El inquietante humanoide de ojos rojos de Sturno

Vicente Fuentes narra el bizarro encuentro del tercer tipo protagonizado por 7 personas en Sturno, Italia en 1977. Las características de este ser y su extraño comportamiento reflejan una vez más el profundo absurdo en la casuística ovni en un incidente fascinante y desconcertante. Esperamos que sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

¿Qué se estrelló sobre Llandrillo en 1974?

Las casualidades no existen. Eso es, al menos lo que podríamos pensar al encontrarnos un caso como el de las montañas de la cordillera Berwyn ocurrido en 1974, en Gales, en donde se afirma que una extraña confluencia de acontecimientos tan dispares como un meteorito, unas luces extrañas y un terremoto ocurrieron en el mismo momento. Los lugareños de la zona afirmaron que aquello se trató realmente de un accidente de un ovni, al más puro estilo Roswell y de hecho, a este incidente se le suele llamar «el Roswell Galés«.

Lo que faltaba en tan surrealista ecuación es la aparición de nuestros amigos, los hombres de negro, tratando de amedrentar a los testigos que habían visto un supuesto objeto que habría acabado cayendo sobre la zona, esparciendo varios fragmentos por la zona del accidente y dejando a la interperie los cuerpos de sus ocupantes… ¿qué pasó realmente?

Viajemos a la noche del 23 de enero de 1974, a los verdes parajes del norte del pequeño país británico, justo a la altura de la localidad de Llandrillo. Un inmenso sonido pudo oirse en todo el pueblo. Una explosión. Un accidente, pensaron algunos. Eran las ocho y media de la tarde y cuando los lugareños dejaron sus casas para aproximarse al origen de aquel misterio en las montañas de Cader Bronwen, de repente un temblor de tierra de 3,5 grados en la escala de Richter hizo temblar el suelo. Extrañados y con cierta excitación, varios testigos observaron una insólita escena sobre aquella colina: una serie de luces naranjas y azules parecían sobrevolar un paraje a baja altura. Parecían buscar algo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Lugar del supuesto encuentro en las montañas de Berwyn

En un incidente muy similar al del accidente de Kecksburg, las autoridades cercaron la zona a toda velocidad. Primero la policía local, y en cuestión de minutos varios camiones del ejército acordonaron la zona en un intento por evitar las miradas de propios y extraños. Demasiadas molestias para un simple meteoritos. Y las luces, seguían ahí. Era un paraje deshabitado, sin iluminación, y los vecinos volvieron a sus casas con el susto en el cuerpo. La presencia cada vez mayor de diferentes operativos del ejército británico no presagiaba nada bueno. Tres días enteros estuvo Llandrillo cercado por los militares. Había miedo en las calles. La gente hablaba a escondidas y se multiplicaron los rumores. Un ovni estrellado. Rescate de cuerpos. Una conspiración. Un encubrimiento. Aquello imparable, pero ¿de donde venían esas informaciones?

windowslivewriterelovniqueseestrellenberwyn-131bepattinadianeevans-thumb1_Fotor
Con el paso del tiempo, varios testigos refrendaron la versión del encubrimiento ovni

Un testigo, cuyo nombre no salió a la luz pública dijo que estaba trabajando en un hotel de la localidad cercada de Bala y confirmo la presencia de varios integrantes del ejército que habrían sido destinados a operaciones de rescate en el supuesto lugar del secuestro. Identificados ellos, el testigo trató de sonsacarles información, recibiendo poco menos que una amenaza y unos buenos días. Una enfermera de Llanderfel durante la noche del evento llegó a llamar a la policía porque decía que sin duda, se había producido «un accidente de avión» cerca de su casa. Al parecer fue ella la que llevó a los primeros gendarmes al lugar del accidente. Y es que lo había visto todo. Estaba conduciendo junto a sus hijas por la carretera B4391 desde Bala hasta Llangynog cuando de repente a un lado de la carretera observó el fuselaje de algo que se había caido del cielo. No era un avión. Tenía forma de huevo, estaba posado y emitía una fulgurante luz rojiza que teñía todo el lugar de un aspecto lúgubre y malsano.

Roswell-Gales_Fotor
La visión de los policías derivó en una operación de encubrimiento

Aquel objeto, según la testigo, estaba intacto y era muy largo, de forma circular y de color anaranjado como las luces que se vieron aquella noche y los días posteriores. Estaba aquello a menos de 70 metros de su coche. Era un ovni. Estaba segura de ello. Al llevar a los policías al lugar del desastre, éstos la encomiaron a abandonar la zona «por su propia seguridad». La zona del Valle de Anglesey quedó cerrada por espacio de varios días en donde diferentes equipos de seguridad iban y venían. A nivel oficial, las operaciones de rescate o salvamento ante un posible accidente aéreo se terminaron a las dos de la tarde del día siguiente. ¿Pero por qué entonces cerrar durante 72 horas la zona? Ni los pastores podían acercarse a menos de un kilómetro de la zona.

windowslivewriterelovniqueseestrellenberwyn-131beberwyn-thumb2_Fotor
La prensa del momento reflejó el caso pero pronto se consiguió tapar todo

Mientras que las explicaciones oficiales al respecto de los avistamientos de luces trataban de encuadrarlos en los fenómenos magnéticos asociados a los terremotos, lo cierto es que lo que ocurrió en los días posteriores fue del todo surrealista. Visitas de funcionarios del gobierno muy similares a los vistos en las andanzas de los hombres de negro en diferentes partes del mundo y rumores sobre un experimento militar relacionado con aviones de última tecnología que se habría estrellado en el momento justo del terremoto. Todo tan confuso. El diario Daily Post llegó a publicar las declaraciones de un niño de 14 años llamado Hugh Lloyd al respecto de las luces que en aquel momento aparecieron sobre las montañas. De brillo azul metálico y persistentes en un evento «aterrador».

Los vecinos hablaron en aquel momento de una gran conspiración de silencio para tapar todo. Se habló de helicópteros negros y del descenso de una gran luz a la superficie refrendando el testimonio de la enfermera. Todo quedó para el olvido hasta que en 1996, el investigador Tony Dodd rescató una serie de informaciones sobre el caso que resultaron de lo más sugerentes: habría hablado con un soldado que afirmó que no sólo estuvo presente en Berwyns, si no que además su unidad militar recibió la orden de llevar una serie de cajas de madera de la montaña a un cierto lugar en el condado de Wiltshire, en Porton Down.

Resulta que durante décadas Porton Down se ha convertido en una parte importante de las teorías relacionadas con la conspiración en Inglaterra donde al parecer se realizarían destacados estudios relacionados con potenciales armas biológicas. ¿Eran aquellas cajas las claves de la historia? ¿Sirvieron para transportar los cadáveres de los supuestos tripulantes del ovni?

ufopiece_Fotor
Entre los misterios del caso están una serie de fragmentos recuperados del incidente

En 2010, el ufólogo Andy Roberts escribió el primer libro completo sobre el asunto, titulado “UFO Down? The Berwyn Mountain UFO Crash (¿OVNI Caido? El accidente OVNI de la cordillera Berwyn” en donde se revelaba que aquella noche la operación que se habría iniciado para la recuperación de tecnología extraterrestre estrellado se llamó «operación photoflash» involucrando diez o más aeronaves con capacidad para iluminar amplias zonas de terreno gracias a grandes focos. ¿Qué ocurrió realmente en Berwyns? En ufopolis pensamos que es más que posible que se produjera un accidente de un ovni, como ya ha ocurrido más veces en otras partes del mundo. El protocolo de actuación en 1974 ya estaría lo suficientemente desarrollado como para no cometer los errores de Roswell a nivel informativo. ¿Qué opináis sobre estos acontecimientos? ¿Qué tipo de maniobras se realizarían a día de hoy si esto volviera a pasar? Os esperamos en los comentarios y os dejamos con el programa que hicimos sobre otro accidente de un supuesto ovni, esta vez en Brasil. Esperamos que el programa sea de su interés.

 

Ufopolis.com 2015

El increíble ovni que vieron 200 personas en Redlands

Redlands1968 2

Hoy en ufopolis vamos a hablar de un curioso caso ocurrido el 4 de febrero de 1968 a las 19:20 horas en Redlands, California. Tenemos que imaginarnos cómo era ese mundo de finales de los años sesenta en los Estados Unidos, en una pequeña población con casas unifamiliares, con sus coches en la puerta y sus porches recien pintados. Más de 200 personas residentes en aquella comunidad fueron testigos de un acontecimiento extraño y único en la historia de la ufología, tal y como fue relatado en la prensa local. Pudieron ver en pleno atardecer un disco volador a baja altura sobre su población, inmenso con vuelo ingrávido emitiendo un inquietante zumbido. Sin alas, sin fuselaje similar a los aviones, flotando lentamente.
El párroco local de la iglesia de aquella zona estaba en aquel momento grabando su sermón por radio para sus fieles cuando vio aquello en el cielo, y ni corto ni perezoso se dio cuenta de que estaba en el lugar y en el momento correcto para grabar aquel sonido ante la falta de una cámara que podría habernos dejado una estampa histórica. Aquel sonido, según dijeron los testigos que tuvieron acceso a la grabación y al propio incidente se asemejaba al de los platillos volantes de las series de ciencia-ficción que en aquel momento emitían las televisiones norteamericanas. El platillo fue visto alejarse cerca de unas montañas cercanas. Un suceso forteano más, diríamos, una imaginación colectiva dijeron algunos. 
wn4fffb941
El suceso salió en la prensa y comenzaron los reportes de casi 200 personas que dijeron haberlo visto
Pero resulta que esa misma noche se reunieron unos cuantos testigos que trabajaban para la Universidad de Redlands, el Doctor en Geología Philip Seff, el Doctor en matemáticas Judson Sanderson, el Doctor en Química Reinhold Krantz y el Director de la escuela de Bellas Artes John Brownfield y comentaron todo el incidente. Comenzaron a echar cálculos y a hacer croquis sobre lo que había pasado. Nada de alucinaciones. El objeto había aparecido, se había materializado más bien sobre la calle Columbia y la Avenida Colton y consiguieron trazar la ruta que había seguido en base a diferentes vecinos a los que habían llamado. Triangularon las posiciones y las horas y se dieron cuenta de que aquel objeto había volado a una altitud de unos 900 metros y se había desplazado hacia el Noroeste. Realizó una serie de pausas para después continuar ascendiendo a una increíble velocidad ante la vista de todos. El tamaño aproximado medio estimado fue de 150 metros de diámetro, como un campo de futbol y medio.
Redlands1968
Dibujo original de John Brownfield
El artista del grupo consiguió, en base a su visión y a una serie de entrevistas realizadas ante diversos medios, realizar un dibujo del gran disco. Venía coronado por una luz que alternaba entre el rojo y el verde dando la impresión desde el suelo de que era una luz giratoria, parecida a lo que vemos en las ambulancias. 
Lo más curioso del caso es que debería haberse visto algo en el radar de la Base Norton de las Fuerzas Aéreas Norteamericanas pero lo cierto es que el portavoz de la misma admitió ante los medios que aquello que había sido visto y que salía en la prensa no había dado eco en el radar. Mentira o no, lo cierto es que sí dio eco en otro radar situado más lejos, en la Base March de las fuerzas aéreas cerca de Riverside, a decenas de kilómetros de distancia. Ese detalle era desconcertante. ¿Acaso aquel objeto intermedió en las lecturas de radar de la base más cercana para cubrir sus pasos? ¿Lo hizo en la más cercana porque no tenía radio de alcance para bloquear a la inmediatamente más cercana, la de Riverside?
zh4fffbae7
Recorte de la prensa local con las entrevistas a diferentes testigos de Redlands
Por su parte, el Doctor de Geología Philip Seff, que se erigió en el líder del equipo de investigación universitario llegó a una conclusión más que curiosa: » El objeto no podía ser atribuido a ningún tipo de aeronave conocida en base a las visiones de 200 testigos, a la tecnología de la que constaba y sobre todo de sus dimensiones».
Una muestra más de lo que parece esconder el fenómeno ovni. Avistamientos masivos, invisibles al radar más cercano, sobre poblaciones civiles, y a baja altura. Prácticamente materializándose y huyendo al poco tiempo. Visiones claras, nítidas de cientos de testigos. Silencio casi total por parte de las autoridades y siempre, cuatro o cinco intrépidos hombres (o mujeres) buscando detalles de la verdad. El fenómeno en estado puro, las mismas preguntas, la misma falta de respuestas, pero siempre la fascinación por el mismo.
Investigación: Vicente Fuentes
Ufopolis.com 2015.

La verdadera historia de los hombres de negro

Hollywood siempre ha tendido a ofrecernos sugerentes historias basadas en hechos reales y en la ufología no es una excepción. Pero es la forma en la que se hacen las producciones lo que deslegitima el contenido original en el que están basadas. Muchos de ustedes conocerán a los hombres de negro por la famosa trilogía de Will Smith y Tommy Lee Jones. Comedias que hablaban de unos agentes que protegían y controlaban a curiosos y divertidos seres extraterrestres que estaban infiltrados en la sociedad.

Con el paso del tiempo ese término utilizado en la ufología para determinar un fenómeno real en el que diferentes seres de aspecto humano se presentaban ante testigos o investigadores del fenómeno con el objetivo de que abandonasen sus estudios o de que directamente se olvidasen de lo que habían visto, fue identificado por el público como algo de ficción. Ficción pastelera. Esto mismo ocurre con el fenómeno de los círculos de las cosechas y la película signs en el que el director se permite hasta el lujo de mezclar ese tema con el caso de Kelly Hopkinsville ocurrido en Kentucky en 1954. Todo en uno, señores. Todo vale.

Lo cierto es que el fenómeno a día de hoy sigue produciéndose. Extraños seres que parecen escoltar al presidente Obama y extraños visitantes de dormitorio con vestimentas negras. Pero hace más de sesenta años cuando el fenómeno de los platillos volantes estaba en pleno auge, su presencia era mucho más constante. Sino, que se lo pregunten al señor Albert K. Bender , organizador de la oficina internacional de los platillos volantes, quien en 1953 asegura haber tenido la visita de tres extraños personajes que le hablaban del contenido de un escrito que había mandado por correo a otro investigador.

portada

 

Albert K. Bender

Esa intercepción de correo según esos seres se realizó porque el contenido de los escritos de Bender  exponían un profundo conocimiento sobre el origen de los extraterrestres y la razón de sus visitas a nuestro planeta. Parecería como si desde los comienzos de la investigación ufológica, un poder sobre el poder, un sistema perfectamente organizado controlase todos y cada uno de los movimientos de todo aquel que se acercara minimamente al fenómeno. Ver para creer, pero esto es historia pura y dura.

images

Esquema dibujado por Bender de esta entidad

Bruce Cathie es el protagonista de otro suceso en Nueva Zelanda. Fue abordado en el restaurante de un hotel por otro de estos extraños individuos que le preguntó sin parar por unas fotografías de unas antenas especiales desconocidas para el público. Se las pidió, y éste se negó. Acto seguido el ser le pidió una direccion y un nombre para localizarle, a lo que Cathie se negó de nuevo.

bruce cathie2

 

 

Bruce Cathie

Tras esto aquel ser volvió al hall y nunca más fue visto, exponiendo algunos testigos que prácticamente se había desvanecido. En ese proceso se habría dejado en todo el hall un fuerte olor a descarga eléctrica.

Eduard Christiansen es el siguiente caso ocurrido el 9 de Enero de 1967 en su casa de Wildwood, New Jersey. Christiansen había sido testigo de un encuentro con un OVNI hacía unos días cerca de su casa. Al poco de ocurrir aquello, un hombre llamó a su puerta, presentándose como un funcionario de la oficina de localización de herederos. Medía dos metros, de hombros anchos, 150 kg. Vestía un largo abrigo negro de tela. Ojos saltones, como si padeciese de tiroides, ojos disléxicos, cada uno hacia un lado. Los de Christiansen rápidamente tuvieron muestras de una profunda alteración. Voz metálica, monótona y fría. Y un detalle espectacular: un cable de color verde que le salía de manera surreal del calcetín. El aspecto que según Christiansen tenía aquel ser no difería mucho de los seres biomecánicos vistos en algunas películas actuales de ciencia ficción. Su tez era blanca y pálida.

mib

 

Retrato robot de un hombre de negro real realizado por Liza Phoenix

Y un detalle interesante: las pastillas. Aquel ser, que derivó rápidamente su conversación hacia el tema OVNI, pidiéndole al principio e imponiéndole con una actitud más severa que olvidara todo lo referente al encuentro por su propia seguridad, le pidió un vaso de agua para tomarselo en un intervalo de tiempo no superior a los 10 minutos. Este detalle también ocurrió en congresos ufológicos españoles de los años 70 ante estupor de los presentes. Estos seres parecen mostrar un enrojecimiento de la piel sino se toman esas misteriosas pastillas amarillas. Un siniestro Cadillac Negro de 1953 y con las luces apagadas le esperaba a la salida del ser. Nuevo y como recién salido de fábrica. Yo todo porque aquel testigo había comentado a conocidos y familiares que había visto un OVNI.

Parece que la clave del enigma estriba en un control absoluto sobre toda la información que pudiese manejar la población con respecto a ese tema. El objetivo era siempre hacer callar a testigos y confiscar pruebas que podrían evidenciar existencia extraterrestre.

roswell

 

Uno de los soldados de la mítica rueda de prensa en la que comenzó la falsedad oficial en torno al fenómeno OVNI.

 

Estos hombres de negro funcionarían como auténticos SILENCIADORES. Algunos de ellos fueron vistos entrevistando a testigos del caso Roswell en 1947.

Pero no estamos hablando de encuentros con personas normales. Los testigos aseguran tener tiempos perdidos en su presencia, experimentan comunicaciones telepáticas y oníricas. Todo ante seres inexpresivos que no paran de mirarles fijamente, que parecen seres humanos pero no tienen aliento de vida. Se mueven en ese inquietante valle de lo que parece real pero no lo es.

Entre sus muchas acciones también se encuentran supuestamente las simulaciones de accidentes y todo tipo de coacciones. Se muestran corteses pero amenazantes y casi siempre actúan ante personas que normalmente están solas, interesándose por archivos y documentos de todo tipo como en el caso de Nicola Tesla en los años cuarenta y en el del señor Alfrey en 1996 con documentos que pertenecían al propio Tesla.

¿Cómo saben lo que el testigo ha visto, tiene, o piensa?  La teoría del control total por parte de un poder que está por encima de todo lo entendible siempre ha sido una explicación plausible en los expertos en el tema. Máxime cuando la propia CIA o la KGB niegan rotundamente su existencia e incluso llegan a destinar partidas presupuestarias para intentar saber quiénes son esos seres que se presentan como funcionarios públicos, normalmente con acreditaciones e identidades completamente falsas.

bill_moore

 El investigador Bill Moore

Según el experto Bill Moore, este tipo de seres pertenecerían a una unidad de investigaciones especiales de la Fuerza Aérea fundada en 1948ª raíz de otros dos casos similares a Roswell.  Una de las misiones de esta agencia es la de proteger la tecnología, los programas y al personal sobre una crisis global de “amenazas externas” relacionada con un posible conflicto con entidades hostiles ajenas a la tierra.

El caso del investigador Herbert Hopkins, ocurrido en Maine en 1976 es uno de los más detallados. El ser se presentó en su casa sugiriéndole un cambio radical en el enfoque de sus investigaciones. Calvo, sin cejas, ni pestañas, de piel pálida y un detalle interesante: los labios pintados, hizo desaparecer unas monedas y se despidió con la frase “Mi energía se está agotando, debo irme”. En esta misma época, varios investigadores afirmaron que fueron visitados por extraños hombres que también les sugerían cambiar los datos de sus investigaciones.

herbert_hopkins

 

Herbert Hopkins

Parecería que estos seres igualmente tendrían cierto dominio sobre la materia y la energía, a tenor de las declaraciones de Hopkins. A raíz de este encuentro, este investigador que trabajaba en un caso de teleportación abandonó todos sus estudios y grabó todas las cintas de sus investigaciones.

Por otro lado tenemos el caso de John Keel, famoso por su libro de “las profecías del Mothman”, que también dice haber sufrido la visita de estos extraños seres en la sombra que parecen controlar el desarrollo de la información de la sociedad contemporánea. Keel exponía otro detalle interesante: los seres parecían conocer datos de su personalidad y de su vida privada que eran muy íntimos, imposibles de saber por cualquier persona o cualquier gobierno por muy entrometido que fuera.

john keel

 

John Keel

También como curiosidad en el famoso caso del videojuego  “Polybius” estrenado en algunas salas de EE.UU. en los años 80 y del que se dice que creaba comportamientos obsesivos y alucinaciones también se les vio observando a las “victimas” de lo que casi podríamos denominar un experimento social con un videojuego al alcance del público.

polybius

 

La mítica recreativa Polybius

Pero las autoridades siempre se tomaron en serie la existencia de estos seres con apariencia de hombres. La existencia  de hechos extraños fue aceptada por las Fuerzas Aereas de los EEUU, que estaban al corriente de que personas que se hacian pasar por miembros de la USAF visitaban testigos de OVNIs. En febrero de 1967, el coronel George P. Freeman, portavoz del Pentágono para el proyecto Blue Book de la USAF, declaro al investigador John Keel en el transcurso de una entrevista lo sieguiente: «Hombres misteriosos con uniforme de las Fuerzas Aéreas, o luciendo credenciales de agencias gubernamentales, han venido silenciando a testigos de OVNIs. Hemos comprobado gran cantidad de casos, y ninguno de estos hombres está vinculado a las Fuerzas Aéreas. Hasta ahora no hemos sido capaces de descubrir nada acerca de esos hombres. Al hacerse pasar por oficiales de la Fuerza Aérea o por agentes del gobierno están cometiendo un delito federal. Estamos seguros de atrapar alguno. Por desgracia, el rastro esta ya demasiado frío cuando nos enteramos de algunos de estos casos, pero seguimos intentandolo».

bluebook

En 1976, Carmen Cuneo, una testigo canadiense, fue avisada por un misterioso visitante para que dejara de contar su experiencia y abandonara el caso, o de lo contrario sería visitada por otros tres Hombres de Negro.

«Le dije: ¿y esto que significa?

– Bien – respondió él – podría causarle molestias… quizás algunas heridas. El tono, leído así puede resultar hasta cómico, pero no cabe duda de que este tipo de experiencias siempre terminaban con coacciones o amenazas fundadas que hacían que gran parte de los testigos olvidaran o abandonaran sus estudios relacionados con el tema OVNI. Su efectividad en la coacción, o en la hipnosis realizada durante la misma podríamos decir que era bastante alta.

Un año antes, en 1975, Carlos De los Santos, testigo OVNI mexicano, fue detenido cuando se dirigia a una entrevista en televisión, no por una, sino por dos limusinas negras, y uno de los ocupantes, vestido de negro y de aspecto escandinavo, le dijo :»Cuidado chico, si aprecias tu vida y la de tu familia, no vuelvas a hablar de tu visión». Absurdo en nuestros días. Pero tenemos también que ser conscientes que el tema de los OVNIS en los años 70 era tratado con muchísimo más respeto por la sociedad y hasta la prensa publicaba diariamente testimonios y casos en todos los países del mundo. En aquel momento sí era peligroso hablar de ello. Hoy, gracias a la manipulación de los medios generalistas (y créanme, la hay y es tremendamente brutal), el fenómeno está desprestigiado y solo se interesa por él una minoría rebelde que no deja que nadie piense por ellos.

ser

 

Retrato de uno de estos misteriosos seres con aspecto de humanos.

Es interesante observar la teoría del experto David Tansle que sugiere que se trata de entidades psiquicas representativas de las fuerzas ocultas que tratarian de evitar la expansion del verdadero conocimiento. Ademas, casi siempre esto extraños sujetos, aparecen cuando el testigo esta solo. En el caso del Dr. Hopkins, por ejemplo, el visitante tuvo mucho cuidado en llamar cuando la esposa y los hijos estaban fuera, y comprobó ese extremo antes de presentarse. La conclusión debe ser que entre los Hombres de Negro y sus testigos se establece una comunicación distinta, algún lazo paranormal, que sea completamente interpersonal, sin interrupciones. Sus desapariciones de la escena son también todo un misterio, ya que esos cadillacs negros según muchos testigos aparecen prácticamente de la nada. ¿Donde están cuando no visitan a los testigos? ?¿Donde están guardados? ¿Nunca se los ve en choques o accidentes? ¿Es posible que se materialicen desde otro nivel existencial cuando son necesarios?

Por otro lado también están presentes en famosos casos de abducidos como el de Antonio Villas Boas en 1957, y también se les ha relacionado con el caso UMMO, del que se virtió información falsa para manipular el tema en años posteriores al verdadero suceso.

En algunos casos se expone que este tipo de seres son totalmente calvos y tienen una tez aceitunada. Otros aparecen en la casuística con pelo oscuro y lacio. También se les ha llegado a ver con identificaciones con emblemas extraños, y un tema interesante: símbolos irreconocibles pintados en sus coches.

men in black3

 

Retrato robot de uno de estos seres

Por otra parte no podemos dejar de exponer la presencia de estas misteriosas entidades relacionadas con la muerte de personas importantes de la historia. El propio Mozart sufrió y se obsesionó con la visita de un extraño personaje similar a los descritos en este artículo. Thomas Edward, más conocido en occidente como la persona que inspiró el personaje de Lawrence de Arabia tuvo un encuentro con otra de estas limusinas, en medio del desierto en el momento de su muerte. El secretario de las naciones unidas Dag Hammarskjold muerto en accidente de avión el 17 de Septiembre de 1961 también aseguró haber tenido este tipo de encuentros previo a su absurdo accidente. Hammarskjold era considerado un hombre profundamente tolerante y justo y en su mandato realizó una labor pacificadora en plena guerra fría, acción que pudo no ser muy del gusto de estas entidades, que parecen también querer guiar a la humanidad al sufrimiento y al dolor.

Ufopolis 2013