Dioses de la ingeniería genética: El encuentro con el monstruo de Colorado

Quien se adentre en la investigación de este misterioso fenómeno, cuan más profundo indague, menos espacio dará a la duda de que esta realidad que habitamos transcienda nuestra capacidad de percepción quedado cada vez más claro que ciertas circunstancias escapan a nuestro entendimiento, raciocinio e incluso a nuestra percepción.

Y es que en ocasiones aparecen casos de encuentros con seres tan extravagantes que llegan a desafiar cualquier idea preconcebida que se pudiera tener acerca del intrigante fenómeno que nos ocupa. Los testigos que se ven ante este tipo de seres son los narradores de unos perturbadores relatos ávidos de robar el sueño al más escéptico.

Fueron varios los testigos que se hallaron enfrente de una perturbadora criatura que se sabía merodeaba los montes de una pequeña localidad agrícola del estado de Colorado, en los Estados Unidos.

Si bien el relato más prominente es el transmitido por una mujer natural de este mismo estado que tuvo un encuentro de este tipo con el singular ser cuyo recuerdo seguramente no le permitió conciliar el sueño durante un largo tiempo.

hellhounds
Son varios los relatos de encuentros con seres de aspecto monstruoso enmarcados en el fenómeno

El evento tuvo lugar en el año 1905 y fue registrado por varios periódicos locales de la época. La mujer, una granjera de la zona de Buena Vista, conducía un carro tirado por un caballo de forma tranquila mientras cruzaba uno de los puentes que se hallaban sobre el río Arkansas. De pronto, el caballo se asustó y nervioso, comenzó a realizar movimientos bruscos pero rehusando continuar su marcha. Los temerarios movimientos del animal casi consiguieron tirar a la granjera de su transporte que, cuando prestó atención a la figura que se alzaba a pocos metros ante ella, irguiéndose en mitad del camino, entró en pánico.

El periódico ‘’Pittsburgh Press’’ en su edición del 3 de Mayo de 1905 registra la descripción de la siniestra criatura:

“Tenía el tamaño y la constitución de un galgo adulto de color grisáceo, sus dorsos brillantes estaban cubiertos de manchas negras tan grandes como dólares de plata. Tenía una larga y lisa cola. Y la mujer declara que tenía una cara casi humana que evidentemente era de género masculino (…) Los ojos se hundían profundamente y se emplazaban muy juntos el uno del otro y sus orejas se alzaban puntiagudas. ’’

Forest_Spirit
El espíritu del bosque de la película »La Princesa Mononoke» de Hayao Miyazaki representa a un animal con cara humana.

Desde luego, la perturbada granjera se llevó el susto de su vida al encontrarse con tan oscura criatura mirándola fijamente, un animal salvaje con cara humana. Después de unos momentos de, sin duda, gran tensión, la inaudita criatura profirió un aullido lastimero y se internó en el bosque tras unos matorrales; no sin antes girarse para dirigir una última mirada a la desconcertada mujer desde lo alto de una de las colinas que rodeaban aquella zona.

Pero cuando la aterrorizada mujer comenzaba a sentirse a salvo percibiendo la creciente distancia a la que se hallaba de aquel monstruo con absoluto pavor pudo darse cuenta de que todavía no se encontraba fuera de peligro pues aquel ser comenzó a proferir unos punzantes sonidos que reverberaban entre los riscos de las montañas de aquel ambiente irreal. Mientras estos sonidos perforaban la atmósfera, la criatura se alzó sobre sus patas traseras y desapareció entre la maleza caminando erguida.

Tras relatar su experiencia a sus vecinos, se organizaron varias partidas de caza en ánimo de dar muerte a la criatura y, ante la incapacidad de dar con ella, más tarde se intentó capturarla viva pero jamás se la encontró.

Charles-LeBrun-cat
¿Realizaron experimentos genéticos los antiguos dioses?

Nos encontramos ante un caso tremendamente singular y único, si bien, encuentros con los denominados ‘’perros del infierno’’ amenazantes seres que se asemejan a sabuesos de gran tamaño, vienen siendo documentados a lo largo de un margen de tiempo muy amplio, ningún ser había presentado una faz humana enmarcada en un cuerpo animalesco. Desde luego la escena es potencialmente perturbadora y puede indicar cierta referencia a la iconografía de criaturas híbridas representadas por las primeras civilizaciones de la humanidad como las gorgonas, los centauros, los minotauros o los sátiros griegos. Criaturas mitad animal y mitad humanas vienen siendo parte del folklore de nuestra cultura desde los relatos más antiguos como es el caso de las famosas sirenas o de las arpías. Y aún más notorias son las representaciones de los antiguos dioses de la mitología egipcia que teniendo un cuerpo humano, aparecían en el arte pictórico luciendo cabezas de animales como cocodrilos, chacales o diferentes aves.

egypt
En algunas culturas hasta los propios dioses eran parte animal y parte humanos.

Desde la más temprana humanidad, se ha representado a ciertas criaturas que, aunque compartiendo rasgos humanos, poseían la singularidad de tener alguna característica animalesca y varias son las teorías que apuntan a la posibilidad de que los antiguos dioses fueran unos maestros en las habilidades genéticas que hubieran llegado a crear criaturas tan variadas y exóticas en una demostración de sus capacidades tecnológicas.

Tal vez, algunos de estos seres fueran creaciones de los dioses, esas entidades que habrían llegado a dominar la ingeniería genética o tal vez, estos extraños híbridos sean algo más en sí mismos. Tal vez, el extraño can con cabeza de hombre sea una de sus manifestaciones.

Si os ha gustado esta entrada, os recomendamos este programa que hicimos sobre los antiguos dioses que aparecen en la historia de la humanidad con el mismo aspecto. Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2016

 

1942: la increíble batalla ovni de Los Angeles

¿Qué pasaría si en una ciudad de los Estados Unidos a día de hoy se disparasen cientos de cargas de obuses contra un platillo volante? Sería el caos, y también, sería la segunda vez que habría pasado porque existe un incidente poco conocido por el público llamado «la batalla de Los Angeles» en donde ocurrió exactamente eso.

La Segunda Guerra Mundial estaba empezando a acercarse a las costas norteamericanas y la psicosis que se vivía en la Costa Oeste de los Estados Unidos ante un posible ataque en territorio continental era acuciante. En cualquier momento se podía producir ese segundo gran ataque cuyas consecuencias serían fatales y posiblemente determinantes para el transcurso de la guerra, y ese miedo, esa sensación de pánico ante la llegada del enemigo tuvo su punto álgido el día 25 de febrero de 1942.

Eran las dos de la madrugada y el repentino sonido de la alarma de las sirenas antiaéreas despertó a todos los vecinos de aquella ciudad de Los Ángeles que vivía el sueño americano de un incipiente Hollywood que comenzaba a despuntar económicamente, pero que vivía con miedo el transcurso de la gran guerra. Aquella ciudad, con ese aroma añejo de lugar hecho a sí mismo, se despertó sobresaltada aquella noche ante lo que parecía un inminente ataque japonés. Por fin había llegado el día. América debía ser fuerte ante la invasión japonesa. O al menos eso era lo que debieron pensar los ciudadanos de Los Ángeles durante el comienzo del incidente, porque sonaban las alarmas pero… ¿realmente estaban siendo atacados? ¿Por quién?

images

Portada especial de aquella noche del periódico Los Angeles Examiner

A las 2:25 de la mañana, el ejército de los Estados Unidos decretó en California un apagón para evitar y anular un reconocimiento visual de las infraestructuras de la ciudad por parte de cualquier artefacto volador enemigo con capacidad militar que sobrevolara la zona. Las emisiones de radio se cortaron exactamente a las 3:08 a.m. y se prohibió cualquier comunicación telefónica en todo el estado. La guerra parecía inminente. Los voluntarios civiles y los escuadrones militares empezaron a preparar sus equipos ante un inminente conflicto. Pero en los siguientes momentos no ocurrió nada. Una ciudad a oscuras, en silencio, y esperando acontecimientos. Todos miraban al cielo. Momentos de incertidumbre, miradas cruzadas entre ciudadanos y entre soldados en distintos puntos de la ciudad. ¿Quiénes eran esos invasores? ¿Por qué los militares habían puesto a la ciudad en situación de emergencia? La información entre las distintas facciones del ejército no fluía con soltura y muchos militares se limitaron a esperar y a mirar al cielo. La expectación era máxima. Todos querían saber qué estaba pasando.

Batalla-en-los-Angeles-la-historia-real

Esta es la mítica fotografía del incidente, historia viva del fenómeno ovni.

La alarma volvió a dispararse a las 3:36 por parte de la 37ª Brigada de Artillería de la Costa Oeste de los Estados Unidos, y junto con ella se produjeron las primeras ráfagas de disparos ante unas luces que estaban invadiendo el espacio aéreo con absoluta impunidad. Decenas de cañones de luz enfocaban al cielo tratando de localizar a los objetos. Los lanzamientos de obuses comenzaron a elevar el tono de la situación hasta niveles de gravedad extrema: una situación de guerra completamente extraña porque nadie desde tierra sabía muy bien contra quien estaban disparando. No se estaba siguiendo el protocolo habitual, y todo esto ocurría en el espacio aéreo restringido de Los Ángeles, en donde había “algo” que no era americano.

objectcloseup

Detalle del objeto y de los ovnis lumínicos que lo acompañaban

El primer avistamiento de las luces sobre la ciudad fue repentino, global y prácticamente al unísono. Sobre los estudios de la Metro Goldwyn Meyer en Culver City, en Santa Mónica, en Inglewood, en Santa Ana, en Long Beach, y en Redondo Beach. Habían aparecido sobre los cuatro puntos cardinales y se les veía bien desde cualquier punto del estado. Volaban bajo, y de manera lenta, acompasada, y con una característica que no encajaba en las mentes de los generales que estaban al mando de aquella operación de derribo ante el invasor: aquellos objetos no hacían ruido, y no estaban tirando bombas sobre la población civil ni sobre ningún objetivo militar, simplemente “estaban”. Algunos testigos como el reportero Henry Hill del periódico “Los Ángeles Times”, llegó incluso a afirmar que había visto con sus propios ojos los disparos de misiles y obuses contra alguno de esos objetos sin producirle daño alguno, incluido un gran objeto que se paseó lentamente por los cielos de California a la vista de todos los ciudadanos y que recibió y recibió disparos sin alterar su pausado vuelo.

0

Recreación informática del suceso

Otros testigos aseguraron que la forma de otros objetos también inmersos en el incidente, correspondía con esferas rojas y blancas que se encendían alternativamente. Esferas sin alerones, rotores, alas, o ventanillas. Objetos que flotaban sin hacer ningún ruido. Lo que Hollywood imaginó una y mil veces estaba pasando de verdad. Según los testimonios, en general, el desplazamiento de aquellos objetos era excesiva y excelentemente suave y lo que más extrañaba de todo es que era demasiado raro que “el enemigo” se dejase disparar tan fácilmente. No, no podía ser verdad, había algo que no encajaba en todo aquello. Al menos dos decenas de objetos se dejaron ver aquella noche sin que los mismos realizasen ninguna acción o interacción, ni ninguna maniobra de defensa. Durante el transcurso del incidente se llegaron a lanzar contra ellos más de 1400 obuses, y ni uno solo de los objetos sufrió el más mínimo rasguño, con impactos acreditados tanto por testigos en tierra como de los propios militares en sus informes oficiales.

Battle_of_Los_Angeles_LATimes

Los periódicos informaron de aquel incidente con ediciones especiales y fotos de los desperfectos.

Uno de los objetos llegó a ir desde Santa Mónica a Long Beach a 64 kilómetros por hora recibiendo disparos desde las baterías antiaéreas durante decenas de minutos sin inmutarse. A las 07:21 a.m., al finalizar el incidente, el resultado oficial fue desolador: ninguna aeronave derribada, y cuantiosos daños materiales provenientes de la metralla de varios obuses desviados.Los objetos desaparecieron de la escena con la misma velocidad con la que aparecieron, y para la historia quedó esta magnífica fotografía de los cañones de luz enfocando al misterioso gran objeto volador secundado por pequeños OVNIS esféricos, exactamente los mismos que se vieron el día 11 de Septiembre de 2001.

20120418 07

Los míticos ovnis del 11-S en su mejor toma

Un gran incidente que llegó a cambiar la mentalidad del gobierno de los Estados Unidos ante las incursiones de procedencia desconocida y ante los protocolos de emergencia relacionados con las invasiones del espacio aéreo continental.

¿Qué opináis? ¿Os gustaría haber vivido aquel histórico día de 1942? Os esperamos en los comentarios.