Los intrigantes humanoides de los locos años 20

Hoy en ufopolis tenemos una gran ración de esos retroufos tan desconocidos y fascinantes que nos encantan y que vienen del periodo de entreguerras, en la década de los años 20 del siglo pasado. Aquí tenemos una información que parte del periodista Len Wells del diario Evansville Courier en un típico encuentro del tercer tipo ocurrido en Junio de 1923 cerca del pueblo de Mount Erie, en el estado de Illinois, una zona que a día de hoy sigue siendo protagonista de los más variopintos encuentros con lo extraño. El protagonista es un crio de 10 años llamado Norman Massie que narró un incidente en el que fue a sacar sus caballos de su establo, como era habitual cada día. Algo le esperaba ahí afuera.

1920-usa-ufo

Existen fascinantes fotografías de avistamientos de los años 20 del siglo XX similares a los de hoy en día.

Tras hacerlos pasar a través de la puerta de la cerca, se dio cuenta de que había un objeto con varias luces a pocas decenas de metros de su posición. Raudo y sin temor, el chico se posicionó a unos 20 metros del objeto, desde donde pudo observar a cinco seres situados en el interior del mismo. Su aspecto era similar al de los seres humanos, pero muy pequeños, de 1,20 metros y pelo rubio. El chico siguió acercándose ajeno a cualquier tipo de peligro, quizá falto de conocimiento ante lo que estaba ante él y en ese momento, según aseguró al diario Evansville Courier, «pudo escuchar cómo hablaban entre ellos». Uno de los misteriosos hombres estaba sentado, mientras que los otros estaban de pie. El que estaba sentado era referido como «comandante» por los demás seres en un perfecto inglés, mientras que realizaban aparentes operaciones de mantenimiento en el interior del cuerpo aterrizado. De entre las conversaciones que el testigo pudo escuchar, destacó una en la que uno de los seres informaba al comandante que las reparaciones habían tenido éxito. Quizá viajeros del tiempo, en esa parte del fenómeno ovni en donde aparecen elementos como el idioma que son identificables por los testigos.

hqdefault

El objeto era similar al aparecido en el caso Zamora.

El objeto fue descrito como metálico y estaba sostenido por tres patas, de forma similar al observado por Lonnie Zamora a mediados de los años 60 en Socorro, Nuevo México. Tenía una cúpula con varios agujeros y la parte superior tenía una especie de vidrio derretido, según el testigo. El objeto, ante los ojos de aquel intrépido chaval despegó hacia arriba, plegándose cada una de las tres patas del tren de aterrizaje, y se dirigió hacia el oeste con una increíble velocidad. Así termina esta fascinante caso de encuentros del tercer tipo, totalmente desconocido para el gran público que estudiamos hoy en ufopolis y que recuerda a uno de los casos proporcionados por el mítico ufólogo Antonio Ribera ocurrido en la localidad de Quero, provincia de Toledo, en España. En este caso tenemos un solitario ser sin la presencia de un ovni pero con un curioso tipo de aparato que le hacía levitar.

roaring7

 

El caso Quero es de los más especiales que hemos encontrado en la casuística ovni mundial

El testigo estaba en una iglesia rural cercana a la mencionada localidad y al salir de ella pudo observar la figura de un curioso ser de similar altura a los del caso anterior, de 1.20 metros, que llevaba un traje ajustado de color verde que dejaba entrever brazos y piernas totalmente rígidas. Se movía por la zona y de hecho llegó a acercarse a solo dos metros del testigo. Llevaba los pies juntos sobre una plataforma circular que aparentemente levitaba unos centímetros del suelo. En sus manos llevaba un objeto que parecía un panel de control que parecía dirigir los movimientos de su plataforma voladora. El humanoide, de características humanas llegó a desaparecer por los terrenos adyacentes a la iglesia dejando al testigo totalmente estupefacto.

NASA-Astronaut-Brian-Duffy-STS-92-photo-credit-NASA-posted-on-SpaceFlight-Insider-647x515

El ser protegía su cabeza como la de los modernos astronautas. En la foto, el astronauta Brian Duffi de la misión STS-92. Foto: NASA.

Esto no acaba aquí. Según la publicación canadiense Cuforn Bulletin de Mayo de 1988 también se produjo un incidente de abducción en Port Burwell, Ontario, Canadá durante una noche del verano de 1925. Aquí tenemos a una niña de cinco años que se levanta de la cama y siente la necesidad imperiosa de salir al exterior de su humilde casa de campo. Allí observa un objeto con forma de tren emitiendo un fino zumbido mientras que se aproxima a su posición. Un rayo de luz la envuelve y la eleva introduciéndola en el objeto alargado en donde se encuentra con tres pequeños seres similares a los grises, esos seres que se harían famosos 40 años después después del incidente de Betty y Barney Hill de 1962. La descripción es similar: grandes cabezas, piel cerúlea y grisácea, delgados y con un traje ajustado a su cuerpo. La niña habría sido examinada con varios instrumentos al igual que en el caso de Próspera Muñoz en 1947.

2b

La niña Próspera Muñoz, sobre las piernas de su hermana mayor.

Tras acabar los exámenes, la niña habría sido devuelta sana y salva a su casa en donde habría relatado a sus padres su episodio de abducción. Cabe destacar la falta de referentes visuales en 1925 para que la niña se inventase la historia. Durante el mismo verano, aquella niña reportó otro incidente similar en la misma localización involucrando seres de diferente morfología. La testigo, en este segundo incidente, se encontraba en el césped de su finca cuando tres seres de piel amarillenta habrían ido a su encuentro a bordo de otro objeto luminoso. Según la niña, habría sido introducida en ese objeto, el cual habría volado a gran altura y habría vuelto a casa, de igual manera, sana y salva.

entity1forarticle

Los incidentes de la ciudad de Ontario destacan por lo bizarro de sus características. Foto de la recreación de un incidente de 1975 con otro humanoide de 1.20 metros con traje de astronauta.

Este tipo de eventos trascienden fronteras, edades, épocas y características como la economía o el emplazamiento. ¿Qué hay detrás de este tipo de eventos y por qué estos humanoides se presentan en situaciones tan surrealistas? ¿Son viajeros del futuro estos seres bajitos protagonistas de estos encuentros con lo desconocido? Os esperamos en los comentarios y os dejamos con otro encuentro con niños ocurrido en Ruwa, Zimbabwe, en 1994. Esperamos que tanto el artículo como el vídeo sean de su agrado.

Ufopolis.com 2015.

Los curiosos discos luminosos que se vieron en 1929 y 1991

En ufopolis queremos acercarnos hasta el fondo del tema ovni estudiando las descripciones de los casos en donde aparecen ovnis en la antigüedad. Estos extraños acompañantes que se ven en las culturas ancestrales de todo el mundo aparecen en su arte y parecería lógico encontrar las mismas muestras en tomas fotográficas de la época en la que se inventaron las primeras cámaras. Hoy vamos a hacer un pequeño homenaje a una de esas curiosas tomas perdidas en el tiempo que a día de hoy pertenecen a ese agujero negro sin explicación en donde lo extraño se da la mano con los sucesos forteanos y fortuitos. Veamos la original:

images (7)

Foto original: El ovni de Ward, Colorado de 1929

Una curiosa fotografía realizada cerca de un aserradero, cuyo origen es desconocido pero que ha sido considerada históricamente como una de las primeras escenas de ovnis del siglo XX. Destaca por su falta de parentesco con anomalías fotográficas de ese tiempo, con insectos o con posibles tipos de nube. Si analizamos por photoshop esta toma, nos encontramos una curiosa forma que poco tiene que ver con el reino animal y que se corresponde con un objeto ovoide, plano, lenticular, aparentemente simétrico y con una serie de ventanas.

repaint

Ampliación y modelado con Photoshop

Se podría relacionar este tipo de objetos con diferentes muestras en la historia del fenómeno, como por ejemplo las monedas de Francia que conmemoran el avistamiento de 1680.

Coin_001

Moneda datada de Francia de 1680 en donde se aprecia un posible ovni

Más curioso todavía es observar que a lo largo de la historia del fenómeno ha habido otro tipo de fotografías en donde aparecen objetos similares. Por ejemplo, tenemos en este caso una foto realizada en Atlixco, México, en donde la Policía Judicial de la localidad habría tenido la oportunidad de presenciar un extraño acontecimiento lumínico en el cielo similar a la toma de Colorado de 1929. En este caso, eso sí, no tenemos ninguna referencia del entorno, aunque bien es verdad que el set lo componen tres fotografías, algo raro en el fenómeno ovni, en donde apenas nunca da tiempo a enfocar en condiciones ni una sola vez.

16atlixcolarge-be54bb392d4bbdd4621fb75537bf5b3bjpg_549x378

Atlixco, México, 1991. Primera toma.

La segunda toma también es muy sugerente y muestra prácticamente la misma forma que la que aparece en la foto de 1929.

ufo_1991_mexico_pueblo_atcixco_1

Atlixco, México, 1991. Segunda toma.

mexico_tlaxacaca'91_tn

Atlixco, México, 1991. Tercera toma.

Siempre bañado en la controversia, este tipo de pruebas jamás convencen al 100% al público, pero lo curioso es que si buceamos en la historia, este tipo de eventos se han venido repitiendo sin cesar desde hace siglos. Aparentes ruedas voladoras que aparecen de improviso sobre poblaciones, que toman tierra, que llegan a impresionar a diferentes personas con diferentes perfiles psicológicos que los contemplan, que tienen altísimas capacidades de mantenerse volando, flotando, huyendo de la física que conocemos. Quizá en algunos casos solo sean pareidolias, casualidades, simples curiosidades, pero quizá también haya ocasiones en donde el fenómeno se presenta de una forma determinada, con un aspecto, quizá un disfraz o una tecnología sugerente. Quizá aquella foto de 1929 solo representa la punta del iceberg de lo que podría ser una serie de avistamientos con los mismos objetos desde hace más de 1000 años. Desde la rueda del profeta Ezequiel al Libro de los Prodigios de la Antigua Roma. Si os ha gustado esta entrada, os invitamos a ver más ruedas voladoras y maravillas similares en estos dos vídeos que hicimos sobre la misma temática. Esperamos que sean de vuestro interés.

 Ufopolis.com 2015

¿Qué pasó en Dinamarca en 1908?

Hoy en ufopolis, ración de esos retroufos que tanto nos gustan. Y es que, llevamos hablando de ovnis mucho más tiempo del que podamos imaginarnos porque ya allá por 1896 y 1897 hubo miles de personas que protagonizaron extraños avistamientos de objetos voladores, mucho antes de que los hermanos Wright revolucionaran la ciencia con sus primeros vuelos experimentales. Mientras que diferentes estudiosos del tema han atribuido esas visiones a globos, dirigibles o incluso pájaros con mayor o menor éxito, estos incidentes aparecieron muy pronto en países como Inglaterra o incluso Nueva Zelanda en 1909. En Europa también ocurrían insólitas visiones, y hoy vamos a centrarnos en Dinamarca, el país de Hamlet, un país nórdico que ya en 1908 tenía en las publicaciones de sus periódicos lo que había ocurrido con el meteorito de Tunguska en plena taiga siberiana. Y no era para menos, los efectos luminiscentes tanto antes como después de aquel impresionante incidente se llegaron a ver desde Copenhague, Aalborg y diferentes islas de su archipiélago.
La curiosa toma de un rectángulo de luz oculto en los cielos de Hirtshals, Dinamarca el 18 de marzo de 2013.
Por ejemplo, en el periódico Thisted Amstidende el día 7 de julio de 1908 aparece bajo el titular «Fenómenos misteriosos» una lista de testimonios de una especie de dirigible operando cerca de la localidad de Vendsyssel durante la noche. Pero no podía ser posible. Apenas estaban empezando a desarrollarse ese tipo de maquinarias en Inglaterra y los Estados Unidos, y además, las descripciones eran más que sorprendentes: dirigibles ardiendo que se mantenían volando sin caer. Esto mismo por ejemplo fue visto en repetidas ocasiones en la isla de Funen ante asombro de propios y extraños. Dinamarca estaba teniendo una oleada ovni, quizá la primera de la historia en Europa. Globos ardiendo que flotaban sobre las preciosas islas de la sirenita. Una auténtica maravilla.
Viborg-cl
La mítica fotografía de Viborg, Dinamarca, de 1976, donde un ovni se convierte en una nube.
El 30 de Junio de 1908, el Aalborg Amtsidende publicó el testimonio de un contable llamado Bye Jorgensen, un hombre respetado en su comunidad que estaba observando el cielo nocturno desde su bonita villa en Hasseris y se topó con un objeto en sus prismáticos que parecía de ciencia ficción. Alargado, a unos 30 km, a 30 grados de inclinación sobre la horizontal, le permitió disfrutar de una fascinante visión. Aparecían unos salientes que pudo identificar como un fuselaje externo. Podría ser un motor, pero estaba demasiado lejos como para verlo bien. Se movía en contra del viento y ascendió a velocidad de vértigo llegando a meterse en una nube. Otros lugareños reportaron también el avistamiento de luces esa misma noche, muy intensas, tanto que en un principio llegaron a pensar que eran fuegos artificiales. Pero claro, no se movían como ellos, parecía un vuelo inteligente y sosegado. No había explosiones, ni chispitas. Aquello era mucho más tenebroso. Los testimonios hablan de que desapareció de repente, como si hubiese pasado a otro plano dimensional en el mismo momento.
ufo-cgi-mb-aarhus-dk-2004-b
Recreación de los cilindros descritos en algunos testimonios de la oleada.
El 2 de julio de 1908 diferentes granjeros de Norhalne también salieron sobresaltados de sus casas por la aparición de un objeto con una «aura» a su alrededor a 7 km al sur de Aalborg. Lo más curioso es que aquel objeto parecía tener una especie de antena en su parte superior, algo que hemos visto en el fenómeno en contadas ocasiones. La oleada seguía. El 3 de Julio una carta de un hombre llamado W.Wolff de la escuela Kraghede de Tylstrup exponía al periodico Vendyssel Tidende que habían visto una sombra oscura, casi negra moviéndose en el cielo de su localidad, muy cerca del faro de Rubjerg. Al principio le habría parecido una nube pero llegó a transformarse en esa especie de negrura móvil que les causó un gran espanto. Todos hablaban más de lo que ocurría en el cielo que de lo que ocurría en el quehacer diario aquí abajo en la tierra.
Denmark+UFOEn 1975 fueron descubiertos algunos negativos con ovnis en Dinamarca.
El 4 de Julio, otra carta en este periódico mandada por un hombre llamado Gammel Skagen exponía que no solo había visto perfectamente una sombra moverse por la zona del faro si no que además habían visto tanto él como sus familiares cómo aquello cambiaba de forma con una facilidad pasmosa llegando incluso a expulsar dos rayos de luz, uno sobre el agua y otro sobre sus cabezas. Aquel hombre, químico de profesión, vio como aquello tomaba dirección norte hasta desaparecer tras hacer todo este numerito.
Aquel haz de luz era descrito como el de un proyector, pero claro, ¿quién tenía proyectores de luz en objetos que cambiaban de forma en 1908 en un pequeño lugar aislado de una remota y encantadora isla danesa? Para colmo, la descripción tenía un tinte inusual aún a día de hoy. Las luces de los haces tenían una tonalidad plateada y venían del objeto cuando estaba en movimiento contra la dirección del viento. Haces de luz plateada. Lo nunca visto.
Hubo una gran polémica en su día sobre la posibilidad de que esto realmente fuese algún tipo raro de zeppelin. Se habló de sus características, y sus limitaciones. Las tertulias en las cervecerías incluían avistamientos sobre las primigenias centrales eléctricas de las localidades cercanas a las grandes ciudades. Lo cierto es que con el paso del tiempo, se descubrió que a nivel oficial no hubo notificación alguna de ningún vuelo militar o experimental de los ejércitos de los países limítrofes y se supo que Gran Bretaña no tenía ningún tipo de aeronave como las descritas en aquella oleada tan especial. Aún hoy sigue sin tenerla, claro está.
MaarupSighting
Los ovnis también han protagonizado incidentes en las carreteras de este país como éste del 13 de agosto de 1970 en Aalborg.
Siempre quedará la duda de si realmente aquello que ocurrió en este precioso país norteño haya tenido que ver con los primeros experimentos que ya comenzaba a hacer el ejército alemán, preparando lo que iba a ser el desarrollo de una Primera Guerra Mundial que ya asomaba como idea por las graves tensiones que existían en la época. Sea como fuere, nuestro particular homenaje a una serie de hechos que revolucionaron las pequeñas oficinas de algunos periódicos locales que nunca se habían enfrentado a tal aluvión de cartas contando casos de extraños artefactos voladores ardiendo con haces de luz plateados. Tuvieron que ser días inolvidables.
Si os ha gustado esta entrada podéis disfrutar de estos retro-ufos con el incidente del proyector de Norwood o el platillo que vieron 200 residentes en Redlands o las dos fotos de ovnis más bonitas de la historia, no muy lejos de allí, en Munich, Alemania. ¿Os ha gustado esta historia de retro-ufos? Os esperamos en los comentarios.

La curiosa fotografía de un supuesto alien en Alaska de 1930

¿Ha conseguido alguien fotografiar a un ser extraterrestre en algún punto de nuestra historia? Ya estuvimos viendo el caso de Ilckley Moore, uno de los más misteriosos de la historia, así como los humanoides de Falkville que tenían cierto parecido con los integrantes del duo Daft Punk de música electrónico con cascos ultramodernos, pero hoy vamos a coger nuestra máquina del tiempo y vamos a estudiar una fotografía mandada por un hombre de Canadá a la web ufocasebook el 14 de agosto de 2003 y estudiada en primera instancia por el investicador B.J. Booth. Una curiosa toma de 1930 que no es nada habitual en la casuística ufológica y que fue escaneada de la original por el autor del email que aseguraba que su abuelo había protagonizado una persecución de esta supuesta entidad antes de sacarle una única fotografía para el recuerdo.

alaska30s

Toma original.

La entidad según palabras del propio redactor del email cuya identidad permanece en el anonimato por expreso deseo del mismo, apareció cerca de su posición cerca de un lago y comenzó a huir cuando le vio. Este señor le persiguió hasta que estuvo lo suficientemente cerca como para sacar la fotografía pero en vez de ir corriendo directamente a revelarla, supuestamente habría esperado cuatro meses para hacerlo. Había una razón para hacerlo porque vivía en un lugar remoto y aislado en el que había que esperar a que el invierno pasara para poder transitar los caminos sin peligro de alud y ventisca.

El nieto de aquel señor que tomó la fotografía habría recibido la misma solo una semana antes de mandar el email  justo antes del fallecimiento de su abuelo y de que éste le contase su historia. Lo cierto es que tanto el grano como la tonalidad de colores de blanco y negro de la fotografía indican que estamos ante una fotografía de esa década de 1930 pero quizá es demasiado increíble encontrar a ese ser tan nítido.

alaskanalien

 Ampliación del ser.

La sombra que muestra el cuerpo, la dirección de la misma con respecto a la de los árboles, la propia conformación de la luz sobre su cara y su morfología podrían indicarnos que estamos ante una toma fidedigna aunque también es cierto que existe cierta desviación en esa sobra, y que aunque son muy comunes los testimonios de seres antropomorfos, el ser no parece tener los síntomas de delgadez comunes en este tipo de seres. Ojos almendrados pero cabeza proporcionada. Ausencia de pelo y sin manos o guantes visibles.

alaska30.

 Fotografía saturada.

Otro detalle sería la musculatura del cuello, quizá demasiado desarrollada para un infante y sin duda desproporcionada para lo que sería un ser humano. No podemos evaluar más rasgos por el grano de la foto y no podemos tampoco ver la posición bien por la excesiva sombra de la parte izquierda del ser. Si sobresaturamos la toma podemos encontrar en todo caso una especie de marcas de dedos en la mano derecha, resultado posiblemente del propio tratamiento fotográfico. Sorprende igualmente su tez blanca en comparación con el resto de tonalidades del entorno. Casi tenía que brillar de ser real.


ALIEN-PHOTO-ALASKA-EDITrx

 Siempre nos quedará la duda de qué se fotografió en Alaska en los años 30.

Quizá un niño con un gorro, o quizá, y si es cierta la historia del hombre del email, un ser alienígena casi en plena huida mirando por última vez a un testigo.

¿Qué opináis? ¿Estamos ante un caso de retro-humanoides, un elaborado fake o simplemente una pareidolia con un crío y un gorro con aberturas con forma de óvalo? Si os ha gustado esta entrada, no os perdáis el vídeo del extraterrestre de Ilckley Moore y otros tres casos asociados de humanoides que parecen saltar. Esperamos que el vídeo sea de vuestro interés.

Ufopolis.com 2015.

El cuadro oculto que mostraba el avistamiento de dos niñas en 1966

Hoy os traemos una historia que nos ha encantado. Nos encontramos en Carson City, Michigan en la convulsa década de los sesenta, concretamente en 1966. Una localidad como tantas otras en Estados Unidos, en donde tenemos a Joanna C. (nombre que no es real a petición de la testigo), una niña de 7 años que se encuentra con una amiga en un campo a las afueras de la localidad jugando como tantas veces hemos hecho en nuestra infancia. Pero aquel día iba a marcarles de por vida porque iban a ser ambas testigos de algo totalmente increíble. Era un día claro y soleado cuando en sus corredurías, las niñas entraron en un pequeño paraje del este de su pequeño pueblo, un campo despejado con hierba, matorrales y altos pinos. En el centro de aquel claro brillaba una estructura metálica de algo que estaba posado y que deslumbró en un principio a las niñas. Nunca habían visto nada igual.

image-3-83

 Localización del avistamiento

En un principio pensaron que podía tratarse de piezas que habrían sido llevadas por el viento por un reciente y potente tornado que había pasado cerca de su localidad. Pero de repente, y ante asombro de las crías, el objeto comenzó a moverse.

«Nos aproximamos y aquello comenzó a moverse en zig zag. Era plateado y pudimos ver una especie de ola de calor que parecía como una centella, no recuerdo muchos más detalles porque aquello pasó demasiado rápido» expuso una de las protagonistas del suceso.

El objeto se movió a toda velocidad hacia el firmamento sin la presencia de humanoides o seres alrededor del mismo. Las niñas salieron corriendo a toda prisa hasta sus casas para decirles a sus padres lo que acababan de ver. La escena tuvo que ser todo un poema. Las madres de las niñas al ver su estado de excitación, las hicieron caso y ambas fueron a la zona en donde había ocurrido el incidente en donde encontraron un área redonda y quemada de más de diez metros con pequeños agujeros «del tamaño de una taza de café» que aparecían en toda el área circundante.

Algo curioso es que, quizá por la propia psicología atrevida de las niñas, por su inocencia o por un influjo psicológico impuesto (detalle que hemos visto infinidad de veces en el fenómeno), ambas vivieron el incidente con perfecta calma, sin miedo, hasta que finalmente aquello se levantó, levitó y volvió a ascender. Las niñas realizaron junto a sus madres una curiosísima pintura al óleo en donde exponen tanto los movimientos del objeto como la forma del mismo, pero ésta ha estado en el anonimato, hasta que una de las niñas decidió mandársela a la Mutual UFO Network el pasado 5 de marzo. Una especie de balón de rugby, forma algo habitual en algunos avistamientos ovni de finales de los sesenta y principios de los 70 en los Estados Unidos y un fuselaje que reflejaba el brillo del sol.

1966_michigan_ufo

Pintura al óleo realizada según el testimonio de las niñas. Los puntos son las posiciones que el objeto tomó.

Un caso curioso que sólo tiene una pintura al óleo y el recuerdo de unas niñas. Su testimonio pero sin fotografías o pruebas científicas. Podría ser sólo una fantasía, pero estas personas siguen en el anonimato, no han ganado nada contando su historia y de hecho han tardado casi 50 años en hacerla pública, quizá por miedo al famoso «qué dirán». El lienzo pudo haberse quedado en una habitación para siempre, pero gracias a ese testimonio, ahora podemos enterarnos de lo que pasó. Es un incidente atípico, pero nos parece que tiene un encanto especial por la pintura al óleo. No es habitual en un mundo de cosas que no son habituales.

¿Os ha gustado la pintura? ¿Qué opináis de este tipo de vivencias contadas por niños? ¿Tienen la misma verosimilitud que las contadas por los adultos? ¿Y por qué se decidieron finalmente a compartir su historia con el mundo? Os esperamos en los comentarios y os emplazamos a ver dos programas que hicimos relacionado con los ovnis en el mundo del arte.

Ufopolis.com 2015

Fuente: 63749 Mufon.

El curioso ovni sacado con una polaroid en el triángulo de las bermudas

Desde mediados del siglo XX, se han reportado algunos incidentes en el famoso triángulo de las bermudas que desde luego darían para varias películas. Desde perturbaciones magnéticas de extraordinarias dimensiones hasta ovnis, los testimonios no han dejado de producirse en esta área específica del Atlántico norte de más de 500.000 millas de extensión.

bermuda_triangle_usa

 

Vista satélite del misterioso triángulo de las bermudas

Situado entre Puerto Rico, Miami y las islas Bermudas, se conoce hasta el día de hoy un mínimo de 50 barcos desaparecidos y 20 aviones de los que no habría quedado rastro en este punto del mapa. Un periodista de Los Angeles llamado Howard Rosenberg expuso que en 1973 la guardia costera de los Estados Unidos había respondido más de 8000 llamadas de socorro por fallos eléctricos en diversas embarcaciones en esta área. A partir de aquí, podemos elucubrar, plantear hipótesis o teorizar sobre el origen de tales anomalías, pero lo cierto es que siempre hay un denominador común en la mayor parte de incidentes: la presencia de esa especie de campana de irrealidad que parece invadir a las embarcaciones y a las personas que viven este tipo de incidentes, algo que se relaciona directamente con el fenómeno ovni.

Y de ovnis vamos a hablar a continuación, porque dentro de la casuística de objetos voladores no identificados que aparecen en la zona, hay uno realmente curioso que fue tomado con una cámara Polaroid el 15 de junio de 1974. Resulta que un pasajero de un avión comercial DC-9 que volaba desde Kingston (Jamaica) hasta al aeropuerto JFK de Nueva York pudo tomar una fotografía de lo que parecía ser un objeto con forma de uve doble flotando cerca de su avión. Asustado, decidió ponerla en conocimiento del público, ocultando su identidad. Tenía miedo del desprestigio o las represalias. Pero la compartió con todos.

La toma se realizó a las 20:00 horas y el disparo en su cámara polaroid reflejó un curioso objeto con dos apéndices aparentemente simétricos y una especie de cúpula en su centro. El avión volaba a más de 6000 metros de altura y por supuesto se descartó cualquier tipo de presencia de globos o animales voladores. Tampoco se desprendió ninguna parte móvil o fija del avión y la altura era demasiado pequeña como para fotografiar un satélite.

74bermudas1

Foto original

Si perfilamos y damos más brillos gamma a la foto con un sencillo tratamiento fotográfico encontramos un interesante objeto con forma de triángulo y esos dos apéndices que aparecen dejando una especie de estela de velocidad tras de sí, algo que podría significar una condensación de agua en el entorno del objeto si éste volase a gran velocidad.

74bermudas1

 Fotografía con contraste y brillos gamma

Lo que está claro es que este objeto volaría como mínimo a los 800-900 kilómetros por hora que llevaba el avión, porque la toma es nítida y no está movida. Es fascinante que alguien en el mundo saque una foto de un ovni, sea como sea, pero desde luego sacar esta anomalía en el triángulo de las bermudas y con una polaroid, es algo de lo más auténtico. Sea lo que sea lo que aparece en esa foto. ¿Qué opináis del triángulo de las bermudas? ¿Creéis que las anomalías que se producen ahí tienen un origen extraterrestre? Os esperamos en los comentarios.

El ovni al que le gustaba el hula hula

En ocasiones nos encontramos en la investigación de los retro-ufos algunos casos que tienen una gracia particular. No son las mejores fotos que vamos a encontrar del fenómeno, y quizá (y como siempre pasa) dejen más dudas que respuestas, pero el caso de esta espectacular fotografía destaca por las curiosas circunstancias que se produjeron para que hoy ustedes estén viéndola.

Fue tomada en abril de 1974 por un fotógrafo independiente japonés llamado Tsutomu Nakayama, un hombre de mundo, acostumbrado a viajar allende los mares para tratar de buscar momento, lugares e historias interesantes. El día 25 de aquel mes, a las 10:30 de la mañana, este hombre se encontraba en Hawai disfrutando de un espectáculo de danza tradicional hawaiana en el parque nacional Kapiolari, al este de Honolulú, la capital. El famoso «hula hula» que tantas veces hemos visto en televisión merecía una foto. Pero aquella foto escondía un pequeño gazapo en forma de objeto volador no identificado flotando en el ambiente que no pudo ser divisado en el momento de la toma de las fotografías. La velocidad de aquel objeto debió ser espectacular porque de las tres capturas, solo apareció en una.

1hawai74

La toma original

Pero Nakayama no se enteró de nada. El seguía obnubilado con el baile de aquellas bailarinas y no vio nada en los cielos. Al llegar a Tokio se pasó por los laboratorios de la casa Kodak y cuando le entregaron las fotos se quedó boquiabierto porque el dependiente le señaló algo que no encajaba en las imágenes. Podría no haber salido pero ahí estaba aquello. Justo en el momento idóneo en el lugar idóneo. ¿Pero qué era? ¿Un bicho en la lente? Intrigado, Nakayama fue a hablar con el mayor Vonkevizki del Ejército Norteamericano, quien analizó el documento y sacó unas conclusiones más que interesantes. Según Nakayama, aquella toma había sido hecha a 1/250 de segundo y con una abertura de diafragma de 8. Utilizó una cámara Hasselblad 500 c., con un objetivo Planar de 80 mm (2.8 f.) y película Ektachrome 120.

2hawai74

Ampliación del impresionante objeto

Se determinó que el revelado había sido excelente, pero no solo eso. Vonkevizki descartó también que pudiera haber sido un reflejo óptico y analizó la luz del sol de la toma que venía de la parte derecha, lo cual concuerda con el reflejo que muestra el objeto. Se excluyeron daños en la lente, la cámara, el papel fotográfico y los químicos utilizados y no había señal de una mala emulsión en la toma final.

También se analizó el cuerpo del objeto, sin la estructura de cabeza, tórax y abdomen de cualquier insecto, ni estructuras de propulsión a chorro, alas, hélices o timón de cola en lo que se veía. No era un lugar de pruebas militares y no se lanzó ningún tipo de globo meteorológico a la atmósfera en todo aquel mes. El objeto se veía sólido, tridimensional, con volumen, con una especie de cúpula iluminada y un apéndice en la parte inferior y medía unos 10-12 metros de diámetro.

2hawai74c

Renderizado de la cúpula iluminada por el sol.

Pero lo más increíble es que si la exposición fotográfica era de 1/250 de segundo, la velocidad tenía que haber sido de 400 metros por segundo, lo que es lo mismo 1440 km/h. Ahí es nada. Ningún aparato a día de hoy sin componentes aerodinámicos alcanzaría tal velocidad, lo que nos deja bastantes preguntas sobre el origen del mismo. ¿Sería posible que ese objeto se hubiera «colado» en la foto intencionadamente o solo fue una casualidad? ¿Estamos ante una materialización prácticamente simultánea utilizando una especie de agujero de gusano?

Lo que está claro, es que es una de las fotos con más solera de la historia del fenómeno y tenía que estar en nuestro pequeño museo de las investigaciones de retro-ufos que hacemos en esta, vuestra web. ¿Qué opináis? ¿Creéis que es una buena muestra de lo que es el fenómeno ovni? ¿Conocéis alguna toma asÍ? Os esperamos en los comentarios.

1942: la increíble batalla ovni de Los Angeles

¿Qué pasaría si en una ciudad de los Estados Unidos a día de hoy se disparasen cientos de cargas de obuses contra un platillo volante? Sería el caos, y también, sería la segunda vez que habría pasado porque existe un incidente poco conocido por el público llamado «la batalla de Los Angeles» en donde ocurrió exactamente eso.

La Segunda Guerra Mundial estaba empezando a acercarse a las costas norteamericanas y la psicosis que se vivía en la Costa Oeste de los Estados Unidos ante un posible ataque en territorio continental era acuciante. En cualquier momento se podía producir ese segundo gran ataque cuyas consecuencias serían fatales y posiblemente determinantes para el transcurso de la guerra, y ese miedo, esa sensación de pánico ante la llegada del enemigo tuvo su punto álgido el día 25 de febrero de 1942.

Eran las dos de la madrugada y el repentino sonido de la alarma de las sirenas antiaéreas despertó a todos los vecinos de aquella ciudad de Los Ángeles que vivía el sueño americano de un incipiente Hollywood que comenzaba a despuntar económicamente, pero que vivía con miedo el transcurso de la gran guerra. Aquella ciudad, con ese aroma añejo de lugar hecho a sí mismo, se despertó sobresaltada aquella noche ante lo que parecía un inminente ataque japonés. Por fin había llegado el día. América debía ser fuerte ante la invasión japonesa. O al menos eso era lo que debieron pensar los ciudadanos de Los Ángeles durante el comienzo del incidente, porque sonaban las alarmas pero… ¿realmente estaban siendo atacados? ¿Por quién?

images

Portada especial de aquella noche del periódico Los Angeles Examiner

A las 2:25 de la mañana, el ejército de los Estados Unidos decretó en California un apagón para evitar y anular un reconocimiento visual de las infraestructuras de la ciudad por parte de cualquier artefacto volador enemigo con capacidad militar que sobrevolara la zona. Las emisiones de radio se cortaron exactamente a las 3:08 a.m. y se prohibió cualquier comunicación telefónica en todo el estado. La guerra parecía inminente. Los voluntarios civiles y los escuadrones militares empezaron a preparar sus equipos ante un inminente conflicto. Pero en los siguientes momentos no ocurrió nada. Una ciudad a oscuras, en silencio, y esperando acontecimientos. Todos miraban al cielo. Momentos de incertidumbre, miradas cruzadas entre ciudadanos y entre soldados en distintos puntos de la ciudad. ¿Quiénes eran esos invasores? ¿Por qué los militares habían puesto a la ciudad en situación de emergencia? La información entre las distintas facciones del ejército no fluía con soltura y muchos militares se limitaron a esperar y a mirar al cielo. La expectación era máxima. Todos querían saber qué estaba pasando.

Batalla-en-los-Angeles-la-historia-real

Esta es la mítica fotografía del incidente, historia viva del fenómeno ovni.

La alarma volvió a dispararse a las 3:36 por parte de la 37ª Brigada de Artillería de la Costa Oeste de los Estados Unidos, y junto con ella se produjeron las primeras ráfagas de disparos ante unas luces que estaban invadiendo el espacio aéreo con absoluta impunidad. Decenas de cañones de luz enfocaban al cielo tratando de localizar a los objetos. Los lanzamientos de obuses comenzaron a elevar el tono de la situación hasta niveles de gravedad extrema: una situación de guerra completamente extraña porque nadie desde tierra sabía muy bien contra quien estaban disparando. No se estaba siguiendo el protocolo habitual, y todo esto ocurría en el espacio aéreo restringido de Los Ángeles, en donde había “algo” que no era americano.

objectcloseup

Detalle del objeto y de los ovnis lumínicos que lo acompañaban

El primer avistamiento de las luces sobre la ciudad fue repentino, global y prácticamente al unísono. Sobre los estudios de la Metro Goldwyn Meyer en Culver City, en Santa Mónica, en Inglewood, en Santa Ana, en Long Beach, y en Redondo Beach. Habían aparecido sobre los cuatro puntos cardinales y se les veía bien desde cualquier punto del estado. Volaban bajo, y de manera lenta, acompasada, y con una característica que no encajaba en las mentes de los generales que estaban al mando de aquella operación de derribo ante el invasor: aquellos objetos no hacían ruido, y no estaban tirando bombas sobre la población civil ni sobre ningún objetivo militar, simplemente “estaban”. Algunos testigos como el reportero Henry Hill del periódico “Los Ángeles Times”, llegó incluso a afirmar que había visto con sus propios ojos los disparos de misiles y obuses contra alguno de esos objetos sin producirle daño alguno, incluido un gran objeto que se paseó lentamente por los cielos de California a la vista de todos los ciudadanos y que recibió y recibió disparos sin alterar su pausado vuelo.

0

Recreación informática del suceso

Otros testigos aseguraron que la forma de otros objetos también inmersos en el incidente, correspondía con esferas rojas y blancas que se encendían alternativamente. Esferas sin alerones, rotores, alas, o ventanillas. Objetos que flotaban sin hacer ningún ruido. Lo que Hollywood imaginó una y mil veces estaba pasando de verdad. Según los testimonios, en general, el desplazamiento de aquellos objetos era excesiva y excelentemente suave y lo que más extrañaba de todo es que era demasiado raro que “el enemigo” se dejase disparar tan fácilmente. No, no podía ser verdad, había algo que no encajaba en todo aquello. Al menos dos decenas de objetos se dejaron ver aquella noche sin que los mismos realizasen ninguna acción o interacción, ni ninguna maniobra de defensa. Durante el transcurso del incidente se llegaron a lanzar contra ellos más de 1400 obuses, y ni uno solo de los objetos sufrió el más mínimo rasguño, con impactos acreditados tanto por testigos en tierra como de los propios militares en sus informes oficiales.

Battle_of_Los_Angeles_LATimes

Los periódicos informaron de aquel incidente con ediciones especiales y fotos de los desperfectos.

Uno de los objetos llegó a ir desde Santa Mónica a Long Beach a 64 kilómetros por hora recibiendo disparos desde las baterías antiaéreas durante decenas de minutos sin inmutarse. A las 07:21 a.m., al finalizar el incidente, el resultado oficial fue desolador: ninguna aeronave derribada, y cuantiosos daños materiales provenientes de la metralla de varios obuses desviados.Los objetos desaparecieron de la escena con la misma velocidad con la que aparecieron, y para la historia quedó esta magnífica fotografía de los cañones de luz enfocando al misterioso gran objeto volador secundado por pequeños OVNIS esféricos, exactamente los mismos que se vieron el día 11 de Septiembre de 2001.

20120418 07

Los míticos ovnis del 11-S en su mejor toma

Un gran incidente que llegó a cambiar la mentalidad del gobierno de los Estados Unidos ante las incursiones de procedencia desconocida y ante los protocolos de emergencia relacionados con las invasiones del espacio aéreo continental.

¿Qué opináis? ¿Os gustaría haber vivido aquel histórico día de 1942? Os esperamos en los comentarios.

 

El mitico ovni de madrid de 1968

Era un día más en el madrid yeyé de finales de los años 60 aquel jueves 5 de septiembre de 1968. La gente volvía de sus trabajos a las 6 de la tarde en un atardecer precioso de esos que tanto gusta ver a curiosos y paseantes desde el templo de Debod. La normalidad en la vida de la gran capital de pronto se vio interrumpida cuando un objeto volador no identificado apareció sobrevolando la zona más céntrica de la ciudad. Tenía forma piramidal aunque los primeros curiosos afirmaron que aquello presentaba más de una forma. Estaba estático y tenía su propia luz. Nadie sabía qué era aquello y los corrillos vecinales comenzaron con sus chanzas y habladurías.

triangular

El singular objeto fotografiado por un testigo

Era imposible retirar la vista del cielo ante lo que estaba ocurriendo, ante lo imposible. El asombro del gentío comienza a hacer sus estragos y en el broadway español, la madrileña calle Gran Vía, comienza a formarse uno de esos tan temidos atascos. La gente está bajándose de sus coches como en las películas de Spielberg. Aquello está ahí y es evidente que no se va a marchar en un buen rato.

06091968

Recorte de periódico del histórico día

–Es un globo.

–No. Es un satélite.

–Se mueve.

–No. Está quieto.

–¿No me dirás que crees en los platillos volantes?

–No. Solo creo en lo que veo.

Ese tipo de comentarios aparecían con profusión en tabernas, bares, calles y plazas, con emoción y algo de guasa y desconcierto. En las oficinas del diario ABC que daba al Paseo de la Castellana también se veía, y vaya, parece que se veía bien. Carreras a los balcones y a los ventanales. Nadie quería perdérselo.

ovni-abc-madrid--644x362

Recorte del periódico ABC del día siguiente

Según explicaron las crónicas de aquella época, «los vientos de la troposfera superior y la baja estratosfera soplaban del este y del sureste respectivamente, mientras que el objeto parecía desplazarse lentamente hasta el sureste.» Esto, evidentemente hacía suponer que el objeto tenía un «movimiento propio, se movía contra el viento», explicaba el redactor de ABC en su crónica.

«Indudablemente se trata de un ovni», declaraba entonces un portavoz del Observatorio de Meteorología, ante las preguntas de los primeros redactores que quemaron las líneas telefónicas de sus vetustas oficinas.

Recordamos que estamos en pleno régimen de Franco y que aquello desde luego era una alteración en toda regla de la soberanía aérea de la capital. Algo, por supuesto no muy del agrado del infame mandamás. La polémica estaba servida, porque el portavoz del mencionado Observatorio expuso que aquello no se trataba en ningún caso ni de un globo meteorológico, ni de ningún globo cautivo experimental, ya que los sondeos realizados desde el aeropuerto de Barajas no lo habían detectado. Debería haber dado eco en el radar primario y ni rastro. Tampoco dejó una señal visible para los aparatos de la base americana de Torrejón de Ardoz y ni siquiera las instalaciones de la NASA en Robledo de Chavela consiguieron precisar qué estaba violando el espacio aéreo de Madrid en aquel día. El radar de Paracuellos del Jarama tampoco lo captaba. Pero estaba ahí, a la vista de todos, moviéndose a contracorriente. Desafiando a la lógica.

Aquel objeto se veía más que bien y comenzaron a percibirse más detalles. Parecía tener una serie de puntos de luz en su fuselaje. Habladurías, preguntas al aire, y cierto desasosiego, el mismo que parecía invadir a la cúpula militar del ejército español que mandó ejecutar inmediatamente una operación de Scramble para interceptar al objeto. Y dicho y en 15 minutos, hecho. Un reactor F-104 despegó de la base de Torrejón con la misiva de interceptar e informar de aquel visitante imposible. Había que cogerlo antes de que se fuera.

F104C8-02104-12yC8-04161-14

Modelo del reactor F-104 protagonista de la persecución

El objeto estuvo visible a media altura durante 65 minutos. Colegios, monasterios, instituciones científicas y ciudadanos curiosos todos con telescopios y prismáticos. El colapso circulatorio del centro comenzó a invadir calles aledañas. Un escenario de ciencia ficción.

Entre tanto, el caza F-104 comenzó a acercarse a toda velocidad al objeto, que había subido mucho, quizá en preparación ante lo que estaba por venir. Cuando el reactor llegó a los 15.000 metros, el piloto comunicó a la torre de control que cuando más subía él, más rápido lo hacía el ovni, es decir, que mostraba un comportamiento inteligente. Y evasivo. No quería confrontaciones. A aquel piloto se le agotó el combustible y tuvo que regresar a la base tras una alucinante experiencia de persecución, pero lo curioso fue que hubo otro avión comercial que volaba a unos 11.000 metros que también lo vio y éste sí consiguió verlo bien.

bc57a71dd93b6c849af149446b73750b

Fotografía del extraño cuerpo

Abajo, en las pantallas de radar de Torrejón comenzaron a aparecer lecturas en el radar (por fin, añado) pero aquello fue casi peor. El objeto estaba volando ni más ni menos que a 30.000 metros, algo imposible para un objeto manufacturado por el hombre que mostrase esos movimientos tan controlados, tan lentos, tan pausados.

«Su forma -afirmaron desde el observatorio- es triangular. A primera vista parece sólido por una de sus caras, aunque resulta traslúcido por otros lados.»

Minutos más tarde, sobre las ocho, el objeto se movía para perderse definitivamente hacia la Casa de Campo, una inmensa zona boscosa situada muy cerca de la capital.

NRiclNFn0GE

 

Nota desclasificada por parte del Ejército del Aire

Todo aquello fue una auténtica locura enmarcada en otra locura aún mayor. En aquel año del señor de 1968, la oficina de prensa del Ministerio del Aire Español (recomendamos encarecidamente ir a ver las carpetas desclasificadas a disposición del público en su biblioteca), hizo pública una surreal nota de prensa en la que solicitaba a cuantos ciudadanos pudieran ser testigos de uno de estos objetos, lo comunicara al correspondiente Sector Aéreo. Estaban preocupados por lo que estaba pasando y de hecho, estaban reconociendo de forma indirecta la presencia de ovnis en la península ibérica.

A día de hoy el misterio de lo que ocurrió aquel día aún reside en la memoria de los habitantes de la capital que tienen ese incidente como una anécdota graciosa, quizá como un día extraño o memorable tocado por el misterio.

Y vosotros, ¿alguna vez habéis presenciado algo así? ¡Os esperamos en los comentarios!

La surreal experiencia OVNI de A. Hamilton en 1896

Hoy en ufopolis cogemos nuestra máquina del tiempo hasta el siglo XIX en donde el fenómeno que nos apasiona ya salía en la misma prensa que hoy sigue hablando de extrañas luces en el cielo. Viajamos hasta el año 1896 en donde se realizaron numerosas observaciones de naves aéreas en diferentes zonas de los Estados Unidos, y además con una característica más que sugerente. Todas aquellas visiones parecían tener el aspecto de un cilindro volador dotado de poderosos reflectores dirigidos a tierra.

user1_pic135_1226769450

 Fotografía realizada en 1967 de un objeto similar a la descripción de los testigos del siglo XIX

La mayoría de los testigos los suponían de manufactura humana, pero lo cierto es que en aquellas fechas no se conoce de ningún artefacto similar en fase de experimentación o de diseño. No sin razón, la prensa del siglo XIX dedicó titulares sobrecogedores al tema de los visitantes celestes. Un caso muy sonado fue el de Alexander Hamilton, campesino de Kansas y protagonista principal de un encuentro que protagonizaría la portada de cualquier periódico actual. Ocurrió hacia las 22.30 h del 19 de Abril de 1997. Aquel campesino se despertó de repente por un súbito ruido que procedía del corral.

Malhumorado, Hamilton se puso una chaquetilla y se dispuso a salir al exterior para ver qué sucedía cuando para su sorpresa, observó que «una aeronave descendía lentamente sobre mis animales» a unos 200 metros de la casa.

Aquel buen hombre llamó raudo y veloz a su hijo y a un aparcero y los tres se precipitaron en el corral hachas en mano. Para haberlos visto. Por entonces, la aeronave flotaba inmóvil a unos diez metros del suelo, con su forma cilíndrica y con unas dimensiones colosales. Ni más ni menos que 90 metros de longitud. Los testigos también se fijaron en que su tren de aterrizaje era transparente y muy luminoso. Una visión que les dejó con la boca abierta.

images

 La mundialmente conocida fotografía de Carrol Watts de 1950, similar al caso que nos ocupa.

Según consta en la declaración jurada de Hamilton, en el vehículo viajaban media docena de extraños seres que dirigieron hacia él un rayo de luz, algo que hemos visto en diferentes ocasiones en el fenómeno ovni. Poco después se puso en movimiento una especie de rodete de turbina de unos 10 metros de diámetro y aquel objeto colosal comenó a elevarse «con la ligereza de un pájaro». Una descripción somera pero bastante ilustrativa de este incidente.

La aeronave se detuvo a una altitud aproximada de 90 metros. Y aquí es donde llega la parte surreal, lo imposible que siempre acompaña al fenómeno ovni. Los testigos observaron como una de sus vaquillas comenzaba a mugir porque algo tiraba de ella. Al parecer, tenía un grueso cable alrededor del cuello y éste tiraba de ella. Ascendió y fue introducida al interior del artefacto ante la atónita mirada de los campesinos. No podían dar crédito a lo que había pasado. Y no era para menos. En cuanto amaneció, buscaron a la vaquilla por los alrededores sin éxito pero poco después un vecino encontró los despojos de lo que había quedado en sus terrenos: apenas la cabeza, las patas, y el pellejo. Un caso de mutilación animal asociada al fenómeno ovni de difícil explicación habida cuenta de que el primer prototipo que podría acercarse en forma (que no en tamaño) tardaría en ser diseñado 15 años en Inglaterra. ¿Qué había pasado?

ci1

 Fotografía datada en el año 2013 de Rusia con otra de estas apariciones.

Hamilton concluyó sus declaraciones con una frase para la historia de la ufología: «ignoro si son ángeles o demonios. Solo sé que todos vimos la nave y los tripulantes… y que no quiero trato con ellos».  Era lógico. Una vaca le había costado la gracia a aquel campesino.

El periódico Colony Free Press de Kansas se apresuró a decir que en opinión del consejo de redacción reunido ex-profeso para comentar tal evento y tomar declaraciones como la siguiente:

«No pudo tratarse por sus características de una nave de este mundo. Creemos que se halla bajo el control de científicos marcianos (sic), los cuales o se han propuesto divertirse a nuestra costa o bien recorren el sistema solar con fines exclusivamente científicos».

Un caso muy interesante ya que estamos ante lo que parece la primera afirmación en prensa de la procedencia extraterrestre de un objeto imposible protagonizando un encuentro del tercer tipo. Esto nos enlaza con más historias de antaño. Cogemos de nuevo la máquina del tiempo y viajamos hasta las aguas del golfo pérsico, no lejos del sultanato de Omán, y allí tenemos el caso de los tripulantes de un barco de vapor británico que se vieron sorprendidos (y así anotaron en su cuaderno de bitácora) por la aparición de una gigantesca e  inmensa rueda, de tamaño muy superior al de un buque que despedía unos impresionantes rayos de luz que atravesaban las embarcación de parte a parte, sin afectar (por fortuna) el funcionamiento de las máquinas. Esto ocurrió en el verano de 1906 y hasta la fecha nadie ha conseguido explicar qué ocurrió o qué era aquella misteriosa rueda luminosa. Los detalles de la observación coinciden con al menos otros diez casos conocidos en un periodo que abarca desde 1848 hasta 1910. 

ASTONISHING-Cigar-Shaped-UFO-2013-stabilized-and-zoomed1080p_H.264-AAC.mp4_000026109

 Los objetos lumínicos con forma de bastón o rueda son una constante en la actualidad

Las historias de artefactos en la antigüedad y ruedas celestes contempladas por gentes del campo y de la mar tienen cientos de referencias históricas y podríamos denominar al año 1760 como el punto de partida real de un fenómeno al que siempre se le atribuía un agobiante y estremecedor silencio acompañando las visiones, como el propio de esa campana de irrealidad que hemos visto en tantas ocasiones. Por supuesto, ausencia total de tripulantes humanos pero descripciones de movimientos relacionados sin duda con procesos de control inteligentes e intencionados.

descarga

 Fotografía de un OVNI lumínico visto en México en la década pasada

 ¿Fueron los cilindros y las ruedas resplandecientes vistas en los siglos XVIII, XIX y XX una versión ancestral y casi primitiva de los platillos volantes y los ovnis lumínicos que vemos a día de hoy? ¿Funcionaban bajo control remoto o eran pilotados por seres reales? Hasta hoy nadie ha dado una respuesta convincente a tales enigmas.

Les dejamos con el programa que hicimos sobre ruedas voladoras y ovnis de la antigüedad.

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015.