¿Tuvieron contactos extraterrestres los nativos americanos?

Si el fenómeno OVNI no fuera un acontecimiento moderno sino que viniera teniendo lugar desde los tiempos más arcaicos, un indicio podría verse en que el folklore y las leyendas de las primitivas sociedades ante las que este enigmático fenómeno se hubiera mostrado, se verían influidas por estos eventos relatando los acontecimientos con los conocimientos con los que contaban y tratando de darles explicación de acuerdo a sus creencias.

Constantemente en tradiciones orales y fuentes escritas por todo el mundo aparecen sugerentes historias sobre singulares luces voladoras, máquinas imposibles o desconcertantes seres provenientes de más allá del cielo, y algunas culturas, como las nativas americanas, cuentan con una gran, aunque poco conocida, riqueza en este tipo de relatos.

Concretamente las leyendas de la nación Cherokee son susceptibles de que, mediante una interpretación actual, representen vívidos encuentros con lo desconocido acontecidos hace varios siglos. Encuentros que han quedado grabados en el corazón de la sociedad Cherokee gracias a la tradición oral y al deseo de conservación de su propia cultura.

chief
Son varias las sociedades que cuentan con este tipo de extraños relatos.

Varios de estos relatos han podido ser conservados y transmitidos mediante fuentes escritas surgidas del trabajo de los antropólogos que, mayoritariamente durante el s. XIX, convivieron con este grupo étnico redactando con gran celo cada una de las historias, mitos, leyendas y lugares sagrados que resultaban de tremenda importancia para los habitantes nativos del Sudeste de los Estados Unidos.

Parece que los Cherokee son un grupo humano que despertó el interés de ciertas entidades pues son muchos los relatos que hablan de extraños seres en intrigantes situaciones. Uno de ellos fue por primera vez publicado en el año 1888 ante la sociedad occidental, en una época en la que el hombre todavía soñaba con poder volar, y responde al título de ‘’Cómo son las estrellas’’. En una ocasión un grupo de caza se encontraba pernoctando en las montañas cuando se vieron sorprendidos por dos luces ‘’como dos grandes estrellas’’ que se movían velozmente dibujando el límite con el que las siluetas de las colinas cercanas recortaban el horizonte. Todo el grupo las observó, maravillado y con gran atención hasta que se perdieron tras las colinas pero volvieron a mostrarse durante la siguiente noche. ¿Qué podían ser aquellas luces que se movían a voluntad en el cielo nocturno? El grupo entonces debatió sobre el asunto y entre todos decidieron que al día siguiente se internarían en la zona donde habían visto aparecer las luces para poder satisfacer su curiosidad.

cherokee girl
Muchas historias de diferentes culturas hablan sobre luces en el cielo.

A la mañana siguiente todos se dirigieron al lugar acordado y comenzaron a buscar con tesón la fuente de aquellas traviesas luces. Al cabo de un tiempo dieron con unas pequeñas criaturas de cuerpos redondos que estaban cubiertas de suave pelo y finas plumas que resplandecían y lanzaban chispas, y de entre ellas asomaban pequeñas cabezas. Los cazadores, orgullosos de su descubrimiento, llevaron a las criaturas consigo de vuelta al campamento con la intención de mostrarlas ante el resto del poblado. Así descubrieron que durante las noches estos seres brillaban con un potente fulgor, sin embargo durante el día no parecían tener esa capacidad mostrándose como pequeños seres de pelaje grisáceo. Si bien cuando el viento soplaba se llevaba con él pequeñas chispas que arrancaba de la crin de los misteriosos seres.

Durante todo el tiempo que estuvieron cautivas aquellas criaturas permanecieron en calma hasta que durante la séptima noche estallaron en llamas ‘’como bolas de fuego’’ y se alzaron en vuelo a gran velocidad hasta convertirse en pequeños y distantes puntos en el cielo. Los cazadores entonces llegaron a la conclusión de que eran estrellas.

Otro aspecto interesante de la mitología de esta cultura corresponde a la existencia de ‘’la gente pequeña’’. En el folklore Cherokee se relata que conviven con una raza de seres de tan pequeña estatura que habitan en las cavernas de las montañas y que están presentes en varias de sus leyendas. Estos seres son frecuentemente identificados con espíritus de carácter agradable que disfrutan de la música, hablan su propio idioma pero también pueden comunicarse en la lengua de las gentes con las que se encuentran y se encargan de enseñar valores a la humanidad, si bien en varias ocasiones muestran un carácter travieso y hasta maligno llegando incluso a secuestrar niños.

dancer
¿Podría una cultura tan apegada a la naturaleza como la Cherokee haber estado en contacto con estos seres?

Una leyenda referente a estos seres narra la historia de un niño que no quería crecer, no quería pensar en lo que haría cuando fuera mayor y sólo quería jugar y preocuparse de cosas infantiles. Un día su padre le dijo que era tiempo de que comenzara a aprender a ser un hombre y que al día siguiente tendría que atender a las lecciones de su tío sobre tal asunto. El chico quedó desolado y fue a la orilla del río a llorar y allí se encontró con la gente pequeña que le propuso que se uniera a ellos y así no tendría que crecer, le dijeron que hablarían con el creador para que le convirtiera en uno de ellos y les enviara una visión a sus padres para que supieran que iba a encontrarse bien. El chico lo pensó durante varios días y finalmente decidió marchar con la gente pequeña.

Varios relatos de los Cherokee exponen hechos singulares que desde una interpretación moderna sugieren manifestaciones del fenómeno. Existe un relato de un extraño objeto volador que una vez fue visto por la tribu y cuyos testigos lo describieron como un ‘’gigante volador con una cabeza resplandeciente como el sol’’ que sobrevoló la zona y se mantuvo un tiempo estático en el aire de forma vigilante, tomó tierra y al cabo de un tiempo volvió a alzar el vuelo y se perdió en el cielo. Cuando varias personas se acercaron al lugar donde este gigante se había posado, encontraron que toda la hierba que había tocado estaba quemada.

horse
¿Qué tipo de explicación podían dar a los extraños eventos relatados?

¿Sucedieron estos hechos realmente quedando plasmados en la cultura de la nación Cherokee? No parece descabellado pensar que hace varios siglos esta sociedad se encontrara ante extrañas situaciones que describieron según su vivencia y a las que dieron la explicación que por aquel entonces se antojaba más lógica. Así, unos curiosos seres brillantes que podían volar y se dejaban ver como luces en el cielo, no podían ser otra cosa que estrellas y se identifica con un gigante un enorme objeto volador cuya superficie reflejando la luz del solar o tal vez, emitiendo una potente luz propia, era resplandeciente como el propio sol. Un objeto que, como en gran cantidad de casos de encuentros con el fenómeno más recientes, tiene la característica de dejar una quemadura en el lugar donde ha aterrizado. Y el gran número de relatos existentes sobre la gente pequeña guardan similitud con el folklore presente en todo el mundo acerca de pequeños seres que, según el lugar, adoptan diferentes nombres como elfos, hadas, duendes o gnomos. Pero que a su vez, podrían corresponder a la descripciones de extraños seres salidos de sorprendentes naves descritos por varios testigos del fenómeno OVNI ¿Estaban describiendo estos pueblos, sin saberlo, encuentros con seres y objetos voladores de este fenómeno?

Si os ha gustado este artículo os recomendamos ver los siguientes videoprogramas de extraños encuentros que tienen como protagonistas a los seres que posiblemente tuvieron contactos con aquellos moradores de América por ser contemporáneos con ellos.., en Rusia, concretamente en la Zona M. También os invitamos a ver el programa que hicimos sobre supuestos seres con máscaras de faraones, y el programa especial que enlaza con el enigma de los intraterrenos de los que también hablaban los indios nativos americanos, llamándolos «hombres hormiga».

La Zona M

Alienígenas con máscaras de faraones

Expediciones al centro de la tierra ocultadas por los gobiernos

Esperamos que sean de su agrado.

 

Ufopolis.com 2016

¿Fue real la historia del diluvio universal? – Leyendas de África y Oceanía

Como ya hemos apuntado, resultaría lógico pensar que la coincidente y reiterada mención al evento del diluvio por parte de todas las civilizaciones del planeta responda a un evento real que tuvo lugar hace milenios. También son muchos los estudios y teorías que parecen indicar que efectivamente se diera una gran inundación como resultado del deshielo tras la finalización de la última era glacial, pero son muchas más las similitudes entre todos los relatos que se dan entre pueblos que no tuvieron contacto entre sí, y es que son numerosas las referencias a que la inundación fue un acto que partió de la voluntad de los dioses que pretendían con ella erradicar a toda la humanidad del planeta.

No sólo aparece este relato entre los pueblos de Europa o América sino que varias tribus del continente africano cuentan con exactamente la misma historia en su tradición. Un ejemplo de ello es la versión que cuenta la tribu de los Massai en Kenia. En este relato el dios supremo fue En-Kai que decidió destruir a la pecaminosa raza humana salvando al único hombre recto, cuyo nombre en lugar del famoso Noé es Tumbainot y que, con su familia, construyó un arca que llenó con varios animales. Llegaron las lluvias y todo pereció bajo el agua a excepción del arca y su contenido y una paloma y un buitre fueron las aves encargadas de traer la nueva de que había tierra firme una vez la tormenta hubo cesado.

deluge3
De las tribus más pequeñas a las civilizaciones más representativas, en todas se cuenta el relato del diluvio

La misma historia se narra en Tanzania en la que dios avisó a algunos hombres de la inminente catástrofe, los cuales se resguardaron en un barco junto a animales y semillas y esta vez, fueron una paloma y un halcón las aves que comprobaron el nivel de las aguas.

Una leyenda parecida cuenta la tribu de los Yoruba en Nigeria. Aquí fue una vengativa diosa la encargada de mandar el diluvio sobre la Tierra para destruir a los hombres y recuperar las tierras que le habían sido negadas en beneficio de la humanidad.

Parece que los antiguos egipcios también hablaron de un diluvio que decidió crear el dios Atum ante la desobediencia de los hombres en la pretensión de devolver la Tierra a su estado original de aguas primordiales.

Y al otro lado del mundo, en Australia, las tribus cercanas al área de Queensland también hablan de una gran inundación a la que sólo sobrevivieron aquellos que fueron a buscar refugio en la montaña más alta de la región.

La tan extendida historia puede ser hallada entre las tribus aborígenes de Victoria, que cuentan que fue Bungil, el dios creador, quien creó y mandó el diluvio sobre los hombres por su malicia. Todos perecieron a excepción de aquellas personas a las que el dios tenía en estima y que convirtió en estrellas.

TABLEAU REPRESANTANT UN DELUGE
Este mito no ha tenido ningún tipo de barrera geográfica en su expansión por el planeta

En Nueva Zelanda, el relato presenta algunas diferencias con respecto a las narraciones de sus vecinos australianos. Según los Maoríes el diluvio llegó como consecuencia de las plegarias de dos profetas ya que los pueblos se habían vuelto perversos y beligerantes y ya no se respetaba el culto a los dioses. Así construyeron una balsa, la llenaron con provisiones y algunos animales y afrontaron el diluvio del que consiguieron salvarse contadas personas y cesó cuando ellos mismos así lo dispusieron con sus rezos.

Muy interesante es la leyenda que narran los Samo-Kubo pobladores de la zona occidental de Papua Nueva Guinea. Ellos cuentan que hace mucho tiempo los hombres enfurecieron a los dioses lagarto debido al incesante ruido que emitían, así que los dioses lagarto hicieron que lloviera durante días y el nivel del agua subió rápidamente. Todos se ahogaron y sólo consiguieron salvarse dos hermanos que pudieron construir una balsa.

Las pequeñas islas y archipiélagos del Océano Pacífico también esconden interesantes leyendas sobre el diluvio universal y de su relación con estos dioses lagarto.

Tal es el ejemplo existente en el folklore de la isla de Nanumanga, ubicada al Sur del Océano Pacífico. Según relatan sus habitantes, el diluvio fue causado por una serpiente marina que tomó la forma de una mujer y casó con un hombre, juntos dieron origen al ser humano actual.

9186481_orig
Incluso en las islas más pequeñas se habla de la gran inundación

Asimismo, una de las muchas leyendas de Hawaii que refieren grandes y catastróficas inundaciones indica que una de ellas fue debida a que dios quiso castigar a los hombres porque se habían vuelto malvados. Nu’u y su familia fueron los elegidos para sobrevivir al desastre pues el mismo dios exterminador les otorgó un arca, que los nativos llamaron la ‘’gran canoa’’ por sus evidentes proporciones y que poseía techos como las casas. Aunque en otra versión narrada en el mismo archipiélago a Nu’u no le fue regalada la embarcación sino que hubo de construirla; embarcó en la nave junto a su mujer, sus tres hijos y una pareja de cada ser viviente. Al término de la aventura, toda la familia ofreció un sacrificio a los dioses.

La misteriosa Isla de Pascua no podía ser la excepción y sus habitantes conservan en sus tradiciones relatos relacionados con la gran inundación que habría causado el hundimiento de varias islas. Los nativos claman que sus antepasados recibieron a los supervivientes de Hiva, tierra que desapareció en la catástrofe y que de entre ellos, siete sabios, a los que llamaron ‘’los hombres iluminados’’ inspeccionaron toda la isla en busca de los lugares propicios donde levantar unos montículos sagrados.

inundacion
¿Podría este mito tener relación con la perdida Atlántida?

Una de las consecuencias lógicas de que este evento realmente hubiera tenido lugar sería precisamente el hundimiento de tierra e islas bajo el rugir de las aguas; lo que relacionaría el mito del diluvio universal con el mito del desaparecido continente de la Atlántida. ¿Sería posible que el mítico continente se hundiera en esta catástrofe y que los supervivientes del desastre emigraran buscando refugio a varias localidades del planeta? De ser así, estarían presentes en las tradiciones de estas naciones como parece indicar el folklore de los habitantes de la isla de Pascua y también aportaría una razón a las tremendas similitudes culturales de varias naciones que no tuvieron contacto entre sí. ¿Podría, este pueblo, ser la fuente común?

Citando a Stephen D. Peet en su libro ‘’La historia del diluvio’’:

‘’Existen muchas descripciones del renombrado evento. Algunas vienen de historiadores griegos, algunas, de registros babilonios; otras, de las tablillas cuneiformes y aun así, muchas más de la mitología y tradiciones de diferentes naciones, podríamos decir que tal evento no tuvo lugar, ni en los tiempos antiguos ni en los modernos sin tener mejores pruebas o más registros, que este que es tan bellamente aunque brevemente descrito en las sagradas escrituras. Es uno de los eventos que parece ser común a las naciones más distantes – En Australia, en India, En China, en Escandinavia y en varias regiones de América. Es cierto que muchos ven en esta historia la repetición en las regiones distantes refiriéndose a inundaciones locales o como el resultado del contacto con la civilización, que la trajeron de los países históricos y aun así, la similitud de la historia es tanta como para hacer de esta explicación insatisfactoria. ’’

 

-¿Fue real la historia del diluvio universal? Leyendas americanas-

La idea de una gran catástrofe en forma de gran inundación que asoló la Tierra destruyendo la mayor parte del planeta está presente en la memoria colectiva de las culturas más representativas del mundo, dibujando los diversos mitos el fatal evento en las leyendas que otorgan identidad a cada nación y que, sin embargo, tienen tantas características en común que, en muchas ocasiones, parece que pudiera tratarse de la misma historia contada de diferentes formas.

Como ya se ha mencionado, el mito de la gran inundación no es exclusivo del continente euroasiático sino que encontramos también referencias al diluvio en las mitologías del resto de continentes del planeta. Como ponen de manifiesto las diferentes leyendas americanas.

En Norte América existen varias tribus con leyendas que hablan de una inundación de enormes proporciones. Tal es el caso de la tribu de los Hopi, según cuya cosmogonía habitamos el cuarto mundo resultante de diferentes creaciones. Los mundos previos fueron destruidos, el tercero de ellos por una gran inundación debido a que el comportamiento de la gente no se adaptaba a las reglas que el dios Tawa había designado, la humanidad era perversa. Algunos hombres consiguieron salvarse gracias a la ayuda de otro dios: ‘’La Abuela Araña’’ una diosa de la Tierra que actúa como ente creador. Este ser advierte a los más justos de entre los hombres y les indica que se resguarden en juncos huecos que actuaron como barcas durante la tormenta.

hopi
La similitud entre los mitos de diferentes culturas es sorprendente

También en Norteamérica, la tribu de los Saanich, autóctonos del estado de Washington y en el Suroeste de Canadá, cuentan con una leyenda sobre el diluvio. El dios creador Xáls enseñó a los hombres a trabajar la tierra y un código de comportamiento, tras muchos años el hombre dejó de vivir según este código lo que enfureció al dios que les habló del diluvio que iba a crear. Aquellos que atendieron a la advertencia se dirigieron a la montaña más alta y se ataron a las copas de los árboles mientras el nivel del agua subía con rapidez hasta que llegó a cubrir incluso los árboles por lo que los pocos supervivientes que quedaron se vieron relegados a sus canoas en las que comenzaron a pedir clemencia. Un tiempo después apareció un cuervo portando una rama en el pico que les indicó la localización de una montaña por encima del nivel del agua. Después de escuchar las oraciones de su pueblo, este dios prometió no volver a realizar un castigo por medio del agua.

Sus vecinos, los Comox, cuentan con una leyenda parecida en su haber a la que llaman ‘’la leyenda de Queneesh’’ en la que uno de los ancianos de la tribu es capaz de advertir a todo el pueblo del gran desastre que se avecina ya que una voz así se lo indica en un sueño. Rápidamente toda la tribu se pone manos a la obra para prepararse para el evento y buscan refugio en el alto glaciar de Queneesh.

82140905528695fde73cd03fff2dd68d
Casi todas las tribus ancestrales del continente americano guardan un relato acerca de una inundación de enormes proporciones

Así mismo, la tribu de los Anishinaabe, pobladores de Canadá y el Norte de los Estados Unidos, conservan en su tradición oral la leyenda de cómo aconteció un gran diluvio para castigar a los hombres por sus malas acciones ya que se habían vuelto los unos contra los otros. El dios Kitchi-Manitou, fue el encargado de purificar el planeta. El único en salvarse es Nanaboozhoo junto con algunos animales en un tronco flotando sobre las aguas y haciendo turnos todas las criaturas para dormir sobre el mismo.

Casi todas las tribus de esquimales hablan también del fatal evento, los Innuit, los Tchiglit, los Lingint, los Netsilik y hasta en Groenlandia las leyendas son parecidas. Según la mayoría de ellas el nivel del agua comenzó a aumentar rápidamente y sólo consiguieron salvarse los que tuvieron más fortuna en sus canoas o en lo alto de alguna montaña. En esta ocasión no fue un dios quién avisó a algún hombre buscando su salvación sino que algún miembro de la tribu, usualmente el más sabio, tuvo una visión y pudo prevenir a sus vecinos.

Eskimo2
El mito del diluvio tiene cabida hasta en los lugares más inaccesibles

Asimismo, son muchas las tribus del Norte del continente que determinan a un dios como el responsable de toda la destrucción. Para la tribu Tsinshia de la Columbia británica fue la diosa Laxha a la que perturbaba el ruido que emitían los hombres y decidió destruirlos por sus malas acciones, para los Skokomish y los Skagit, nativos del estado de Washington, el responsable fue el Gran Espíritu para castigar la perversidad de los hombres aunque para sus vecinos los Nisqually la causa principal fue la alta población humana que debía ser menguada. Para los Pawnee, autóctonos de Nebraska, el motivo del diluvio fue el exterminio de los perversos gigantes, que habitaban el mundo antes de que los hombres lo hicieran. Sin embargo, según los navajos, la razón del diluvio fue la destrucción de las diferentes razas de ‘’gente insecto’’ que habitaban el planeta, algunos de ellos lograron salvarse y llegaron a habitar con el hombre posteriormente por lo que hubo de mandarse un segundo diluvio.

Hacia el sur del continente, en la mitología mapuche, se relata la historia de cómo uno de los dos dioses serpiente planea exterminar a la humanidad por medio de un diluvio mientras el otro dios serpiente advierte a los hombres consiguiendo dar refugio a algunos durante la tormenta y salvando así la vida humana en el planeta.

(MAYA FLOOD)
Son muchas las menciones a irascibles dioses reptiles que pretendieron acabar con el hombre

También para los mayas fue un dios reptil el encargado de traer la inundación al mundo. Él mismo, que había creado a los primeros hombres, decidió destruirlos ya que su comportamiento no era del agrado de los dioses. Cuatro intentos diferentes se hicieron para crear hombres que rindieran a los dioses el culto que ellos creían merecer y fue la destrucción de la tercera versión de los mismos la que sucumbió ante el diluvio, finalmente dieron con un hombre capaz de adorarles adecuadamente.

Y según los aztecas la responsable del diluvio fue la diosa Chalchitlicue que dejo caer toda el agua del cielo sobre la Tierra convirtiendo a los humanos en peces. Pero son varios los pueblos de esta área los que hablan de leyendas parecidas, para los toltecas el responsable de la destrucción fue el dios Quetzalcoatl.

En las leyendas Incas fue el dios Viracocha quien decidió acabar con los insolentes gigantes que había creado y que no cumplían con sus designios por medio de la recurrente inundación a la que sólo sobrevivieron un hombre y una mujer que repoblarían el mundo.

Danby-deluge
¿Atienden estos relatos a una única fuente común que se extendió por todo el planeta o a un evento que realmente tuvo lugar y que conservaron los supervivientes?

Atendiendo al mito guaraní, el detonante de la catástrofe fue un hombre que cometió incesto lo que enfureció a los dioses, que hasta entonces habían convivido con los hombres, y crearon un diluvio destruyendo la Tierra para más tarde crear una segunda versión de la misma. También se hace mención en las culturas caribeñas y en algunas tribus de la Patagonia a la fuerte tormenta que arrasó el mundo. Y el pueblo ecuatoriano Cañarí narra una leyenda similar en su tradición por la cual únicamente dos hermanos sobrevivieron a la inundación al resguardarse en lo alto de una montaña, al bajar las aguas volvieron a su hogar y cada vez que salían de caza, al volver se encontraban con que la comida ya estaba preparada; finalmente descubrieron que era una mujer que también había sobrevivido, la responsable de los regalos. Uno de los hermanos la hizo su esposa y juntos crearon una nueva humanidad.

Son muchos los pueblos que guardan registro de la destrucción casi completa de toda la raza humana siempre por unos dioses que, descontentos con la humanidad, se percatan de su error en la creación de la misma y deciden destruirla en unas historias que frecuentemente están imbuidas de un sentimiento de culpabilidad que se manifiesta en hacer de la razón para tal desproporcionada acción un castigo merecido. Si bien, aunque en ocasiones toda la creación es borrada y rehecha desde la nada de nuevo, normalmente existe una figura o varias que consiguen sobrevivir al desastre bien porque han sido elegidas por algún dios benefactor que decide salvarlas por una buena cualidad que les caracteriza o bien porque estas figuras en sí mismas fueron más astutas que los propios dioses.

Descubierto el origen de los niños con los ojos totalmente negros

Vicente Fuentes narra el increíble relato de los indios iroquois al respecto de la aparición en el siglo XVII de los mismos niños con los ojos negros que protagonizan los mismos incidentes en el siglo XXI. Estudiaremos su relación con el orenda , una definición para el bien y el otkon, otra para el mal en donde aparecen unos misteriosos seres de aspecto no humano y una no menos intrigante relación con los niños de la tribu…

Terminaremos el programa con una experiencia en la que un testigo recientemente habría dejado pasar a su casa a tres de estos niños…

Esperamos que el programa sea de su agrado.

Ufopolis.com 2015

 

Ciclo gigantes mitológicos VII: Colosos alrededor del mundo

La figura del gigante se presenta como un recurso universal en el abanico de seres sobrenaturales de los diferentes folklores de todo el planeta en una impresionante coincidencia por la que todas las culturas hayan incluido a estos seres en sus leyendas y sus acontecimientos.

En nuestro recorrido por las diferentes aunque similares historias antiguas acerca de estas criaturas encontramos a los Ispolini de la mitología Búlgara. Gigantes que fueron las segunda raza que pobló la Tierra, siendo la primera de ellas los enanos y la tercera y definitiva, los seres humanos.

Los Ispolini fueron creados como oposición a los enanos o gente pequeña ya que eran demasiado pequeños como para poder sobrevivir en el medio. El segundo intento, los gigantes, resultaron ser demasiado grandes para el mismo fin por lo que dios los destruyó.

resting_giant_by_merl1ncz-d424veo
En todos los relatos los gigantes acaban de la misma forma: aniquilados

Son descritos como criaturas enormes que, dependiendo del relato, también eran cíclopes. Gustaban de comer carne cruda y sus enemigos naturales eran los dragones.

En el poema épico nacional estonio de título: ‘’Kalevipoeg’’ se narra la historia del héroe de mismo nombre, literalmente, ‘’hijo de Kalev’’. Este personaje, al igual que la mayoría de los gigantes, se caracterizaba por tener un temperamento muy irascible y violento y era conocida su tendencia a zanjar las discusiones mediante algún asesinato.

Es interesante ver que también en el antiguo folklore estonio ya se menciona a un malvado gigante llamado Kalev.

El protagonista de este poema parte hacia la vecina Finlandia, país que también cuenta con sus propias historias de gigantes o Jättilaiset, con la intención de liberar a su madre que había sido raptada.

Durante su viaje compra una espada a un herrero pero, dejándose llevar por su descontrolado temperamento, mata al hijo del forjador en una disputa resultando que la espada queda maldita por el herrero.

kalevipoeg
En ocasiones, estos seres no son sólo parte del folklore de un pueblo sino que constituyen la figura principal de la tradición épica de una nación

Más tarde el gigante pierde la espada, se convierte en rey y viaja a los límites de la Tierra. Finalmente muere a causa de la espada maldita que se hallaba aguardando en el lecho de un río a que el gigante fuera a cruzar dicho río en algún viaje, así le cercenó las piernas a su paso.

Ya en el más allá, un grupo de dioses decidieron revivir al gigante y darle piernas de nuevo para convertirle en el guardián de las puertas del infierno.

También existen historias de gigantes en España, este es el caso de los Jentilak del País Vasco. Unos seres de gran altura, fuerza y muy peludos a los que se tiene, en las leyendas, por los responsables de la construcción de los monumentos megalíticos de la zona.

Se dice que convivían con el pueblo vasco sin necesidad de ocultar su presencia y que enseñaron algunas artes a los hombres.

El relato del final de estos gigantes que seguramente fue impuesto por el cristianismo en su pretensión de dar fin a cualquier elemento pagano, nos dice que, en una ocasión, los Jentilak vieron una extraña luz en el cielo que no pudieron identificar por lo que acudieron al más anciano y sabio de su especie que reconoció a aquella luz como Cristo lo que vaticinó el final de sus días.

jentilak
Son muchas las alusiones a los gigantes como responsables de la construcción de diversos monumentos megalíticos

Quién sabe si el cristianismo no adaptaría el relato de una extraña luz que realmente se vio en los cielos.

Otra figura muy parecida a la de los Jentilak que también aparece en este folklore es la de los Mairuak, otros gigantes constructores de dólmenes.

El mito del gigante que sostiene los cielos para que no caigan sobre la Tierra aparece en diferentes culturas. Cómo ya vimos con anterioridad, un ejemplo de ello se encuentra en la mitología hurrita. En este caso, el nombre del gigante es Upelleru y sostiene la bóveda celeste de forma parecida a la de Atlas cumpliendo su castigo.

En el continente africano también existen leyendas sobre pueblos de gigantes. Por ejemplo, en Chad, se cuenta que existían los enormes Saos, que vivían en paz en sus propias comunidades hasta la llegada de los musulmanes que quisieron obligarles a convertirse a su fe provocando una guerra en la que acabaron con la mayoría.

Igualmente, en Nigeria, se habla de un tiempo en el que vivían hombres tan altos que superaban en estatura a los árboles, unos gigantes que poseían gran sabiduría y que llegaron hasta allí desde todo el continente.

4440357989_bfcef635bc
Existen leyendas sobre gigantes en todos los continentes

Y Asia no podía ser la excepción, una leyenda del pueblo japonés cuenta como sus ancestros llegaron hasta las islas desde el continente obligados por una gran catástrofe sucedida hace 3000 años. Al llegar, se encontraron con unos gigantes peludos y de largas piernas con los que batallaron largo tiempo hasta que finalmente acabaron con ellos.

En la mitología de este mismo país se presentan unas criaturas humanoides llamadas Oni, algunas de las cuales son de tamaño gigantesco y de carácter maligno con interesantes características físicas como cuernos y garras.

En China encontramos un interesante relato cuyo protagonista es Kua Fu. El líder de una tribu de gigantes que habitaban los bosques en los tiempos antiguos. Hubo un año en el que el calor del sol fue tan intenso que las plantas murieron y los ríos se secaron, la gente experimentó un gran sufrimiento y no hallaban solución. Hasta que Kua Fu se propuso atrapar el Sol para tratar de revertir sus efectos y comenzó a perseguirlo como Ícaro tratando de alcanzarlo. Lamentablemente, falló en su propósito y murió de sed sin encontrar agua antes de deshidratarse. Sin embargo, en China se le recuerda como a un héroe que murió realizando un sacrifico por el pueblo chino.

Mitsukuni_defying_the_skeleton_spectre_invoked_by_princess_Takiyasha
En la mitología japonesa existen incluso relatos sobre esqueletos gigantes

Estos son sólo algunos ejemplos del gran número de relatos sobre gigantes presentes en todo el globo. Los mitos Irlandeses nos hablan de los Fomorianos, las leyendas babilonias hablan de la existencia de gigantes en la antigüedad, en el folklore tibetano se dice que este país en otra época también estuvo poblado por una raza de gigantes. Los aborígenes australianos mencionan una raza de gigantes de piel blanca y pelo rojizo y los esquimales a su vez, hablan de un tiempo en el que la Tierra estaba poblada por gigantes.

No podemos obviar la importancia de que pueblos por todo el mundo sin contacto entre sí, vienen contando las mismas historias desde la más remota antigüedad. Y todas las leyendas reflejan lo mismo, hubo un tiempo en que unas criaturas de gran tamaño poblaron la Tierra, eran unos seres irascibles, salvajes y beligerantes que hacían la guerra a dioses y hombres y a cuya existencia decidieron poner fin los mismos dioses.

Ciclo gigantes mitológicos VI: Leyendas del continente americano

Los relatos y leyendas acerca de gigantes aparecen por todo el mundo sin importar las diferencias entre las culturas o la distancia entre los pueblos, distancia que en otros tiempos, resultaba insalvable y, sin embargo, estos pueblos de los que se supone no han tenido ningún contacto entre sí, reflejan en sus mitos narraciones muy similares. Un ejemplo de ellos son algunos relatos acerca de gigantes en América.

codexriosgiant
Las guerras entre diferentes tribus humanas contra grupos de gigantes resultan sorprendentemente numerosas en los diferentes mitos por toda América

Una leyenda del México prehispánico habla de cómo los gigantes fueron creados por los dioses y del tiempo en el que convivían con los hombres hasta que algunos de estos gigantes comenzaron a hostigar y a abusar de la raza humana. Éstos últimos decidieron poner fin a tal situación de modo que urdieron un plan para acabar con sus enemigos: bajo un falso pretexto los invitaron a un banquete en el que aprovecharon para embriagarlos y, tras esto, obtuvieron la ventaja de que los gigantes, aunque más grandes y fuertes, vieron sus capacidades mermadas por el alcohol. Así pudieron darles muerte.

Para los antiguos mayas, los Bacabob eran 4 hermanos gigantes para los que los dioses dispusieron que, cada uno en un punto cardinal, sostuvieran el firmamento ya que temían que éste fuera a desplomarse sobre la Tierra. Un relato muy semejante al del titán griego Atlas, entre otros.

bacabob
El mito del gigante que sostiene el cielo está presente en todos los continentes

Y parece que en Norte América también batallaban con una raza de gigantes. Una de las leyendas de la tribu de los Shoshone cuenta cómo sus antepasados vivían aterrorizados por gigantes a los que llamaban Tsawhawbitts cuya naturaleza era beligerante y además, eran caníbales. También contaban con poderes sobrenaturales y tenían la capacidad de paralizar a sus presas humanas con un potente haz de luz que partía de sus ojos rojos y brillantes. Casi como Balor, el líder de los gigantes Fomorianos de la mitología irlandesa, que podía destruir a sus enemigos con una sola mirada.

Según la mitología Inca, el dios Viracocha tras crear el mundo, creó una raza de gigantes para su servicio pero que al no ser estos gigantes obedientes ni del agrado del dios, decidió exterminarlos enviando el correspondiente inca del diluvio universal: el Unu Pachacuti.

Wiracocha
En la mayoría de leyendas los gigantes no son del agrado de los dioses que acaban decantándose por eliminarlos

Y, según la mitología azteca, el mundo había estado habitado por gigantes durante el período del primer sol.

Al sur del continente, resultan muy interesantes los relatos acerca de la tribu de los gigantes patagónicos, de la que tenemos constancia gracias a los informes de los primeros exploradores europeos, entre ellos, el cronista de la expedición de Magallanes: Antonio Pigafretta que escribió lo siguiente:

‘’Un día, de repente, vimos a un hombre desnudo de estatura gigante en la orilla del puerto (…) Cuando el gigante estaba en la capitanía general y en nuestra presencia, se maravilló mucho, e hizo señales con un dedo levantado hacia arriba, en la creencia de que habíamos llegado desde el cielo. Era tan alto que llegábamos sólo hasta la cintura, y estaba bien proporcionado…’’

NGS Picture ID:221686
Retrato de Antonio Pigafretta quién aseguró haber encontrado gigantes en una de sus expediciones

Para los mapuches, los gigantes eran unos seres monstruosos a los que dios había castigado por rebelarse contra él por lo que sufrieron el exterminio.

Las tribus de nativos de Delaware y los Sioux, también hablan de una raza de gigantes en sus tradiciones orales con la que estaban en conflicto y a la que acabaron exterminando. Estos gigantes vivían en construcciones de piedra que los contadores de estas historias aseguran que ya estaban ahí antes de la llegada de sus tribus al lugar. También se les tiene como a los responsables de la construcción de los monumentos megalíticos de la zona que acumulaban energía y servían como ventana al mundo espiritual. Se dice que fueron capaces de mover las enormes rocas utilizando el poder del viento. Los indios, llamaban a estos gigantes, a los que consideraban los mensajeros del gran espíritu: los Alligewi.

La tribu de los indios Moqui de Arizona, hablan a su vez, de un tiempo en el que lucharon contra gigantes que llegaron desde el Oeste y que se comían a los miembros de la tribu.

Sioux-Chiefs
No podemos hablar de gigantes en la mitología sin hablar de enfrentamientos bélicos

Al Norte de México, los indios Acolhuas contaban una leyenda acerca de un gigante constructor de pirámides. Y es que unos pocos miles de años tras la creación del mundo, éste estaba habitado por feroces gigantes que no dudaban en enfrentarse a dioses y hombres causando terror en el mundo. Hasta que los dioses determinaron acabar con ello, para lo que mandaron un gran diluvio.

El gigante Xelhua y sus 6 hermanos consiguieron sobrevivir al diluvio subiendo a la cima de una alta montaña y ocultándose en varias cavernas que allí se encontraban hasta que la tormenta finalizó.

Estos gigantes, eran especialmente refinados en las artesanías y la construcción por lo que comenzaron a poblar el mundo con una nueva raza de su propia creación a la que convirtieron en sus servidores.

Henchido de orgullo por haber sobrevivido al destino que los dioses habían dispuesto para su raza, Xelhua quiso edificar una estructura que guardara la memoria de lo acontecido y en la que poder tomar refugio si la situación se repitiera.

chic-aleksu
¿Tendrían relación los gigantes además de con la construcción de monumentos megalíticos, con la construcción de pirámides?

De este modo, construyó una gran pirámide. Y lo hizo con sorprendente velocidad, pues contaba para ello, con miles de sirvientes y trabajadores. La pirámide llegó a ser tan alta que su cima se perdía entre las nubes.

Pero los dioses se propusieron destruir aquella desafiante edificación mandando una roca llameante que abrió el cielo y cayó sobre la pirámide acabando con ella y fulminando a los obreros y al orgulloso gigante constructor.

Desde aquel día, todas las diferentes tribus dejaron de hablar la misma lengua y ya no eran capaces de comprenderse entre unas y otras en una conclusión de sorprendente similitud con el relato de la Torre de Babel.

patagones
En los relatos no sólo se menciona que la existencia de los gigantes fuera anterior a la de los seres humanos, sino que también convivieron con el hombre.

De nuevo guerra entre gigantes y dioses o gigantes y hombres. Estos gigantes, sin importar la procedencia del relato, aparentan ser unos seres salvajes e irascibles, en muchas ocasiones, caníbales. Y pagan la ferocidad de sus actos con el exterminio, bien por parte del hombre, bien por designio divino.

Resulta interesante ver cómo, en varias de las leyendas de gigantes alrededor del mundo, aparece la mención a un gran diluvio que arrasó con la vida en el planeta, destinado a acabar con ellos. En cualquier caso, estas historias concluyen siempre de la misma forma: los gigantes desaparecen.

Ciclo gigantes mitológicos IV: Los Si-Te-Cah de la leyenda Paiute

Las leyendas sobre gigantes cohabitando en el mundo con la raza humana no son únicamente propias de las mitologías euroasiáticas sino que están presentes por todo el mundo.

En este caso vamos a estudiar una leyenda del continente americano sobre la raza de los Si-Te-Cah. Los transmisores de esta leyenda, los Paiute, son un conjunto de tribus indígenas de Norte América que se sitúan en la zona Oeste de los Estados Unidos que comprende un territorio que incluye a los estados de California, Nevada, Utah, Oregón y Arizona.

gigantes07_02
La aparición de gigantes en las leyendas de tribus americanas es frecuente

Estos pueblos acostumbraban a transmitir sus relatos de manera oral y, según la tradición, los Si-Te-Cah eran una raza de gigantes que ya ocupaban esa región cuando los Paiutes llegaron hacia el año 1000 A.C. Relatan que esta raza de gigantes, que medían más de 3’5 metros, eran de piel blanca, pelirrojos y caníbales además de muy violentos.

Las historias de los Paiutes que han pasado de generación en generación describen cómo estos seres les aterrorizaban pues era frecuente que capturaran a algún nativo para alimentarse.

Cada tribu se defendió y luchó contra ellos en una larga guerra que no terminó hasta que varias de estas tribus decidieron unirse para tratar así de liberarse de los gigantes.

En la contienda, y después de dar muerte a la mayoría de los gigantes, los pocos supervivientes que quedaban hallaron refugio en una cueva de la zona. Los Paiute los instaron a salir pero, ante su negativa, acabaron prendiendo fuego en la boca de la cueva para obligarles a salir. Aquellos que permanecieron en el interior murieron asfixiados por el humo y los que se aventuraron a salir fueron sorprendidos por oleadas de flechas. De esta forma, se aniquiló a la raza de los Si-Te-Cah.

Giants2

Parece que esta leyenda tuvo, al cabo de los siglos, confirmación científica gracias a ciertos descubrimientos arqueológicos en la zona, o eso es lo que parecen sugerir.

Muchos años después del evento, el área donde se encuentra la cueva sufrió un terremoto que provocó un desprendimiento que bloqueó la entrada a la misma lo que favoreció la conservación de los restos arqueológicos y la convirtió en un lugar atractivo para los murciélagos lo que, tiempo más tarde, despertaría el interés de los buscadores de guano, que era utilizado para fabricar pólvora y que encontraron los restos.

En el interior de la cueva, ahora conocida con el nombre de Lovelock, en el estado de Nevada dos mineros en busca guano: James H. Hart y David Pugh, en 1911 descubrieron varios restos arqueológicos bajo las capas de guano.

lovelock_cave
Vista de la cueva Lovelock en Nevada

Estos mineros dijeron haber encontrados varias momias dentro de la cueva de gran estatura con cabello rojizo además de una multitud de objetos, algunos de ellos, de tamaño desproporcionado.

Resulta intrigante el hecho de que el descubrimiento no se hiciera oficial hasta el año siguiente, tiempo suficiente para que los objetos más ‘’comprometedores’’ pertinentemente desaparecieran o se destruyeran, incluyendo el que hubiera sido el descubrimiento principal, las momias. Y es que se dice que los investigadores a cargo, no le dieron mayor importancia al evento e incluso, algunos de estos restos volvieron a enterrarse.

lovelock
Interior de la cueva donde varios objetos fueron encontrados

Entre la gran cantidad de objetos encontrados y finalmente documentados se encuentran herramientas, piedras con grabados, vasijas, cestas y un calendario en una piedra de forma circular con un orifico en su centro que cuenta con 365 marcas en el anillo exterior que corresponderían a la cuenta de los días y 52 marcas en el anillo interior para la cuenta de las semanas.

Además de estos objetos, datados hacia el año 1500 A.C. aparecieron puntas de flecha y restos que indican que tuvo lugar un incendio en esta cueva y que coinciden con la historia narrada por los Paiute.

Asimismo se conservan calaveras y fragmentos de estas que llegan a duplicar el tamaño de la calavera de un hombre adulto promedio.

mandíbula

No se sabe qué fue de las momias encontradas aunque los habitantes locales claman que están guardadas lejos de miradas indiscretas en los almacenes de algún museo o institución.

No mucho más tarde, en el año 1931, dos esqueletos gigantes más fueron encontrados en una zona próxima a la cueva.

Y, para hacer más interesante el caso, los Paiutes afirman que esta raza de gigantes construyó en esa región una estructura rocosa de forma piramidal. Desafortunadamente, toda la zona se ha visto asediada, a lo largo de los años, por incontables terremotos que si no hubieran destruido todo resto de la construcción, sí que habrían hecho extremadamente difícil el acceso a cualquier resto de la misma.

lovelock_cave_artifacts
Algunos de los objetos que fueron encontrados en la cueva Lovelock

Este es sólo uno de los tantísimos casos en los que aparecen pruebas arqueológicas de que existieron gigantes en el mundo. Lamentablemente, parece que cualquier tipo de prueba es escondida o destruida dejándonos siempre a la espera de la prueba definitiva que nunca llega, tal vez porque llegó hace mucho y hace mucho que está escondida.

Lo especial de este suceso es que viene a confirmar lo que las leyendas que cuentan los Paiutes puedan ser reales y tal vez las haga dejar de ser leyendas.

318px-Sarah_Winnemucca_Hopkins
La Paiute Sarah Winnemucca

Concluiremos con las palabras que Sarah Winnemucca, hija de un jefe Paiute, escribió en su libro ‘’Life among the Piutes’’ en 1883 acerca de esta raza:

‘’Entre las tradiciones de mi gente hay una de una pequeña tribu de bárbaros que solían vivir cerca del río Humboldt. Fue hace cientos de años. Solían acechar a mi pueblo, matarlos y comerlos. Cavaban grandes agujeros en nuestros caminos durante la noche y, si alguno de nosotros viajaba de noche, cosa que se hacía, ya que tenían temor a esas gentes bárbaras, de vez en cuando, caían en esos hoyos. Esa tribu incluso se comía a sus propios muertos-sí, también venían y desenterraban a nuestros muertos después de ser enterrados, se los llevaban y se los comían. Cada cierto tiempo venían y le hacían la guerra a mi gente’’.