Secretos de la Antártida vía satélite 2016

Vicente Fuentes estudia una serie de localizaciones misteriosas que están revolucionando el ámbito de la investigación en Estados Unidos al respecto de los hallazgos realizados en el polo sur.

Viajaremos a una misteriosa localización relacionada con el proyecto Haarp, observaremos los restos de antiguos proyectos secretos y operaciones ocultadas a la opinión pública y observaremos zonas censuradas sin motivo alguno.

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

¿De quién copiaron los egipcios esta turbina hace 3500 años?

Hoy en ufopolis vamos a estudiar uno de los mayores misterios descubiertos por el hombre al respecto de las piezas encontradas en el valle del Nilo que fueron utilizadas por la civilización egipcia: ni más ni menos que una posible turbina que se encuentra en la primera ala del Museo Egipcio de El Cairo.

Sin título_Fotor
La turbina de Egipto en el Museo del Cairo

El objeto fue encontrado en la localidad de Saqqara en Enero de 1936 por el eminente egiptólogo Brian Walter Emery durante la excavación de la tumba del príncipe Sabu, descendiente directo del faraón Anneddzhiba, que fue el quinto rey de la primera dinastía del antiguo Egipto y el lugar en donde se descubrió, su emplazamiento original se encuentra en una de las zonas más misteriosas del mundo: el borde del Delta del Nilo, a casi dos kilómetros al norte de la pirámide escalonada de Zoser.

2_Fotor
Diseño de planta y alzado de la supuesta turbina

La pieza fue encontrada justo en el centro de la cámara funeraria del príncipe Sabu, en el lugar más importante de toda la sala.

3_Fotor
Localización del disco en la tumba

¿Por qué sería tan importante? ¿Sería posible que aquel monarca se llevase a su tumba uno de los pocos vestigios de una antigua civilización anterior a los propios egipcios? Un primer análisis visual de la pieza nos deja perplejos ya que es una pieza única en la historia. No se ha encontrado ninguna pieza similar en construcción a la estudiada y su peculiaridad radica (además de en su diseño aerodinámico) en el material en el que está construido, el esquisto, un material que no es precisamente el mejor para poder tallar o trabajar con el por la peculiar conformación espacial de sus átomos.

4_Fotor
¿Cómo fueron capaces de tallar los egipcios este disco?

Este mineral aparece en la naturaleza con una conformación en finas capas adheridas unas sobre otras y tiene una dureza remarcable que impide a día de hoy una perfecta manufactura al trabajar con ella, no digamos ya en la antigüedad.

¿Quién tenía la maquinaria en el antiguo Egipto para modelas una pieza de 61 cm de diámetro con una perfecta conformación de cada una de las alas? Y sobre todo, ¿cómo lo hicieron para clavar un diseño aerodinámico digno de un ingeniero espacial?

Ese es el principal foco de atención de la pieza. Si se fijan, la conformación trilobular de la pieza es similar a la que se utiliza actualmente en las construcciones aplicadas a la ingeniería naval, piezas de impulso a propulsión a chorro de barcos o de centrales térmicas que se diseñan para estar en contacto con fluidos o corrientes de gas.

5_Fotor
La representación tridimensional expone conocimientos de aerodinámica superiores a lo que supuestamente manejaban los antiguos egipcios

Y aquí llega la gran pregunta. Aparte de la tecnología para poder modelar sin error esta estructura, ¿para qué serviría? ¿Y con qué fuerza impulsora se movería? ¿Utilizaban los egipcios la corriente eléctrica? Fijense en el curiosísimo detalle de la abertura central del objeto que es muy similar a la que se utiliza en nuestra industria para colocar un eje.

Un eje en el antiguo Egipto conectado… ¿a qué motor?

6_Fotor
Detalle del eje central, hoy tapado por un corcho de madera

La datación de la pieza la sitúa en más de 5000 años de antigüedad, pero no fue hasta hace sólo 3500 años que se acepta que en Egipto se utilizaba la rueda, un auténtico misterio. Según el Museo Egipcio, esta pieza sería como una especie de incensario para sostener velas y aromáticos. Pero claro, el diseño, una vez estudiado sugiere precisamente que este diseño no era precisamente idóneo para una decoración interior, sino para mover estructuras en fluidos y gases.

Según el egiptólogo Cyril Aldred, el artefacto podría ser una copia de otro mucho más viejo, el recuerdo de algo visto o palpado que dejó especialmente impresionado a aquel faraón egipcio y que quiso conservarlo para la historia. Algo tan preciado como para dejarlo en su tumba en un lugar de privilegio.

Aldred llegó a la conclusión que el objeto puede ser una copia de un artefacto de metal mucho más viejo, el recuerdo de algún acontecimiento remoto que particularmente les impresiono.

9_Fotor
C.Aldred, egiptólogo.

¿Sería posible que aquel faraón guardara esta pieza como oro en paño como quizá una de las pocas estructuras industriales que se habían mantenido intactas de las épocas antiguas? ¿Es una recreación -lo que nos situaría en que su uso fue mucho más alejado en el tiempo- o fue utilizado en la época de dicho faraón? Los enigmas de la antigua pieza de la turbina de Egipto continúan desafiando a la ciencia pero es evidente que no existe interés alguno por determinar su posible funcionalidad en ingeniería porque rompería los esquemas de la egiptología clásica.

Si os ha gustado esta entrada, os invitamos a ver otro programa que hicimos sobre ooparts, precisamente el más grande del mundo, la gran pirámide de Keops, que podría albergar ni más ni menos que un código secreto sobre el futuro en su interior…

Esperamos que el programa sea de su interés

Ufopolis.com 2015

 

El misterio de los agujeros de bala en los cráneos prehistóricos

Hoy en ufopolis vamos a estudiar algunos de los hallazgos más polémicos de la historia de la arqueología y la antropología, hallazgos que desde luego, de hacerse públicos a nivel masivo, sin duda obligarían a replantear algunos paradigmas de la historia los homínidos y los seres humanos. Las anomalías a las que hacemos referencia en este artículo se basan en la posibilidad de que en la antigüedad, hace miles de años, se utilizasen tecnologías que hoy solo podríamos denominar como «munición y balas», similares a las usadas en las armas de fuego que se usan a día de hoy para la caza de animales. Empezamos.

1. El primer caso fue dado a conocer por Erich Von Daniken en su libro El mensaje de los Dioses  en donde aparecía la mención al posible agujero de bala en el cráneo de un bisonte en el Museo de Paleontología de Moscú en 1968.

 
cabeca-animal1
El cráneo del bisonte con el supuesto agujero de bala.

Este cráneo según los expertos pertenecía a un animal originario de Yakuzia, Siberia Oriental y vivió entre los años -30.000 y -70.000 a.C. Destaca por supuesto que el agujero presenta una esfericidad excesivamente alta como para tratarse de una herida provocada por una rama, una roca o un animal. Las características que presenta el informe balístico es el de un impacto certero de un material más duro que el hierro. ¿Pero quién podría herir a un animal con tal precisión hace 30.000 años? Algunas teorías apuntan al improbable caso de que al pobre animal le hubiese caido un meteorito justo en la cabeza. Casi imposible a nivel de probabilidad, sobre todo porque sería un impacto de uno entre centenares de miles de millones de posibilidades.

op60rp

 

Detalle del agujero

Es evidente que los homínidos que pudiesen deambular por Siberia hace 30.000 años no disponían de tecnología para crear pistolas, cañones o ir siquiera má allá de un palo y una piedra lasca algo trabajada en su punta. El agujero es perfectamente regular, sin grietas, debió impactar a gran velocidad, con una entrada limpia.

¿Quién disparó a bocajarro a un bisonte hace 30.000 años?

El cráneo de Broken Hill

Uno de los casos más conocidos y misteriosos fue el denominado Hombre de Broken Hill, en recuerdo del lugar en que fue hallado el cráneo de un homínido (Broken Hill, al norte de Zambia).

bhill
 
Cráneo de Broken Hill con un aparente agujero de bala
 
El cráneo fue descubierto en 1921 por unos trabajadores de una mina de zinc que se preparaban para una actividad de barrenado de unos terrenos colindantes a la colinma de Broken en la actual ciudad e Kabwe. En medio de todas las prospecciones, uno de los operarios se percató de la existencia de una pequeña gruta en una de las galerías que conducía a la entrada de una caverna que estaba llena de restos humanos dispuestos en una posición similar a la utilizada en enterramientos rituales del periodo prehistórico.

Gran parte de los restos se perdieron en el desalojo de la cueva, pero quedó este cráneo catalogado como el de un Homo Heidelbergensis, con un gran tamaño. El volumen craneal era tal que se llegó a pensar que aquel pudiera haber sufrido acromegalia o hidrocefalia, enfermedades hereditarias relacionadas con un volumen muy alto de capacidad craneal en metros cúbicos. El cráneo parecía presentar, en este caso sí, un orificio de entrada y otro de salida en el hueso temporal izquierdo.

kabwe_skull

Entrada visible del cráneo

Se pensó en la trepanación y extirpación ritual del cerebro por parte de la tribu encargada del enterramiento pero algo no encajaba, los agujeros eran simétricos y demasiado perfectos como para haber sido tallados por rudas herramientas. Simple y llanamente parecía un agujero del calibre 33 entrando y saliendo de un homínido, algo totalmente imposible…pero real.

Otro detalle interesantísimo venía del estudio del agujero de salida, que era más grande de lo previsto en un primer momento y estaba ubicado en el hueso occipital. Y para terminar de detallar el increíble hallazgo, resultó que el doctor Jack Cuozzo, experto en balística, determinó que el primer agujero era más grande en su parte interior que en su parte exterior, exactamente lo que se esperaría de un agujero de bala a bocajarro.

clip_image0055b45d50abe2ce

Impresionante toma de la supuesta trayectoria de la bala

Una de las cosas que más llamaban la atención sobre este caso es que la antigüedad del cráneo estaba totalmente fuera de toda duda en el ámbito científico: como mínimo, alrededor de los 10.000 años de antigüedad en un primer momento. Lo cierto es que gracias a técnicas de datación más sofisticadas, se estableció la edad oficial de los restos, ni más ni menos que en 125.000 años siendo propio de una subespecie de neanderthales.

El segundo cráneo que confirmaba la edad del primero

En aquella zona, no solo se encontró ese ejemplar. La comunidad científica se sorprendió cuando en 1953 en Saldanha Bay, Hopefield, Sudáfrica, se encontró un segundo cráneo de un humanoide similar al de Broken Hill, junto a primitivas herramientas y restos de animales. La edad del cráneo y los estratos de roca, en este caso, sí permitieron un análisis más detallado de su edad, estimada, ni más ni menos que entre los doscientos mil y los cuatrocientos mil años. Si ambos cráneos eran idénticos y contemporáneos, ¿quién pudo disparar hace 400.000 años?

La polémica del cráneo de Moia

En este caso, vamos a un pequeño pueblo barcelonés llamado Moià, en donde pudo encontrarse un ejemplar de Hombre de Cromagnon que vivió en la zona hace 10.000 años, en las cuevas de Toixoneres. El esqueleto se encontraba en condiciones óptimas para el estudio e incluso pudo determinarse que estaba aquejado de osteoporosis y artrosis reumática aguda generalizada. Pero más allá del propio interés del hallazgo, es interesantísimo encontrar una perforación circular en el hueso frontal del cráneo, algo que nos hace pensar en los anteriosres casos. Evidentemente, ya hace 10.000 años había utensilios algo menos primitivos, pero llama la atención la inexistencia de astillado o fractura del hueso frontal, amén de la esfericidad del agujero de entrada. Se descartó la trepanación, tanto por la situación del agujero como por su diámetro.

11

El cráneo de Moia

La teoría oficial es que una fuerte infección dental creó una sinusitis tan fuerte como para crear una perforación en el hueso frontal.  Peor lo curioso es que los expertos también exponen que aquel hombre de Cromagnon aguantó bien la enfermedad y que su causa de defunción no fue esa. Y aquí llega el gran misterio de este cráneo, porque es harto improbable que una sinusitis perfore el cráneo de un individuo sin afectar los huesos de la nariz o la zona de las encías, amén de crear una crisis de fiebre prácticamente imposible de superar. Y aquel hombre seguía vivo, luego no pudo ser ese agujero causado por una sinusitis.

Otro detalle increíble es la curvatura hacia adentro del agujero y una inclinación en la vía de entrada. La regularidad, la esfericidad y el hecho de que la hendidura comienza desde el exterior al interior y no al contrario nos enlaza con los anteriores casos de cráneos con posibles agujeros de bala… en un momento imposible de la historia.

Al respecto de los ooparts, os dejamos con un interesante hallazgo realizado al respecto de unas estatuillas japonesas que también sugieren la existencia de otra humanidad con otra tecnología antes que la nuestra:

También tenemos un vídeo interesante de unos descubrimientos en las piedras de Ica que también sugieren otra humanidad.

 

Investigación: Vicente Fuentes

Ufopolis.com 2014

Las esferas atómicas de hace 5000 años

Las misteriosas esferas de Escocia, de las que vamos a hablar en este post podrían significar mucho más que un misterio en sí por su significado químico. Forman parte de milenarios yacimientos encontrados en el Reino Unido, hogar de civilizaciones célticas cuya manera de entender el mundo del arte como comunicación con los dioses está muy por encima de lo que nosotros podemos entender como pericia, o casualidad.

escocia esferas

A día de hoy, la arqueología moderna ha datado a este peculiar conjunto de piedras talladas en más de 6000 años de antigüedad. Sus materiales varían desde la piedra arenisca hasta el granito. Sus diámetros oscilan entre los 7 y los 11 centímetros pero lo realmente importante es su geometría y la manera que tuvieron aquellos pueblos de representar algo que se nos escapa a día de hoy según nuestra concepción de lo que aquellos pueblos sabían o podían construir.

escocia esferas10

Fíjense por ejemplo en esta piedra encontrada en Skara Bae, Orkney, que data de hace nada menos que 5400 años. Es una esfera prácticamente perfecta con una serie de relieves piramidales que rodean toda su estructura. Algunos de esos relieves, aún por la erosión del tiempo siguen perfectamente visibles. Son cincuenta pequeñas pirámides perfectamente alineadas, sin error.

escocia esferas9

¿Pero cómo podían aquellos pueblos neolíticos conocer la forma para tallar cincuenta pirámides en una geometría esférica? ¿Cómo lo hicieron? ¿Y para qué? ¿Es posible que esto sea una representación multidimensional avanzadísima para su época? ¿Tendría relación con las teorías de los universos paralelos que a día de hoy fascina a científicos de todo el mundo? Seguimos avanzando.

escocia esferas2

Otra famosa esfera, es la piedra de Towie, encontrada sobre la colina Glass en Aberdeenshire con 4500 años de antigüedad. Aquí es interesante observar sus relieves geométricos, conformando una figura con volumen que parece más una representación de una molécula que un simple dedal. Además cada uno de los módulos tiene inscripciones de perfectas espirales, siendo ese dibujo una manera de representar su conexión con los dioses de la antigüedad.

escocia esferas3

Por otra parte, observamos otras cinco pequeñas esferas encontradas en la misma zona y que no han podido ser catalogadas como elementos rituales de guerra por su ausencia de agujeros para poder ser enganchadas en artilugios de torsión, o en redes.

escocia esferas8

Siendo esto así, ¿qué podrían significar estas esferas? Pues quizá un conocimiento excesivamente avanzado para su tiempo. Quizá una conocimiento tridimensional muy similar al que nosotros utilizamos a día de hoy para mostrar representaciones de átomos y moléculas. Estructuras atómicas en piedras de hace cinco mil años. Imposible para ser verdad. O no. Si observamos los patrones simétricos, las separaciones de los diferentes lóbulos, deducimos que existe una serie de proporciones perfectamente diseñadas para mostrar esas figuras.

escocia esferas6

Su simetría, su forma de representación geométrica, su espaciado y su conformación de volumen sugieren un conocimiento profundo de una rama de las matemáticas más cercana a los fractales y a la hiperdimensionalidad de lo que en un principio podría pensarse.

escocia esferas4

 

Incluso si acercamos esas figuras a los sólidos planteados mucho después por los matemáticos griegos (sólidos platónicos) observamos cómo las piedras encajan en esas descripciones e incluso abarcan una mayor concepción matemática en su diseño. Son más ambiciosas. Mucho más.

escocia esferas5

Observamos convexidad y concavidad perfecta, poliedros regulares, simetría isométrica y partes relacionadas directamente con figuras matemáticas concebidas solo mediante computadoras por medio de fractales. ¿De donde sacaba esa gente la información? ¿Por qué esa obsesión con la espiral en estas piedras como medio para honrar a esos dioses que bajaban del cielo?

 

Ufopolis.com 2013

La imposible turbina de Egipto

Este artículo versa sobre uno de los mayores misterios descubiertos por el hombre al respecto de las piezas encontradas en el valle del Nilo que fueron utilizadas por la civilización egipcia.

oopart

Estamos hablando de la desconocida “turbina de Egipto”, una impresionante pieza aparentemente manufacturada que se encuentra en la primera ala del Museo Egipcio de El Cairo.

article-2298729-18E8B60F000005DC-398_964x8401

El objeto fue encontrado en la localidad de Saqqara en Enero de 1936 por el eminente egiptólogo Brian Walter Emery durante la excavación de la tumba del príncipe Sabu, descendiente directo del faraón Anneddzhiba, que fue el equinto rey de la primera dinastía del antiguo Egipto. El emplazamiento se encuentra en una de las zonas más misteriosas del mundo: el borde del Delta del Nilo, a casi dos kilómetros al norte de la pirámide escalonada de Zoser. La pieza fue encontrada en el centro justo de la cámara, en el lugar más importante de toda la sala.

article-2298729-18E8B60F000005DC-398_964x840111

Un primer análisis visual de la pieza nos deja perplejos ya que es una pieza única en la historia. No se ha encontrado ninguna pieza similar en construcción a la estudiada y su peculiaridad radica (además de en su diseño aerodinámico) en el material en el que está construido, el esquisto, un material que no es precisamente el mejor para poder tallar o trabajar con el por su peculiar conformación espacial de sus átomos.

article-2298729-18E8B60F000005DC-398_964x840

Este mineral aparece en la naturaleza con una conformación en finas capas adheridas unas sobre otras y que tiene una dureza remarcable que impedía una perfecta manufactura al trabajar con ella. ¿Quién tenía la maquinaria en el antiguo Egipto para modelas una pieza de 61 cm de diámetro? Y sobre todo para clavar un diseño aerodinámico. Ese es el principal foco de atención de la pieza. Si se fijan, la conformación trilobular de la pieza es similar a la que se utiliza actualmente en las construcciones aplicadas a la ingeniería naval. Piezas como turbinas de barcos o de centrales térmicas que se diseñan para estar en contacto con fluidos o corrientes de gas.

article-2298729-18E8B60F000005DC-398_964x84011

Y aquí llega la gran pregunta. Aparte de la tecnología para poder modelar sin error esta estructura, ¿para qué serviría? ¿Y con qué fuerza impulsora se movería? ¿Utilizaban los egipcios la corriente eléctrica? Fijense en el curiosísimo detalle de la abertura central del objeto que es muy similar a la que se utiliza en nuestra industria para colocar un eje. ¿Un eje en el antiguo Egipto conectado a qué motor?

article-2298729-18E8B60F000005DC-398_964x8401111

La datación de la pieza la sitúa en más de 5000 años de antigüedad, pero no fue hasta hace sólo 3500 años que se acepta que en Egipto se utilizaba la rueda,
Según el Museo Egipcio, esta pieza sería como una especie de incensario para sostener velas y aromáticos. Pero claro, el diseño, una vez estudiado sugiere precisamente que este diseño no era precisamente idóneo para una decoración interior, sino para mover estructuras en fluidos y gases.

article-2298729-18E8B60F000005DC-398_964x840111110

Según el egiptólogo Cyril Aldred, el artefacto podría ser una copia de otro mucho más viejo, el recuerdo de algo visto o palpado que dejó especialmente impresionado a aquel faraón egipcio. Algo tan preciado como para dejarlo en su tumba en un lugar de privilegio.

article-2298729-18E8B60F000005DC-398_964x84011111036

El egiptólogo Cyril Aldred llegó a la conclusión que el objeto puede ser una copia de un artefacto de metal mucho más viejo, el recuerdo de algún acontecimiento remoto que particularmente les impresiono.

C.Aldred, egiptólogo.

¿Sería posible que aquel faraón guardara esta pieza como oro en paño como quizá una de las pocas estructuras industriales que se habían mantenido intactas de las épocas antiguas? ¿Es una recreación -lo que nos situaría en que su uso fue mucho más alejado en el tiempo- o fue utilizado en la época de dicho faraón?

Ufopolis.com 2013