10 personas que podrían haber saltado a otras dimensiones

A lo largo de la historia se ha recabado información de casos sobre personas que inexplicablemente desaparecen de la faz de la tierra sin dejar rastro. Estas historias varían desde los bien documentados hasta los que rondan la leyenda y el folclore. Pero todos ellos nos obligan a realizarnos preguntas, ¿dónde están esas personas desaparecidas? ¿Portales del tiempo, saltos a otras dimensiones, abducciones? Estas son algunas de las posibilidades sobre algunos de los sorprendentes casos:

El triangulo de Bennington
img089-1280x768_Fotor
Las pesquisas de la policía de Bennington expusieron los casos como «inexplicables»

 

El Triángulo de Bennington en Vermont se encuentra cerca de la montaña de Glastonbury, Inglaterra, y es un lugar en el que han desaparecido entre cinco y diez personas en el último siglo sin que la policía haya conseguido clarificar su paradero y su suerte. No hay patrón: la mayoría de estas desapariciones se produjeron sin dejar ni una sola pista, las víctimas eran personas de diversas edades y de ambos sexos.

El noventa por ciento de las víctimas desaparecieron entre 1945 y 1950, todas las desapariciones ocurrieron entre los meses de octubre, noviembre y diciembre. Aparte de esas diferencias y similitudes, poco más se conoce acerca de la naturaleza de las desapariciones en el triángulo de Bennington. Estos son algunos de los misteriosos casos:

El 1 de diciembre de 1949, el Sr. Tetford desapareció de un autobús lleno de gente. Tetford,un ex militar que vivía en el hogar del soldado en Bennington, decidió coger el autobús que iba hacia St. Albans, Vermont y estaba sentado en el autobús con otros 14 pasajeros. Todos ellos declararon verlo allí durmiendo en el asiento pero cuando el autobús llegó a su destino Tetford había desaparecido, aunque sus pertenencias estaban todavía en el porta equipajes. Su asiento sin embargo, estaba vacío y el bueno de Tetford nunca llegó a su destino.

El 1 de diciembre de 1946, una estudiante de 18 años de edad, de nombre Paula Welden desapareció durante un paseo. Welden caminaba por el largo sendero que discurre hacia la montaña de Glastenbury. Ella fue vista por una pareja de mediana edad que estaba paseando a unos 100 metros detrás de ella, la perdieron de vista cuando ella siguió el rastro alrededor de un afloramiento rocoso pero cuando dobló el afloramiento, la testigo directamente desapareció de su vista. No se ha visto ni se ha sabido nada de Welden desde entonces.

A mediados de octubre de 1950, Paul Jepson de 8 años de edad, desapareció de una finca. La madre de Paul, quien se ganaba la vida como cuidadora de animales dejó a su pequeño hijo jugando cerca del establo, mientras ella cuidaba a los animales. Poco tiempo después volvió y ya no estaba Paul. La policía realizó una minuciosa búsqueda de la zona, pero los resultados fueron infructuosos.

 

La desaparición de Owen Parfitt
descarga
Lugar de la supuesta desaparición

El siguiente caso es extrañísimo y expone a las claras las características extremas del posible fenómeno de las desapariciones imposibles. Owen Parfitt tenía un derrame cerebral masivo y era incapaz de moverse. En junio de 1763 en Shepton Mallet, Inglaterra, Parfitt estaba sentado a fuera de su casa junto a su hermana, como de costumbre en las noches cálidas. Le encantaba hacerlo antes de su problema médico y su familia le proporcionaba ese momento cada día.

El hombre de 60 años de edad, estaba en silencio con su camisa de dormir sobre su abrigo doblado. Al otro lado del camino había una granja donde los trabajadores estaban terminando su jornada laboral recogiendo heno. Aproximadamente a las 19:00h, la hermana de Parfitt, Susannah, salió a la calle con un vecino para ayudar a Parfitt a entrar en la casa, ya que una tormenta se acercaba. Al salir al porche de la casa Parfitt ya no estaba, sólo se encontraba el abrigo doblado sobre su silla. Las investigación de esta misteriosa desaparición se llevaron a cabo en 1933, pero no se encontró rastros ni pistas sobre Parfitt. Parecía que se lo había comido la tierra, pero había un problema: nadie fue visto por los alrededores y el testigo no podía moverse.

 

La desaparición del diplomático británico
descarga (1)
B.Bathurst, una desaparición extrema

El Diplomático británico Benjamin Bathurst desapareció instantáneamente en 1809. Bathurst regresaba a Hamburgo con un compañero después de una misión para la corte austríaca.

En el camino de vuelta se detuvieron a comer en una posada en la ciudad de Perelberg y, al terminar de comer, regresaron a su coche de caballos donde el compañero de Bathurst observó cómo el diplomático se acercó a la parte delantera del coche para examinar a los caballos y simplemente desapareció sin dejar rastro. Nadie jamás volvió a verle con vida y no se encontraron ni pisadas humanas ni huellas de animal. Ningún grito. 

 

La desaparición del túnel Lincoln
lincoln-tunnel-431x300
El suceso del tunel Lincoln sigue desafiando a los investigadores de todo el mundo

En 1975, un hombre llamado Jackson Wright se dirigía con su esposa desde Nueva Jersey a Nueva York. Esto les obligaba a pasar por el túnel Lincoln, según Wright que conducía, una vez que atravesó el túnel paro el coche para limpiar el parabrisas con condensación, su esposa Martha se ofreció para limpiar la ventana trasera para poder reanudar su viaje, pero cuando Wright se dio la vuelta su esposa había desparecido.

Él no oyó ni vio nada inusual y la investigación posterior no pudo encontrar evidencia de que Jackson matara a su esposa o la hiciera desaparecer. Es uno de los expedientes X más conocidos de los Estados Unidos y a día de hoy sigue sin resolverse.

 

La nube misteriosa
british-troops-1915
En este caso habría desaparecido un regimiento entero

Tres soldados afirmaron ser testigos de la extraña desaparición de un batallón entero en 1915. La historia se dio a conocer 50 años después de la infame batalla de Galípoli de la Primera Guerra Mundial. Los tres soldados dijeron que observaron claramente como el batallón del Regimiento Real de Norfolk marcharon hasta una colina en Suvla Bay, Turquía. La colina estaba envuelta en una nube de baja altitud, donde los soldados ingleses marcharon directamente sin dudarlo.

Nunca se volvió ha saber del batallón. Después de que el batallón entrara en la nube, la misma se levantó lentamente de la colina para desaparecer. Cuando la guerra acabó, el gobierno británico exigió a Turquía devolver el batallón capturado. Los turcos insistieron, sin embargo, que no habían capturado a ningún batallón en la colina en SuvlaBay.

 

Las desapariciones de Stonehenge
14096534064700
Las desapariciones de Stonehenge siguen siendo un misterio

Los misteriosos menhires de Stonehenge en Inglaterra fue el lugar de una desaparición increíble en agosto de 1971. Stonehenge en ese momento todavía no estaba prohibido al público y en esa noche en particular, un grupo de “hippies” decidió acampar en el centro del círculo y pasar la noche. Sobre las 02:00 am apareció una gran tormenta desde la nada y dos testigos, un agricultor y un policía, dijeron que las piedras del antiguo monumento fueron iluminadas con una misteriosa luz azul que fue tan intensa que tuvieron que desviar la vista.

Oyeron gritos de los campistas y los dos testigos acudieron al lugar esperando encontrar heridos o incluso muertos. Para su sorpresa, no encontraron a nadie. Todo lo que quedaba dentro del círculo eran los restos de una hoguera. Los hippies habían desaparecido sin dejar ni rastro.

La extraña desaparición de David Guerrero

Para terminar el artículo estudiaremos brevemente los hechos acontecidos en el dramático suceso de desaparición del niño pintor de Málaga.

David de 13 de años de edad, era un pequeño pintor extraordinario y talentoso. El lunes, 6 de abril 1987 era un día especial para David Guerrero. Tenía una entrevista en la galería de arte “La Maison”. Ese día se presentaba una exposición de arte titulada “Recordando la Semana Santa”, donde una de las pinturas de David iba a ser exhibida. Esta era la primera vez que uno de sus cuadros se iba a exponer.

Alrededor de las 18:00 horas, David salió de su casa en la calle Sargento en Málaga, España y se dirigió a la parada de autobús más cercana que era a unos 150 metros de su casa. A las 20:30h su padre fue a “La Maison” para recoger a su hijo, donde le informaron que éste no había estado allí.

Niños desaparecidos El niño pintor y el niño de Somosierra 009 _1__0001
La desaparición mantuvo en vilo a miles de personas

 

Su padre se dirigió a la Academia de Arte, donde le dijeron lo mismo, que su hijo no había estado allí y que no lo habían visto. Los padres de David lo buscaron por todas partes, pero alrededor de medianoche, el padre de David le dijo a la policía que su hijo había desaparecido. La policía descartó la teoría de que David se hubiera escapado debido a que era un niño comprometido con la pintura con un círculo de amigos muy reducido.

El secuestro extorsivo también se descartó debido al hecho de que nadie llamó para pedir ningún rescate por el niño. La desaparición de David es todavía un misterio. Una desaparición que se clasifica como caso “extrema” debido al hecho de que no hay absolutamente ninguna pista sobre lo que le podría haber sucedido a David. No hay testigos. Era como si David se hubiera desvaneció en el aire. Hoy en día se le conoce como “El niño pintor de Málaga“.

El fenómeno de las desapariciones inexplicables sigue ocurriendo y trae de cabeza a la interpol desde hace décadas. Existen explicaciones para la inmensa mayoría de los casos, pero es evidente que existe también un pequeño porcentaje de casos que no tienen parangón en la historia de la investigación criminal. ¿Abducciones sin retorno, saltos entre universos, desdoblamientos del tiempo, visitas a otras dimensiones? Es imposible de saber, pero ojalá algún día vuelva a saberse de toda esta gente.

Ufopolis.com 2015

El Springheel Jack, el demonio del Londres victoriano

Si existe el mito policial de Jack el destripador en Inglaterra, el personaje del que vamos a hablar hoy sería su alter ego en el mundo de lo paranormal. Hablábamos hace poco del bueno del Spring Legs de Dundee, Inglaterra de 1859 como el abuelo de los actuales avistamientos de humanoides, y hoy vamos a hablar del «otro abuelo» (no sabemos si por parte de padre o de madre), el misterioso Springheel Jack que sembró el pánico en la Inglaterra del siglo XIX, que nunca fue atrapado y que ha quedado en el inconsciente colectivo prácticamente como una leyenda urbana sin solución. Lo curioso es que los avistamientos de este aparentemente extraordinario ser van desde primavera de 1837 hasta 1904, abarcando casi 70 años. Vamos a conocer su historia:

SHJ5

 Una de las primeras apariciones en la prensa del famoso ser.

El primer caso viene expuesto por un conocido hombre negocios londinense que volvía de trabajar tarde, en la fría noche de la capital del Támesis. Iba con frío, pero no le iba a durar mucho esa sensación, porque al pasar cerca de la reja de un cementerio cercano a su vivienda observó como de lo alto de ella descendió un ser bípedo, musculoso, con rasgos diabólicos, grandes orejas, nariz puntiaguda y ojos brillantes y saltones. A aquel buen hombre casi le da un patatús al verlo y salió corriendo como alma que lleva el diablo… ¿o debiéramos decir como alma que lleva el Springheel Jack?

Sea como fuere, en octubre de 1837, una muchacha llamada Mary Stevens viniendo de casa de sus padres y caminando por Clapham Common hacia su puesto de trabajo como sirvienta en un lugar llamado Lavender Hill observó una figura en la penumbra de un callejón oscuro que se abalanzó sobre ella. El ser se enganchó a ella tratando de agredirla sexualmente y la joven al zafarse comprobó con espanto cómo el ser tenía «garras frías y húmedas en lugar de manos». El asalto no terminó de salirle bien al bueno, mejor dicho, el malo de Springheel Jack que huyó al ponerse la chica a gritar cuando sus garras desgarraban la ropa. La búsqueda del asaltante fue infructuosa por parte de los vecinos pero no encontraron a nadie. ¿Cómo había escapado?

springheel_jack_small

 Las descripciones y los carteles de la época tenían un encanto especial.

Según cuentan las crónicas de la época, al día siguiente este ser habría sido visto saltando sobre un coche de caballos y provocando que el cochero perdiese el control. Este tipo de asaltos se repitió en numerosas ocasiones causando graves accidentes donde apareciera. Pero lo raro de todo esto es que todos y cada uno de los testimonios hablaban de horribles garras, de una cara diabólica y sobre todo de unos saltos imposibles de tres metros que utilizaba para huir de sus fechorías entre una risa aguda y desagradable. Para haberlo visto. De lejos, claro.

Springheel-Jack_photo_medium

 Descripción gráfica contemporánea del ser

Todo aquello de los accidentes era un problema de orden público muy serio. Si había algún loco con tecnología Steampunk que le encantaba asaltar carros,  un extraterrestre, un fantasma o el mismísimo diablo, daba igual, fuera lo que fuera había que atraparlo. El 9 de Enero de 1838, el Lord Mayor de Londres, Sir John Cowan en una sesión pública en la Mansion House dio oficialidad al tema tras un incidente en Peckam, un barrio en la parte sur de Londres. Se habló de que podría haber sido una apuesta de varios aristócratas que ya hacían de las suyas con actividades fuera de la ley protegidas por la masonería, pero nadie conseguía explicar ni los rasgos ni sobre todo los descomunales saltos.

springheeledjack

 Las descripciones siempre incluían una cara demoníaca

El diario The Times, poco dado a fruslerías publicó el 10 de Enero de aquel año 1838 que Sir Lord Cowan tenía en su poder decenas de cartas firmadas del puño y letra de muchos ciudadanos que habían sido víctimas del terror que aquel ser estaba creando en Londres. Había miedo en las calles y aquel miedo estaba trascendiendo las clases sociales. Se ofreció una cuantiosa recompensa para cogerle. Se le tenía ganas.

Pero aquello no paró. Dos adolescentes llamadas Lucy Scales y Jane Alsop fueron atacadas en 1838 por este ser y pudieron verle perfectamente según comentaron a la prensa. Jane afirmó que el 20 de Febrero de aquel año al abrir la puerta de su casa tras oír unos golpes vio a un hombre que dijo ser oficial de policía asegurando perseguir al ser del que todos hablaban y pidiéndole si podía traerle un fósforo para iluminar la calle. El policía en la penumbra no era visible, pero ella le hizo caso, se dio la vuelta y de repente el policía la atacó siguiendo la misma metodología que el famoso Springheel Jack y trató de rasgarla la ropa. Aquel ser del averno, fuera quien fuera, sabía hablar y no paraba de atacar personas. Salió huyendo dando de nuevo impresionantes saltos por los tejados cercanos.

«Llevaba una especie de casco, y un disfraz blanco ajustado con aspecto de hule. Su cara era espantosa y sus ojos como bolas de fuego. Tenía garras en las manos de algún material metálico, y vomitaba llamas azules y blancas» contó Jane Altop, testigo de un avistamiento del misterioso ser en 1838

A la otra chica, Lucy Scales no le fue mucho mejor.  El 28 de febrero volviendo a su casa tras visitar a sus padres en un barrio de clase alta llamado Limehouse, también tuvo un encuentro junto a un rincón de un paraje angosto en las calles de aquella Inglaterra fría y sucia. El ser, al parecer respiró fuego en su cara y huyó dejándola caer al suelo, presa del pánico. Huyó volando hacia un tejado cercano de forma increíble y de un solo salto.

Aquellas chicas venían de familias «bien», de clase acomodada y aquello fue comentado hasta la saciedad. La histeria colectiva comenzó a extenderse. A Springheel Jack le daba lo mismo cuanto dinero tuvieses, comentaba toda la ciudad. Aquello fue el «acabose» en una sociedad tan cerrada como la de aquel entonces.

The Times informó de nuevo de todo lo ocurrido y se arrestaron a varios delincuentes habituales para tratar de calmar los ánimos. Tuvieron que soltarlos ante la falta de pruebas. Jamás llegarían a cogerle.

Jack4
Anuncio de un penny dreadful sobre Spring Heeled Jack (1886).

El temor se convirtió con el tiempo, casi en fascinación. Sus andanzas eran representadas por teatrillos populares y aquello coincidió con una época en la que sus apariciones se hicieron más escasa. En Northamptonshire, un informe le describió como la mismísima imagen del diablo con cuernos, ojos y llamas y aunque seguía habiendo encuentros con él en alguna carretera perdida, todo pareció parar.

spring_heeled_jack_by_chrisrawlins-d567j46

 Springheel Jack, en una recreación actual

Esto fue así hasta 1872 en donde fue visto de nuevo en Peckam y en Sheffield, con incidentes que duraron hasta 1877. El barrio de Peckam volvía a un estado de conmoción como solo los más viejos conocían. Cuarenta años después, el ser saltarín había vuelto. A finales del siglo XIX, los avistamientos se concentraron en el oeste de Inglaterra, hasta que en 1904 se le vio por última vez sobre el tejado de la iglesia de San Francisco Javier en Everton, cerca del estadio de fútbol del equipo del mismo nombre, en Liverpool.

Humanoides saltarines han sido vistos en varias ocasiones, pero ninguno quizá con la descripción de este ser. Hubo otro incidente aislado el 18 de junio de 1953, en donde una figura parecida a algunas descripciones de Springheel Jack fue avistada en un edificio de apartamentos de Houston, en Texas.

220px-Springheel_Jack

Toda Inglaterra esperaba que no volviera a aparecer jamás este curioso y desconcertante ser

¿Estamos hablando de un loco con una capacidad inaudita de saltar en 1838 y con una gran afición a atacar personas o estamos hablando de una entidad que suscita el miedo por sus características paranormales? Parece interesante observar desde la lejanía este tipo de hechos, casi más cercanos a la mitología de Lovecraft y las entidades malignas de las que hablaba acechando desde la oscuridad. Lovecraft, de hecho estuvo influenciado por varios de estos avistamientos y desarrolló la teoría de que coexistimos con este tipo de seres desde una realidad paralela en donde ellos nos miran. Esperemos que el Springheel Jack, si está ahí, se quede ahí.

¿Qué opináis de tan singular ser? ¿Leyenda urbana, incidente real, o realidad paralela al estilo Lovecraft? Os esperamos en los comentarios.

 

El fantástico Spring Legs, el abuelo de los humanoides

En ufopolis nos encantan las retro-historias de antaño, los retro-ufos y todo lo que tiene que ver con los humanoides y hoy os traemos una de esas historias que causaron pánico allende fueran escuchadas hará ahora 150 años. Viajamos en el tiempo al condado de Dundee, en Inglaterra. Allí en los anales de la historia encontramos unos extraños sucesos del que parecería ser el abuelo de los humanoides que hoy estudiamos en esta, vuestra web. Hablamos del Spring Legs, y sus siniestras aventuras y desventuras.

Las calles de Broughty Ferry mostraban la decadencia victoriana y la suciedad en las frías noches de invierno de aquella localidad industrial. Había miedo noche tras noche, pero los lugareños no temían a los asaltantes, a los policías, o a los ladrones de medio pelo debajo de los puentes. Temían la aparición de una supuesta criatura terrorífica cuyas descripciones eran de lo más irreverente. Andaba dando saltos y giraba en el aire a una velocidad increíble según contaban los testigos que lo habían visto.

Tanto fue el pánico que se disparó la venta de pistolas y escopetas entre la población, temerosas de las historias que se contaban en las calles de Broughty Ferry. Cada aparición venía acompañada de una supuesta hazaña en forma de saltos y gritos en el aire que el historiador Kerrin Evans ha ido recopilando de diferentes artículos de periódico en donde se narraban tan singulares encuentros.

image

El Spring Legs en acción, perseguido por decenas de personas en un fresco del siglo XIX

La primera aparición en la prensa fue en Febrero de 1867, en las páginas de «The Courier and Argus». Un hombre de la localidad aseguró haber presenciado los saltos de un ser con aspecto «demoníaco en su cara» merodeando y saltando el tejado de su casa. El «spring legs» habría llegado a perseguirle por las calles e incluso habría llegado a hacerle defenderse de sus ataques. En el forcejeo llegó a quitarle parte de sus ropajes y habría visto a un ser que sangraría por la nariz, con un aspecto terrorífico. Tras huir, aquel hombre pudo regresar a su casa y seguir con su vida, pero no sin el miedo a volver a encontrarse con él.

Y es que no era para menos, el «spring legs» llegó a verse en numerosas ocasiones en los siguientes diez meses tras este primer avistamiento. Quizá el incidente más significativo lo protagonizó una familia del lado este de Broughty Ferry que habría asegurado haber visto a esta criatura ardiendo cerca de su casa, desconcertando primero y produciendo un miedo atroz despúes tanto a la sirviente de la casa como a los hijos de la familia.

El «spring legs» no mostraba emociones en cada una de sus andanzas y fue visto haciendo diferentes apariciones en medio de la calle, sin ningún tipo de temor y sin perder la serenidad y siempre a viandantes solos en medio de la noche. Cuatro días después del incidente con la familia del este, fue visto en James Place volviendo a saltar de forma espectacular y hablando una jerga que jamás pudo ser identificada por ningún testigo.

image (1)

Las apariciones de este ser con capacidad para saltar dejaron asombrados a muchos testigos

Tras esto, lo que tantas veces comienza a pasar en nuestras sociedades. Como si de Batman se tratara, comenzaron a aparecer imitadores, como en un caso de Seafield Road, en donde los lugareños, asustados atraparon al farsante y por poco no sale vivo de allí. Buena era la gracia que hacía el Spring Legs en aquella sociedad de pocas luces y muchas sombras.

Unos pocos días después, esta extraña criatura, o lo que fuera aquello, fue arrinconada por dos hombres con fusiles en los terrenos de East Free Church, en la localidad de Dundee. No iban a dejar que se escapara. Un carruaje entró en medio de la escena por casualidad y el bueno (o el malo) del Spring Legs volvió a huir saltando entre tejado y tejado ante espanto de los caballeros.

La locura llegó a la chavalería, que ideaba cada vez más curiosos y complejos sistemas de autodefensa ante las posibles apariciones del ser, aunque realmente no había muchos datos de violencia física en sus encuentros. Armados con palos y tirachinas, todos esperaban ser el primero en derribar a aquel esquivo ser saltarín que desafiaba las leyes de la gravedad ante los ojos de todos los que le habían visto. Pero tal como vino aquel mes de febrero de 1859, se marchó.

El Spring Legs dejó de aparecer en Febrero de 1872, 33 años después de su primera aparición. Pero quizá no se fue muy lejos, porque durante todo ese siglo también tenemos al Springheel Jack en Londres, otro ser de características similares que comenzó a hacer de las suyas en la city.

SHJ-No40-cover

Las descripciones del Spring Legs y el Springheel Jack son muy parecidas

¿Qué os ha parecido la historia? ¿Estamos ante el abuelo de los humanoides o ante un caso de un hombre deforme que se las apañaba de alguna manera para saltar más alto que nadie? Os esperamos en los comentarios de esta retro-historia y os emplazamos a dentro de dos días en donde hablaremos de nuestro amigo, el Springheel Jack, en otro reportaje sobre los abuelos de los humanoides, esos que tanto nos encantan.

Asombrosos casos de saltos a universos paralelos

Vicente Fuentes expone cuatro incidentes ocurridos entre 1954 y 2008 en donde diferentes personas aseguraron haber saltado desde una realidad diferente a la realidad que nosotros conocemos.Evaluaremos las posibilidades que dan esos testimonios, las preguntas que suscitan y la increíble verdad que podría esconderse tras estos casos. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015