Extrañas variaciones en las manchas de Ceres

Hoy en ufopolis vamos a hablar del misterio de Ceres, ese protoplaneta rico en agua que se encuentra flotando en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter y que mantiene en constante polémica a diferentes científicos del mundo al respecto del origen de las manchas blancas que aparecen visibles a cientos de kilómetros de altura en el cráter Occator. ¿Son esas manchas de origen natural o artificial? ¿Se mantienen siempre igual?

ceres2--510x286
Vista 3D del cráter Occator. Foto: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA

Lo cierto es que no porque hace pocos días el instrumento HARPS, del Observatorio de La Silla, en Chile, ha comentado que en las manchas de Ceres se producen una serie de cambios inesperados que afectan no solo a esa parte concreta del planetoide si no a toda su superficie. El brillo de Ceres cambia continuamente su intensidad en un fenómeno inesperado que podría estar relacionado con su rápida rotación pero del que no se conocen precedentes similares en el sistema solar. ¿Por qué le pasa esto a este cuerpo? ¿Qué tipo de actividad ocurre allí y qué son esas manchas blancas?

 

Hay-agua-en-el-planeta-Ceres-2
Recreación de Ceres en el cinturón de asteroides. Foto: ESA/ATG MEDIALAB

Los datos del espectrógrafo HARPS son más sugerentes de lo que en un principio podríamos suponer ya que al parecer, las manchas de Ceres varían su luz conforme van pasando las horas del día. Si estuviésemos hablando de depósitos de sales, podríamos estar hablando de un proceso de sublimación, es decir, del paso de sólido a gas, pero llama la atención que eso se produzca precisamente en un cuerpo tan frío como Ceres, situado fuera de la zona de habitabilidad para los seres humanos. Quizá estemos ante un proceso natural, pero habida cuenta de los avistamientos de objetos voladores no identificados que se han dado en el planeta desde que la sonda Dawn llegase a este helado mundo hace ya un año, no son pocos los que comentan que estas manchas podrían ser más que un depósito de sales minerales. ¿Podríamos estar ante construcciones artificiales? ¿Y si esas variaciones de luz se correspondiesen con picos de actividad dentro de esas manchas que sugirieran una actividad regulada por un horario determinado? ¿Hay alguien habitando este remoto y pequeño mundo?

Occator_PIA19889
Visión vía satélite del cráter occator. Foto: http://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA19889

Debería ser un auténtico titán de la resistencia porque las temperaturas de Ceres son de 238 K es decir, 38 grados bajo cero. Bastante frío como para montar allí una estación espacial. Diferentes teorías abogan porque de ser una construcción manufacturada, lo más lógico es que estuviese regulada por robots que aguantasen tales condiciones, y que de hecho estuviesen programados para funcionar en las horas de mayor luz del planeta tal y como sugiere Rashid Bashir, de la Universidad de Illinois en Estados Unidos al respecto de nuevos descubrimientos en materia de robótica que sugieren un comportamiento inteligente derivado de los ciclos de luz del medio ambiente.

PIA20132-Ceres-DwarfPlanet-Dawn-3rdMapOrbit-HAMO-image69-20151018-crop
Vista oblícua del cráter Occator. Foto: http://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA20132

Paolo Molano, astrónomo del Observtorio de Trieste, en Italia, y director de la investigación sobre estas variaciones ha comentado recientemente que «Tan pronto como la sonda Dawn reveló la presencia de los misteriosos puntos brillantes en la superficie de Ceres, empecé a buscar la forma de encontrar parámetros que fueran medibles desde la Tierra. A medida que Ceres va rotando, las manchas se aproximan un poco a la Tierra, para alejarse después de nuevo y causando así una serie de variaciones que afectan al espectro luminoso de la luz que llega hasta nosotros». ¿Sería esto una prueba de que alguien estaría habitando esas manchas y se pusiera, digámoslo así, en funcionamiento cuando el sol estuviese dando justo de frente en el cráter Occator?

longitud de onda lumínica reflejada en Ceres
Variabilidad de la luz de Ceres (albedo). Foto: Daily variability of Ceres’ Albedo detected by means of radial velocities changes of the reflected sunlight

El ciclo sería cada 9 horas, eso sí se sabe ya que es el tiempo en que se produce una rotación completa en el planetoide Ceres. Y lo curioso es que sean lo que sean esas manchas, además están en una de las zonas en donde más absorción de agua se produce en el planeta. Si viésemos este enigma desde una perspectiva de ingeniería, sería posible que si se diese la situación de que hubiese diferentes seres habitando allí, uno de los consumos más lógicos para sostener cualquier tipo de instalación sería el agua.

Otro detalle de lo más increíble es que estas manchas se mueven en diferentes direcciones a unos 20 kilómetros por hora, según ha declarado Antonino Lanza, del Observatorio de Catania y coautor del estudio. Las variaciones por tanto afectan tanto al posicionamiento, como a la intensidad lumínica, algo que jamás se había visto en mundo alguno conocido. Si estuviésemos ante un proceso natural de sublimación de sales (a 73 grados bajo cero) esto debería significar que Ceres debería tener un núcleo bastante caliente y dado que en su composición interna debe haber una gran cantidad de agua en forma de hielo y mezclada con roca.

Hay-agua-en-el-planeta-Ceres
Absorción de agua en el planeta Ceres coincidiendo con la zona de las manchas. Foto: Adaptado desde Cuperset ET Al

Dado que mide 950 kilómetros de largo y tiene una masa 80 veces menor que la de la Luna, Ceres es demasiado pequeño para tener atmósfera, y ni el agua líquida ni el hielo pueden sobrevivir durante largo tiempo en su superficie, a no ser que su núcleo sea mucho más caliente de lo que pudiésemos pensar dadas las características de la supuesta evaporación de estas manchas. ¿Estamos hablando de un efecto de la radiación solar, de un planeta mucho más caliente de lo que podría pensarse o de un lugar en donde habría construido una serie de silos con seres mecánicos realizando actividades cuando el sol incidiese justo en su zona del cráter?

PIA20181-Ceres-OccatorCrater-LateralView-20151209
Vista lateral del cráter Occator. Foto: http://photojournal.jpl.nasa.gov/catalog/PIA20181

Las tres explicaciones son increíbles, pero dado que los cambios no siempre son los mismos, podríamos pensar que existe un factor caos que parece dominar todo este asunto. Las manchas no siempre se desplazan en las mismas direcciones. ¿Es esto un comportamiento propio de una inteligencia que realizaría diferentes actividades?

Seguiremos pendientes al transcurso de las investigaciones del equipo de espectrógrafo HARPS y de las nuevas fotografías de la sonda Dawn y no perderemos de vista esas asombrosas manchas y lo que ocurra a sus alrededores. Si os ha gustado este artículo os recomendamos ver el videoprograma que hicimos sobre los descubrimientos de la sonda dawn y los misteriosos objetos voladores no identificados captados cerca de las brillantes manchas de Ceres. También estudiaremos enigmas de su vecino Marte y misteriosas construcciones en la luna. Esperamos que sean de su interés.

Ufopolis.com 2016

Bibliografía

Link investigación principal:

http://www.eso.org/public/archives/releases/sciencepapers/eso1609/eso1609a.pdf

Daily variability of Ceres’ Albedo detected by means of radial velocities changes of the reflected sunlight, Febrero de 2016

P. Molaro1, A. F. Lanza2, L. Monaco 3, F. Tosi, 4, G. Lo Curto 5, M. Fulle1, L. Pasquini 5

1 INAF-Osservatorio Astronomico di Trieste, Via G.B. Tiepolo 11, I-34143 Trieste, Italy

2 INAF-Osservatorio Astrofisico di Catania, Via S. Sofia, 78, 95123 Catania, Italy

3 Departamento de Ciencias Fisicas, Universidad Andres Bello, Republica 220, Santiago, Chile

4 INAF-IAPS INAF-IAPS Istituto di Astrofisica e Planetologia Spaziali, Via del Fosso del Cavaliere, 100, I-00133 Rome, Italy

5 ESO, Karl-Schwarzschild-Strasse 2, D-85748 Garching bei Munchen, Germany

Nuevos e increíbles descubrimientos en Ceres 2016

¿Sería posible que en el pequeño planetoide Ceres se hubieran fotografiado estructuras artificiales? ¿Sabías que las famosas manchas no solo se mueven si no que cambian su intensidad lumínica?

Vicente Fuentes comenta nuevos y asombrosos hallazgos en el pequeño mundo helado de Ceres situado entre Marte y Júpiter y analiza los nuevos datos recibidos por la sonda Dawn sobre los extraños comportamientos de las manchas que existen en el cráter Occator?

¿Qué hay además en el cráter Juling y qué relación tiene lo que hay allí con los objetos voladores no identificados que se ven sobre las supuestas luces de este planeta?

Ufopolis.com 2016

Impresionantes imágenes de un ovni haciendo chemtrails

Vicente Fuentes analiza unas imágenes tomadas en Colorado, Estados Unidos en donde se aprecia perfectamente la presencia de un objeto volador no identificado con forma de anillo realizando una operación de salida de gases a la atmósfera terrestre. Analizaremos el comportamiento de este tipo de objetos y hablaremos sobre otros avistamientos de esferas que parecen acercarse a las estelas de condensación de los aviones en base a un posible interés de la supuesta inteligencia que estaría tras el fenómeno ovni por los gases emanados por diferentes aviones comerciales y militares. Un auténtico enigma el del programa de hoy. Esperamos que sea de su agrado.

 

Ufopolis.com 2015

Fotografían increíble puerta dimensional en Uruguay

No te pierdas la increíble fotografía de una ciudadana de Uruguay en donde se aprecia una estructura con forma de anillo de donde sale un objeto volador no identificado a toda velocidad. Estudiaremos ese avistamiento, así como otros dos ocurridos en Rusia el 23 de diciembre de 2012 y en la estratosfera a bordo de la estación espacial internacional en 2006. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Foto original:

ARO

Ufopolis.com 2015

El espeluznante caso del matrimonio Lohre

Hoy en ufopolis vamos a estudiar un impresionante caso ocurrido en Alemania entre el 8 y el 9 de marzo de 1993 protagonizado por un piloto llamado Erwin Lohre. Este militar se encontraba durmiendo plácidamente con su familia en la localidad de Braunschweig y nada le hacía sospechar del increíble evento que iban a presenciar en pocos minutos.

Eran las 00.30 horas y Lohre se levantó súbitamente con un fuerte dolor de espalda. Malhumorado, se levantó y fue a tomarse una pastilla para calmar el dolor. Acto seguido volvió a tumbarse en la cama a esperar a que el dolor se le pasara y así seguir durmiendo. Mientras eso ocurría, su mujer también se había despertado espontáneamente, en el mismo momento, según le comentó al Dr. Peter Hattwig, investigador que se encargó de las pesquisas del caso. Los dos a la vez, primer detalle.

 Lohre_UFO_Sketch01Esquema de Erwing Lohre

De pronto, ambos comenzaron a escuchar un zumbido procedente del cielo. Era claro y muy alto. Tras tres o cuatro segundos con ese sonido que identificaron como algo «metálico», quizá producido por una fuerza de giro o centrifugado industrial, se dieron cuenta de que aquello se estaba acercando. Sonaba cada vez más y más fuerte. Se iban a volver locos. Fueron corriendo a la ventana del dormitorio y se encontraron con un objeto estacionario flotando a una altura de unos 10 metros sobre los árboles cercanos a su vivienda.

Asomados y asombrados, comenzaron a ver más detalles. Había luna llena y era una noche clara con bastante luz debido a ello. Pero algo anormal estaba pasando mientras tanto. La habitación, la ventana, el objeto y la luna llena no eran nada comparado con la luz que parecía rodearles por completo. Era blanca, como las luces de neón de las discotecas. Y una extraña sensación física. Su paladar comenzó a llenarse de un sabor metálico. El resplandor invadía todos los resquicios de su cuerpo y de su alcoba. Solo había pasado un minuto desde que estaban durmiendo plácidamente y no se explicaban qué estaba pasando. Ese sabor, esa luz, ese objeto. ¿Qué estaba pasando?

Lohre_UFO-tech2-1200x600
Vista inferior y superior de aquel increíble ovni.
Pensaron ambos que aquello lógicamente estaba relacionado con los ovnis pero poco tiempo tardaron en ver que aquella película no había hecho nada más que empezar. «¡Mira, va a aterrizar ahí!» Le dijo con cierto pánico el militar a su esposa. «Voy a bajar», le espetó después. La mujer con miedo trató de impedírselo pero Erwin Lohre no era amigo de medias tintas. Quería verlo bien de cerca y sobre todo quería saber qué demonios estaba pasando.
Trató de moverse hacia la puerta pero fue inútil. Esa maldita parálisis que tienen tantos y tantos testigos de encuentros con ovnis. No podían moverse. Ninguno de los dos. Se miraban mientras ocurría. Tensión y más tensión. Aquel matrimonio tenía dos gatitos que dormían a los pies de su cama. Les miraban ambos con el pelo erizado y sin moverse. Mientras eso ocurría el terror continuó con la ventana de la habitación subiéndose sola. No lo entendían pero no podían hacer nada. Se abría y se cerraba sola sin parar. Un brillante rayo de luz amarilla viniendo desde la parte de arriba de la casa comenzó a aparecer por ella. El matrimonio estaba petrificado y a merced.
Lohre_UFO_Sketch02
Esquema de la mujer de Erwin Lohre

En aquel momento los dos protagonistas no estaban asustados, sobre todo él, de carácter más tranquilo. Pero sabían que todo lo que estaba pasando no era natural. Ambos declararon haber estado «hechizados», término fascinante para definir el complejo control mental que parecen recibir las víctimas de este tipo de encuentros. Erwin Lohre quería como mínimo ir a cerrar la ventana para evitar que aquel rayo le diese a su mujer pero no podía. La luz que invadía su cuarto y todos los poros de su cuerpo era cada vez más intensa. No sabía qué hacer ante aquello pero, «hechizado», se encontraba, como decíamos, bien tranquilo.

A los pocos segundos su mujer y él comenzaron a tener convulsiones. Al parecer eso fue todo. El misterioso incidente de la luz y la ventana duró en total unos 40 segundos más o menos, y entonces todo terminó abruptamente. Luego, unos 30 ó 40 segundos más tarde, se acercaron a la ventana mirándose, cariacontecidos, y observaron al objeto volando sobre la ventana de la habitación en dirección oeste, acercándose a la misma de forma espectacular y desapareciendo finalmente. Al mismo tiempo la parálisis que aún tocaba algunas partes de su cuerpo terminó para los dos. La esposa de Lohre estaba demasiado alterada como para poder dormir más, y Lohre igual. No tenían explicación ante lo que había pasado.

Lohre_UFO_01A-1200x600

Aquel objeto tenía todos los colores en su fuselaje.

No podían dormir y allí estaban los dos, en silencio total. Trataron de hablar del tema pero estaban aún demasiado impresionados. Silencio. Luz apagada. Intentemos dormir.

Acurrucados, volvió el horror. Otra vez el sonido, el mismo sonido. Volvía esta vez desde otra dirección. ¿Por qué ellos y qué quería ahora? Aún se podían mover. Fueron a toda prisa hacia la ventana y observaron de nuevo al objeto a unos 300 metros. No veían a otros vecinos asomándose desde sus casas, cosa que hubiese sido lo más normal. No, aquello parecía solo para ellos. La habitación tenía dos ventanas y esta vez, aquello venía desde la segunda de ellas. Pudieron ver esta vez el objeto perfectamente con mucho más detalle. Los mismos sonidos acercándose, incrementándose. Casi se estaban preparando de nuevo para la parálisis. Seis segundos después, el objeto se plantó ante ellos con todo su esplendor. Brillaba con todos los colores posibles. La cúpula era brillante, plateada y brillante. La parte de abajo mostraba tres aberturas y una luz central.

Lohre_UFO_02-1200x600 portada

 Visión desde abajo del increíble ovni

Un disco, era solo un disco de unos 10 metros de diámetro. Se acercaba. Iba hacia ellos, incansable él. Y entonces ocurrió algo imposible: aquello se desvaneció en el aire. Se diluyó, se evaporó. En una décima de segundo. Sin transición. En un abrir y cerrar de ojos. La nada.

Todo acabó ahí. Erwin Lohre reportó su incidente a un periódico local y acto seguido fue contactado por 25 personas diferentes queriendo saber más sobre su caso. Parecía aún así que nadie excepto ellos había presenciado el evento. Era solo para ellos. Les buscaba solo a ellos, como así aseguraron al Dr. Hattwig en su entrevista. «Era como si supiera dónde estábamos, y lo raro siempre fue esa sensación de parálisis y de tranquilidad, esa falsa tranquilidad».

Lohre_UFO-tech1-1200x600

Calcularon 10 metros de diámetro y 2 metros de altura para aquel ovni

El día después del incidente ocurrieron más cosas. Por la tarde, a las 16:00 horas contó Lohre que su hija y su mujer, encontrándose en diferentes lugares en ese momento, vieron un fogonazo de luz enfrente de sus aparatos de televisión, acompañados de un extraño sonido crepitante que les heló la sangre. No supieron qué había pasado. Entonces, una hora después las dos televisiones comenzaron a dar calambrazos y descargas eléctricas, cada uno en su habitación, algo que no había ocurrido nunc, al más puro estilo de la película «encuentros en la tercera fase». Poco después, más terror. Golpes increíbles dentro de un armario de la habitación del matrimonio. Iban corriendo, abrían y no había nada. Cerraban y comenzaban al poco los golpes dentro. No encontraron tampoco una razón para que eso pasara. Esto pasó durante ocho semanas en donde los golpes aparecían y desaparecían sin ningún tipo de explicación. Perturbados y hartos siguieron con sus vidas.

Erwin Lohre declaró que tras su encuentro siempre tenía una constante sensación de dolor en la espina dorsal. Algo le molestaba siempre. Una semana después del incidente y con la ayuda de un espejo se descubrió en la nalga derecha dos marcas muy rojas bajo la piel a unos dos centímetros de distancia el uno del otro. Fue a ver a un un médico, quien encontró dos puntos negros debajo de la piel. Le aplicó una pomada, y le mandó hacerse un TAC (tomografía por ordenador). Mientras esperaba los resultados una noche notó cómo algo se deslizaba sobre sus piernas, dos gotas negras de un extraño material y con forma de lente parecían haber salido de las marcas. Las puso en un bote de cristal y con mucho cuidado lo cerró para mostrárselas al día siguiente al médico. Nunca pudo hacerlo. Por increíble que pareciera, aquellas gotas simplemente se habían evaporado. »

El Dr. Hattwig le preguntó en el marco de sus investigaciones sobre esas gotas de líquido negro. Lohre nunca supo ni su origen ni por qué se evaporaron. Nunca dieron el paso ni su mujer ni él de hacerse una regresión hipnótica por miedo a ver cosas que jamás dejarían de acompañarles de por vida. No querían saberlo. ¿Para qué? Se preguntaban. Quizá tuviesen razón.

Hasta aquí el artículo sobre la extraordinaria experiencia de este matrimonio alemán que en 1993 se encontró con un interesantísimo caso ovni con interacción directa sobre los testigos y un posible secuestro durante los segundos que duró el incidente, del que por cierto no existió ese missing time tan característico. Si os ha gustado la entrada podéis ver también el asombroso caso de Kelly Cahill en Australia, también en el mismo año 1993. Esperamos que el programa sea de su interés.


Ufopolis.com 2015

Fotografías: ufoexplorer