamente le espeta:

‘’Detente y duerme bien’’.

Ambos se sostienen la mirada con gran tensión de nuevo, hasta que el hombre de negro decide marcharse. De pronto, Helen comienza a sentirse mareada, cierra la puerta y duerme profundamente durante horas. Al levantarse, toda la casa está invadida por un profundo y desagradable olor a goma quemada. Tan intenso que no desaparece hasta lavar alfombras y muebles, lo había impregnado todo.

Una visita realmente perturbadora que muestra algunas de las habilidades de estos agentes del silencio y su relación con el fenómeno OVNI. Curiosamente parece que el encuentro produce efectos físicos en Helen, que cae dormida en un denso sueño sin poderlo evitar, y sobre el entorno, dejando un desagradable olor como ocurre en muchos casos de encuentros con extraterrestres.

Afortunadamente no todos los encuentros con estos silenciadores de la verdad resultan tan terroríficos, aunque sí tenebrosos.

Encuentros con los hombres de negro – El caso de Herbert Hopkins

La siniestra figura de los hombres de negro viene siendo relacionada con el fenómeno OVNI desde los años 50. Estos misteriosos hombres se presentan ante los testigos de un incidente OVNI o ante investigadores que parecen haber ido demasiado lejos y les instan a guardar silencio de forma intimidante.

Los encuentros de los que tenemos constancia parecen, a priori, ser una pequeña muestra de la vasta cantidad de visitas que deben efectuar ya que, en muchas ocasiones, estos agentes se presentan ante los testigos en un período de tiempo muy corto después del avistamiento. Se han dado incluso situaciones en las que intervienen casi simultáneamente con el evento no dando pie a los sorprendidos testigos a comprender la situación ni mucho menos a transmitir a nadie su experiencia antes de su visita.

mib_a1

Por otro lado, estos hombres de negro, que no suelen identificarse ni portan sobre ellos símbolos o insignias de ningún tipo, parecen conocer hasta el más ínfimo detalle de la vida de aquellos a los que deciden visitar, dando a entender que tienen acceso a cualquier fuente de información, tanto pública como privada y normalmente aparecen cuando esa persona, objeto de su atención, se encuentra sola.

Representando el estereotipo iconográfico de agentes de un servicio secreto, los misteriosos agentes son en la mayoría de las ocasiones confundidos con ellos y, con una apariencia inmaculada, siempre aparecen vistiendo traje, chaqueta, zapatos, corbata y sombrero de color negro, todas las prendas impolutas y perfectamente planchadas. De hecho, varios testigos coinciden en apuntar que las prendas que visten parecen recién compradas.

Manifiestan un carácter muy rígido en sus conversaciones, autoritario, frío e intimidante. Sin expresión en sus facciones y sin emoción en sus palabras.

Aunque ciertos detalles varían dependiendo del encuentro, el patrón común en la descripción de los hombres de negro parece ser el anteriormente expuesto.

men-in-black

El caso que se presenta a continuación, relatado por Herbert Hopkins, resulta perfecto para exponer un ejemplo del típico encuentro con un hombre de negro.

El Sr. Hopkins es un reputado doctor que a la edad de 58 años se encuentra realizando la labor de consultor para un caso en el que un OVNI había tenido relación con un evento de teletransportación en suelo estadounidense durante el año 1976.

Una tarde que se encuentra solo en su domicilio recibe una llamada telefónica de un sujeto que se identifica como el director de la Asociación para la Investigación Ufológica de Nueva Jersey (organización que más tarde se comprobaría inexistente), quien le solicita un encuentro en persona en el que poder discutir los detalles de la investigación en la que el Dr. Hopkins participa. Éste no lo duda un momento y le da a su interlocutor una respuesta afirmativa. Tras colgar, el doctor sale al porche de su vivienda con la intención de dejar la luz encendida para su repentina visita, sin embargo se importuna al descubrir que un hombre ya estaba subiendo los pequeños escalones de su porche. No hay ningún coche aparcado en los alrededores que justifique la rápida respuesta de su invitado y, en una época en la que todavía no han aparecido los teléfonos móviles, tampoco hay ninguna cabina telefónica en las cercanías que haya permitido al visitante personarse casi instantáneamente en la vivienda del doctor justo instantes después de haber realizado la llamada telefónica.

Haciendo caso omiso a su sentido común el doctor invita al extraño a entrar en su casa aunque se percata de la singular reacción de su perro que no deja de ladrar nervioso al desconocido hasta que huye a esconderse en un armario.

El sujeto viste de forma apropiada para un hombre de negro: completamente del representativo color a excepción de la camisa, que contrasta en color blanco y los guantes de ante gris. Al entrar se quita el sombrero dejando al Dr. Hopkins apreciar su completa falta de pelo en cabeza y cejas y su tez de un pálido enfermizo.

mib

Un detalle que llama poderosamente la atención del extrañado doctor es que los labios de su desconocido interlocutor son de color rojo brillante. Mientras conversan, el hombre de negro roza, en un ademán de la mano, uno de los guantes contra los labios y el doctor puede apreciar perfectamente como el pigmento de la cara se queda en la tela gris que le cubre una de las manos. Se revela así la carencia de labios de este sujeto en una boca que casi parece simplemente una línea perfilada.

Cuando Hopkins termina de poner al extraño sujeto al día en los detalles del evento del estudio que les ocupa, éste le indica al doctor que posee dos monedas dentro de uno de sus bolsillos. Hopkins se sorprende en gran medida ante la exactitud de la afirmación y a continuación se le solicita que muestre una de ellas. El doctor, obediente, le muestra a su invitado un penique sosteniéndolo en la palma de la mano. Sin tocarla, el visitante le indica que mire fijamente la moneda y, mientras lo hace, ésta resplandece unos momentos para desenfocarse de su visión y comenzar a desvanecerse en su propia mano, poco a poco, hasta desaparecer por completo.

Ante la sorpresa de su anfitrión, que no puede creer lo que acaba de ver, el extraño invitado afirma que ‘’esa moneda no volverá a ser vista jamás en este plano’’. A continuación le da a entender al doctor que ha de destruir cualquier información relacionada con el objeto de su estudio y cuyos detalles habían estado discutiendo escasos momentos antes.

El doctor está intrigado por el suceso que está viviendo y que raya casi en lo absurdo. Mientras el desconocido habla se hacen cada vez más evidentes unos inusuales cambios en la intensidad y la entonación de las oraciones, realizando picos exagerados en extremos opuestos hasta que el hombre vestido de negro pronuncia la siguiente frase: ‘’Mi energía se agota, debo irme, adiós’’.

Men-in-Black-Conspiracy-Theory

Tras esto se dispone a marcharse bajando las escaleras del porche de forma infantil, llevando un pie y luego el otro al mismo escalón cada vez, en lugar de bajar uno tras otro.

Desde el interior de su casa el perplejo doctor presencia la aparición de una extraña y brillante luz a la altura de la carretera de color azulado. Su extraña visita había desaparecido sin dejar rastro alguno y ningún coche había pasado en una dirección u otra.

Hopkins trata de procesar lo que le acaba de suceder. No se siente seguro, por lo que busca su pistola y la deja sobre la mesa de la cocina, ante la que se sienta a tratar de tranquilizarse. Pronto decide obedecer al hombre de negro y destruye todo el material que había desarrollado en su investigación.

Cuando su familia llega a casa y, después de que el doctor les hubiera puesto en antecedentes, deciden salir al camino que pasa por enfrente de la casa, linterna en mano, donde descubren unas extrañas marcas en el asfalto, demasiado grandes como para que un vehículo de tal tamaño hubiera podido llegar hasta allí teniendo en cuenta el tamaño de las vías de acceso a la zona. A la mañana siguiente, cuando vuelven a comprobarlo, las marcas ya han desaparecido.

Mibs

Pero las situaciones inusuales no acaban con el encuentro. Tras éste, el doctor comienza a recibir llamadas telefónicas en las que al descolgar, sólo encuentra ruido estático al otro lado de la línea y sobre las que la compañía telefónica afirma que no existe ningún problema.

Una visita singular que ilustra uno de los muchos encuentros con estas misteriosas figuras que manifiestan un absoluto interés en silenciar la transcendencia de este misterioso fenómeno.

Como es habitual, cada caso, además de aportar nueva información, deja más preguntas a su paso que respuestas si bien resulta innegable que las entrevistas que realizan estos ‘’silenciadores’’ provocan gran terror en testigos e investigadores que, consecuentemente, optan por obedecer y guardar silencio.

Las situaciones de las que tenemos registro son aquellas en las que las personas a las que se ha pretendido intimidar se han decantado temerariamente por no seguir las órdenes impuestas por estos sujetos cuando han conseguido armarse de valor para hablar al cabo de los años. Sin embargo no tenemos ninguna referencia acerca de lo que les haya podido suceder ni qué medidas se hayan podido tomar contra aquellos que hayan tenido la osadía de hacer transcender esta información. Tal vez nunca lo sepamos.