¿OVNIS O HAARP? El misterio de las espirales de México y Europa

En este vídeo vamos a estudiar algo que está pasando en nuestros cielos y que no tiene explicación científica: la aparición de varios vórtices magnéticos que abarcan decenas de kilómetros de diámetro y que llegan a provocar tormentas eléctricas sin una atmósfera cargada de humedad.

 

Espero que el programa sea de vuestro agrado

El avión que se hizo invisible en el triángulo de las bermudas

Vicente Fuentes expone el impresionante caso de desaparición de un caza de las fuerzas aéreas de Cuba en una persecución ocurrida en 1967 en la vertical del triángulo de las bermudas. Lo que ocurrió tras el incidente es uno de los casos más silenciados y espectaculares de la historia de la ufología. ¿Dónde esta ese avión? ¿Qué tipo de tecnología tienen los ovnis? Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

 

Vieron un ovni de 1500 metros de largo entre Inglaterra y Francia

Hoy en ufopolis vamos a acercarnos a uno de esos eventos modernos de la historia de la ufología que permanecen en el más absoluto de los anonimatos. No hubo un gran seguimiento de la prensa. Ni muchas preguntas ni muchas respuestas, y lo curioso es que lo que ocurrió el 23 de abril de 2007 podría considerarse el avistamiento de ovnis de mayor tamaño jamás registrado.

1957Holloman_1112719i
El avistamiento fue similar al de esta fotografía de la Ruta 54 cerca de la Base Holloman, Nuevo México el 16 de Octubre de 1957

Todo comienza con capitán Ray Bowyer de la aerolínea Aurigny Air Services el 23 de abril de 2007 en un trayecto desde Alderney hasta Southampton, en la costa suroeste de Inglaterra. Era un vuelo sencillo y corto, de 130 kilometros y apenas 45 minutos en el que, de pronto, un objeto volador no identificado de color amarillo con una banda grisácea que atravesaba un fuselaje extremadamente alargado (la relación entre la longitud y la altura del mismo era de 15 a 1), apareció ante la sorpresa de toda la tripulación, que se lanzó a verlo con los prismáticos que se guardaban en la cabina del piloto.

aurignyairline23april2007
Los objetos siguieron al avión de forma inteligente

Aquello se descartó automáticamente como un avión o cualquier artefacto conocido de inmediato por sus proporciones. Y no esta solo. Lo más increíble es que no era uno, si no que eran dos los objetos colosales que volaban entre Francia e Inglaterra aquel día. Eran demasiado grandes.

Bowyer3
Una de las pocas tomas en donde aparece el testigo del caso.

Según comentó el mismo capitán Bowyer en una rueda de prensa celebrada en el mismo año en el Club Nacional de Prensa de Washington en donde se realizan las ruedas de prensa del famoso Disclosure Proyect, su encuentro duró quince minutos y su visión fue increíble.

El objeto, situado a unos 65 kilómetros de distancia desde su posición tuvo que medir un mínimo de 1700 metros de longitud, casi dos veces la altura del gigantesco edificio Burj Khalifa, en Dubai. Casi nada.

Al descender a una altura de 600 metros, los pilotos dejaron de tener una buena visibilidad para observar bien el inmenso objeto, que por otra parte, dio eco de radar en los radares de la sala de control del Aeropuerto de Jersey durante al menos 55 minutos.

F_200706_June22ed_i_339145a
El avistamiento fue único por las dimensiones de los objetos

 

Hablamos de un tamaño absolutamente colosal, un encuentro con algo que trasciende las leyes físicas y que pudo ser contemplado por todo el equipo que llevaba aquel avión de la Aurigny Air Services. Pasó hace cuatro días, como quien dice, pero el recorrido de la información fue más que pequeño.

descarga
Diagrama del testigo

 

 

¿Qué tipo de mecanismos y resortes funcionan y actúan en este tipo de incidentes para para que la prensa no se acerque masivamente?¿Quién lo tapa, las propias aerolíneas, los testigos o los ejércitos que temen una revolución o estallido social ante lo que podría ser una reacción de miedo y pánico ante semejantes estructuras?

Las maravillas volantes de Lousiana
descarga (1)
Comparación del objeto con un estadio y el edificio más grande del mundo

Lo cierto es que existe también un increíble testimonio muy cercano en el tiempo de un avistamiento de un ovni de 260 metros realizado por un ex ingeniero de la NASA que afirmaba en una comunicación al portal ufocasebook, especialista en aunar testimonios ovni, haber visto cerca de las 06:15 horas del 29 de Septiembre de 2010 dos objetos voladores no identificados del tamaño de dos estadios de futbol (cada uno) flotando sobre Louisiana a una velocidad estimada de 1.046 kilómetros por hora.

 

Debió ser, según contaba el testigo en el mencionado sitio web uno de los avistamientos más preciosos que se recuerdan, sobre todo por su forma: una espectacular media luna que no tiene muchos referentes en la historia de la ufología.

El impresionante ovni del Polo Norte

Al parecer, el testigo no pudo determinar exactamente la altura de ambos objetos pero llegó a compararla con la de un vuelo de un avión 767 en las mismas condiciones, eso sí, realizando un espectacular arco de 15 grados mientras reflejaba delicadamente en su fuselaje los primeros rayos del sol. Para haberlo visto…

Y vaya, no crean que esto son raras avis del fenómeno. Hasta el día de hoy se han registrado varios incidentes con ovnis inmensos a cada cual más emocionante. Los encuentros de diferentes pilotos con lo desconocido han protagonizado eventos prácticamente de película de Hollywood.

JAL1628Pilot
Terauchi explicando a la prensa cómo los objetos volaban con su avión

Escenas de persecuciones, tensión, incomunicación, grabaciones en radar, acercamientos extremos… y la sensación de estar ante algo mucho más avanzado que los mayores sueños que pueda tener el hombre. En este sentido tenemos que viajar al 17 de noviembre de 1986, al vuelo 1628 de la ruta Tokio-París con escala en Islandia y Anchorage, y nos metemos en ese Boeing 747 de Japan Airlines volando a 10.500 metros, y a 215 º sobre el N.E de Alaska. Estamos cerca del círculo polar ártico y el capitán Kenju Terauchi, con más de 10 mil horas de experiencia de vuelo a cuestas pide un café a su azafata de vuelo. Todo va bien. La altura es estable. El combustible es el esperado. Las comunicaciones son fluidas y ven el atardecer detrás del avión. Los pasajeros están tranquilos. Un vuelo aparentemente normal. Aparentemente.

descarga
Diagramas realizados por el piloto

Según quedó registrado en las comunicaciones con la torre de control de Alaska, cerca del aeropuerto observan 2 luces amarillentas en el horizonte. Raro. No deberían estar ahí. Terauchi junto con su tripulación de dos hombres (el copiloto Takanori Tamefuji y el ingeniero de vuelo Yoshio Tsukuba) notaron la presencia de dos luces brillantes de colores blancos y amarillos al lado izquierdo, cerca del avión. Están seguros.

 

 

Una aparece a las las 11 de su posición y a 887 metros de altura a 2-3 millas (3.5 KM) volando en paralelo al avión a una gran velocidad. De hecho a su misma velocidad. Aquello debía tener esa mezcla infinita de sorpresa, fascinación y pavor que sólo el fenómeno ovni es capaz de proporcionar. Son unas brillantes luces blancas y amarillas.

Van delante de ellos y saltan «como dos oseznos que estuviesen jugando», según declaraciones de Terauchi.

Había que hacer algo. El piloto japonés encendió su propio radar digital en color y aunque éste estaba destinado a captar las condiciones atmosféricas y no objetos sólidos, registró también una imagen de dos objeto. No podía ser posible. Debido a este extraño hecho, el piloto informó al Centro de control aéreo de Anchorange (Alaska). A ver qué respondían…

El controlador aéreo le confirmó que ellos también tenían dos objetos en el radar. Fue entonces cuando se decidió que el avión diera un giro de 360 grados para evitar la colisión y descender a 10.000 metros. El movimiento en espiral tenía sus riesgos pero al parecer evitó un posible contacto con los objetos en rumbo de colisión hacia ellos. Después de esta arriesgada maniobra, el piloto creyó que los ovnis habían desaparecido y sin embargo, el control aéreo, según su radar militar, le indicó que los dos objetos se encontraban ahora detrás de la aeronave. Esto en términos militares poco menos que es una declaración de poder. Nuestro pequeño avión de carga 1628 estaba a merced.

JAL1628
La comparación del objeto con el avión es descomunal

Pocos minutos despues ambos pilotos descubren que entre esas dos luces (que ahora se encontraban más cerca del avion pudiendo distinguir sus formas) se hallaba un tercer objeto mucho mas grande, al que el copiloto Tsukuda describe como «una nuez pelada». Era tan grande como dos portaaviones norteamericanos (30-40 veces mayor que el boeing 747) y tan solido como un reactor. Un objeto físico… que venía como loco en direccion contraria con las luces encendidas. El estupor en la cabina fue total.

japan-flight-1628_Fotor
Las escenas con el inmenso ovni y sus dos acompañantes fueron espectaculares

Tras varios minutos observando el titanico ovni los pilotos se dan cuenta que los objetos ahora volaban con ellos, poniéndose a su velocidad a casi 1000 km/h.

Les estaban siguiendo haciendo cabriolas, unas maniobras imposibles de realizar por cualquier avión hecho por el hombre de esas dimensiones.

Después de repente, los dos ovnis más pequeños se elevaron y se colocaron directamente junto a la ventanilla del piloto, casi como si quisieran saludar.

Se acercaron tanto al avión (a menos de 100 metros) que los dos pilotos sintieron «calor en la cara».

En este punto de la historia, el piloto tomó cartas en el asunto y se comunicó con la torre de control para informar de todo lo que estaba ocurriendo. El controlador aéreo envió un avión de la United Airlines a la posición del vuelo 1628 para percatarse de esta presencia pero en ese momento, el extraño objeto desapareció. En total, el avistamiento de Kenju Terauchi duró aproximadamente cincuenta minutos en los cuales Terauchi obtuvo permiso de los controladores para realizar maniobras de evasión, pero no pudo librarse de los Ovnis en 800 kilómetros. La torre desde tierra llegó a preguntar incluso si deseaban la intervención de un bombardero F-15 pero el capitan Terauchi se negó, alegando que podría ser peligroso.

La polémica

Al llegar el avión a Anchorage, investigadores militares de las Fuerzas Aéreas de los EE.UU. interrogaron uno por uno a los pilotos y aseguraron en su informe que eran «personas fiables, normales, racionales y profesionales, sin problema alguno de drogas o alcohol.”

Como decíamos_ el radar meteorológico del avión detectó al objeto principal a 12 km, y el radar militar del centro de control de la Administración Federal de Aviación (FAA) también lo hizo captando su eco durante 32 largos minutos. Se descartaron teorías sobre espejismos en base a esos registros y por supuesto, a sus movimientos. Aquello llegó y se marchó cuando quiso.

JAL1628PilotSketch
Los asombrosos esquemas del piloto siguen poniendo en jaque a los negadores del fenómeno.

¿Hubo algún tipo de seguimiento de la noticia? Como veíamos al principio del artículo, pocos medios se interesaron por la historia. El San Francisco Chronicle informó el 30 de diciembre de 1986 que «la tripulación de un avión de carga de Japan Air Lines afirmó que un ovni con luces estroboscópicas blancas y amarillas lo siguió a través del Círculo Polar Ártico, en ruta desde Reikiavik, Islandia, a Tokio” pero no mucho más. Cierra la puerta que se escapa el gato.

Si os ha gustado esta entrada, os invitamos a ver este vídeo en el que estudiamos lo que le ocurrió a un joven piloto Mexicano con tres ovnis de impresionante aspecto. Sus dimensiones eran más pequeñas que los de estos colosales casos, pero el miedo, ese pavor ante lo desconocido es común en todas las vivencias. Esperamos que sea de su agrado.


Ufopolis.com 2015

El mitico ovni de madrid de 1968

Era un día más en el madrid yeyé de finales de los años 60 aquel jueves 5 de septiembre de 1968. La gente volvía de sus trabajos a las 6 de la tarde en un atardecer precioso de esos que tanto gusta ver a curiosos y paseantes desde el templo de Debod. La normalidad en la vida de la gran capital de pronto se vio interrumpida cuando un objeto volador no identificado apareció sobrevolando la zona más céntrica de la ciudad. Tenía forma piramidal aunque los primeros curiosos afirmaron que aquello presentaba más de una forma. Estaba estático y tenía su propia luz. Nadie sabía qué era aquello y los corrillos vecinales comenzaron con sus chanzas y habladurías.

triangular

El singular objeto fotografiado por un testigo

Era imposible retirar la vista del cielo ante lo que estaba ocurriendo, ante lo imposible. El asombro del gentío comienza a hacer sus estragos y en el broadway español, la madrileña calle Gran Vía, comienza a formarse uno de esos tan temidos atascos. La gente está bajándose de sus coches como en las películas de Spielberg. Aquello está ahí y es evidente que no se va a marchar en un buen rato.

06091968

Recorte de periódico del histórico día

–Es un globo.

–No. Es un satélite.

–Se mueve.

–No. Está quieto.

–¿No me dirás que crees en los platillos volantes?

–No. Solo creo en lo que veo.

Ese tipo de comentarios aparecían con profusión en tabernas, bares, calles y plazas, con emoción y algo de guasa y desconcierto. En las oficinas del diario ABC que daba al Paseo de la Castellana también se veía, y vaya, parece que se veía bien. Carreras a los balcones y a los ventanales. Nadie quería perdérselo.

ovni-abc-madrid--644x362

Recorte del periódico ABC del día siguiente

Según explicaron las crónicas de aquella época, «los vientos de la troposfera superior y la baja estratosfera soplaban del este y del sureste respectivamente, mientras que el objeto parecía desplazarse lentamente hasta el sureste.» Esto, evidentemente hacía suponer que el objeto tenía un «movimiento propio, se movía contra el viento», explicaba el redactor de ABC en su crónica.

«Indudablemente se trata de un ovni», declaraba entonces un portavoz del Observatorio de Meteorología, ante las preguntas de los primeros redactores que quemaron las líneas telefónicas de sus vetustas oficinas.

Recordamos que estamos en pleno régimen de Franco y que aquello desde luego era una alteración en toda regla de la soberanía aérea de la capital. Algo, por supuesto no muy del agrado del infame mandamás. La polémica estaba servida, porque el portavoz del mencionado Observatorio expuso que aquello no se trataba en ningún caso ni de un globo meteorológico, ni de ningún globo cautivo experimental, ya que los sondeos realizados desde el aeropuerto de Barajas no lo habían detectado. Debería haber dado eco en el radar primario y ni rastro. Tampoco dejó una señal visible para los aparatos de la base americana de Torrejón de Ardoz y ni siquiera las instalaciones de la NASA en Robledo de Chavela consiguieron precisar qué estaba violando el espacio aéreo de Madrid en aquel día. El radar de Paracuellos del Jarama tampoco lo captaba. Pero estaba ahí, a la vista de todos, moviéndose a contracorriente. Desafiando a la lógica.

Aquel objeto se veía más que bien y comenzaron a percibirse más detalles. Parecía tener una serie de puntos de luz en su fuselaje. Habladurías, preguntas al aire, y cierto desasosiego, el mismo que parecía invadir a la cúpula militar del ejército español que mandó ejecutar inmediatamente una operación de Scramble para interceptar al objeto. Y dicho y en 15 minutos, hecho. Un reactor F-104 despegó de la base de Torrejón con la misiva de interceptar e informar de aquel visitante imposible. Había que cogerlo antes de que se fuera.

F104C8-02104-12yC8-04161-14

Modelo del reactor F-104 protagonista de la persecución

El objeto estuvo visible a media altura durante 65 minutos. Colegios, monasterios, instituciones científicas y ciudadanos curiosos todos con telescopios y prismáticos. El colapso circulatorio del centro comenzó a invadir calles aledañas. Un escenario de ciencia ficción.

Entre tanto, el caza F-104 comenzó a acercarse a toda velocidad al objeto, que había subido mucho, quizá en preparación ante lo que estaba por venir. Cuando el reactor llegó a los 15.000 metros, el piloto comunicó a la torre de control que cuando más subía él, más rápido lo hacía el ovni, es decir, que mostraba un comportamiento inteligente. Y evasivo. No quería confrontaciones. A aquel piloto se le agotó el combustible y tuvo que regresar a la base tras una alucinante experiencia de persecución, pero lo curioso fue que hubo otro avión comercial que volaba a unos 11.000 metros que también lo vio y éste sí consiguió verlo bien.

bc57a71dd93b6c849af149446b73750b

Fotografía del extraño cuerpo

Abajo, en las pantallas de radar de Torrejón comenzaron a aparecer lecturas en el radar (por fin, añado) pero aquello fue casi peor. El objeto estaba volando ni más ni menos que a 30.000 metros, algo imposible para un objeto manufacturado por el hombre que mostrase esos movimientos tan controlados, tan lentos, tan pausados.

«Su forma -afirmaron desde el observatorio- es triangular. A primera vista parece sólido por una de sus caras, aunque resulta traslúcido por otros lados.»

Minutos más tarde, sobre las ocho, el objeto se movía para perderse definitivamente hacia la Casa de Campo, una inmensa zona boscosa situada muy cerca de la capital.

NRiclNFn0GE

 

Nota desclasificada por parte del Ejército del Aire

Todo aquello fue una auténtica locura enmarcada en otra locura aún mayor. En aquel año del señor de 1968, la oficina de prensa del Ministerio del Aire Español (recomendamos encarecidamente ir a ver las carpetas desclasificadas a disposición del público en su biblioteca), hizo pública una surreal nota de prensa en la que solicitaba a cuantos ciudadanos pudieran ser testigos de uno de estos objetos, lo comunicara al correspondiente Sector Aéreo. Estaban preocupados por lo que estaba pasando y de hecho, estaban reconociendo de forma indirecta la presencia de ovnis en la península ibérica.

A día de hoy el misterio de lo que ocurrió aquel día aún reside en la memoria de los habitantes de la capital que tienen ese incidente como una anécdota graciosa, quizá como un día extraño o memorable tocado por el misterio.

Y vosotros, ¿alguna vez habéis presenciado algo así? ¡Os esperamos en los comentarios!

El increíble ovni que vieron 200 personas en Redlands

Redlands1968 2

Hoy en ufopolis vamos a hablar de un curioso caso ocurrido el 4 de febrero de 1968 a las 19:20 horas en Redlands, California. Tenemos que imaginarnos cómo era ese mundo de finales de los años sesenta en los Estados Unidos, en una pequeña población con casas unifamiliares, con sus coches en la puerta y sus porches recien pintados. Más de 200 personas residentes en aquella comunidad fueron testigos de un acontecimiento extraño y único en la historia de la ufología, tal y como fue relatado en la prensa local. Pudieron ver en pleno atardecer un disco volador a baja altura sobre su población, inmenso con vuelo ingrávido emitiendo un inquietante zumbido. Sin alas, sin fuselaje similar a los aviones, flotando lentamente.
El párroco local de la iglesia de aquella zona estaba en aquel momento grabando su sermón por radio para sus fieles cuando vio aquello en el cielo, y ni corto ni perezoso se dio cuenta de que estaba en el lugar y en el momento correcto para grabar aquel sonido ante la falta de una cámara que podría habernos dejado una estampa histórica. Aquel sonido, según dijeron los testigos que tuvieron acceso a la grabación y al propio incidente se asemejaba al de los platillos volantes de las series de ciencia-ficción que en aquel momento emitían las televisiones norteamericanas. El platillo fue visto alejarse cerca de unas montañas cercanas. Un suceso forteano más, diríamos, una imaginación colectiva dijeron algunos. 
wn4fffb941
El suceso salió en la prensa y comenzaron los reportes de casi 200 personas que dijeron haberlo visto
Pero resulta que esa misma noche se reunieron unos cuantos testigos que trabajaban para la Universidad de Redlands, el Doctor en Geología Philip Seff, el Doctor en matemáticas Judson Sanderson, el Doctor en Química Reinhold Krantz y el Director de la escuela de Bellas Artes John Brownfield y comentaron todo el incidente. Comenzaron a echar cálculos y a hacer croquis sobre lo que había pasado. Nada de alucinaciones. El objeto había aparecido, se había materializado más bien sobre la calle Columbia y la Avenida Colton y consiguieron trazar la ruta que había seguido en base a diferentes vecinos a los que habían llamado. Triangularon las posiciones y las horas y se dieron cuenta de que aquel objeto había volado a una altitud de unos 900 metros y se había desplazado hacia el Noroeste. Realizó una serie de pausas para después continuar ascendiendo a una increíble velocidad ante la vista de todos. El tamaño aproximado medio estimado fue de 150 metros de diámetro, como un campo de futbol y medio.
Redlands1968
Dibujo original de John Brownfield
El artista del grupo consiguió, en base a su visión y a una serie de entrevistas realizadas ante diversos medios, realizar un dibujo del gran disco. Venía coronado por una luz que alternaba entre el rojo y el verde dando la impresión desde el suelo de que era una luz giratoria, parecida a lo que vemos en las ambulancias. 
Lo más curioso del caso es que debería haberse visto algo en el radar de la Base Norton de las Fuerzas Aéreas Norteamericanas pero lo cierto es que el portavoz de la misma admitió ante los medios que aquello que había sido visto y que salía en la prensa no había dado eco en el radar. Mentira o no, lo cierto es que sí dio eco en otro radar situado más lejos, en la Base March de las fuerzas aéreas cerca de Riverside, a decenas de kilómetros de distancia. Ese detalle era desconcertante. ¿Acaso aquel objeto intermedió en las lecturas de radar de la base más cercana para cubrir sus pasos? ¿Lo hizo en la más cercana porque no tenía radio de alcance para bloquear a la inmediatamente más cercana, la de Riverside?
zh4fffbae7
Recorte de la prensa local con las entrevistas a diferentes testigos de Redlands
Por su parte, el Doctor de Geología Philip Seff, que se erigió en el líder del equipo de investigación universitario llegó a una conclusión más que curiosa: » El objeto no podía ser atribuido a ningún tipo de aeronave conocida en base a las visiones de 200 testigos, a la tecnología de la que constaba y sobre todo de sus dimensiones».
Una muestra más de lo que parece esconder el fenómeno ovni. Avistamientos masivos, invisibles al radar más cercano, sobre poblaciones civiles, y a baja altura. Prácticamente materializándose y huyendo al poco tiempo. Visiones claras, nítidas de cientos de testigos. Silencio casi total por parte de las autoridades y siempre, cuatro o cinco intrépidos hombres (o mujeres) buscando detalles de la verdad. El fenómeno en estado puro, las mismas preguntas, la misma falta de respuestas, pero siempre la fascinación por el mismo.
Investigación: Vicente Fuentes
Ufopolis.com 2015.

El mítico ovni de Belgica de 1990

Belgica1990

En la primavera de 1990, Bélgica marcó un hito en los anales de la ufología cuando su gobierno se convirtió en el primero en desarrollar una investigación público al respecto del enigma de los no identificados. Desde el noviembre anterior, varios cientos de habitantes de la región de Wallonia informaron del avistamiento de una extraña nave triangular con tres focos brillantes que se movía despacio por el cielo nocturno. En la tarde del 30 de marzo de 1990, el radar de las fuerzas aéreas de Bélgica también indicó la presencia del objeto. El ejército del aire llegó incluso a enviar dos cazas F-16 en misión de investigación. Había que cogerle.

El radar computerizado de los aviones localizó la señal que se representó en forma de rombo en la pantalla, pero en cuestión de segundos después de la localización la nave se alejó a una velocidad tan increíble que las fuerzas G habrían aplastado a cualquier hombre que hubiese estado en el interior del objeto. Luego se llegó a apartar de los aviones hasta eludir el radar. Su comportamiento era inteligente.

Además de una difusión de datos sin precedentes acerca del episodio, el gobierno dio otro paso inaudito: cooperó con un equipo privado de ufólogos, la Sociedad Bélga para el Estudio de los Fenómenos Espaciales para una posterior investigación. Las fotografías de los testigos que vieron estos ovnis triangulares se analizaron en la Real Academia Militar del País. La siguiente fotografía se reprodujo con una falsa coloración para obtener una definición más clara del objeto; la academia no encontró pruebas de que estuviera trucada.

Pero alguien debió de llamar al ministerio del aire belga y le debió comentar que o cerraba el asunto o se lo cerraban desde Washington. Se atribuyó el avistamiento a una misión secreta del gobierno y se acabaron las comunicaciones con los investigadores civiles casi en un abrir y cerrar de ojos. El habitual manto de silencio y la polémica con los excépticos. A continuación vamos a ver una serie de detalles interesantes sobre este gran caso belga:

image

OVNI Bélgica 1990. Al realzar el componente rojo de esta reproducción de una fotografía original, se oscurece el cuerpo de una nave.

image[1]

 El contorno del objeto triangular queda más definido con la versión perfilada de color azul del original.

image[3]

Esta reproducción de color falseado resalta los componentes verdes de la fotografía y revela una sombra triangular.

image[2]

La prominencia de la esquina superior en este objeto desconocido proporciona una imagen muy detallada de la propia luz.

A continuación vamos a ver imágenes del radar a bordo de los F-16 que persiguieron al ovni triangular:

image[4]

Registrada a bordo de un caza F-16 que perseguía un OVNI belga, esta secuencia de tres imágenes de la pantalla situada en el radar del piloto, muestra el movimiento del objetivo -que se describe como un rombo- en un intervalo de un segundo. La velocidad del ovni calculada en millas naúticas o nudos, se describe en cifras rojas. El número del extremo superior derecho de la pantalla indica la altura del objeto en miles de pies.

image[5]

En menos de un segundo, el OVNI se desplazó 300 metros y aceleró a 780 nudos. Esto debería haber creado un estallido sónico, pero no ocurrió nada.

image[6]

En otra fracción de segundo, el OVNI alcanzó los 1000 nudos -que se describe como 000, dado que el radar  del F-16 no registra velocidades que superen los tres dígitos.

Para la historia quedó esta mítica toma envuelta en misterio.

PetitRechain1

Ufopolis.com 2014.